Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – jueves 7 de mayo 2015


Lecturas del día

Hechos 15, 7-21

Por aquellos días, después de una larga discusión sobre el asunto de la circuncisión, Pedro se levantó y dijo a los apóstoles y a los presbíteros:

“Hermanos: Ustedes saben que, ya desde los primeros días, Dios me eligió entre ustedes para que los paganos oyeran, por mi medio, las palabras del Evangelio y creyeran. Dios, que conoce los corazones, mostró su aprobación dándoles el Espíritu Santo, igual que a nosotros. No hizo distinción alguna, ya que purificó sus corazones con la fe.

¿Por qué quieren irritar a Dios imponiendo sobre los discípulos ese yugo, que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido soportar? Nosotros creemos que nos salvaremos por la gracia del Señor Jesús, del mismo modo que ellos”.

Toda la asamblea guardó silencio y se pusieron a oír a Pablo y a Bernabé, que contaban las grandes señales y prodigios que Dios había hecho entre los paganos por medio suyo. Cuando terminaron de hablar, Santiago tomó la palabra y dijo:

“Hermanos, escúchenme. Pedro nos ha referido cómo, por primera vez, se dignó Dios escoger entre los paganos un pueblo que fuera suyo. Esto concuerda con las palabras de los profetas, porque está escrito: Después de estos sucesos volveré y reconstruiré de nuevo la casa de David, que se había derrumbado; repararé sus ruinas y la reedificaré, para que el resto de los hombres busque al Señor, lo mismo que todas las naciones que han sido consagradas a mi nombre. El Señor que hace estas cosas es quien lo dice. Él las conoce desde la eternidad.

Por lo cual, yo juzgo que no se debe molestar a los paganos que se convierten a Dios; basta prescribirles que se abstengan de la fornicación, de comer lo inmolado a los ídolos, la sangre y los animales estrangulados. Si alguien se extraña, Moisés tiene, desde antiguo, quienes lo predican en las ciudades, puesto que cada sábado se lee en las sinagogas”.

Sal 95,1-2a.2b-3.10

R/. Contad las maravillas del Señor
a todas las naciones

Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra;
cantad al Señor, bendecid su nombre. R/.

Proclamad día tras día su victoria.
Contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones. R/..

Decid a los pueblos: «El Señor es rey,
él afianzó el orbe, y no se moverá;
él gobierna a los pueblos rectamente.» R/.

Juan 15, 9-11

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Como el Padre me ama, así los amo yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea plena”.

Reflexión  

Continuamos con el libro de los Hechos, con lo que hemos llamado la narración del concilio de Jerusalén, tal vez este hecho del concilio partió en dos la historia de la Iglesia naciente, se tomaron determinaciones realmente fundamentales y serias que van a dar origen al catolicismo, la extensión y expansión del cristianismo, su difusión por todos los rincones del mundo según la orden del Señor Jesús. La pregunta ahora es qué hacemos con las personas que se están volviendo cristianas pero que no son judías? les ponemos las prescripciones de la religión judía? Pedro se levanta como cabeza de la Iglesia y determina apoyando a Pablo que no es necesario, lo esencial del cristianismo tiene otras razones y motivaciones, da 3 razones:

No nos salvamos por guardar una religión, sino por la gracia, es el amor de Dios, Su querer, Su voluntad que nos ha regalado la salvación, El Padre nos ha dado este regalo para todos, se recibe como un don de Dios y es para todos, su voluntad es que todos acojan su salvación en Cristo Jesús con el poder del Espíritu.

Han habido unos signos y unos prodigios totales en los no judíos, ellos están viviendo en persona a Jesucristo, hombres y mujeres de otras culturas se han convertido de una manera personal y radical a Jesús, se han vuelto a la persona de Jesús, lo importante es esta adhesión y está sucediendo fuera de los judíos.

Aquí se está cumpliendo una profecía, acoge una profecía de Isaías, en este caso puede ser del Isaías III luego del destierro, Él profetizó que llegan de otras razas a recibir una luz que resplandece desde Jerusalén, se está cumpliendo el plan de Dios.

Pedro entonces, se pone del lado de Pablo y Bernabé y dice que no hay que imponerle la religión judía a otras personas de otras culturas.

Luego se levanta Santiago, la columna de la Iglesia de Jerusalén, le vemos como un ánimo de conciliar, de proteger la unión y comunión entre todos los cristianos que van surgiendo con más fuerza cada día en todos los rincones del mundo, tiene como la delicadeza de no ofender al pueblo judío y trata de conciliar con todos. Esta discusión va a seguir, con Gálatas por ejemplo, estos puntos de Santiago son superados, el evangelio no puede quedar atado por unas costumbres. Está en peligro es la unidad de los cristianos, la comunión entre estos que tienen formas culturales tan diferentes. Para la Iglesia primitiva esta pues en peligro la unidad la comunión, se busca pues un elemento de Unidad. Esto lo tiene muy claro Jesús: el elemento de la unidad, es el amor del Padre.

Acá entra ya el Evangelio a aclarar que el elemento que une la diferencia entre los pueblos para generar la unidad y la cohesión de la Iglesia es el amor del Padre, el mismo que El Hijo tiene por El Padre, no somos católicos porque seamos muchos en el mundo o porque realicemos los mismos ritos sacramentales, sino porque nos une el amor del Padre, que no es una conveniencia o un romanticismo que se esfuma fácilmente, no estamos hablando de un amor que es una mentira, sino de un amor que brota de la experiencia misma de Dios como Padre, un amor que surge de encuentro personal con El Padre en Jesucristo, un Amor que brota de la radicalidad de haber optado por el reino del Padre, de ahí surge la experiencia del amor de Dios que viene del Padre y que nos hace hermanos. Ese es el elemento que cohesiona a los distintos cristianos que conforman ahora la Iglesia, por eso Jesús dice: hay que permanecer en el amor, hay que echar raíces en la experiencia del amor de Dios, hay que vivir con la certeza de ser amados, vivirla cada día en medio de la comunidad y de los hermanos.

Alabado sea, Jesucristo!!!
Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s