Jóvenes comprometidos con Jesucristo

Bienvenid@

Participa en la Generación 1230, tu que buscas a Jesucristo.

Más reciente

La buena noticia del día – 20 de noviembre 2014

Apocalipsis 5,1-10

Yo, Juan, vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono, un libro escrito por dentro y por fuera, y sellado con siete sellos. Y vi un ángel poderoso, que gritaba con fuerte voz: “¿Quién es digno de abrir el libro y de romper sus sellos?” Pero nadie, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro ni ver su contenido.

Lloré mucho porque no había nadie digno de abrir el libro y de ver su contenido. Entonces, uno de los ancianos me dijo: “Ya no llores, porque ha vencido el león de la tribu de Judá, el descendiente de David, y él va a abrir el libro y sus siete sellos”.

Vi entonces junto al trono, en medio de los cuatro seres vivientes y de los ancianos, un Cordero. Estaba de pie, y mostraba las señales de haber sido sacrificado. Tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete espíritus de Dios, enviados por toda la tierra. Se acercó y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. Y al tomarlo, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron ante el Cordero, con sus cítaras y sus copas de oro llenas de incienso, que significan las oraciones de los santos. Y se pusieron a cantar un cántico nuevo, diciendo:

“Tú eres digno de tomar el libro
y de abrir sus sellos,
porque fuiste sacrificado
y con tu sangre compraste para Dios
hombres de todas las razas y lenguas,
de todos los pueblos y naciones,
y con ellos has constituido un reino de sacerdotes,
que servirán a nuestro Dios y reinarán sobre la tierra”.

Comentario

Este capítulo se abre con la presentación solemne de UN LIBRO sellado, requeté sellado. Este libro contiene el plan creador y salvífico de Dios. Pero ¡oh tristeza! No hay nadie en la tierra que pueda abrir el libro y descubrir el misterio de su contenido, no hay nadie ni en el cielo ni en la tierra alguien que pueda llevar a cabo El Plan salvífico y creador de Dios. Todo en la historia del A.T. fueron intentos fallidos, ni Moisés, ni David, ni los profetas, ni sacerdotes, ni reyes. El autor llora su desdicha nadie nos ha podido traer la salvación de Dios y Su acción creadora en nosotros….

Pero aparece un personaje, El León de la tribu de Judá, Jesús, Él aparece con los rasgos característicos mostrados por los profetas:

  • Un cordero degollado, así lo describía Isaías II, un Siervo Sufriente nos salvará. El salvador entregará Su vida y nos devolverá la salud y la salvación.
  • Que estaba de Pies, es decir, Resucitado, levantado, exaltado.
  • Con toda la fuerza mesiánica (siete cuernos), este salvador anunciado por los profetas tendría toda la fuerza transformadora de la historia y del hombre, traería la justicia y el derecho, salvaría con su fuerza a los pobres.
  • Con toda la plenitud del Espíritu en acción (siete ojos), él que nos trae la salvación deberá tener el Espíritu en plenitud, ya que la obra salvadora consistirá en que se nos dará el Espíritu y solo nos puede dar el Espíritu él que lo posea plenamente. Jesús, Él es.

El Padre le entrega pues EL LIBRO a Jesús, es puede romper los sellos, descifra su contenido, su misterio, llevar a cabo este Plan Salvífico. Todo se vuelve una doxología, una total alabanza, todos alrededor del cordero, los 24 ancianos, los 4 vivientes, el cosmos entero, irrumpen en un Himno, en una alabanza: ¡DIGNO ERES SEÑOR!

Lucas 19, 41-44

En aquel tiempo, cuando Jesús estuvo cerca de Jerusalén y contempló la ciudad, lloró por ella y exclamó:

“¡Si en este día comprendieras tú lo que puede conducirte a la paz! Pero eso está oculto a tus ojos. Ya vendrán días en que tus enemigos te rodearán de trincheras, te sitiarán y te atacarán por todas partes y te arrasarán. Matarán a todos tus habitantes y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no aprovechaste la oportunidad que Dios te daba”.

Comentario

Bueno, en El Apocalipsis, todo parecía resuelto. Pero lo que nos trae el Evangelista Lucas es un tremendo drama, la escena más conmovedora desarrollada en la Biblia:

Jesús se deshace en lágrimas, ante el rechazo, ante el endurecimiento de Jerusalén. Jerusalén fue destinada a recibir la más rica bendición, la del Mesías salvador, Jerusalén había sido elegida para recibir la Paz de Dios, destinada a ser la depositaria del Mesianismo de Dios. Pero Jerusalén desconoce la presencia de su salvador y lo rechaza, no lo acoge. Jesús entonces irrumpe en llanto,

  • Este llanto nos revela el misterio más grande de nuestro Dios, Su apasionado amor por nosotros.
  • Este llanto manifiesta la impotencia de Dios, ante el rechazo de Jesús.
  • Este llanto también revela la Fidelidad de Dios a pesar del rechazo. Porque siendo fiel al que nos rechaza es la única manera de suscitar una respuesta, de quien nos rechaza. Lo deja en libertad respeta su libertad, así le es fiel.

El motivo del llanto es claro: Jerusalén no reconoció “el Día” que le llegó su verdadera realización, no reconoció el día que le llegó la posibilidad de ser recreado, de ser levantado. Jerusalén no reconoció el momento de Su venida, perdió la oportunidad de paz, de bendición no acogió al que le traía la paz, al que le podía devolver la salud y la vida. Jerusalén entonces fracasará sin remedio.

¿JERUSALÉN, ERES TÚ?

“SI CONOCIERAS, “EN ESTE DÍA” AL QUE TE PUEDE TRAER LA PAZ”

Estas Palabras de Jesús claro que no son una amenaza, son la expresión de angustia por una vida que se pierde.

Jesús viene siempre, cada día, a encontrarse con nosotros, a darle vida a tu historia, marcada por la frustración, el desengaño, el desamor.

Hoy es un día decisivo. Como va hacer posible que “hoy” vivas sin Jesús. Si acogieras a Jesús y si en Él acogieras al Padre, si te dejaras “hoy” determinar por Él, Él te traería lo que tanto anhelas, lo que tanto buscas y deseas: Su Paz.

Ahí les mando disfrútenla Hoy, Bendiciones un abrazo

Escrito por: Fabio Espinosa Álzate

 

La buena noticia del día – 19 de noviembre 2014

Apocalipsis 4,1-11

Yo, Juan, tuve una visión: Vi una puerta abierta en el cielo, y la voz que había oído antes, semejante al sonido de una trompeta, me habló y me dijo: “Sube hacia acá y te enseñaré lo que va a suceder después”.

Entonces fui arrebatado en espíritu y vi un trono puesto en el cielo, y alguien estaba sentado en el trono. El que estaba sentado en el trono brillaba con destellos rojos, como una piedra preciosa transparente, y un resplandor como de esmeralda rodeaba el trono.

