Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – noviembre 14 2014


2 Juan 4-9

Hermanos: Me ha dado mucha alegría enterarme de que muchos de ustedes viven de acuerdo con la verdad, según el mandamiento que hemos recibido del Padre.

Les ruego, pues, hermanos, que nos amemos los unos a los otros. No se trata de un mandamiento nuevo, sino del mismo que tenemos desde el principio. El amor consiste en vivir de acuerdo con los mandamientos de Dios. Y el mandamiento consiste en vivir de acuerdo con el amor, como lo han escuchado desde el principio.

Ahora han surgido en el mundo muchos que tratan de engañar, pues niegan que Jesucristo es verdadero hombre. Estos son el verdadero impostor y anticristo.

Pongan, pues, atención para que no pierdan el fruto de sus trabajos y puedan recibir la recompensa completa. Quien se aparta de la verdad y no permanece fiel a la doctrina de Cristo, no vive unido a Dios; el que permanece fiel a la doctrina de Cristo, ése sí vive unido al Padre y al Hijo.

Comentario

Esta carta está dirigida a una“señora elegida” y sus hijos. Los biblistas en su mayoría piensan que se designa así a una de las comunidades joánicas, del oeste de Asia menor. Y su intención es hablar de dos de las experiencias que evidencian una autentica espiritualidad cristiana: La humanidad de Jesús y la práctica del amor pero como Jesucristo nos amó. Tres reflexiones quiero destacar desde esta profunda carta.

  1. LA AFIRMACIÓN DE LA ENCARNACIÓN.

Para mí es muy curioso que en mis clases de biblia una de las cosas que genera más escozor, dudas, interrogantes y hasta escándalos es lo respectivo a la Humanidad de Jesús. Se nos hace incómodo aceptar su humanidad. Tal vez por estas y más razones:

  • Al igual que los niños, todos estamos esperando que la salvación llegue por un extraterrestre, con poderes extraordinarios.
  • Siempre es para nosotros un paradigma el pensar que como va a ser posible que Jesús haya tenido mis mismas debilidades, sentir como yo, pensar como yo, tener las mismas necesidades mías. Como va a ser un Jesucristo así.
  • Y es que tenemos un mal concepto de lo que es realmente humano. Pensamos que lo que caracteriza lo humano es lo débil, lo incoherente, lo malvado, lo violento y no eso es precisamente lo no humano en mí; eso es lo animal en mí. Lo realmente humano en mí es: mi capacidad de abnegación, de entrega, de radicalidad, mi valentía, mi libertad, mi inteligencia.
  1. EL AMOR DE CRISTO.

Este amor no es sentimentalismo, no es emoción, no es instinto, no es sentimiento. El amor de Cristo es el ágape: capacidad de servir a otro, de perder la vida por el otro, es entrega, es abnegación; es dar prioridad a los intereses del otro antes que a los míos; es suplir el vacío, la escasez y la necesidad del otro; es dar lo mejor que tengo de Dios en mí al otro.

  1. UNA COMUNIDAD SALUDABLE CONOCE, VIVE Y PROTEGE ESTA VERDAD DE DIOS.

Una comunidad saludable tiene como depósito muy valioso ésta verdad de Dios (la humanidad de Cristo y el ágape) y transforma con ella todas las realidades que la circundan. En un mundo donde todo es relativo, donde todas las posturas son tolerables, donde todos construyen su historia desde su propia verdad; donde la verdad está sujeta a lo cambiante de la moda, lo “cool”, lo “in”, lo subjetivo, los cristianos debemos proteger la verdad de Dios. Vivirla y conocerla.

Lucas 17, 26 -37

En aquellos días, Jesús dijo a sus discípulos: “Lo que sucedió en el tiempo de Noé también sucederá en el tiempo del Hijo del hombre: comían y bebían, se casaban hombres y mujeres, hasta el día en que Noé entró en el arca; entonces vino el diluvio y los hizo perecer a todos.

Lo mismo sucedió en el tiempo de Lot: comían y bebían, compraban y vendían, sembraban y construían, pero el día en que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y los hizo perecer a todos. Pues lo mismo sucederá el día en que el Hijo del hombre se manifieste.

Aquel día, el que esté en la azotea y tenga sus cosas en la casa, que no baje a recogerlas; y el que esté en el campo, que no mire hacia atrás. Acuérdense de la mujer de Lot. Quien intente conservar su vida, la perderá; y quien la pierda, la conservará.

Yo les digo: aquella noche habrá dos en un mismo lecho: uno será tomado y el otro abandonado; habrá dos mujeres moliendo juntas: una será tomada y la otra abandonada”.

Entonces, los discípulos le dijeron: “¿Dónde sucederá eso, Señor?” Y él les respondió: “Donde hay un cadáver, se juntan los buitres”.

Comentario

Este texto que leímos hoy es la continuación del discurso escatológico que comenzamos ayer. La pregunta de todos cuándo y dónde va llegar pues el reino de Dios. Jesús responde diciendo cómo es posible el Reino y quien es el Rey. Jesús hoy para esta enseñanza escatológica, sobre los últimos tiempos, utiliza varios ejemplos:

  • El estilo de vida de los vecinos de Noé.

Un estilo de vida muy básico: entretenidos, consumistas, logrando estatus, consiguiendo posesiones. Pero cero en capacidad de captar el carácter dramático de los tiempos. No entienden, no se dan cuentan que urge transformar, urge emprender, cambios necesarios para salir del caos al que estamos evocados. Urge vivir de maneras distintas, porque o si no, el caos será inminente.

  • El estilo de vida de la mujer de Lot:

La mujer de Lot, a pesar de propiciársele un nuevo amanecer, una nueva posibilidad para su vida, a pesar del ofrecimiento de unas nuevas realidades, ella prefiere acomodarse, se queda estancada en su situación indignante, se niega a construir un futuro distinto.

Jesús nos dice que con tipos de esta clase no es posible hacer surgir el reino. El reino se construye en la cotidianidad desde lo que somos, desde lo que tenemos y donde estemos: en el lecho o moliendo (o sea descansando o trabajando), en la casa o en el campo (o sea adentro o afuera).

Pero eso si nos dice Jesús: “quien intente salvar su vida la perderá”, no podrá construir el reino. Él que todo lo hace en función de salvarse: como sentirme mejor hoy, como ser más rico, como lograr ser el centro de atención, ese no construye el Reino. El reino lo construye quien siempre este pensando: cómo puedo hacer para que el otro esté más feliz, más rico, como hacer para que el otro se sienta más importante. Ese construye reino de Dios cada día.

Y finalmente me quiero referir a esta frase enigmática, escabrosa, espantosa que Jesús, dice de sí mismo. “donde esté el cuerpo allí se reunirán los buitres”. Siempre que Jesús habla de escatología Jesús habla sobre su muerte, habla de la cruz. El reino de Dios solo es posible alimentándonos de la muerte de Jesús, alimentándonos de Jesús crucificado. Es necesario optar por El estilo de vida de la Cruz, por el estilo de vida de Jesús. Es necesario alimentarnos del crucificado. ¡Si se la pilla, hermano!!!

Un abrazo y Bendiciones.

Escrito por: Fabio Espinosa Álzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am por los 1230AM, Emisora Minuto de Dios Medellín.
Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s