Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – 30 de abril 2015


Comentarios escrito por Fabio Espinosa a las lecturas de:

Hechos 13, 13-25

En aquellos días, Pablo y sus compañeros se hicieron a la mar en Pafos; llegaron a Perge de Panfilia, y allí Juan Marcos los dejó y volvió a Jerusalén. Desde Perge siguieron hasta Antioquía de Pisidia, y el sábado entraron en la sinagoga y tomaron asiento. Acabada la lectura de la ley y los profetas, los jefes de la sinagoga les mandaron decir: “Hermanos, si tienen alguna exhortación que hacer al pueblo, hablen”. Entonces se levantó Pablo, y haciendo señal de silencio con la mano, les dijo:

“Israelitas y cuantos temen a Dios, escúchenme: El Dios del pueblo de Israel eligió a nuestros padres, engrandeció al pueblo cuando éste vivía como forastero en Egipto, lo sacó de allí con todo su poder, lo alimentó en el desierto durante cuarenta años, aniquiló siete tribus del país de Canaán y dio el territorio de ellas en posesión a Israel por cuatrocientos cincuenta años. Posteriormente les dio jueces, hasta el tiempo del profeta Samuel.

Pidieron luego un rey, y Dios les dio a Saúl, hijo de Quis, de la tribu de Benjamín que reinó cuarenta años. Después destituyó a Saúl y les dio por rey a David, de quien hizo esta alabanza: He hallado a David, hijo de Jesé, hombre según mi corazón, quien realizará todos mis designios.

Del linaje de David, conforme a la promesa, Dios hizo nacer para Israel un salvador, Jesús. Juan preparó su venida, predicando a todo el pueblo de Israel un bautismo de penitencia, y hacia el final de su vida, Juan decía: ‘Yo no soy el que ustedes piensan. Después de mí viene uno a quien no merezco desatarle las sandalias‘ “.

Sal 88,2-3.21-22.25.27

R/. Cantaré eternamente tus misericordias, Señor

Cantaré eternamente las misericordias del Señor,
anunciaré tu fidelidad por todas las edades.
Porque dije: «Tu misericordia es un edificio eterno,
más que el cielo has afianzado tu fidelidad.» R/.

Encontré a David, mi siervo,
y lo he ungido con óleo sagrado;
para que mi mano esté siempre con él
y mi brazo lo haga valeroso. R/.

Mi fidelidad y misericordia lo acompañarán,
por mi nombre crecerá su poder.
Él me invocará: «Tú eres mi padre,
mi Dios, mi Roca salvadora.» R/.

Juan 13, 16-20

En aquel tiempo, después de lavarles los pies a sus discípulos, Jesús les dijo:

“Yo les aseguro: el sirviente no es más importante que su amo, ni el enviado es mayor que quien lo envía. Si entienden esto y lo ponen en práctica, serán dichosos.

No lo digo por todos ustedes, porque yo sé a quiénes he escogido. Pero esto es para que se cumpla el pasaje de la Escritura, que dice: El que comparte mi pan me ha traicionado. Les digo esto ahora, antes de que suceda, para que, cuando suceda, crean que Yo Soy.

Yo les aseguro: el que recibe al que yo envío, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me ha enviado”.

Reflexión  

Continuamos la lectura con el libro de los Hechos, en su segunda parte ya. Se nos está narrando el primer viaje de Pablo a lo que antes era Asia Menor, lo que hoy conocemos como Turquía.

Recuerdan un texto del Evangelio de Lucas donde Jesús va a la sinagoga un sábado y tomó el rollo y leyó el libro de Isaías? Ese texto tan lindo que dice que Él está ahí para liberar a los cautivos, para sanar y devolverle la vista a los ciegos, ese es el programa de Jesús, su proyecto y propuesta, pero aún más Él dijo: “hoy se cumple en mí esta profecía de Isaías”.

Ahora, releamos esta expresión de Jesús en el Evangelio de Juan, “el criado no es más que su amo”. Pablo está haciendo que se cumpla esta Palabra: va a la sinagoga a predicar pero no para predicarse él mismo, sino para decir, hoy se cumple esta palabra en Jesús. Pablo viene a hablar de Jesús, es un suceso calcado en el que habla, no de sí mismo sino que presenta a Jesús, “el criado no es más que su amo, no nos presentamos a nosotros mismos sino a Jesús”, para que en Él, se muestre al Padre. Pablo entendió muy claramente esto. Esta afirmación de Jesús, tiene muchas implicaciones en la vida de alguien que pretenda hacerse discípulo de Jesús, si Este fue incomprendido, maltratado, crucificado, resucitado, no esperen menos que esto, correremos el mismo destino de Jesús. Ahora bien, Jesús también fue ensalzado, puesto a la derecha del Padre, si el criado no es más que su amo, pues tenemos nosotros la esperanza de ser glorificados con Él.

El Señor dice: ¡dichoso el que endiente esto!

La realidad es que no entendemos esto, la gente no entiende esto. Somos como la mamá de los Zebedeos pidiendo puestos a la derecha o a la izquierda para cuando Jesucristo este reinando. Esa pobre no entendía nada. Estamos llamados a construir el proyecto del Padre, estamos para eso, esa es nuestra razón de ser como cristianos. Pero nosotros creemos que nos hacemos cristianos para conseguir los privilegios de Dios, para que Dios me resuelva mágicamente todos los problemas y eso sí, para que me haga próspero. Estamos tan perdidos, no tenemos claridad ninguna de lo que significa anunciar a Jesús, proclamar el Evangelio, difundir el Reino. Fuimos enviados a anunciar la vida del Padre, a engomar a todo el mundo con una opción de vida, a gritar con convencimiento que lo realmente alternativo es la vida del Padre.

¡Dichosos si entendemos esto!, así El Espíritu Santo puede llenar de fuerza y vigor a quienes han entendido bien. Será más diáfana, más auténtica, la Predicación del Evangelio. Nuestro testimonio será más impactante. No convertiremos las comunidades cristianas en centrales de milagros, ni la fe en promoción de actividades piadosas. Podremos, por fuerza del Espíritu, parecernos más a Jesús.

Alabado sea Jesucristo.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s