Alrededor de este trono vi otros veinticuatro tronos, y en los tronos estaban sentados veinticuatro ancianos, vestidos con túnicas blancas y con coronas de oro sobre sus cabezas. Del trono salían relámpagos y truenos poderosos. Siete lámparas de fuego, que son los siete espíritus de Dios, ardían frente al trono, y delante de él había una especie de mar transparente, como de cristal.

En el centro, alrededor del trono, había cuatro seres vivientes, llenos de ojos por delante y por detrás. El primer ser viviente se parecía a un león; el segundo, a un toro; el tercero tenía cara de hombre, y el cuarto parecía un águila en vuelo.

Los cuatro seres vivientes tenían seis alas cada uno y estaban llenos de ojos por donde quiera. Y no se cansaban de repetir día y noche: “Santo, santo, santo es el Señor, Dios todopoderoso, el que era, el que es y el que ha de venir”.

Y cada vez que los seres vivientes alababan, bendecían y glorificaban al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro ancianos se postraban delante del que está sentado en el trono, adoraban al que vive por los siglos de los siglos, y depositaban sus coronas ante el trono, diciendo:

“Señor y Dios nuestro,
tú mereces recibir la gloria, el honor y el poder,
porque tú has creado todas las cosas:
tú has querido que ellas existieran y fueron creadas”.

Comentario

Con los capítulos 4 y 5 comienza la II parte del libro del Apocalipsis: Una interpretación profética (por eso está narrada como una visión) de la Historia (de lo que va a suceder). Tres aspectos importantes son necesarios destacar del texto leído hoy.

En primer lugar nos encontramos en medio de una liturgia que quiere convertirse en norma. Con esta visión se nos enseña cómo se celebra a Dios en el cielo, para que así mismo sea celebrado aquí en la tierra. Por eso cuando nosotros celebramos a Dios decimos “en el cielo se oye, en la tierra se canta”. Analiza que elementos son necesarios para alabar a Dios.

En segundo lugar, la visión presenta a Dios, como el indescriptible; toda esa descripción finalmente no describe nada, porque Dios no se puede describir, Él es una experiencia de grandeza, de gloria, de Santidad. Él es el tres veces Santo, el santísimo.

En tercer lugar la experiencia más contundente, “ver” a Nuestro Dios “sentado en el trono”. Nuestro Dios es el dueño del trono, el dueño de la historia, el todopoderoso. Él es el ordenador; todo está bajo su control, Él tiene la última Palabra sobre la historia y la vida. Esta experiencia de Dios es asumida de la sabiduría del A.T. y es una invitación a no dar cabida a ningún miedo; este texto esta hecho para que tengamos una certeza: La historia, nuestra historia esta finalmente en manos de nuestro Dios, Él lo sostiene todo firmemente y Él nos ama. Entonces qué sentido tienen los miedos, por qué albergamos tantos temores. Dios ya ha intervenido la Historia a favor nuestro, créelo, esta debe ser tu más grande certeza.

En cuarto lugar es necesario destacar a los que rodean al Padre:

  • Los 24 ancianos con vestiduras blancas: sin duda hay aquí una referencia a las doce tribus de Israel y a los 12 Apóstoles, los testigos que ya vencieron. Ellos son la garantía de la victoria.
  • Los 4 vivientes: llenos de ojos, en formas diferentes: león, toro, águila; esto hace alusión a la acción del Espíritu en sus multiformes manifestaciones, en los muchos que viven la vida en Jesús, todos estos son garantía de salvación.
  • Pero también hay un mar de cristal: es decir una presencia del mal, abismal si, pero que se puede vencer.

Todos, eso sí, en Adoración y Alabanza.

Lucas 19,11-28

En aquel tiempo, como ya se acercaba Jesús a Jerusalén y la gente pensaba que el Reino de Dios iba a manifestarse de un momento a otro, él les dijo esta parábola:

“Había un hombre de la nobleza que se fue a un país lejano para ser nombrado rey y volver como tal. Antes de irse, mandó llamar a diez empleados suyos, les entregó una moneda de mucho valor a cada uno y les dijo: ‘Inviertan este dinero mientras regreso‘.

Pero sus compatriotas lo aborrecían y enviaron detrás de él a unos delegados que dijeran: ‘No queremos que éste sea nuestro rey‘.

Pero fue nombrado rey, y cuando regresó a su país, mandó llamar a los empleados a quienes había entregado el dinero, para saber cuánto había ganado cada uno.

Se presentó el primero y le dijo: ‘Señor, tu moneda ha producido otras diez monedas‘. Él le contestó: ‘Muy bien. Eres un buen empleado. Puesto que has sido fiel en una pequeña cosa, serás gobernador de diez ciudades‘.

Se presentó el segundo y le dijo: ‘Señor, tu moneda ha producido otras cinco monedas‘. Y el Señor le respondió: ‘Tú serás gobernador de cinco ciudades‘.

Se presentó el tercero y le dijo: ‘Señor, aquí está tu moneda. La he tenido guardada en un pañuelo, pues te tuve miedo, porque eres un hombre exigente, que reclama lo que no ha invertido y cosecha lo que no ha sembrado‘. El señor le contestó: ‘Eres un mal empleado. Por tu propia boca te condeno. Tú sabías que yo soy un hombre exigente, que reclamo lo que no he invertido y que cosecho lo que no he sembrado, ¿por qué, pues, no pusiste mi dinero en el banco para que yo, al volver, lo hubiera recobrado con intereses?‘

Después le dijo a los presentes: ‘Quítenle a éste la moneda y dénsela al que tiene diez‘. Le respondieron: ‘Señor, ya tiene diez monedas‘. Él les dijo: ‘Les aseguro que a todo el que tenga se le dará con abundancia, y al que no tenga, aun lo que tiene se le quitará. En cuanto a mis enemigos, que no querían tenerme como rey, tráiganlos aquí y mátenlos en mi presencia‘”.

Dicho esto, Jesús prosiguió su camino hacia Jerusalén al frente de sus discípulos.

Comentario

Dicen que Jesús tomó esta parábola de un caso de la vida real, el rey Arquelao, se fue a conseguir su título de rey y mientras fue, unos le quisieron poner los obstáculos para que no fuera nombrado Rey, el se tardaba, mas cuando volvió nombrado rey, les cobro cuentas a sus opositores.

Pero esta parábola creo que va más allá de la simple percepción de que si nos manejamos bien, hacemos muchas obras Dios entonces nos bendice. Te invito a reflexionar estos aspectos.

