Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – miércoles 27 de mayo 2015


Eclesiástico 36, 1-2. 5-6. 13-19

Míranos y ten piedad de nosotros, Señor, Dios del universo; infunde tu temor a todas las naciones, para que ellas sepan, como nosotros lo sabemos, que no hay otro Dios fuera de ti.

Repite tus prodigios y haz nuevos portentos; reúne a todas las tribus de Jacob, y devuélveles la tierra que antaño poseyeron. Ten compasión del pueblo que lleva tu nombre: de Israel, a quien elegiste por primogénito. Ten compasión de tu ciudad santa, Jerusalén que es el lugar de tu reposo.

Llena a Sión con la fama de tus maravillas y a tu pueblo con tu gloria; cumple las promesas que hiciste a tus primeros hijos, realiza las profecías pronunciadas en tu nombre. Recompensa a los que esperan en ti, para mostrar que tus profetas son dignos de fe.

Por amor a tu pueblo escucha las súplicas de tus siervos; y que toda la tierra reconozca que tú eres el Señor, el Dios eterno.

Sal 78,8.9.11.13

R/. Muéstranos, Señor, la luz de tu misericordia

No recuerdes contra nosotros
las culpas de nuestros padres;
que tu compasión nos alcance pronto,
pues estamos agotados.

Socórrenos, Dios, salvador nuestro,
por el honor de tu nombre;
líbranos y perdona nuestros pecados
a causa de tu nombre.

Llegue a tu presencia el gemido del cautivo:
con tu brazo poderoso,
salva a los condenados a muerte.

Mientras, nosotros, pueblo tuyo,
ovejas de tu rebaño,
te daremos gracias siempre,
contaremos tus alabanzas
de generación en generación.

Marcos 10, 32-45

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos iban camino de Jerusalén y Jesús se les iba adelantando. Los discípulos estaban sorprendidos y la gente que lo seguía tenía miedo. Él se llevó aparte otra vez a los Doce y se puso a decirles lo que le iba a suceder: “Ya ven que nos estamos dirigiendo a Jerusalén y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas; van a condenarlo a muerte y a entregarlo a los paganos; se van a burlar de él, van a escupirlo, a azotarlo y a matarlo; pero al tercer día resucitará”.

Entonces se acercaron a Jesús Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, y le dijeron: “Maestro, queremos que nos concedas lo que vamos a pedirte”. Él les dijo: “¿Qué es lo que desean?” Le respondieron: “Concede que nos sentemos uno a tu derecha y otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria”. Jesús les replicó: “No saben lo que piden. ¿Podrán pasar la prueba que yo voy a pasar y recibir el bautismo con que seré bautizado?” Le respondieron: “Sí podemos”. Y Jesús les dijo: “Ciertamente pasarán la prueba que yo voy a pasar y recibirán el bautismo con que yo seré bautizado; pero eso de sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; eso es para quienes está reservado”.

Cuando los otros diez apóstoles oyeron esto, se indignaron contra Santiago y Juan. Jesús reunió entonces a los Doce y les dijo: “Ya saben que los jefes de las naciones las gobiernan como si fueran sus dueños y los poderosos las oprimen. Pero no debe ser así entre ustedes. Al contrario: el que quiera ser grande entre ustedes que sea su servidor, y el que quiera ser el primero, que sea el esclavo de todos, así como el Hijo del hombre, que no ha venido a que lo sirvan, sino a servir y a dar su vida por la redención de todos”.

Reflexión  

El día de hoy la Palabra continúa con el libro de Ben Sira, este texto es una gran síntesis de varios temas espirituales: el culto, la profecía y la justicia, pero se destaca hoy la relación que hay entre justicia y liturgia, la parte central la ocupa una afirmación, el culto auténtico es el que realiza un hombre justo, generoso, a quien el Señor recompensará siete veces más. Quién es el que realiza liturgia? pues un hombre justo, generoso, que es capaz de darlo todo. Todo este bloque es muy hermoso porque hace una relación profunda sobre ambos temas. Termina con una súplica por el país de Israel, que afirma que la misericordia de Dios y la justicia se encuentra como las dos caras de la misma moneda, por tanto suplicamos a Dios porque es misericordioso y porque es justo, pero también nosotros para que el mundo crea, practicamos la misericordia y la justicia, estos verbos imperativos que hay en esta lectura (renueva, repite, cumple, danos, escucha) también son para nosotros, para que los practiquemos nosotros, la liturgia no es magia, no es manipulación de Dios, nuestra celebraciones cultuales nunca pueden ser magia o superstición, atentos  las comunidades de la RCC, por eso hemos tenido tantos problemas con nuestra Iglesia, porque volvemos lo sacramental en una cosificación mágica y supersticiosa, Dios responde con gran generosidad a nuestros actos de justicia y compromiso con el otro, a nuestra conversión total a ÉL, en esto consiste la liturgia, la respuesta con gran generosidad a Dios pero acompañada de compromiso, de conversión y de justicia.

En Marcos, Jesús nos pone los requerimientos necesarios para seguirlo, antes nos había hablado de la total entrega o la fidelidad, luego la sencillez como un niño y tercero la opción por la pobreza, una opción obligante, no de miseria sino en la capacidad de dar y de darse sin medida. Luego en este relato Jesús nos habla de dos condiciones más para seguirlo:

  1. La perspectiva de la cruz: tener conciencia de que implica la entrega de la propia vida, Jesús va camino a Jerusalén a entregar la propia vida y a darla por el otro, los discípulos van acompañando pero asustados, se sube a Jerusalén al lugar del drama, del enfrentamiento, de la crisis. Jesús hace un anuncio de su pasión: el tercer anuncio de la pasión, se vislumbra que el camino a la cruz es el mismo que recorre el siervo de Yahvé. En el AT un profeta fue iluminado por el Espíritu y describió a El Mesías que vendría lo haría como el siervo sufriente que nos salvará, en el Evangelio de Marcos Jesús recorre en su pasión el camino del Siervo Sufriente, un camino de salvación.
  1. El servicio por amor: el seguimiento de Jesús, no es para tener puestos privilegiados, no para hacerme más grande, el seguimiento de Jesús no es porque puedo acceder a ciertos beneficios, ni mucho menos para ganarme el cielo o no ir al infierno, eso es impensable. Sino porque ayuda a defender al otro del mal que lo oprime y que atenta contra su dignidad, de eso se trata el texto que estamos leyendo hoy, tener siempre el servicio por amor que no es otra cosa que meterme en la piel del otro, ser solidario con el otro, ser compasivo, meterme en su situación, rescatarlo y ayudarlo a redignificarse.

Alabado sea, Jesucristo!!

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s