Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – lunes 16 de febrero 2015


Génesis 4, 1-15. 25

En aquel tiempo, Adán se unió con Eva, su mujer; ella concibió y dio a luz a Caín, pues decía: “Con el favor de Dios he engendrado un hijo”. Después de algún tiempo dio a luz al hermano de Caín, Abel. Abel fue pastor de ovejas, y Caín labrador.

Sucedió en una ocasión, que Caín presentó como ofrenda al Señor los productos de la tierra. También Abel le hizo una ofrenda: sacrificó las primeras crías de sus ovejas y quemó su grasa. Al Señor le agradaron las ofrendas de Abel, pero no le agradaron las de Caín; por lo cual, Caín se enfureció y andaba resentido. El Señor le dijo entonces a Caín: “¿Por qué te enfureces tanto y andas resentido? Si hicieras el bien, te sentirías feliz; pero si haces el mal, el pecado estará a tu puerta, acechándote como fiera; pero tú debes dominarlo”.

Un día Caín le dijo a su hermano Abel: “Vamos al campo”. Y cuando estaban en el campo, Caín se lanzó contra su hermano y lo mató. Entonces el Señor le preguntó a Caín: “¿Dónde está Abel, tu hermano?” Caín le respondió: “No lo sé. ¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?” El Señor le dijo: “¿Qué es lo que has hecho? ¿No oyes cómo la sangre de tu hermano está clamando a mí desde la tierra?

Por eso serás maldito y tendrás que vivir lejos de la tierra que recibió de ti la sangre de tu hermano; y aunque cultives la tierra, ella no volverá a darte frutos abundantes. Tú andarás por el mundo errante y fugitivo”.

Caín le contestó al Señor: “Mi castigo es demasiado grande para soportarlo. Puesto que tú me arrojas de esta tierra fértil, tendré que ocultarme de ti y andar errante y fugitivo por el mundo, y cualquiera que me encuentre, me matará”. El Señor le dijo: “De ninguna manera. El que te mate a ti será castigado siete veces”. Y el Señor le puso una señal a Caín para que, si alguien lo encontraba, no lo matara.

Adán se unió otra vez a su mujer, y ella dio a luz un hijo, a quien llamó Set, pues decía: “El Señor me ha dado otro hijo en lugar de Abel, asesinado por Caín”.

Marcos 8, 11-13
En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los fariseos y se pusieron a discutir con él, y para ponerlo a prueba, le pedían una señal del cielo. Jesús suspiró profundamente y dijo: “¿Por qué esta gente busca una señal? Les aseguro que a esta gente no se le dará ninguna señal”.Entonces los dejó, se embarcó de nuevo y se fue a la otra orilla.
Comentario

Este texto pertenece al mismo autor del relato del paraíso, es como su continuación. El autor constata otro de los grandes males de la sociedad, el homicidio, la venganza, la guerra. El autor construye el relato con la misma estructura del relato del paraíso:

  • El mandato de Dios (no comerás – si levantaras la cabeza)
  • Desobediencia del Hombre (comió – mato a su hermano)
  • Castigo de Dios (expulsado del paraíso – Maldito serás, andarás errante)
  • Un signo de Esperanza de salvación (vistió al hombre- puso una señal en Caín).

El pueblo de Israel era testigo de las sangrientas luchas por el poder que mantenían los hermanos debido a la sucesión de los tronos; eran testigos también del odio entre las tribus, de las desigualdades económicas entre ellos, tal vez el relato de Caín y Abel se inspiró aquí, en esta realidad. Por eso el autor construye este relato con la misma estructura de la desobediencia en el paraíso. Queda así claro que para nuestro Dios el crimen contra el hermano es tan grave como el crimen contra El mismo. Nuestro Dios siempre nos hará dos preguntas: ¿Dónde estás? (una  pregunta con respecto a Dios, ¿te dejas determinar por Tu Dios?) y  ¿dónde está  tu hermano? En la voluntad de Dios está muy clara la responsabilidad con los de mi sangre. Cómo es posible que en una nación, dizque tan creyente como la nuestra, pueda haber tal indiferencia ante la realidad del crimen generalizado y organizado, tanta indiferencia ante la muerte de cientos de miles de asesinados, en los últimos treinta años. Y todos como si nada, pretendiendo que ante tal indiferencia podamos ser tan religiosos. “la sangre de tu hermano clama a mi” esta es la Palabra de Dios para Colombia. Me impacta también la extensión que al acto de asesinar le da nuestro en Dios el salmo que hemos leído Hoy: “¿te sientas a hablar contra tu hermano, deshonras al hijo de tu madre, esto haces y me voy a callar?. Crees que soy como tú?”

Marcos 8, 11-13

“Dando un profundo suspiro desde lo intimo de su ser, dice: por qué esta generación pide una señal, no se dará ninguna señal.”

Desde este texto quiero resaltar dos aspectos al que nos puede llevar a profundizar la Palabra.

  1. Recuerden que estamos en “la sección del pan”, Jesús ha realizado un signo (el de la multiplicación de los panes) para mostrarnos en que consiste la acción mesiánica de Jesús y como se produce la transformación de la humanidad, la instauración del reino, que no es otra cosa que entrega, servicio, repartir, dar, salir de sí mismo, no al egoísmo, si al compromiso con los otros. Esto implica seguimiento coherente y radical de Jesús en medio de nuestra realidad cotidiana. Pero nadie entiende, ni los discípulos, ni los fariseos, ni nosotros. Si, nosotros los católicos de hoy somos los fariseos del tiempo de Jesús. Todos esperamos de Jesús signos de poder, estamos hambrientos de prodigios, cosas grandes, manifestaciones asombrosas y espectaculares, “Señales del cielo”, shows sensacionalistas.
  2. Por otro lado la respuesta de Jesús: Él se rehúsa a caer en la tentación de los jueguitos de poder. Aquí se muestra a Jesús en su drama más profundo, que nadie crea que Él es el hijo de Dios, que nadie lo acepte solo porque SU propuesta de salvación es solo vivir la vida de una manera simplemente humana, determinado por Su Padre y por los otros. el Mesianismo de Jesús consiste en vivir la vida con todas sus vicisitudes, situaciones, en la confianza total en Dios, en la confianza en la Palabra de Jesús, en su seguimiento, en Su comunión. Así nos salva Dios.

Y miren a Jesús, a pesar de la oposición no se echa atrás, avanza. “toma la barca y va a la otra orilla”, alguien acogerá la propuesta salvífica de Dios, y se aventurara a vivir al estilo de Jesús.

¡Alabado sea Jesucristo!  ¡Conocer a Jesús cambia tu vida!

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Señor, tu propuesta está hecha solo nos queda aceptarla y vivirla; hoy queremos pedirte que nos regales la unción de tu Espíritu para tener la capacidad de vivir la vida según tus principios, según tu Palabra.

Hoy nos dices en tu Palabra “Si obraras bien, estarías animado; pero, si no obras bien, el pecado acecha a la puerta; y, aunque viene por ti, tú puedes dominarlo”. Queremos obrar bien, enséñanos a obrar bien, para que el pecado sea alejado de nuestras vidas porque tu nos afirmas hoy que por tu acción, que por aceptar tu propuesta, la propuesta de tu Reino, de tu vida podemos dominar el pecado; esto sí que es una Buena Noticia para este día y damos Gloria a Dios por tu entrega Jesús.

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s