Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – viernes 29 de mayo 2015


Eclesiástico 44, 1. 9-13

Hagamos el elogio de aquellos hombres ilustres que fueron nuestros padres. Hay hombres de los que no se conserva memoria: murieron, y es como si no hubieran existido; vivieron, y es como si no hubieran vivido ni dejado descendencia.

¡Qué diferentes fueron aquellos hombres de bien! Sus méritos jamás se han olvidado; han dejado una posteridad que los prolonga y su herencia pasa de hijos a nietos.

Su linaje permanece fiel a la alianza del Señor. Para siempre existirá su descendencia y su gloria jamás se extinguirá.

Marcos 11, 11-26

Después de haber sido aclamado por la multitud, Jesús entró en Jerusalén, fue al templo y miró todo lo que en él sucedía; pero como ya era tarde, se marchó a Betania con los Doce. Al día siguiente, cuando salieron de Betania, sintió hambre. Viendo a lo lejos una higuera con hojas, Jesús se acercó a ver si encontraba higos; pero al llegar, sólo encontró hojas, pues no era tiempo de higos. Entonces le dijo a la higuera: “Que nunca jamás coma nadie frutos de ti”. Y sus discípulos lo estaban oyendo.

Cuando llegaron a Jerusalén, entró en el templo y se puso a arrojar de ahí a los que vendían y compraban; volcó las mesas de los que cambiaban dinero y los puestos de los que vendían palomas; y no dejaba que nadie cruzara por el templo cargando cosas. Luego se puso a enseñar a la gente, diciéndoles:

“¿Acaso no está escrito: Mi casa será casa de oración para todos los pueblos? Pero ustedes la han convertido en una cueva de ladrones”. Los sumos sacerdotes y los escribas se enteraron de esto y buscaban la forma de matarlo; pero le tenían miedo, porque todo el mundo estaba asombrado de sus enseñanzas. Cuando atardeció, Jesús y los suyos salieron de la ciudad. A la mañana siguiente, cuando pasaban junto a la higuera, vieron que estaba seca hasta la raíz. Pedro cayó en la cuenta y le dijo a Jesús: “Maestro, mira: la higuera que maldijiste se secó”.

Jesús les dijo entonces: “Tengan fe en Dios. Les aseguro que si uno le dice a ese monte: “Quítate de ahí y arrójate al mar”, sin dudar en su corazón y creyendo que va a suceder lo que dice, lo obtendrá. Por eso les digo: Cualquier cosa que pidan en la oración, crean ustedes que ya se la han concedido, y la obtendrán. Y cuando se pongan a orar, perdonen lo que tengan contra otros, para que también el Padre, que está en el cielo, les perdone a ustedes sus ofensas; porque si ustedes no perdonan, tampoco el Padre, que está en el cielo, les perdonará a ustedes sus ofensas”.

Reflexión  

Bienvenidos de nuevo a recibir la buena noticia. El Evangelio nos narra hoy la estadía de Jesús en Jerusalén, el sitio del conflicto, del enfrentamiento, del drama. Acá Jesús tendrá 5 discusiones muy duras, que seguramente lo llevarán a la muerte. En el texto que leímos hoy, hay dos relatos entrelazados, en forma de sándwich que nos quieren dar el sentido del texto, el primero: la maldición de la higuera, Jesús está en Betania, allí amanece, Jesús tiene hambre y busca en la higuera alimento, pero no lo encuentra. Luego Jesús va al templo y lo maldice, hace un juicio sobre la religión judía, después de esto regresan a Betania y se encuentra con que la higuera está seca.

La higuera es el signo del pueblo de Israel, quien se ha puesto en juicio es al mismo pueblo y su manera de vivir la fe.  Tanto que los amó papá Dios, les tuvo predilección, los cuidó, los liberó, los llevó a la conquista de una tierra, los hizo expandir, les dio profetas, pero a pesar de todo esto no dan frutos, su religión no salva, no da fruto, no tienen compromisos salvíficos con los otros, cuando Jesús va al templo como los demás, hay que cambiar las moneda para poder hacer los sacrificios, pues claro, esto se torna en un negocio. El pueblo de Israel es muy creyente pero atropellan los derechos humanos, este es el pan de todos los días, la violencia se mantiene como señora, les hace un tremendo juicio esa religión raquítica, enfermiza, marginadora, excluyente, que no construye la voluntad de Dios.

Así mismo Jesús da una palabra de esperanza: ahora,es tiempo de salvación, en la higuera no era el tiempo para que el higo diera el fruto, pero ya no hay disculpa para no dar frutos de salvación, para no transformar realidades. Para cada uno de nosotros es tiempo de dar frutos, ahora está Jesús y con Él se genera el tiempo de salvación, ahora mismo es tiempo de transformaciones reales en nuestra vida, es tiempo de plenitud, ahora ha llegado el Espíritu de Dios, es el tiempo de la salvación, entre nosotros.

En nuestras manos está darle sentido a nuestra fe. ojo, nuestra fe tiene que tener una eficacia salvadora, no como el pueblo de Israel, a quien el Señor se manifestó de manera maravillosa pero en quienes no ha acontecido la salvación de Dios.

Ahora, el interrogante que tenemos que hacernos es: será lo mismo en la vida tener a Jesús, o no tenerlo? ¿Es lo mismo ser creyente o no serlo? ¿De qué nos sirve tener fe en Jesús, tener el poder de su Espíritu, estar unidos a ÉL, experimentarnos hijos de Dios si no hay rasgos de esta experiencia en mi vida?

Aquí se conecta entonces el libro del Eclesiástico en la primera lectura, definitivamente hay creyentes que no construyen historias nuevas, como si no pasaran nuevas cosas en sus vidas, continúan viviendo en su estado de maldad y de pecado. Hay gente que muere sin dejar huella como si no hubieran existido. Un sabio, o sea uno lleno del Espíritu, deja huellas, recompone historias (no las repite). Deja huellas en el amor, en la esperanza, en la adhesión a Dios. Su vida tiene sentido, porque es una vida que aporta, que propone, que crea, que abre futuro.

Dios habita dentro de mí, eso tiene que decirla algo al mundo.

Alabado sea, Jesucristo!

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s