Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – lunes 9 de marzo 2015


Lee en el Espíritu

Segundo Libro de los Reyes 5,1-15ª

Salmo 42(41) ,2-3.43 (42) ,3-4.

Evangelio según San Lucas 4,24-30

Intención de Despeñarlo. 

Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino.

La Iglesia en estas lecturas nos invitan a reflexionar sobre una cosa muy interesante, muy propia del acercamiento al tiempo de la Pascua y tiene que ver con los motivos y las razones por las cuales nos resistimos tanto a Jesús, por qué no podemos entregarnos a nuestro Dios, por qué no aceptamos su Palabra, por qué no podemos aceptar la vida de Jesús, por qué no aceptamos el don de Dios que es Jesús.  Hay tantas razones.  Hoy es el día para pensar en esto: ¿Por qué me resisto tanto a Jesús?

¿La intención cuál es? La del salmo: Que todos terminemos fascinados por nuestro Dios.  De pronto al descubrir estas razones nosotros tengamos más sed de Dios, más ganas de estar en sus caminos siguiéndolo, con más ganas de adherirnos a Él.

Miren las razones de Naamán. Son tres:

1.       El tiene una mentalidad muy primitiva. El piensa que cada dios es para cada nación y para cada cultura.  No tiene en su mente un Dios que ama a todos los hombres, para él se le hace imposible un Dios que tenga un plan universal de salvación.  Eso para el todavía es imposible, pensar en un Dios universal que tiene un plan de amor, que todos le pertenecemos en su corazón y en su mente y que no le somos indiferentes.  Pensar en un Dios que mueve la historia, que mueve el universo.  Ese no era Naamán.  Entonces se resiste a pensar en un Dios así, pues todos sus dioses tan territoriales, tan temporales, tan culturales, tan de un momento, en cambio al Dios eterno no lo habían conocido y esa va a ser la experiencia de Naamán.

2.        Naaman cree que él tiene que comprar a Dios.  En su cultura cananea había que sacrificar seres humanos, había que hacer muchas ofrendas y sacrificios para ganarse la bondad de un dios caprichoso.  El no conoce de la gratuidad de nuestro Dios, no sabe que a Dios no hay que comprarlo, solo recibirlo, solo aceptarlo, que lo de Dios viene todo por gratuidad y amor, inspirado en el amor, es don, es regalo, es gratuito.  Es el segundo descubrimiento de Naamán, por eso a él se le hacía difícil que ese Dios pudiera hacer algo por él. Y como no le pusieron una cosa difícil, aquí lo que estoy es perdiendo mi tiempo pues si no me exige nada,… ¡que profundo!

3.       Naamán prefiere irse, no recibir la gracia de Dios pues la idea de Dios no se le acomoda a la  del Dios Yavé, no se le acomoda ni a su gusto ni a sus esquemas, no se le acomoda a su cultura y a sus necesidades.  Tiene una idea de Dios y eso es un motivo para rechazarlo cuando Dios se le presenta de otra manera.  Esto es muy de nosotros cierto.

Vamos a ver cuáles fueron las razones y los motivos por los cuales el pueblo de Israel no aceptó a Jesús.

Aquí hay muchas que decir, por ejemplo:

1.       La concepción que tenían de Mesías, ellos esperaban un Mesías en medio de signos extraordinarios, todo el cosmos metido en ese momento en que llegara el Mesías iba a haber manifestaciones cósmicas, sensacionales  y lo que aparece no es una manifestación cósmica sensacional sino que aparece un niño como lo dice el Evangelio de Mateo.  Un niño acostado en un pesebre con su papá y su mamá.  En unas circunstancias especiales, en unas realidades especiales.  Un niño y un hombre de Nazaret, entonces tras de él no hay nada extraordinario, no hay signos de poder, señales extraordinarias y Él no las da.  Pues la cultura del tiempo exigía que si Él era el Mesías, entonces tenía que mostrar y tenía que actuar para poderlo seguir.  Entonces aquí hay un motivo para no seguir a Jesús, para resistirnos a la vida de Jesús y es este: Nosotros condicionamos el seguimiento y la adhesión a Jesús a su actuar de manera prodigiosa y milagrosa.  Si el Señor no me hace milagros, entonces no lo sigo, si veo cosas extraordinarias, entonces si lo sigo. 

2.       La que nos pasa tanto a nosotros.  Acostumbrarnos tanto a nuestro Dios.  Eso es lo del pueblo de Israel, este pueblo es muy religioso que tiene una idea muy clara de Dios, viene con una mentalidad tan diferente, pues vamos poniendo en duda lo que él es, además que nos hemos acostumbrado mucho a nuestro Dios.  La religiosidad ha matado la experiencia de Dios, eso es verdad, eso lo decían los profetas, ha matado su gloria, su grandeza, pues hemos puesto toda la relación con Dios en actos religiosos, y en ellos, Dios perdió toda su grandeza, todo su encanto, toda su fascinación.  Porque no hay allí una experiencia profunda de Dios.  Sin duda es el motivo más grande por el cual rechazamos a Jesús, ponemos tanta resistencia a entregarle la vida a Jesús, ese el gran motivo.

3.       Un motivo muy moderno y es la disculpa más normal para resistir a Jesús Que va a creer uno a Jesús si la Iglesia que es quien predica a Jesús  y está llena de pecado.  Esa es la de hoy.  En todo caso tenemos muchos motivos y muchas razones para rechazar a Jesús y para resistirnos a él.  ¿Cuáles son las tuyas?

Pero la invitación de la Iglesia la tiene sin duda el salmo de hoy.  Una oración, una actitud frente a Dios: Te deseo mi Dios, mi corazón te necesita como un ciervo clama por agua en medio del desierto, así mi vida clama por ti.  Esa es la invitación que nos hace la Iglesia.  Déjate llenar de necesidad de Dios.  Déjate llenar de sed de Dios.  Qué bueno que tu y yo le dijéramos hoy al Señor nuestro Dios, mi Jesús, Padre, mi vida entera tiene sed de ti, mi ser entero te desea, lo que más deseo es ver tu gloria,  es ver el esplendor de tu grandeza y de tu santidad, lo que más desea mi corazón es buscarte, encontrarte, llenarme de Ti y en eso está mi vida hoy, buscándote, encontrándote, quiero llenarme de fascinación por ti. Ven Dios y calma mi sed, mi necesidad de ti, ven y que yo quede tan satisfecho como cuando voy a un banquete  y quedo muy lleno.  Que yo me acerque a ti y mi vida se llene de alegría, una gran alegría por conocerte y escucharte.  Que eso sea lo mío mi Dios, que lo mío no sea resistirte, que no tenga motivos para resistirte, que tenga motivos para desearte cada día más, que bueno Señor que estás en medio de nosotros.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s