Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – miércoles 17 de junio 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

2 Corintios 9, 6-11 

Hermanos: Recuerden que el que poco siembra, cosecha poco, y el que mucho siembra, cosecha mucho. Cada cual dé lo que su corazón le diga y no de mala gana ni por compromiso, pues Dios ama al que da con alegría . Y poderoso es Dios para colmarlos de toda clase de favores, a fin de que, teniendo siempre todo lo necesario, puedan participar generosamente en toda obra buena. Como dice la Escritura: Repartió a manos llenas a los pobres; su justicia permanece eternamente.

Dios, que proporciona la semilla al sembrador y le da pan para comer, les proporcionará a ustedes una cosecha abundante y multiplicará los frutos de su justicia. Serán ustedes ricos en todo para ser generosos en todo; y su generosidad, por medio de nosotros, se convertirá ante Dios en su acción de gracias.

Sal 111,1-2.3-4.9

R/. Dichoso quien teme al Señor
Dichoso quien teme al Señor
y ama de corazón sus mandatos.
Su linaje será poderoso en la tierra,
la descendencia del justo será bendita.
En su casa habrá riquezas y abundancia,
su caridad es constante, sin falta.
En las tinieblas brilla como una luz
el que es justo, clemente y compasivo.
Reparte limosna a los pobres;
su caridad es constante, sin falta,
y alzará la frente con dignidad.

Mateo 6, 1-6. 16-18

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Tengan cuidado de no practicar sus obras de piedad delante de los hombres para que los vean. De lo contrario, no tendrán recompensa con su Padre celestial.

Por lo tanto, cuando des limosna, no lo anuncies con trompeta, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, para que los alaben los hombres. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. En cambio, cuando tú des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.

Cuando ustedes hagan oración, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora ante tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.

Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como esos hipócritas que descuidan la apariencia de su rostro, para que la gente note que están ayunando. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que no sepa la gente que estás ayunando, sino tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará”.

Comentarios  

Bienvenidos hermanos en esta 11a semana del tiempo ordinario, seguimos con nuestra lectura de Pablo a los Corintios y el discurso de Mateo donde Jesús anuncia la llegada  del Reino.
Desde el Evangelio de Mateo hagamos una antítesis con el A.T, cuando Moisés sube al monte Sinaí lo que ocurrió maravillosamente fue la revelación de Dios como el tierno, el compasivo, el misericordioso, el grande en amor y en fidelidad, el que todo lo perdona, ese fue el Dios que se reveló en el Sinaí delante de Moisés, hizo un pacto sobre Sí Mismo, que nosotros seriamos por siempre su pueblo y ÉL nuestro Dios. Ahora Jesús sube al monte y nos hace una revelación nueva de Dios. Es el mismo Dios, pero ahora es algo increíblemente nuevo, Jesús revela a nuestro Dios bajo las siguientes características:

  1. Dios es el Padre providente: dice Jesús que si el Padre se encarga de los pájaros y de las flores, cómo no se encargará de usted y yo que somos sus hijos amados, nosotros valemos más que los pájaros. Dios es un Dios que vela por nosotros, cuida de nosotros, a Él le importamos, usted le importa a Dios, ÉL cuida de usted. Si todos fuéramos conscientes en el Dios que nos ha revelado Jesús nuestras actitudes humanas y religiosas serían muy diferentes; hay unas prácticas religiosas como la limosna, el ayuno y la oración, Jesús dice que deben estar fundamentadas en la experiencia de Dios, una experiencia como Padre providente, cuando tú ofrendas desde una experiencia de Dios que lo da todo, lo provee todo, entonces uno da sin ningún interés por uno mismo, de una manera totalmente diferente, desprendida, doy lo que me da el Padre, doy porque el Padre siempre me está dando, ofrendo sin medida porque El Padre da sin medida, al fin y al cabo todo es de Él. Pablo por eso trata de convencer a la comunidad de Corinto para que ayuden a la comunidad de Jerusalén, pero Jesús insiste que si no se da desde una experiencia profunda del Padre, siempre daremos para que nosotros seamos los reconocidos, para que el ego sea restituido y florezca. La experiencia de Dios providente no es así, soy hijo, dependo de Él, si le importan los pájaros y la creación, cuánto más no le importamos nosotros, creyendo esto no oraríamos con esa angustia “atea”, porque estoy en el corazón de Dios, no le soy indiferente, nuestra oración sería completamente diferente, nuestros ejercicios en la libertad y la manera de darnos al otro serían completamente diferentes.
  2. Quién es Dios para Jesús? el que ve en lo secreto: antes en el AT Dios era muy evidente en lo estruendoso, lo espectacular, lo extremo de la creación, hasta que llegó Elías, a quien Dios le dijo “tú no me percibes en tu cotidianidad”, pero Yo Estoy, aunque no me experimentes, aunque creas que estoy lejano Yo Estoy, ve y transforma la historia. Entonces viene Jesús y recuerda lo mismo, pareciera que Dios no estuviera pero nunca se ha ausentado, Él acontece en la vida, Él hace, abre caminos, va adelante, nosotros no vemos más allá de nuestras propias narices ¡si supiéramos lo que está oculto ante nuestros ojos! Dios va delante de nosotros, Él ve en lo escondido, y con esto Él abre caminos por donde no creemos que los pueda haber, aunque pareciera que todo se nos vino encima la revelación de Jesús es que nuestro Dios ve en lo secreto, Él puede ver salidas, éxitos, triunfos, Él va adelante, en la historia, transformándola. Jesús dice, si tienes esta experiencia de Dios, tu oración, ayuno y limosna será diferente. Serán capaces de dar hasta lo que no tienen, orarán con esperanza al Dios que abre futuros, sin la angustia desesperante y fracasada que muchas veces acompaña nuestra oración. Jesús nos invita a replantear nuestras prácticas religiosas, Dios es el Padre que provee, vela por ti, ve en lo escondido. Cree en Él, espera en Él, confía en ÉL. Hay que tener ahora un acto diferente frente a esta realidad que nos circunda, fíate de Dios, ÉL es fiel, es Dios, siempre será fiel a ti, ve en lo escondido, Él hará que tu vida sea maravillosa y sea grandiosa, por eso repiensa tu manera de orar y de darte a los otros, Dios ve donde tú no ves, en lo escondido. Llénate de esperanza y de gozo, que maravillosa esta buena noticia que nos trae Jesús, en su relación como hijo de Dios nos ayudará a vivir una relación maravillosa con nuestro Dios, la que es verdaderamente eficaz.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s