  1. ¿Por qué el Señor tarda en volver? Pues porque el retraso de su venida depende del tiempo que tarde nuestra conversión. El tiempo que empleamos en llegar hasta Él, es el mismo que el emplea en llegar hasta nosotros. Jesús no viene solo por una cosa: Él, ya vino, “el tiempo se ha cumplido”. Él sencillamente está esperando que nos volvamos a Él, para que se produzca el encuentro.
  2. Esta parábola, que está narrada por Jesús inmediatamente después del relato de Zaqueo, nos explica que el Reino de Dios no es un espectáculo que se ha de esperar para el futuro, sino una invitación a obrar aquí y ahora como Zaqueo.
  3. Estamos en el Evangelio de Lucas y esta parábola hay que leerla dentro del contexto de su enseñanza. El don que el Padre nos ha dado es nuestra condición de hijos amados, responsables de los otros y “negociar con este don” es un llamado a ser Misericordiosos como Él. Es un llamado a vivir con fidelidad todas las realidades cotidianas, así sean muy pequeñas con la fidelidad a nuestro llamado de ayudar a salvar vidas, perdonando, dando sin medida, entregándonos sin medida.

Escrito por: Fabio Espinosa Álzate

Bendiciones y un abrazo.

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am por los 1230AM, Emisora Minuto de Dios Medellín.
Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – 18 de noviembre 2014

Apocalipsis 3,1-22

Yo, Juan, oí que el Señor me decía: “Escribe al encargado de la comunidad cristiana de Sardes: Esto dice el que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas:

‘Conozco tus obras. En apariencia estás vivo, pero en realidad estás muerto. Ponte alerta y reaviva lo que queda y está a punto de morir, pues tu conducta delante de mi Dios no ha sido perfecta. Recuerda de qué manera recibiste y escuchaste mi palabra; cúmplela y enmiéndate. Porque si no estás alerta, vendré como un ladrón, sin que sepas la hora en que voy a llegar.

Tienes, sin embargo, en Sardes, algunas pocas personas que no han manchado sus vestiduras; ellos me acompañarán vestidos de blanco, pues lo merecen.

El que venza también se vestirá de blanco. No borraré jamás su nombre del libro de la vida y lo reconoceré ante mi Padre y sus ángeles‘.

El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las comunidades cristianas.

Escribe al encargado de la comunidad cristiana de Laodicea: Esto dice el que es el Amén, el testigo fiel y veraz, el origen de todo lo creado por Dios:

‘Conozco tus obras: no eres ni frío ni caliente. Ojalá fueras frío o caliente. Pero porque eres tibio y no eres ni frío ni caliente, estoy a punto de vomitarte de mi boca. Dices que eres rico, que has acumulado riquezas y que ya no tienes necesidad de nada, pero no sabes que eres un desdichado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por eso te aconsejo que vengas a comprarme oro purificado por el fuego, para que te enriquezcas; vestiduras blancas, para que te las pongas y cubras tu vergonzosa desnudez, y colirio, para que te lo pongas en los ojos y puedas ver.

Yo reprendo y corrijo a todos los que amo. Reacciona, pues, y enmiéndate. Mira que estoy aquí, tocando la puerta; si alguno escucha mi voz y me abre, entraré a su casa y cenaremos juntos.

Al que venza lo sentaré conmigo en mi trono; lo mismo que yo, cuando vencí, me senté con mi Padre en su trono‘.

El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las comunidades cristianas”.

Comentario

Hemos comenzado a leer el libro del Apocalipsis, lo leeremos hasta terminar este año litúrgico. Este libro tiene como más relevantes y fundamentales cuatro temas: Dios-Padre, Jesucristo, La Iglesia y la Historia.

El Apocalipsis en su primera parte presenta, la que llamamos las cartas a las siete Iglesias, que es como un gran mensaje articulado en siete partes, en donde Jesucristo habla a cada Iglesia la purifica con Su Palabra y se ocupa de su vida interna. Estas tienen toda una misma estructura: una presentación de Jesucristo, un juicio sobre la Iglesia, una exhortación particular y una promesa. El texto de hoy corresponde a las cartas enviadas a dos Iglesias. Reflexiónala desde tu vida de cristiano y con los de tu comunidad.

En la carta a la Iglesia de Sardis:

  • Jesucristo, se presenta como el lleno del Espíritu, siempre salvando.
  • Juicio: Jesucristo denuncia la situación contradictoria, incoherente que presenta la Iglesia, quien parece viva, pero esta en una etapa terminal. Lo suyo es solo apariencia, externamente tan vital, pero interiormente muriendo. Ella debe resolver esa situación limite
  • Exhortación: Debe sacudirse, dice Jesucristo, debe reanimar lo que esta a punto de morir, debe salvar lo salvable.
  • Promesa: Jesucristo le promete una vestidura Blanca, una nueva personalidad, la de Jesucristo, un nuevo estilo de vida, la de los salvados.

En la carta a la Iglesia de Laodicea:

  • Jesucristo: Es el amén. La fidelidad de Dios a sus promesas. En Jesucristo el Padre cumple todas sus promesas. Jesucristo promueve la realización de todas las promesas de Dios. Jesús es el sí de Dios pleno a toda la Iglesia.
  • Juicio: es casi el juicio más duro, más negativo. Jesucristo le dice a la Iglesia que su situación de tibieza es sencillamente nauseabunda, vergonzosa. Se cree muy suficiente, tiene mucho dinero es una “hinchada”, pero en realidad goza de una pobreza Espiritual única.
  • La exhortación: la invita a comprar, adquirir varias cosas: oro, es decir a conseguir un amor ferviente, a lograr ser una verdadera testigo de Jesús purificada en la cruz. La invita a comprar un vestido blanco, que no es otra cosa que el estilo de vida de Jesús, a lograr una vida nueva. Y a comprar colirio, es decir a conseguir una capacidad de discernimiento y de conocimiento, a tener criterio cristiano para hacer las cosas.
  • La Promesa: pero es también la promesa más tierna y más profunda: estoy a la puerta buscándote, llamando a tu corazón, ábreme, dice Jesucristo. Yo te llamo a la convivencia conmigo, convivamos, seamos el uno para el otro.

Lucas 19, 1-10.

En aquel tiempo, Jesús entró en Jericó, y al ir atravesando la ciudad, sucedió que un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de conocer a Jesús, pero la gente se lo impedía, porque Zaqueo era de baja estatura. Entonces corrió y se subió a un árbol para verlo cuando pasara por ahí. Al llegar a ese lugar, Jesús levantó los ojos y le dijo: “Zaqueo, bájate pronto, porque hoy tengo que hospedarme en tu casa”.

Él bajó enseguida y lo recibió muy contento. Al ver esto, comenzaron todos a murmurar diciendo: “Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador”.

Zaqueo, poniéndose de pie, dijo a Jesús: “Mira, Señor, voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes, y si he defraudado a alguien, le restituiré cuatro veces más”. Jesús le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también él es hijo de Abraham, y el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido”.

