Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – martes 3 de marzo 2015


Lee en el Espíritu

Isaías 1, 10. 16-20

Oigan la palabra del Señor, príncipes de Sodoma;
escucha la enseñanza de nuestro Dios, pueblo de Gomorra:
“Lávense y purifíquense;
aparten de mi vista sus malas acciones.
Dejen de hacer el mal, aprendan a hacer el bien,
busquen la justicia, auxilien al oprimido,
defiendan los derechos del huérfano
y la causa de la viuda.

Vengan, pues, y discutamos, dice el Señor.
Aunque sus pecados sean rojos como la sangre,
quedarán blancos como la nieve.
Aunque sean encendidos como la púrpura,
vendrán a ser como blanca lana.
Si son ustedes dóciles y obedecen,
comerán los frutos de la tierra.
Pero si se obstinan en la rebeldía,
la espada los devorará”.

Mateo 23, 1-12

En aquel tiempo, Jesús dijo a las multitudes y a sus discípulos: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y fariseos. Hagan, pues, todo lo que les digan, pero no imiten sus obras, porque dicen una cosa y hacen otra. Hacen fardos muy pesados y difíciles de llevar y los echan sobre las espaldas de los hombres, pero ellos ni con el dedo los quieren mover. Todo lo hacen para que los vea la gente. Ensanchan las filacterias y las franjas del manto; les agrada ocupar los primeros lugares en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; les gusta que los saluden en las plazas y que la gente los llame ‘maestros’.

Ustedes, en cambio, no dejen que los llamen ‘maestros’, porque no tienen más que un Maestro y todos ustedes son hermanos. A ningún hombre sobre la tierra lo llamen ‘padre’, porque el Padre de ustedes es sólo el Padre celestial. No se dejen llamar ‘guías’, porque el guía de ustedes es solamente Cristo. Que el mayor de entre ustedes sea su servidor, porque el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido».

Comentario
Las lecturas que nos trae la liturgia de la Iglesia hoy, nos lleva a reflexionar la religión que practicamos de cara a Dios.  Es como si nuestra Iglesia nos estuviera preparando hacia una verdadera religión que nos permita vivir una vida Nueva, una vida de resucitados, de transformados, de los que viven la Pascua.

Cuando uno define la palabra religión parece que no es lo suficientemente clara, es lo que define nuestra relación como Dios y cómo la expresarnos.  Para nosotros los cristianos religión es religarnos a la  propia vida, del Padre y de Jesús.

Hagamos un paralelo sobre la religión que nos gusta practicar y la que nos propone el Padre y Jesús.

  1. La religión que a nosotros nos gusta vivir, ejercer.Nos relacionamos con Dios así: Nos gustan los rituales opulentos, nos gustan los grupos de oración en los cuales nos podamos sentir bien, nos gustan los oficios religiosos muy cómodos, que no quiten mucho tiempo, que no impliquen mayores responsabilidades. Nos gusta tener cargos en nuestra parroquia o en nuestra comunidad, cargos importantes donde sobresalgamos, donde seamos el centro de atracción. Nos gustan los servicios religiosos ligeros. Colaborar pero sin mayor compromiso, eso nos gusta. Nos gustan las oraciones que nos arreglan la vida mágicamente, nos gusta una religión sin exigencias morales, que no se meta con mi vida, mi vida es  sin ninguna complicación.
  1. Ahora, lo que Dios quiere de nuestra relación con él. ¿Qué quiere Dios? que podamos vivir una vida en el Espíritu, la vida Nueva, la Vida de Dios. ¿Para qué religarnos a él? pues para que vivamos la vida Eterna, la vida de Dios, la vida del Reino del Padre.El Padre es Señor, todos somos hermanos; en la comunidad entonces, la vida religiosa, la que al Señor le gusta es que nosotros hagamos al otro sujeto de nuestra atención, de todo nuestro amor, de todo nuestro servicio.  Eso le gusta al Señor.  Al Señor le gusta que tengamos unas expresiones religiosas donde tratemos a todos con igualdad, la que da la que el ser hijos de Dios, que así tratemos a los otros, al Señor le gusta una religión que esté marcada por hacer el bien y bien  hecho.  Al  Señor le gusta que tengamos una manera de religarnos con Él, que tengamos iniciativas en la equidad y el respeto por los derechos de los otros. Él llama religión a eso, esa forma de unirse a Él, de adorarlo.  Que hagamos sentir al otro que lo amamos como Él lo hace con nosotros como una expresión de adoración, que hagamos sentir al otro que lo amamos.  Una religión que produzca transformaciones reales en la comunidad, en la parroquia, en las pequeñas Koinonías, una religión que transforme realidades históricas de hambre, de pobreza, de desolación, de irresponsabilidad con el otro, de abandono; que transforme todas esas realidades.  Que seamos reflejo de lo que el Padre es, eso le fascina a nuestro Dios.  Le gusta un rito que manifieste la fe, los ritos que manifiesten la conversión.  Le gustan los ritos que manifiesten cambios de conducta y de comportamientos.  Entonces hermanos para que Dios se manifieste claramente en nosotros debemos ser un refleje de lo que Dios es.

Hoy les propongo esta reflexión: ¿Cuál es la religión que a nosotros nos gusta practicar de cara a estos textos que hemos leído?

La lectura del profeta Isaías, donde Dios está realmente muy disgustado.  Palabra dirigida al pueblo de Israel, los llama príncipes de Sodoma y pueblo de Gomorra, una expresión irónica fuerte, que lo leemos a veces con mucha suavidad como si Dios estuviera muy contento con la religión que practicamos, pero esa expresión es clave.  A nosotros nos está llamando sodomitas: está practicando una religión muy grande pero que está muy lejos de lo que Él quiere.

¿Por qué nuestra religión no alcanza a transformar las realidades de violencia, de pobreza, de injusticia de inequidad que tenemos a nuestro alrededor?

Tendríamos que hacer algo más, tendríamos que vivir la vida del Padre, tendríamos que formar el Reino del Padre realmente.

¿Usted y yo cómo expresamos nuestra relación con Dios? ¿Hacemos la religión que nos gusta, la que queremos, a mi manera? ¿O la manera de adorar a Dios la manera de unirnos con Él es dando lo mejor de nosotros mismos hacia el otro? ¿La manera como lo adoramos es sirviendo al otro como lo mejor que tenemos?

Es así como Dios Padre espera que lo alabemos, que lo alabemos que lo bendigamos.

Necesitamos una religión que transforme nuestras realidades internas y las realidades de la comunidad, de la Iglesia de la sociedad, de la Koinonía.  Necesitamos una manera nueva de relacionarnos con Dios para que podamos ser el pueblo nuevo, la sociedad nueva, la comunidad nueva que alaba y bendice al Señor de corazón.

Tu Palabra hoy Señor nos lleva a dos palabras en la forma como nos religamos a ti, como nos unimos a ti: COHERENCIA Y COMPROMISO. Señor queremos pedirte en este tiempo de cuaresma que nos enseñes a ser coherentes, porque de que sirve decir que estamos unidos a ti, de que sirve hablar de ti; si no vivimos, pensamos, sentimos y actuamos como tu; de que nos sirve religarnos si no nos comprometemos con el otro, con La Comunidad. Regálanos hoy la disposición del corazón para asumir lo que hoy nos propones.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s