Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – jueves 29 de enero 2015


Hebreos 10, 19-25
Hermanos: En virtud de la sangre de Jesucristo, tenemos la seguridad de poder entrar en el santuario, porque él nos abrió un camino nuevo y viviente a través del velo, que es su propio cuerpo. Asimismo, en Cristo tenemos un sacerdote incomparable al frente de la casa de Dios.Acerquémonos, pues, con sinceridad de corazón, con una fe total, limpia la conciencia de toda mancha y purificado el cuerpo por el agua saludable. Mantengámonos inconmovibles en la profesión de nuestra esperanza, porque el que nos hizo las promesas es fiel a su palabra. Estimulémonos mutuamente con el ejemplo al ejercicio de la caridad y las buenas obras.No abandonemos, como suelen hacerlo algunos, la costumbre de asistir a nuestras asambleas; al contrario, animémonos los unos a los otros, tanto más, cuanto que vemos que el día del Señor se acerca.

Marcos 4, 21-25

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “¿Acaso se enciende una vela para meterla debajo de una olla o debajo de la cama? ¿No es para ponerla en el candelero? Porque si algo está escondido, es para que se descubra; y si algo se ha ocultado, es para que salga a la luz. El que tenga oídos para oír, que oiga”.

Siguió hablándoles y les dijo: “Pongan atención a lo que están oyendo. La misma medida que utilicen para tratar a los demás, esa misma se usará para tratarlos a ustedes, y con creces. Al que tiene, se le dará; pero al que tiene poco, aun eso poco se le quitará”.

Comentario

En nuestra la lectura de la carta a los Hebreos hemos profundizado en la experiencia de Jesucristo Sumo Sacerdote, ahora como en una segunda parte, reflexionamos  sobre los alcances de esta experiencia, ya más cotidiana, ya más de compromiso del ser cristiano.

Hoy el autor nos llama “hermanos”, (no había utilizado esta expresión durante toda la carta, es la gran consecuencia del ministerio sacerdotal de Jesucristo). Esta es la gran consecuencia de la redención de Jesús con la entrega de Su vida! Jesús nos ha hecho hermanos!.  Entonces, así las cosas, es necesario velar por los compromisos y las responsabilidades que tenemos con los otros, “los Hermanos”.

Todo esto con un fin que lo que hizo Jesucristo no se pierda. Nos hace pues tres exhortaciones:

  1. Animarnos recíprocamente: Avivar la esperanza entre nosotros, ayudarnos a mantenernos fieles y sobre todo a perseverar, a permanecer.
  2. Vivir el ágape (el Amor): eso significa poner al otro (Hermano) como centro, hacerlo más importante que uno mismo, darle todo y perdonarle todo. ¡Teso!
  3. No dejar de asistir a las reuniones: significa vivir la koinonia, hacerme responsable de ella, de que crezca, de ser más fraternos, de estar todos más adheridos a Jesús. No se trata solamente de no dejar de ir a la Eucaristía los domingos, o a la asamblea del grupo o a la reunión de la koinonia, no es suficiente.

Tomemos ahora el texto del Evangelio de Marcos. Una comparación muy conocida (la del oficio de la lámpara), lo mismo que una frase muy popular (La plata llama la plata, la pobreza empobrece). Pero la frase que resuelve esta perícopa, todo el significado del texto, es esta: “si se esconde algo es para que se descubra….”.

Toda Parábola nos habla de Jesús, del Reino, de ésta contada desde el tema del secreto mesiánico de Jesús, que solo se resolverá en el calvario, quiero resaltar tres cosas:

  1. Jesús vino al mundo como luz, que quiere mostrarse; como fuego que quiere arder. Urge que la luz de Jesús ilumine, urge que ese fuego arda. Jesús sabe que este fuego no será sofocado, que esta luz no será apagada. Pero esta luz será recibida a su debido tiempo, cuando y como, no lo sabemos.
  2. Jesús es como una luz oculta, que necesita un esfuerzo para ser captada. Todo lo de Dios es así; por ejemplo hay que aprender a descubrir la fidelidad de Dios en las dificultades. Es necesario aprender a descubrir Su Presencia donde nos queda difícil verlo, descubrir su amor cuando todo es desamor.  Se necesita de una fe confiada, paciente como la que tuvo Jesús con Su Padre. Por eso uno es la medida. Es uno quien le da lugar a la Palabra, a la acción de Dios. Si te cierras no se te revela, ¿Cuán amplio es el espacio que le das?
  3. Pero hay una cosa maravillosa, una gran noticia, Dios pelea con uno para que tú te abras, El Padre insiste, El no se rendirá. El seguirá intentándolo contigo una y otra vez, hasta que pueda llegar a Tí. Él nos brega.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

“Vengan dediquémonos lo que nos queda de vida al servicio del Reino”

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 7pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s