Comentario

Este relato explicita los elementos fundamentales de la predicación de Jesús en el Evangelio de Lucas. Estos se pueden sintetizar en:

  1. El encuentro entre Jesús y Zaqueo: este encuentro realiza la salvación. Y con este encuentro termina la dramática búsqueda del Padre y la insaciable de zaqueo. El uno en el otro encuentran su casa y terminan sus dramas.
  2. Lo que parece imposible para todos se hace realidad, (salvar un hombre rico, jefe de publicanos). La inexpugnable, la impenetrable Jericó, figura de Zaqueo, fue atravesada, fue penetrada. El corazón inexpugnable de Zaqueo por fin fue quebrantado.
  3. El centro del texto: el deseo de zaqueo de ver a Jesús y la Mirada de Jesús hacia él. De este encuentro de miradas brota la salvación.
  4. Zaqueo acepta la salvación del Padre en Jesús y comienza a imitar al Padre, da sin medida y pide perdón retribuyendo. Ya su único absoluto es el Padre y se siente amado y perdonado por eso pide perdón.
  5. Jesús expresó su programa, lo que mueve su acción. Por lo que entregó Su vida, con esta frase: “El Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido”.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am por los 1230AM, Emisora Minuto de Dios Medellín.
Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – noviembre 14 2014

2 Juan 4-9

Hermanos: Me ha dado mucha alegría enterarme de que muchos de ustedes viven de acuerdo con la verdad, según el mandamiento que hemos recibido del Padre.

Les ruego, pues, hermanos, que nos amemos los unos a los otros. No se trata de un mandamiento nuevo, sino del mismo que tenemos desde el principio. El amor consiste en vivir de acuerdo con los mandamientos de Dios. Y el mandamiento consiste en vivir de acuerdo con el amor, como lo han escuchado desde el principio.

Ahora han surgido en el mundo muchos que tratan de engañar, pues niegan que Jesucristo es verdadero hombre. Estos son el verdadero impostor y anticristo.

Pongan, pues, atención para que no pierdan el fruto de sus trabajos y puedan recibir la recompensa completa. Quien se aparta de la verdad y no permanece fiel a la doctrina de Cristo, no vive unido a Dios; el que permanece fiel a la doctrina de Cristo, ése sí vive unido al Padre y al Hijo.

Comentario

Esta carta está dirigida a una“señora elegida” y sus hijos. Los biblistas en su mayoría piensan que se designa así a una de las comunidades joánicas, del oeste de Asia menor. Y su intención es hablar de dos de las experiencias que evidencian una autentica espiritualidad cristiana: La humanidad de Jesús y la práctica del amor pero como Jesucristo nos amó. Tres reflexiones quiero destacar desde esta profunda carta.

  1. LA AFIRMACIÓN DE LA ENCARNACIÓN.

Para mí es muy curioso que en mis clases de biblia una de las cosas que genera más escozor, dudas, interrogantes y hasta escándalos es lo respectivo a la Humanidad de Jesús. Se nos hace incómodo aceptar su humanidad. Tal vez por estas y más razones:

  • Al igual que los niños, todos estamos esperando que la salvación llegue por un extraterrestre, con poderes extraordinarios.
  • Siempre es para nosotros un paradigma el pensar que como va a ser posible que Jesús haya tenido mis mismas debilidades, sentir como yo, pensar como yo, tener las mismas necesidades mías. Como va a ser un Jesucristo así.
  • Y es que tenemos un mal concepto de lo que es realmente humano. Pensamos que lo que caracteriza lo humano es lo débil, lo incoherente, lo malvado, lo violento y no eso es precisamente lo no humano en mí; eso es lo animal en mí. Lo realmente humano en mí es: mi capacidad de abnegación, de entrega, de radicalidad, mi valentía, mi libertad, mi inteligencia.
  1. EL AMOR DE CRISTO.

Este amor no es sentimentalismo, no es emoción, no es instinto, no es sentimiento. El amor de Cristo es el ágape: capacidad de servir a otro, de perder la vida por el otro, es entrega, es abnegación; es dar prioridad a los intereses del otro antes que a los míos; es suplir el vacío, la escasez y la necesidad del otro; es dar lo mejor que tengo de Dios en mí al otro.

  1. UNA COMUNIDAD SALUDABLE CONOCE, VIVE Y PROTEGE ESTA VERDAD DE DIOS.

Una comunidad saludable tiene como depósito muy valioso ésta verdad de Dios (la humanidad de Cristo y el ágape) y transforma con ella todas las realidades que la circundan. En un mundo donde todo es relativo, donde todas las posturas son tolerables, donde todos construyen su historia desde su propia verdad; donde la verdad está sujeta a lo cambiante de la moda, lo “cool”, lo “in”, lo subjetivo, los cristianos debemos proteger la verdad de Dios. Vivirla y conocerla.

Lucas 17, 26 -37

En aquellos días, Jesús dijo a sus discípulos: “Lo que sucedió en el tiempo de Noé también sucederá en el tiempo del Hijo del hombre: comían y bebían, se casaban hombres y mujeres, hasta el día en que Noé entró en el arca; entonces vino el diluvio y los hizo perecer a todos.

Lo mismo sucedió en el tiempo de Lot: comían y bebían, compraban y vendían, sembraban y construían, pero el día en que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y los hizo perecer a todos. Pues lo mismo sucederá el día en que el Hijo del hombre se manifieste.

Aquel día, el que esté en la azotea y tenga sus cosas en la casa, que no baje a recogerlas; y el que esté en el campo, que no mire hacia atrás. Acuérdense de la mujer de Lot. Quien intente conservar su vida, la perderá; y quien la pierda, la conservará.

Yo les digo: aquella noche habrá dos en un mismo lecho: uno será tomado y el otro abandonado; habrá dos mujeres moliendo juntas: una será tomada y la otra abandonada”.

Entonces, los discípulos le dijeron: “¿Dónde sucederá eso, Señor?” Y él les respondió: “Donde hay un cadáver, se juntan los buitres”.

Comentario

Este texto que leímos hoy es la continuación del discurso escatológico que comenzamos ayer. La pregunta de todos cuándo y dónde va llegar pues el reino de Dios. Jesús responde diciendo cómo es posible el Reino y quien es el Rey. Jesús hoy para esta enseñanza escatológica, sobre los últimos tiempos, utiliza varios ejemplos:

  • El estilo de vida de los vecinos de Noé.

Un estilo de vida muy básico: entretenidos, consumistas, logrando estatus, consiguiendo posesiones. Pero cero en capacidad de captar el carácter dramático de los tiempos. No entienden, no se dan cuentan que urge transformar, urge emprender, cambios necesarios para salir del caos al que estamos evocados. Urge vivir de maneras distintas, porque o si no, el caos será inminente.

  • El estilo de vida de la mujer de Lot:

La mujer de Lot, a pesar de propiciársele un nuevo amanecer, una nueva posibilidad para su vida, a pesar del ofrecimiento de unas nuevas realidades, ella prefiere acomodarse, se queda estancada en su situación indignante, se niega a construir un futuro distinto.

