Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – martes 21 de abril 2015


Lecturas del Día

Hechos 7, 51-8, 1

En aquellos días, habló Esteban ante el sanedrín, diciendo: “Hombres de cabeza dura, cerrados de corazón y de oídos. Ustedes resisten siempre al Espíritu Santo; ustedes son iguales a sus padres. ¿A qué profeta no persiguieron sus padres? Ellos mataron a los que anunciaban la venida del justo, al que ahora ustedes han traicionado y dado muerte. Recibieron la ley por medio de los ángeles y no la han observado”.

Al oír estas cosas, los miembros del sanedrín se enfurecieron y rechinaban los dientes de rabia contra él. Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, miró al cielo, vio la gloria de Dios y a Jesús, que estaba de pie a la derecha de Dios; y dijo: “Estoy viendo los cielos abiertos y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios”.

Entonces los miembros del sanedrín gritaron con fuerza, se taparon los oídos y todos a una se precipitaron sobre él. Lo sacaron fuera de la ciudad y empezaron a apedrearlo. Los falsos testigos depositaron sus mantos a los pies de un joven, llamado Saulo.

Mientras lo apedreaban, Esteban repetía esta oración: “Señor Jesús, recibe mi espíritu”. Después se puso de rodillas y dijo con fuerte voz: “Señor, no les tomes en cuenta este pecado”. Diciendo esto, se durmió en el Señor. Y Saulo estuvo de acuerdo en que mataran a Esteban.

Sal 30,3cd-4.6ab.7b.8a.17.21ab

R/. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu

Sé la roca de mi refugio,
un baluarte donde me salve,
tú que eres mi roca y mi baluarte;
por tu nombre dirígeme y guíame. R/.

A tus manos encomiendo mi espíritu:
tú, el Dios leal, me librarás;
yo confío en el Señor.
Tu misericordia sea mi gozo y mi alegría. R/.

Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
sálvame por tu misericordia.
En el asilo de tu presencia los escondes
de las conjuras humanas. R/.

Juan 6, 30-35

En aquel tiempo, la gente le preguntó a Jesús: “¿Qué señal vas a realizar tú, para que la veamos y podamos creerte? ¿Cuáles son tus obras? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Les dio a comer pan del cielo”.

Jesús les respondió: “Yo les aseguro: No fue Moisés quien les dio pan del cielo; es mi Padre quien les da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que baja del cielo y da la vida al mundo”.

Entonces le dijeron: “Señor, danos siempre de ese pan”. Jesús les contestó: “Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed”.

Reflexión  

Estamos ya en la sección de los testigos de Jesucristo, testigos que con su vida animan la vida de las comunidades cristianas.

En Juan, inicia el discurso del pan de vida. Comencemos por el discurso del pan de vida.

  1. ¿Qué milagro nos ofreces para que creamos en ti?

Ante estas palabras de las multitudes entendemos bien lo que Esteban afirma que somos muy duros de corazón y nos cerramos a la acción poderosa del Espíritu. La muchedumbre lo que quiere son milagros, como los del maná en el desierto, que Dios nos de mágicamente una vida apacible, cómoda, que sobrevivamos, sin nosotros crear un proyecto de vida, sin lograr darle un sentido a la existencia, sin proponernos metas, sin visualizar o construir nuestro futuro, hacemos de Dios un mago, un genio de la lámpara maravillosa. Le decimos al Señor ¿qué milagro me ofreces?

El Padre Dios responde una manera: Yo les ofrezco a Jesús. Estos discursos son  un diálogo donde el Padre ofrece el don de su vida en Jesús, Jesús ofreciéndose así mismo, pero el pueblo deseando sólo satisfacer necesidades, no tener de que preocuparse, que nuestra vida esté “pasada por mertiolate”, no es comprender siquiera lo que se pide, lo que debiéramos pedir es sólo a Jesús mismo.

Jesús hace entonces su gran revelación y declaración: Yo soy, el pan que da vida. Durante la primera parte del Evangelio de Juan, Jesús resuelve esta afirmación el Yo Soy: Yo Soy la puerta, el camino, la verdad, el agua viva, se va descubriendo que Él es el que te puede sostener y lo tienes que creer, Él es el que te puede ayudar a vivir una vida en plenitud, nunca podrás esto sin Jesús, pasarás momentos, construirás situaciones, pero vivir la vida, sólo podrás lograrlo con Jesús. Él dice, yo soy lo que sostiene y le da solidez a tu vida, se nos presenta como el modo fundamental de vivir, el modo fundante y básico de vivir, como la manera real de vivir y de ser, que da sentido sublime a la vida misma.

  1. El martirio de ESTEBAN.

Ante esto hay que creer o desechar, Esteban creyó, construyó un hombre lleno del Espíritu Santo. Porque adherirnos a Jesús y verlo como el modo fundamental de vivir, esto nos hace hombres fuertes, valientes, intrépidos, que vivimos con lucidez nuestra propia fe y nuestra propia vida, seres humanos que no nos dejamos apresar por costumbres y tradiciones, por dominios culturales, religiosos, sociales de otros. Esteban es un hombre que es capaz de romper con su pasado, animando a la comunidad cristiana que está viviendo una tentación para que no sean simplemente una secta del judaísmo, esto le costó la vida y por eso hubo tanto escarnio contra él, sacó  a la comunidad cristiana naciente de los moldes judíos. Este hombre vive a plenitud el modo de Jesús, con completa coherencia, persistencia, él es libre y es capaz de darse, este es el tipo de hombre que produce vivir al modo fundamental de Jesucristo, este es uno que ha dicho: Jesús es mi modo de vivir.

¿Qué te anima entonces en tu vida el martirio de Esteban? ¿Qué luz te da esto? tal vez hay algo que atenta contra la dignidad de tu persona, qué te hace presa de la oscuridad? no caigas en tentación, Esteban te anima hoy a eso, a que no caigas en tentación de evadir, de ser uno más, de no ser capaz de mostrar en ti lo que el Evangelio ha hecho en tu vida, tenemos unos principios que nos sostienen y le dan coherencia y cohesión a nuestras vidas, Esteban nos anima a seguir adelante con esto. A veces somos tan mediocres, pero Esteban nos anima a decir que Cristo y su modo de vivir vale la pena, nos ayuda a llenarnos de Jesús y ponerlo como lo fundamental en nuestras vidas, adhiriéndonos a Él, a ser seres humanos llenos del Espíritu Santo. A vivir “en modo Jesús”

Alabado sea, Jesucristo!!!

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s