Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – jueves 4 de junio 2015


Lectura del libro de Tobías (6,10-11;7,1.9-17;8,4-9a):

En aquellos días, habían entrado ya en Media y estaban cerca de Ecbatana, cuando Rafael dijo al chico: «Amigo Tobías.»
Él respondió: «¿Qué?»
Rafael dijo: «Hoy vamos a hacer noche en casa de Ragüel. Es pariente tuyo, y tiene una hija llamada Sara.»
Al llegar a Ecbatana, le dijo Tobías: «Amigo Azarías, llévame derecho a casa de nuestro pariente Ragüel.»
El ángel lo llevó a casa de Ragüel. Lo encontraron sentado a la puerta del patio; se adelantaron a saludarlo, y él les contestó: «Tanto gusto, amigos; bienvenidos.»
Luego los hizo entrar en casa. Ragüel los acogió cordialmente y mandó matar un carnero. Cuando se lavaron y bañaron, se pusieron a la mesa.
Tobías dijo a Rafael: «Amigo Azarías, dile a Ragüel que me dé a mi pariente Sara.»
Ragüel lo oyó, y dijo al muchacho: «Tú come y bebe y disfruta a gusto esta noche. Porque, amigo, sólo tú tienes derecho a casarte con mi hija Sara, y yo tampoco puedo dársela a otro, porque tú eres el pariente más cercano. Pero, hijo, te voy a hablar con toda franqueza. Ya se la he dado en matrimonio a siete de mi familia, y todos murieron la noche en que iban a acercarse a ella. Pero bueno, hijo, tú come y bebe, que el Señor cuidará de vosotros.»
Tobías replicó: «No comeré ni beberé mientras no dejes decidido este asunto mío.»
«Lo haré. Y te la daré, como prescribe la ley de Moisés. Dios mismo manda que te la entregue, y yo te la confío. A partir de hoy, para siempre, sois marido y mujer. Es tuya desde hoy para siempre. El Señor del cielo os ayude esta noche, hijo, y os dé su gracia y su paz.»
Llamó a su hija Sara. Cuando se presentó, Ragüel le tomó la mano y se la entregó a Tobías, con estas palabras: «Recíbela conforme al derecho y a lo prescrito en la ley de Moisés, que manda se te dé por esposa. Tómala y llévala enhorabuena a casa de tu padre. Que el Dios del cielo os dé paz y bienestar.»
Luego llamó a la madre, mandó traer papel y escribió el acta del matrimonio: «Que se la entregaba como esposa conforme a lo prescrito en la ley de Moisés.»
Después empezaron a cenar. Ragüel llamó a su mujer Edna y le dijo: «Mujer, prepara la otra habitación y llévala allí.»
Edna se fue a arreglar la habitación que le había dicho su marido. Llevó allí a su hija y lloró por ella.
Luego, enjugándose las lágrimas, le dijo: «Ánimo, hija. Que el Dios del cielo cambie tu tristeza en gozo. Ánimo, hija.»
Y salió. Cuando Ragüel y Edna salieron, cerraron la puerta de la habitación. Tobías se levantó de la cama y dijo a Sara: «Mujer, levántate, vamos a rezar, pidiendo a nuestro Señor que tenga misericordia de nosotros y nos proteja.»
Se levantó, y empezaron a rezar, pidiendo a Dios que los protegiera. Rezó así: «Bendito eres, Dios de nuestros padres, y bendito tu nombre por los siglos de los siglos. Que te bendigan el cielo y todas tus criaturas por los siglos. Tú creaste a Adán, y como ayuda y apoyo creaste a su mujer, Eva; de los dos nació la raza humana. Tú dijiste: “No está bien que el hombre esté solo, voy a hacerle alguien como él, que lo ayude.” Si yo me caso con esta prima mía, no busco satisfacer mi pasión, sino que procedo lealmente. Dígnate apiadarte de ella y de mí, y haznos llegar juntos a la vejez.»
Los dos dijeron: «Amén, amén.» Y durmieron aquella noche.

Sal 127,1-2.3.4-5

R/. Dichosos los que temen al Señor

Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos.
Comerás de] fruto de tu trabajo,
serás dichoso, te irá bien. R/.

