Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – viernes 17 de abril 2015


Lee en el Espíritu

Hechos 5, 34-42

En aquellos días, un fariseo llamado Gamaliel, doctor de la ley y respetado por todo el pueblo, se levantó en el sanedrín, mandó que hicieran salir por un momento a los apóstoles y dijo a la asamblea:

“Israelitas, piensen bien lo que van a hacer con esos hombres. No hace mucho surgió un tal Teudas, que pretendía ser un caudillo, y reunió unos cuatrocientos hombres. Fue ejecutado, dispersaron a sus secuaces y todo quedó en nada. Más tarde, en la época del censo, se levantó Judas el Galileo y muchos lo siguieron. Pero también Judas pereció y se desbandaron todos sus seguidores. En el caso presente, yo les aconsejo que no se metan con esos hombres; suéltenlos. Porque si lo que se proponen y están haciendo es de origen humano, se acabará por sí mismo. Pero si es cosa de Dios, no podrán ustedes deshacerlo. No se expongan a luchar contra Dios”.

Los demás siguieron su consejo: mandaron traer a los apóstoles, los azotaron, les prohibieron hablar en nombre de Jesús y los soltaron. Ellos se retiraron del sanedrín, felices de haber padecido aquellos ultrajes por el nombre de Jesús.

Y todos los días enseñaban sin cesar y anunciaban el Evangelio de Cristo Jesús, tanto en el templo como en las casas.

Juan 6, 1-15

En aquel tiempo, Jesús se fue a la otra orilla del mar de Galilea o lago de Tiberíades. Lo seguía mucha gente, porque habían visto las señales milagrosas que hacía curando a los enfermos. Jesús subió al monte y se sentó allí con sus discípulos.

Estaba cerca la Pascua, festividad de los judíos. Viendo Jesús que mucha gente lo seguía, le dijo a Felipe: “¿Cómo compraremos pan para que coman éstos?” Le hizo esta pregunta para ponerlo a prueba, pues él bien sabía lo que iba a hacer. Felipe le respondió: “Ni doscientos denarios de pan bastarían para que a cada uno le tocara un pedazo de pan”. Otro de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: “Aquí hay un muchacho que trae cinco panes de cebada y dos pescados. Pero, ¿qué es eso para tanta gente?” Jesús le respondió: “Díganle a la gente que se siente”. En aquel lugar había mucha hierba. Todos, pues, se sentaron ahí; y tan sólo los hombres eran unos cinco mil.

Enseguida tomó Jesús los panes, y después de dar gracias a Dios, se los fue repartiendo a los que se habían sentado a comer. Igualmente les fue dando de los pescados todo lo que quisieron. Después de que todos se saciaron, dijo a sus discípulos: “Recojan los pedazos sobrantes, para que no se desperdicien”. Los recogieron y con los pedazos que sobraron de los cinco panes llenaron doce canastos.

Entonces la gente, al ver la señal milagrosa que Jesús había hecho, decía: “Este es, en verdad, el profeta que habría de venir al mundo”. Pero Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró de nuevo a la montaña, él solo.

Reflexión  

Resaltamos dos cosas en este relato.

  1. El plan salvífico de Dios es irreversible. Esta proclamación de Gamaliel, el gran maestro judío es casi como un credo que nace inspirado por el Espíritu Santo, dice Gamaliel, esto que está naciendo, si obedece al plan de Dios, nada lo podrá detener. Lo que sucede aquí es que Gamaliel nos enseña una gran certeza de la vida cristina, Jesucristo y su iglesia están enraizados en el plan salvífico de Dios, que se cumplirá en la historia, en medio de los acontecimientos y a pesar de ellos. Un plan que es imparable. Nosotros evocamos y provocamos las reacciones con tal o cual acontecer, esto produce un montón de consecuencias, pero el plan de Dios es imparable y nadie se puede oponer a el, lo realiza a pesar de que nosotros pongamos obstáculos y no lo apoyemos.

No es que Dios vaya a intervenir espectacularmente la historia, tirando fuego del cielo contra los obstáculos que impiden su plan de salvación para todos, es que Él siempre está actuando en la historia, creando nuevas posibilidades, para que el hombre pueda construir el reino del Padre y sea una realidad en medio de nosotros. Él es el gran innovador, abre caminos en medio del mar, nosotros con nuestros actos y la historia que vamos formando podemos hacer muchos planes en contra del plan salvífico de Dios, pero Dios llevará a cabo todo su plan de salvación irremediablemente.

  1. En segundo lugar dice el texto, que ni un día dejaban de enseñar, pero a pesar del azote y los látigos recibidos, ningún día, ninguna ocasión dejaron de anunciar que Jesús es el regalo del Padre para que la vida no perezca. Se sienten alegres de haber compartido su vida con Jesús, su consistencia con la de Él, a veces nos vemos tentados a hacer cosas que van en contra de los designios de Dios, que pueden para nosotros traer bienestar o placer, pero yo en nombre de los principios de Cristo renuncio libremente a esto, si otro tendrá que sufrir mejor digo no, no pasaré por encima de nadie.

El texto, de la multiplicación de los panes, del Evangelio de Juan, nos ayuda  mucho a entender el discurso del pan de vida, que comenzaremos a leer dentro de poco. Miremos todos los detalles para poder comprender el signo:

  • Una gran muchedumbre acompañaba y seguía a Jesús, la posición de la multitud es seguir a Dios sin entender los signos, sin comprometerse, sólo por un interés de recibir un milagro, Jesús satisface sus necesidades básicas, pero no entienden los signos de Jesús, no comprenden lo que realmente está diciendo.
  • También aclara el texto que estaba cerca la Pascua, recordando al Dios providente que saca a su pueblo al desierto y  lo sostiene aún sin haber nada. Sólo  Dios basta, si tienes a Dios lo tienes todo, por eso menciona la Pascua. Jesús entonces será revelado como la respuesta de Dios providente para que las necesidades del hombre sean satisfechas.
  • “Él sabiendo lo que iba a hacer…” No se estaba refiriendo al milagro de los panes, el signo le sirve a Jesús para la revelación que va a ocurrir en los versículos siguientes, en Él Dios cumple todas las promesas hechas a su pueblo.
  • “Solamente habían 5 panes de cebada y 2 peces”, recuerda a los tiempos del profetas Elías, el Mesías esperado, Jesús es ese Mesías que el pueblo anhelaba.
  • Cuando menciona mucha hierba se refiere al paraíso, Cristo es el Mesías que hará realidad la promesa del paraíso, ya no están en el desierto, va a ser Jesús el cumplimiento de todas las promesas de Dios, la hierba es la plenitud con Dios.
  • “Sentados”, es la condición de los hombres libres. Solo los liberados por Jesús participaran del nuevo orden establecido.
  • “La bendición del pan” es el signo eucarístico, compartiendo el pan, la vida, el evangelio hace una gran apología al sacramento que celebra la comunidad cristiana y que hace que tenga cohesión.

En este milagro pues se revela la gloria de Dios en la persona de Jesús.  Cuántas promesas crees que Dios te ha hecho y no se han cumplido?  Pues ve a Jesús, acepta al Dios providente, acoge a Jesús, adhiérete a Su vida, entonces verás y serás testigo de las promesas de Dios para tu vida. El Plan de salvación de Dios para tu vida estará completo.

Jesucristo está vivo, la tumba está vacía!!! Alabado sea, aleluya!

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s