Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – Noviembre 4 2014


(Martes 04 de noviembre)
La tensión que vivieron el Padre y Jesús.
FILIPENSES 2, 1-11
Recuerden que les hablé que esta carta era la compilación de tres fragmentos de cartas escritas por san Pablo a los filipenses en tres momentos diferentes y que corresponden a tres situaciones diferentes. Pues este majestuoso himno se encuentra en la segunda carta la que podemos llamar de la alegría porque es una llamada insistente al gozo, a vivir con alegría.
Pablo sigue preso en la cárcel de Éfeso. Pablo estaba acompañado de Epafrodito, quien le ayudaba en las necesidades propias de la prisión, pero Epafrodito cayó enfermo en el invierno del 54, y entonces Pablo lo mandó a casa con esta carta, con la que actualmente comienza esta epístola. Parece que la situación de Pablo empeoró y él estaba entre una tensión que describía así: Si muero pues me encuentro con mi Señor cara cara, estaré con Aquel que tanto me ha cautivado, con Aquel que tanto amo, si muero será una ganancia. Pero si salgo vivo, Cristo será conocido y amado, Cristo será acogido, como lo ha venido haciendo como resultado de su trabajo.
Pablo dice, no sé qué elegir, si morir, para estar con Cristo o si vivir para seguir Evangelizando (Flp 1, 18 -24). Finalmente Pablo apeló a su derecho de ser ciudadano romano e inmediatamente fue liberado, situación que aprovecharon sus opositores y enemigos para hacerle críticas, aquí surgió la tercera carta llena de furia.
Pablo dice que él no quiere huirle a la Cruz de Cristo, sería más cómodo morir, pues seguir evangelizando, es más ignominioso, porque seguir anunciando a Jesús es seguir viviendo en carne propia la Cruz de Cristo ya que decidir por seguir Evangelizando, seguirá trayendo los problemitas inevitables: la cárcel, los azotes, la persecución.
Es aquí pues, donde surge este himno maravilloso, sobre la humillación de Cristo y Su exaltación. Este himno es la más bella formulación de la vida de Cristo: por un lado su kénosis (Su abajamiento, su humillación, su entrega, que es realmente lo que salva y lo que lo hizo Kairos,  Señor de la historia y del universo. Te invito a que releamos, oremos y meditemos estas tres frases:
“Jesús, no hizo alarde de su categoría de Dios…”
Soñamos con ser poderosos, pensamos que tener fe es tener poderes, que tener fe es ser de una u otra forma poderosos, soñamos con ser como dioses, haciendo cosas extraordinarias, milagrosas para adquirir prestigio, fama, grandeza. Jesús, NO.
“…y así, actuando como un hombre cualquiera…”   (por favor lee esta frase varias veces…)
Actuando como un hombre cualquiera, habla de una persona que no pretende ser más de lo que es, que modera sus deseos, renuncia a toda presunción, a toda petulancia, a creerse el más sobrado, el más inteligente, el más listo; es creer, que con lo que tengo y lo que soy, soy bendición para otros, puedo ser feliz y hacer felices a los otros. Actuar como un hombre cualquiera, habla de ser un reflejo del Padre: tierno, misericordioso, creativo, valiente, libre, con esperanza, fiel.
Ese fue Jesús, siempre pensando en el otro, tratando de salvar a otro.
“Por eso Dios lo levantó, lo exaltó y le dio el nombre-sobre-todo-nombre para que al nombre JESÚS, toda rodilla se doble, en los cielos, la tierra y en los infiernos y toda lengua proclame que Jesús es Kirios, el Señor.”
Lucas 14,15 -24

En el capítulo 14 del Evangelio de San Lucas se muestra una gran tensión que vivió Jesús y que debe ser la experiencia propia de todo cristiano y de toda comunidad cristiana: La tensión entre la voluntad de Dios-Padre que quiere que  todos los hombres acepten, acojan Su salvación y los intentos de Jesús porque todos acojan este regalo. Por eso va a la casa de un jefe de fariseos, quienes son tan “hinchados” y que por tal razón no pueden acoger la salvación del Padre, y para tratarlos de convencer se le ocurre algo espectacular, curar a un “hinchado” para ver si así se convencen pero nada, los “hinchados” son imposibles.
Pero uno de los comensales que allí había fue tocado por la enseñanza y el milagro de Jesús y exclamo. “!dichoso el que puede comer el pan en el reino del Padre!”
Este hombre lanza una Bienaventuranza, ¡dichoso! Así también se le dijo a la virgen María cuando aceptó permitir que el Espíritu concibiera en ella a Jesús, también se le llamó ¡dichoso!, al que escucha la Palabra de Dios. Ahora se le grita ¡dichoso!, ¡Bienaventurado!, a los que aceptan la salvación del Padre, la vida del Padre, el Reino del Padre. Ante esto Jesús respondió con una parábola, que muestra el drama de la tensión, entre el querer del Padre y el quehacer de Jesús:
El Padre dio una gran cena, (la cena es su signo de la participación festiva de la vida del Padre.)
Convidó a unos elegidos. Pero esos, no respondieron, prefirieron: sus posesiones, sus negocios, sus placeres. Entonces envió a su siervo Jesús con una encomienda, en tono enfático: ¡Me llenas la casa! Pobre Jesús, todo el mundo sacando disculpas, despreciando el don de la salvación, empezando por los elegidos los Israelitas, y por el otro lado el Padre exigiéndole que llene la casa, de salvados. He aquí un resumen de la historia de la salvación, la locura de Dios-Padre porque todos vivamos como salvados.
Jesús va por todos los recovecos, trae a todos los que eran excluidos. Pero como todavía hay lugar para muchos, Jesús es enviado a todos los cruces de los caminos a llevar el regalo de la salvación a muchos más. Al final el siervo Jesús, no lo cuenta esta parábola, no encontrará otra cosa más efectiva para que muchos acepten la salvación de Dios que entregar Su propia Vida.Y a nosotros este texto ¿qué nos dice? ¿Cierto qué a veces nuestro cristianismo, la manera como expresamos ser creyentes, no está marcada por esta tensión?
A propósito, ¿en tus planes hoy, está el lograr que por lo menos uno, acepte la vida del Padre, la salvación de Dios? Y, ¿qué vas a hacer para lograrlo?

Escrito por: Fabio Espinosa Álzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am por los 1230AM, Emisora Minuto de Dios Medellín.
Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s