Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia – marzo 25 2014 – La anunciación


María y la cruz

Comenzamos hoy a publicar las reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am por los 1230AM, Emisora Minuto de Dios Medellín, notas compiladas por Gloria Vásquez del Ministerio de Misiones.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Celebramos la Anunciación del Señor

El Evangelio de Lucas es el centro de la reflexión hoy. “Concebirás en tu vientre y el ES vendrá sobre ti”. De esto se trata la virginidad de María pues le dijo SI al ES. Tenemos que ser vírgenes y decir si al ES. Jesús no puede ser una construcción humana, hay que dejar que el ES forme en mis entrañas a Jesús y eso es virginidad. Es el ES el que concibe a Jesús en las entrañas. “Y le pondrás por nombre Jesús”, el que salva, el rey de tu vida, vivirás adherido a él, Jesús no es una idea. María se abrió a la acción del ES. Deja que El ES venga conciba en ti. Es así como se realiza el proyecto de Dios: es Dios mismo en la persona. La salvación no es desde afuera sino desde adentro, Dios nos recrea, nos reconstruye, eso es la obra salvífica. Que tengamos los sentimientos de Papá Dios. Tengo que permitir que Dios venga sobre mí adhiriéndome a Jesús, adquiriendo sus valores y principios. La tarea de adhesión a Jesús es adquirir la manera de pensar de Jesús, centrar la vida en los Evangelios. ¿Yo en mi vida, pienso como pensaba, sentía y era un reflejo de Jesús en la vida? Tienes que concebir en las entrañas a Jesús, que es la apertura a la acción del ES. Decir si es seguir a Jesús, es el trabajo que tengo que hacer.

Y darás a luz, la maternidad: la virgen es madre

“Darás a luz” dar a luz a Jesús, parir a Jesús para otros, hablar a otros de Jesús, muéstrelo, sáquelo a la luz, no hablamos de Jesús siendo tinieblas, hablando de temores, miedos, pesimismo, oscuridades, desconfianza. ¿Qué reciben de mi cuando hablo de Jesús? ¿Qué encuentran en mí? ¿Qué recibe el otro? Cuidemos nuestra maternidad, demos a luz a Jesús mismo.

Virginidad y maternidad objeto de cuaresma y de vida cristiana

Bendiciones

LECTURAS DEL DÍA

Libro de Isaías 7,10-14.8,10c.

El Señor habló a Ajaz en estos términos: “Pide para ti un signo de parte del Señor, en lo profundo del Abismo, o arriba, en las alturas”. Pero Ajaz respondió: “No lo pediré ni tentaré al Señor”. Isaías dijo: “Escuchen, entonces, casa de David: ¿Acaso no les basta cansar a los hombres, que cansan también a mi Dios?. Por eso el Señor mismo les dará un signo. Miren, la joven está embarazada y dará a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”.” Porque Dios está con nosotros.

Salmo 40(39),7-8a.8b-9.10.11.

Tú no quisiste víctima ni oblación;
pero me diste un oído atento;
no pediste holocaustos ni sacrificios,
entonces dije: «Aquí estoy.

En el libro de la Ley está escrito
lo que tengo que hacer:
yo amo, Dios mío, tu voluntad,
y tu ley está en mi corazón.»

Proclamé gozosamente tu justicia
en la gran asamblea;
no, no mantuve cerrados mis labios,
tú lo sabes, Señor.

No escondí tu justicia dentro de mí,
proclamé tu fidelidad y tu salvación,
y no oculté a la gran asamblea
tu amor y tu fidelidad.

Carta a los Hebreos 10,4-10.

Hermanos:
Es imposible que la sangre de toros y chivos quite los pecados. Por eso, Cristo, al entrar en el mundo, dijo: Tú no has querido sacrificio ni oblación; en cambio, me has dado un cuerpo. No has mirado con agrado los holocaustos ni los sacrificios expiatorios. Entonces dije: Aquí estoy, yo vengo -como está escrito de mí en el libro de la Ley- para hacer, Dios, tu voluntad. El comienza diciendo: Tú no has querido ni has mirado con agrado los sacrificios, los holocaustos, ni los sacrificios expiatorios, a pesar de que están prescritos por la Ley. Y luego añade: Aquí estoy, yo vengo para hacer tu voluntad. Así declara abolido el primer régimen para establecer el segundo. Y en virtud de esta voluntad quedamos santificados por la oblación del cuerpo de Jesucristo, hecha de una vez para siempre.

Evangelio según San Lucas 1,26-38.

En el sexto mes, el Angel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,
a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María. El Angel entró en su casa y la saludó, diciendo: “¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo”. Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo. Pero el Angel le dijo: “No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin”. María dijo al Angel: “¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?”. El Angel le respondió: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios”. María dijo entonces: “Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho”. Y el Angel se alejó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s