Jesús nos dice que con tipos de esta clase no es posible hacer surgir el reino. El reino se construye en la cotidianidad desde lo que somos, desde lo que tenemos y donde estemos: en el lecho o moliendo (o sea descansando o trabajando), en la casa o en el campo (o sea adentro o afuera).

Pero eso si nos dice Jesús: “quien intente salvar su vida la perderá”, no podrá construir el reino. Él que todo lo hace en función de salvarse: como sentirme mejor hoy, como ser más rico, como lograr ser el centro de atención, ese no construye el Reino. El reino lo construye quien siempre este pensando: cómo puedo hacer para que el otro esté más feliz, más rico, como hacer para que el otro se sienta más importante. Ese construye reino de Dios cada día.

Y finalmente me quiero referir a esta frase enigmática, escabrosa, espantosa que Jesús, dice de sí mismo. “donde esté el cuerpo allí se reunirán los buitres”. Siempre que Jesús habla de escatología Jesús habla sobre su muerte, habla de la cruz. El reino de Dios solo es posible alimentándonos de la muerte de Jesús, alimentándonos de Jesús crucificado. Es necesario optar por El estilo de vida de la Cruz, por el estilo de vida de Jesús. Es necesario alimentarnos del crucificado. ¡Si se la pilla, hermano!!!

Un abrazo y Bendiciones.

Escrito por: Fabio Espinosa Álzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am por los 1230AM, Emisora Minuto de Dios Medellín.
Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – noviembre 13 2014

De la carta a Filemón 7-20

Querido hermano: Recibí gran alegría y consuelo, con motivo de tu caridad con los hermanos, porque gracias a ti se sienten reconfortados.

Por eso, aunque como apóstol de Cristo tengo pleno derecho a ordenarte lo que debes hacer, prefiero pedírtelo en nombre del amor. Yo, Pablo, ya anciano y ahora, además, prisionero por la causa de Cristo Jesús, quiero pedirte algo en favor de Onésimo, mi hijo, a quien he engendrado para Cristo aquí en la cárcel. Él en otro tiempo te fue inútil, pero ahora es muy útil para ti y para mí. Te lo envío. Recíbelo como a mí mismo.

Yo hubiera querido retenerlo conmigo, para que en tu lugar me atendiera, mientras estoy preso por la causa del Evangelio. Pero no he querido hacer nada sin tu consentimiento, para que el favor que me haces no sea como por obligación, sino por tu propia voluntad.

Tal vez él fue apartado de ti por un breve tiempo, a fin de que lo recuperaras para siempre, pero ya no como esclavo, sino como algo mejor que un esclavo, como hermano amadísimo. Él ya lo es para mí. ¡Cuánto más habrá de serlo para ti, no sólo por su calidad de hombre, sino de hermano en Cristo! Por tanto, si me consideras como compañero tuyo, recíbelo como a mí mismo. Y si en algo te perjudicó o algo te debe, ponlo a mi cuenta. Yo, Pablo, te lo pagaré, y esto lo firmo de mi puño y letra. Y eso para no mencionar que tienes una deuda conmigo, que eres tú mismo. Sí, hermano, hazme este favor por nuestra unión con el Señor, para que confortes mi corazón en Cristo.

Comentario

Esta carta que la escribió Pablo estando preso en Roma por los años 62-63 aproximadamente, está dirigida a un cristiano llamado Filemón, a quien un esclavo se le escapo, y fue a parar donde Pablo quien lo catequizo y le dio a conocer a Jesucristo. Ahora se lo devuelve pero ya no como un esclavo sino como a un hombre que ha recuperado su dignidad como ser humano. Dos puntos de reflexión que desde este texto les propongo.

  1. El amor de Cristo debe ser la fuente de toda acción moral y de las relaciones sociales que nos rigen. En nuestras relaciones sociales no nos pueden regir los criterios del mundo, son los principios del evangelio y el amor Misericordioso de Dios quien nos “Obliga” en el trato y la responsabilidad con los otros. Es una exhortación a revisar nuestras relaciones de amistad, laborales y familiares y preguntarnos si éstas están regidos por los principios del Evangelio.
  2. Pero hay una situación más delicada aún, entre los cristianos no puede haber esclavos. Lo más propio del cristianismo es el carácter sagrado de la condición humana. Todos gozamos de la dignidad de Hijos de Dios. Por lo tanto NO a ninguna forma de explotación, sometimiento, irrespeto del ser humano, eso nunca. Es un llamado a subvertir el orden propuesto por la cultura del mundo que se rige por los principios de explotación y sometimiento de los más poderosos sobre los más débiles. No estoy hablando de revueltas violentas, estoy hablando de la urgencia de implantar un nuevo orden, el de la conciencia cristiana, diferente al orden de las conveniencias egoístas y sectoriales.

Lucas 17, 20 – 25

En aquel tiempo, los fariseos le preguntaron a Jesús: “¿Cuándo llegará el Reino de Dios?” Jesús les respondió: “El Reino de Dios no llega aparatosamente. No se podrá decir: ‘Está aquí‘ o ‘Está allá‘, porque el Reino de Dios ya está entre ustedes”.

Les dijo entonces a sus discípulos: “Llegará un tiempo en que ustedes desearán disfrutar siquiera un solo día de la presencia del Hijo del hombre y no podrán. Entonces les dirán: ‘Está aquí‘ o ‘Está allá‘, pero no vayan corriendo a ver, pues así como el fulgor del relámpago brilla de un extremo a otro del cielo, así será la venida del Hijo del hombre en su día. Pero antes tiene que padecer mucho y ser rechazado por los hombres de esta generación”.

Comentario

En este discurso escatológico que se complementa con el capítulo 21, los fariseos le preguntan a Jesús cuándo y dónde va a llegar el reino de Dios. Jesús responde como viene el reino de Dios y quién es el rey. Y nos dice varias cosas:

  1. Para ver el Reino no se requieren señales extraordinarias. Corta de un tajo todas las especulaciones ansiosas sobre el futuro, fundadas solo en el miedo a la muerte.
  2. Es necesario volver los ojos al presente. El Reino es aquí y ahora. Es una tentación evadir el Reino, presente y cercano, localizándolo en otro tiempo o lugar diferentes al que nos encontramos ahora.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am por los 1230AM, Emisora Minuto de Dios Medellín.
Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – 12 de noviembre 2014

Tito 3, 1-7

Querido hermano: Recuérdales a todos que deben someterse a los gobernantes y a las autoridades, que sean obedientes, que estén dispuestos para toda clase de obras buenas, que no insulten a nadie, que eviten los pleitos, que sean sencillos y traten a todos con amabilidad.

Porque hubo un tiempo en que también nosotros fuimos insensatos y rebeldes con Dios; andábamos descarriados y éramos esclavos de todo género de pasiones y placeres; vivíamos una vida llena de maldad y de envidia; éramos abominables y nos odiábamos los unos a los otros.

