Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – martes 9 de junio 2015


2 Corintios 1, 18-22

Hermanos: Dios es testigo de que la palabra que les dirigimos a ustedes no fue primero “sí” y luego “no”. Cristo Jesús, el Hijo de Dios, a quien Silvano, Timoteo y yo les hemos anunciado, no fue primero “sí” y luego “no”. Todo él es un “sí”. En él, todas las promesas han pasado a ser realidad. Por él podemos responder “Amén” a Dios, quien a todos nosotros nos ha dado fortaleza en Cristo y nos ha consagrado. Nos ha marcado con su sello y ha puesto el Espíritu Santo en nuestro corazón, como garantía de lo que vamos a recibir.

Sal 118,129.130.131.132.133.135

R/.
Haz brillar, Señor, tu rostro sobre tu siervoTus preceptos son admirables,
por eso los guarda mi alma. R/.

La explicación de tus palabras ilumina,
da inteligencia a los ignorantes. R/.

Abro la boca y respiro,
ansiando tus mandamientos. R/.

Vuélvete a mí y ten misericordia,
como es tu norma con los que aman tu nombre. R/.

Asegura mis pasos con tu promesa,
que ninguna maldad me domine. R/.

Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
enséñame tus leyes. R/.

Mateo 5, 13-16

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Ustedes son la sal de la tierra. Si la sal se vuelve insípida, ¿con qué se le devolverá el sabor? Ya no sirve para nada y se tira a la calle para que la pise la gente.

Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad construida en lo alto de un monte; y cuando se enciende una vela, no se esconde debajo de una olla, sino que se pone sobre un candelero, para que alumbre a todos los de la casa.

Que de igual manera brille la luz de ustedes ante los hombres, para que viendo las buenas obras que ustedes hacen, den gloria a su Padre, que está en los cielos”.

Reflexión  

Esta comunidad fundada por Pablo en Corinto, ya tiene problemas de división, el cristianismo nace en medio del judaísmo y al principio siguen los cristianos viviendo las costumbres judías, además, había algunos que las querían imponer, por esta razón se  suscitan muchas discusiones y Pablo comienza a tener grandes opositores quienes lo van a atacar por el lado más débil, él no conoció a Jesús, no es Apóstol; Pablo defenderá con todos los argumentos su ser apostólico. De aquí en adelante  cualquier motivo se vuelve excusa para atacar a Pablo. El caso que esta narrando hoy el texto, es este: Pablo planeó un viaje a Corinto pero él no pudo ir, por esto empiezan a cuestionarlo, y a decir que Pablo no es un hombre de palabra, bueno ustedes saben cómo son los enemigos que no desaprovechan situación para atacar. Pero él aprovecha la situación para decirles varias cositas:

  1. Les dice que él es un hombre de una sola palabra, como se lo enseño Jesús: cuando dices sí es sí y cuando dices no, es no. No es un jugador de la verdad, según conveniencias.
  2. Luego aprovecha para darles una catequesis, muy profunda: el anuncio de que Jesucristo es el sí de Dios Padre, la respuesta del Padre a nosotros. En ÉL, Dios nos ha dado la respuesta a nuestros interrogantes y anhelos más profundos. Él es el sí del Padre porque con Jesús podemos alcanzar la presencia misma del Padre; Jesús es el sí a nuestras peticiones. Siendo como Él, alcanzamos las promesas que Dios-Padre ha hecho a nuestra vida.

Luego viene el Evangelio a cuestionarnos, tenemos que definir si somos sal y luz del mundo. Hay dos ejes transversales en el evangelio de Mateo que hemos comenzado a leer desde ayer: Jesús, Señor de la comunidad y  la comunidad de discípulos.  El Evangelio de Mateo se nos presenta como un gran seminario sobre el Reino de Dios, que Jesús dicta a los discípulos.

Nos encontramos en el primer discurso sobre este seminario del Reino que afirma Su llegada. Hoy la afirmación al respecto es clara. si la comunidad se comporta como sal y luz del mundo, el Reino está siendo realidad en medio de nosotros; la transformación de esta historia es posible si somos sal y luz del mundo. En segunda instancia nos anuncia Jesús con claridad que  la identidad de un discípulo, está en ser sal y luz del mundo. Así se construye el Reino y así se es discípulo de Jesús, siendo sal.

SOY SAL: es decir, transfiero el orden de mis acciones humanas cotidianas a dar sabor, conservar, purificar y preservar (la familia, el medio ambiente). Aprovecho las oportunidades que tengo para darle un sabor diferente a la vida,  purifico actitudes y conceptos que tenemos, formas de ser, esa es la identidad de un cristiano en su cotidianidad.

SOY LUZ: cuando transfiero al orden de mis acciones humanas las cualidades de iluminar, disipar tinieblas, dando claridad, pensando que soy el resplandor de Dios y de Su gloria. ¿Hay visibilidad en mí o me comporto oscuro y tenebroso? ¿qué ven los otros en mí?  Es nuestra propia identidad, a veces muy ambigua y muy incoherentes, nos falta más visibilidad, mayor claridad, actitudes de verdadera identidad de un cristiano.

Alabado sea, Jesucristo!

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s