Tu mujer, como parra fecunda,
en medio de tu casa;
tus hijos, como renuevos de olivo,
alrededor de tu mesa. R/.

Ésta es la bendición del hombre que teme al Señor.
Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén
todos los días de tu vida. R/.

Lectura del santo evangelio según san Marcos (12,28b-34):

En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?»
Respondió Jesús: «El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser.” El segundo es éste: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” No hay mandamiento mayor que éstos.»
El escriba replicó: «Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.»
Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: «No estás lejos del reino de Dios.» Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Reflexión  

Hoy seguimos leyendo el libro de Tobit, durante el tiempo ordinario, dimos un salto porque lo central es el Evangelio, para hacerlo vivir de una manera práctica. Tobías el hijo de Tobit empieza a tener una idea clara de quién es Dios, su padre estaba solucionando todo con la muerte pero su hijo empieza a tener una idea clara de su Dios, su papá incluso arriesga a su propio hijo para que reclame una plata que puede darle seguridad para el futuro de los seres que ama, pero Dios en medio de estos acontecimientos tan sencillos, “normales”, va propiciando la vida en Tobías, le responde a Tobit con el amor y con la vida, con el don de una familia para su hijo, por eso Dios es el Dios de la vida, se manifiesta haciendo posible el amor, de manera cotidiana, en la vida misma. El texto es muy claro, pudieron vencer esos demonios gracias al amor, así se disipan las tinieblas del desamor, la imposibilidad de amar, se trata entonces de estar unidos a Dios, la unidad con nuestro Dios es vivir en su amor, es muy claro en el texto esto, la imposibilidad de construir una familia y una unión se vence con el amor en Dios, pasar “tres días” unidos a Dios, logra un momento salvador.

Seguimos con Marcos donde Jesús habla con un escriba, pareciera como si un discípulo le pregunta a su maestro por lo fundamental.

Recordemos el Evangelio de ayer que nos habló sobre la resurrección, mostrando a Dios como el Dios de los vivos, este texto se conecta perfectamente con el de hoy, no están separados, hacemos también alusión a 1Juan 3, 14 diciendo “nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida porque amamos a los hermanos”, esta es la prueba de la resurrección, es como tomarle el pulso a una persona para verificar que está viva, si amas a los hermanos entonces estas vivo.

Se le acerca un discípulo al Señor y le pregunta cuál es el fundamento de toda esta religión, Jesús le responde con un “escucha Israel”, el maestro revela una verdad poniéndola en la categoría de credo, de expresión de la fe, cuando el pueblo decía “escucha Israel” es cuando proclamaban su credo, Jesús se refiere a lo que significa realmente creer, adhesión a ÉL: amarás al Señor tu Dios con toda tu alma, fuerzas, mente, es decir, con todas las facultades de tu persona, con todo lo que eres, amarás al Señor tu Dios, además amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor a Dios hermanos se refleja entonces amando a otros,  este amor al otro es el que realiza la presencia de Dios entre los hombres, hace que Dios esté presente. Con toda Su gloria, dentro de nosotros, es en el amor a los hermanos donde el Señor nos da la más grande de sus bendiciones, la vida para siempre, hace allí su unción, es como el ungüento que baja, es lo que realiza un cielo nuevo y una tierra nueva, es lo que grita que Dios está vivo!.

Es un amor total a nuestro Dios que es la fuente de un amor al otro, uno no puede amar al otro si no está enraizado, si no ha echado raíces en la experiencia del amor a Dios, el amor absoluto de Dios se hace perfecto en el amor al otro.

Hay algo que nos deja sorprendidos,  si es la experiencia del amor a Dios-Padre y al otro lo absoluto por qué Jesús le dice al escriba, “estás cerca del reino”, por qué no le dijo “estas dentro del reino”, claro le falta una cosa al escriba, para estar en el Reino: Adherirse a la persona de Jesús. Estamos en el reino si nos adherimos a Jesús, tener la experiencia del amor absoluto a Dios y a los otros solo es posible si nos adherimos a la persona de Jesús. El hace posible el amor al Padre y a los otros. Así estaremos en el Reino.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s