Pero, al manifestarse la bondad de Dios, nuestro salvador, y su amor a los hombres, él nos salvó, no porque nosotros hubiéramos hecho algo digno de merecerlo, sino por su misericordia. Lo hizo mediante el bautismo, que nos regenera y nos renueva, por la acción del Espíritu Santo, a quien Dios derramó abundantemente sobre nosotros, por Cristo, nuestro salvador. Así, justificados por su gracia, nos convertiremos en herederos, cuando se realice la esperanza de la vida eterna.

Comentario
Dada la misericordia de Dios y dado que debemos vivir lo que creemos, san Pablo nos invita a través de esta Palabra, a profundizar en estos aspectos de la fe:
1. Es necesario entender que la fe en Cristo no puede ser reducida a una experiencia privada, intimista, esta debe manifestarse en público y en lo público; es decir, debe penetrar todo el tejido social, debemos llevar a nuestros contornos los principios de nuestra fe.
2. Nos dice La Palabra: “También nosotros en otro tiempo fuimos….”
El apóstol nos hace tomar conciencia, de la necesidad de recordar de dónde venimos, no para quedarnos estancados en el pasado, sino con la intensión de vivir con más plenitud, con más fuerza, lo que ahora vivimos, lo que ahora es parte de nuestra realidad; la Bondad de Dios, Su Gloria y Su Gracia.
3. Un tercer punto de reflexión de esta lectura, tiene que ver con la responsabilidad que tenemos cada uno, con el depósito de esta buena noticia: ¡Hemos sido renovados por el amor grandioso del Padre!

Lucas 17, 11-19

En aquel tiempo, cuando Jesús iba de camino a Jerusalén, pasó entre Samaria y Galilea. Estaba cerca de un pueblo, cuando le salieron al encuentro diez leprosos, los cuales se detuvieron a lo lejos y a gritos le decían: “¡Jesús, maestro, ten compasión de nosotros!”

Al verlos, Jesús les dijo: “Vayan a presentarse a los sacerdotes”. Mientras iban de camino, quedaron limpios de la lepra.

Uno de ellos, al ver que estaba curado, regresó, alabando a Dios en voz alta, se postró a los pies de Jesús y le dio las gracias. Ese era un samaritano. Entonces dijo Jesús: “¿No eran diez los que quedaron limpios? ¿Dónde están los otros nueve? ¿No ha habido nadie, fuera de este extranjero, que volviera para dar gloria a Dios?” Después le dijo al samaritano: “Levántate y vete. Tu fe te ha salvado”.

Comentario
Nos dice Hoy el Evangelio:
“De camino a Jerusalén…”
El camino de Jesús de Galilea a Jerusalén, traza el itinerario obligado de un discípulo de Jesucristo. Es un camino a Jerusalén el lugar donde contemplamos a Jesús en la entrega de la vida y el lugar donde se es glorificado. Pero Jerusalén es también el lugar de la gran explosión de la salvación para todos, desde Jerusalén surgió el gran movimiento salvífico.
“Diez hombres”
Diez es totalidad, Diez son los de la mano. Significa que la acción salvadora de Dios es para todos alcanza a todos. Diez representa la humanidad llamada a acoger la salvación de Dios.
“Leprosos”
Un leproso es un contaminado que contamina. Además de eso excluidos. La salvación se ofrece a los excluidos, a los que les han robado su dignidad y que no pueden experimentar lo que son a los ojos de Dios.
“Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros”
En esta suplica que en este relato no es algo que está de más, por relleno, se plasman los tres elementos indispensables para que sea acogida la salvación de Dios:
• Jesús, la salvación no consiste en una sanación, o en recibir un milagro. Para recibir la salvación es necesario el encuentro con la persona de Jesús.
• Maestro, la salvación se acoge en el seguimiento de Jesús, en la convivencia intima con Él, como discípulo.
• Ten compasión. La salvación es el resultado de la acción de la Misericordia de Dios por nosotros.
“¿No quedaron limpios los diez?”
La salvación ya se ha realizado en todos, pero solo la acogen los que vuelven al encuentro con Jesús. Este cuestionamiento de Jesús no expresa un sentimiento de inconformidad dizque porque los otros no fueron a darle gracias; es más bien, una exhortación a la responsabilidad nuestra con los que no acogieron la salvación. Debe ser leído de otra forma: Jesús nos reclama preguntándonos ¿Dónde están los otros nueve?, ¿Dónde están? Es nuestra responsabilidad que muchos no estén aquí disfrutando de la salvación de la Gloria de Dios. El Padre presiona a Jesús porque la casa no está llena de salvados y Jesús nos presiona a nosotros, Es la voluntad del Padre que muchos acojan Su salvación, y es tarea nuestra que esto sea una realidad. Ahora el gran problema es que si para mí no hay una vivencia profunda de la salvación de Dios, ¿cómo pretender que yo se la trasmita a otros?

Hermanos, no se les olvide leer antes la lecturas correspondientes !obvio cierto!

Escrito por: Fabio Espinosa Álzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am por los 1230AM, Emisora Minuto de Dios Medellín.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – 11 de noviembre 2014

Tito 2,1-8.11-14:

Habla de lo que es conforme a la sana doctrina. Di a los ancianos que sean sobrios, serios y prudentes; que estén robustos en la fe, en el amor y en la paciencia. A las ancianas, lo mismo: que sean decentes en el porte, que no sean chismosas ni se envicien con el vino, sino maestras en lo bueno, de modo que inspiren buenas ideas a las jóvenes, enseñándoles a amar a los maridos y a sus hijos, a ser moderadas y púdicas, a cuidar de la casa, a ser bondadosas y sumisas a los maridos, para que no se desacredite la palabra de Dios. A los jóvenes, exhórtalos también a ser prudentes, presentándote en todo como un modelo de buena conducta. En la enseñanza sé íntegro y grave, con un hablar sensato e intachable, para que la parte contraria se abochorne, no pudiendo criticarnos en nada. Porque ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres, enseñándonos a renunciar a la impiedad y a los deseos mundanos, y a llevar ya desde ahora una vida sobria, honrada y religiosa, aguardando la dicha que esperamos: la aparición gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro, Jesucristo. Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y para prepararse un pueblo purificado, dedicado a las buenas obras.

Comentario

La carta de san Pablo a Tito desarrolla tres temas importantes para comprender y vivir mejor nuestra vida de fe: La organización de la Comunidad, La sana doctrina y la vida de santidad.

  1. La organización de la comunidad.

El fundamento de la organización de la comunidad es la salvación de Dios. La organización de la comunidad tiene que garantizar la efectividad del ofrecimiento de la salvación de Dios. La salvación es un ofrecimiento, es un don de Dios, es un regalo. Por lo tanto los presbíteros, las presbíteras (es que en las comunidades de Pablo, había mucha participación de la mujer, se habla de que había presbíteras y profetizas), La comunidad deben ofrecer la salvación de Dios; y el camino más claro es con el propio testimonio de vida; conforme a los principios del Evangelio. La salvación se ofrece con el propio testimonio de vida, el personal y el comunitario. Por eso muchos ojos con el carácter de los líderes, los servidores y los miembros de la comunidad.

  1. Respecto a la sana doctrina.

Es un tema muy desarrollado en todas las cartas llamadas pastorales.

La salvación es gracia. Es el resultado del ejercicio de la Misericordia de Dios. Por lo tanto se ofrece por Misericordia.

Es aquí donde el texto de hoy del evangelio tiene su mayor aplicación.

  1. El tercer tema es con respecto a la vida de santidad.

Para Pablo la santidad se consigue en el ejercicio del servicio, de los carismas. El carisma es una manifestación de la salvación de Dios en mí para el provecho del otro. Yo soy el carisma. Más adelante profundizaremos este tema.

Lucas (17,7-10):

En aquel tiempo, dijo el Señor: «Suponed que un criado vuestro trabaja como labrador o como pastor; cuando vuelve del campo, ¿quién de vosotros le dice: “En seguida, ven y ponte a la mesa”? ¿No le diréis: “Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú”? ¿Tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: Cuando hayáis hecho todo lo mandado, decid: “Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer.”»

Comentario

Es la continuación de la perícopa de ayer en la que Jesús nos dio tres enseñanzas con respecto a la vida comunitaria de los salvados. Esta de hoy está dicha en forma de parábola y dirigida a los Apóstoles. Somos salvados es decir: amados, perdonados y hechos sagrados, por la misericordia de Dios. Es Dios quien me salva, dice el salmo de hoy. Jesús viene hablando del amor total del Padre para con nosotros y de la fe como la experiencia de sentirme amado, perdonado y sagrado y ejercer ese amor, ese perdón y esa santidad con los otros. Es decir la fe es la capacidad de ser misericordioso, de “arremangarme”, “ponerme las botas” por los otros.

“…cuando hayan hecho todo lo mandado digan: somos unos pobres siervos hemos hecho lo que teníamos que hacer…” estas Palabras de Jesús son duras pero expresan lo más auténtico del Evangelio. No estamos en la obra salvadora por un trueque o un intercambio de servicios que hemos hecho con el Señor. No sirvo esperando que Dios me premie, o me devuelva con creces por lo que hago. Jesús entregó su vida sin esperar nada a cambio, fue su convicción propia, de transformar las realidades de injusticia muerte e indignidad de los que Él consideraba hijos de Dios y hermanos suyos. Eso lo llevó a entregar la vida. Es más aún, Él pensó que finalmente el Padre no respondería pero sin embargo entregó la vida y por esa actitud el Padre lo exaltó.

El tema del servicio corresponde aquí a los Apóstoles, pero como es obvio, en última instancia se dirige a todos nosotros como nos lo hace ver Pablo, a los ancianos, a las ancianas, a los jóvenes a todos los servidores.

El servicio consiste pues en velar, luchar porque los otros se experimenten salvados: amados del Padre, perdonados, sagrados. Sin esperar recibir nada a cambio, movido solo por misericordia, así como Jesús, así como el Padre.

Bendiciones.

Escrito por: Fabio Espinosa Álzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am por los 1230AM, Emisora Minuto de Dios Medellín.
Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – 10 de noviembre de 2014

  • Lucas 17,1-9
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No es posible evitar que existan ocasiones de pecado, pero ¡ay de aquel que las provoca! Más le valdría ser arrojado al mar con una piedra de molino sujeta al cuello, que ser ocasión de pecado para la gente sencilla. Tengan, pues, cuidado.
Si tu hermano te ofende, trata de corregirlo; y si se arrepiente, perdónalo. Y si te ofende siete veces al día, y siete veces viene a ti para decirte que se arrepiente, perdónalo”.
Los apóstoles dijeron entonces al Señor: “Auméntanos la fe”. El Señor les contestó: “Si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a ese árbol frondoso: ‘Arráncate de raíz y plántate en el mar‘, y los obedecería”.
Reflexión 
En el capitulo 15 Jesús nos mostró el drama del Padre y toda su misericordia por nosotros. En los capítulos 16 y 17 Jesús nos muestra, nos quiere enseñar, que la misericordia del Padre debe vivirse concretamente en la cotidianidad de la vida. Pero sobre todo nos enseña que la misericordia debe ser el alma de la Comunidad, tanto en sus relaciones internas y externas. Hoy Jesús, nos dice tres Palabras:
Sobre el escándalo: Surgen en el uso de la libertad que cada uno tiene, por eso Dios no lo puede impedir. Es muy grave, porque es una piedra, algo contra la cual el otro choca y cae. Es causa de caída para el otro. Induce al otro a cometer el mal.
¡Ay de aquel! …que lo cometa: esta expresión de Jesús, no es una condena. Él está tratando de mostrar la gravedad del pecado. Que lleva al caos original, a la muerte por asfixia, es decir se queda sin el aliento del Espíritu.
Pero sobre todo es el lugar, la oportunidad más clara para ejercer la Misericordia. La misericordia se ejerce no se hace un “acto devoción de ella”.
Sobre la corrección fraterna: Tiene como objetivo, que el hermano no se pierda. Lo lógico es que los hermanos pequemos. Las comunidades no son grupos de perfectos. La Corrección Fraterna, es la hija más hermosa de la Misericordia. Por eso se corrige con misericordia o no es corrección. No es una condena. Es el desenmascaramiento del pecado. Un anuncio de perdón.
Si tuvieras fe como un granito de mostaza”. Sobre la fe.
Fijémonos que aquí la fe consiste en experimentar la Misericordia de Dios, que lleva a amar al hermano que es pecador. La fe, o sea la experiencia de la misericordia de Dios, es el origen, la fuente de la misión en el mundo. Se trata de ser testigos de la misericordia de Dios en el mundo. La fe pues no es un poder para conseguir cosas mágicamente. La fe es como una semilla: pequeña, pero es una fuerza vital. Suple mi impotencia, mi incapacidad de ejercer la misericordia, el perdón, de corregir fraternalmente. Creer es dejar de confiar en sí mismo, y dejar que sea Él quien obre. Debe pedirse como se pide el pan cotidiano.

  • Pablo a Tito 1, 1-9

Yo, Pablo, soy servidor de Dios y apóstol de Jesucristo, para conducir a los elegidos de Dios a la fe y al pleno conocimiento de la verdadera religión, que se apoya en la esperanza de la vida eterna. Dios, que no miente, había prometido esta vida desde tiempos remotos, y al llegar el momento oportuno, ha cumplido su palabra por medio de la predicación que se me encomendó por mandato de Dios, nuestro salvador.

Querido Tito, mi verdadero hijo en la fe que compartimos: te deseo la gracia y la paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús, nuestro salvador.

El motivo de haberte dejado en Creta, fue para que acabaras de organizar lo que faltaba y establecieras presbíteros en cada ciudad, como te lo ordené. Han de ser irreprochables, casados una sola vez; y sus hijos han de ser creyentes y no acusados de mala conducta o de rebeldía.

Por su parte, el obispo, como administrador de Dios, debe ser irreprochable; no debe ser arrogante, ni iracundo, ni bebedor, ni violento, ni dado a negocios sucios. Al contrario, debe ser hospitalario, amable, sensato, justo, piadoso, dueño de sí mismo, fielmente apegado a la fe enseñada, para que sea capaz de predicar una doctrina sana y de refutar a los adversarios.

Reflexionemos ahora la primera lectura.
Pablo le confía el cuidado de la comunidad de creta (una ciudad con muy mala fama, de estafadores y mentirosos) a Tito un griego de carácter muy fuerte a quien Pablo amaba tanto como a Timoteo un servidor muy diferente: Pablo en toda la carta le hace tres encargos: que organice la Iglesia, que vele por la recta doctrina y que vele por la vida santa.
En cuanto a la organización de la comunidad Pablo pone el énfasis en la elección de los presbíteros o epíscopos, estos deben tener cualidades excepcionales, nada de ser estafadores y mentirosos, como tenían fama. Por eso mucho cuidado con: su estilo de vida, su modo de actuar, su fidelidad a la doctrina, su generosidad.
Llama la atención también el saludo, muy largo, muy parecido al de la carta a los romanos. Aquí nos dice que un líder de comunidad debe Promover: la fe de los elegidos de Dios, el conocimiento de Jesús, y debe promover la esperanza.
Escrito por: Fabio Espinosa Álzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am por los 1230AM, Emisora Minuto de Dios Medellín.
Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – noviembre 7 2014

Filipenses 3,17 – 4,1

Hermanos: Sean todos ustedes imitadores míos y observen la conducta de aquellos que viven el ejemplo que les he dado a ustedes. Porque, como muchas veces se lo he dicho a ustedes, y ahora se lo repito llorando, hay muchos que viven como enemigos de la cruz de Cristo. Esos tales acabarán en la perdición, porque su dios es el vientre, se enorgullecen de lo que deberían avergonzarse y sólo piensan en cosas de la tierra.

Nosotros, en cambio, somos ciudadanos del cielo, de donde esperamos que venga nuestro salvador, Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo miserable en un cuerpo glorioso, semejante al suyo, en virtud del poder que tiene para someter a su dominio todas las cosas.

Hermanos míos, a quienes tanto quiero y extraño: ustedes, hermanos míos amadísimos, que son mi alegría y mi corona, manténganse fieles al Señor.

Comentario

Este texto corresponde a la tercera carta que Pablo le escribe a los filipenses y en la cual le responde a las críticas de sus opositores.

Pablo, con lágrimas en los ojos, afirma que hay algo que lo decepciona de la comunidad: “hay muchos que andan como enemigos de la Cruz de Cristo”. Hay muchos dentro de la comunidad que son anticristos. Porque los anticristos no vienen de afuera, no señor, los anticristos surgen dentro de la comunidad y son aquellos que conociendo el mensaje, que siendo parte de la comunidad, adoptan maneras contrarias a los principios y valores de la Cruz. Pablo nos enumera tres características de los anticristos: su dios es el vientre (placeres por doquier), se glorían de lo que debería avergonzarlos (no pensar en los otros), su única aspiración son cosas terrenas (el consumismo, ser centro, vivir en las valores del mundo) ese es un enemigo interno de la Cruz de Cristo, un Anticristo. El que pretendiendo estar en la comunidad, trabajando en la comunidad, se comporta como uno más del mundo, muy orgullosos de su mundanidad.

Pablo nos llama entonces a todos a mantenernos firmes en el Señor. A gloriarnos, mantenernos orgullosos del estilo de vida al que nos invita la Cruz de Cristo.

Lucas 16, 1-8

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Había una vez un hombre rico que tenía un administrador, el cual fue acusado ante él de haberle malgastado sus bienes. Lo llamó y le dijo: ‘¿Es cierto lo que me han dicho de ti? Dame cuenta de tu trabajo, porque en adelante ya no serás administrador‘. Entonces el administrador se puso a pensar: ‘¿Qué voy hacer ahora que me quiten el trabajo? No tengo fuerzas para trabajar la tierra y me da vergüenza pedir limosna. Ya sé lo que voy a hacer, para tener a alguien que me reciba en su casa, cuando me despidan‘.

Entonces fue llamando uno por uno a los deudores de su amo. Al primero le preguntó: ‘¿Cuánto le debes a mi amo?‘ El hombre respondió: Cien barriles de aceite‘. El administrador le dijo: ‘Toma tu recibo, date prisa y haz otro por cincuenta‘. Luego preguntó al siguiente: ‘Y tú, ¿cuánto debes?‘ Este respondió: ‘Cien sacos de trigo‘. El administrador le dijo: ‘Toma tu recibo y haz otro por ochenta‘.

El amo tuvo que reconocer que su mal administrador había procedido con habilidad. Pues los que pertenecen a este mundo son más hábiles en sus negocios que los que pertenecen a la luz”.

Comentario

Esta parábola que tiene como centro, la felicitación que se ganó un hombre astuto, inteligente, por haber tomado una opción que salvó su vida.

Este hombre como muchos, optó por centrar su vida en sí mismo, sin importar las consecuencias que le pudieran acarrear en el futuro. Usurpó lo que no era suyo, se hizo un corrupto, y claro, como todo el que centra su vida en sí mismo, solo logró llevarla a la ruina: se llenó de enemigos, se quedó sin nada.

Y se puso a pensar ¿Qué haré? Esta pregunta es vital en todo el Evangelio de Lucas, Juan Bautista mandó preguntarle a Jesús qué hacer, el joven rico pregunta que debo de hacer, la gente le pregunta a los apóstoles, qué tenemos que hacer. Qué hacer para ser feliz, qué hacer para no fracasar en la vida, qué hacer para estar rodeado de gente que me quiera.

Jesús nos dice: sean astutos, inteligentes, opta sin dudar por el estilo de vida del Padre: Da sin medida y perdona sin medida. Así lograrás una vida llena de éxito.

Lo de hoy es la innovación, esta semana se realizó otros de los muchos eventos sobre innovación que ha realizado la ciudad. La innovación tiene un objetivo, lograr que lo que emprendamos tenga éxito. Y miren hermanos, el mundo ha experimentado que si se piensa en la necesidad del otro, si se resuelve la necesidad del otro, le va excelentemente bien. Hasta los del mundo han entendido por su astucia, lo que para nosotros siempre ha sido revelación del Padre, quieres acertar en la vida, sé como tu Padre: piensa en el otro, ponlo de centro en tu vida. Por qué no le creemos?

Un abrazo, Bendiciones.

Escrito por: Fabio Espinosa Álzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am por los 1230AM, Emisora Minuto de Dios Medellín.
Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.311 seguidores