Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – viernes 19 de junio 2015


2 Corintios 11, 18. 21-30

Hermanos: Ya que otros presumen de cosas humanas, yo también voy a presumir de ellas. Porque de cualquier cosa que alguien presume, aunque sea una insensatez lo que digo, también yo puedo presumir. .

¿Ellos presumen de que son hebreos? Yo también lo soy. ¿De que son israelitas? Yo también lo soy. ¿De que son descendientes de Abraham? Yo también lo soy. ¿De que sirven a Cristo? Es una locura decirlo, pero yo lo sirvo más: yo les gano en fatigas y cárceles; y les gano por mucho en azotes y en peligros de muerte.

Cinco veces me han dado los judíos los treinta y nueve azotes. Otras tres veces me han azotado con varas y una vez me han apedreado. He naufragado tres veces y me he pasado un día y una noche perdido en el mar. He viajado sin descanso y me he visto en peligros en los ríos y entre ladrones; peligros por parte de los de mi raza y por parte de los paganos; peligros en las ciudades y en despoblado, en el mar y entre falsos hermanos. He andado muerto de cansancio; he pasado muchas noches sin dormir, con hambre y sed; muchos días sin comer, con frío y sin ropa.

Además de éstas y otras cosas, pesa sobre mí diariamente la preocupación por todas las comunidades cristianas. ¿Quién se enferma en ellas sin que yo no me enferme? ¿Quién cae en pecado sin que yo no me consuma de dolor? Si se trata de presumir, presumiré de mis debilidades.

Sal 33,2-3.4-5.6-7

R/. El Señor libra a los justos de sus angustias

Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se gloría en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren. R/.

Proclamad conmigo la grandeza del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor y me respondió,
me libró de todas mis ansias. R/.

Contempladlo y quedaréis radiantes,
vuestro rostro no se avergonzará.
Si el afligido invoca al Señor,
él lo escucha y lo salva de sus angustias. R/.

Mateo 6, 19-23

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No acumulen ustedes tesoros en la tierra, donde la polilla y el moho los destruyen, donde los ladrones perforan las paredes y se los roban. Más bien, acumulen tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el moho los destruyen, ni hay ladrones que perforen las paredes y se los roben; porque donde está tu tesoro, ahí también está tu corazón.

Tus ojos son la luz de tu cuerpo; de manera que, si tus ojos están sanos, todo tu cuerpo tendrá luz. Pero si tus ojos están enfermos, todo tu cuerpo tendrá oscuridad. Y si lo que en ti debería ser luz, no es más que oscuridad, ¡qué negra no será tu propia oscuridad!”

Reflexión  

Bienvenidos nuevamente, hermanos a recibir esta buena noticia! un abrazo para ustedes que cada día esperan recibir esta buena noticia. Continuamos en el capítulo 11 de la segunda carta de Pablo a los Corintios. En este texto Pablo nos da un listado, nos hace un inventario de las cosa que él a hecho por difundir el Evangelio, por conformar comunidades cristianas, por implantar el Reino del Padre, este inventario incluye: fatigas, encarceladas, palizas, peligros de muerte,  cinco azotadas, apaleadas, apedreadas, naufragios, viajes a pie con peligros de ríos y gente malvada, muerto de cansancio, con hambre y con sed, en ayunas muchas veces, con frío y sin ropa, además de todo esto, la carga de la preocupación por una comunidad que tiene que florecer y brotar con el anuncio del Evangelio…  ¡Cómo nos deja Pablo con este tema! ¿cómo puede uno hacer un inventario de estos sobre las cosas que uno ha hecho por establecer una comunidad, establecer el Reino?  Pienso que se necesitan 3 cosas:

  1. Tener una experiencia que lo lleven a vivir de manera profunda el amor de Dios, este inventario que Pablo está haciendo, sin ninguna prepotencia, solamente lo puede hacer alguien que ha experimentado en su interior el amor de Dios, “me amó y se entregó por mí”.
  2. Hay que tener una conciencia muy profunda y clara de que las realidades históricas que estamos viviendo tienen que ser trasformadas, debemos darle un viraje a la historia, sin esto no es posible algún día llegar a hacer este mismo inventario, tengo que tener claro, que debo hacer algo por el otro, que esta historia es mi responsabilidad, que debo construir el Reino.
  3. Hay un convencimiento total del poder del Evangelio, para poder hacerse acreedor a semejante inventario tiene uno que estar muy consciente de lo que hace el Evangelio en la vida… ¿qué estás dispuesto a hacer para transformar la historia y la vida hoy? Si pensamos que la historia de nuestra ciudad está muy bien y no hay que hacer nada al respecto, este Evangelio no es para nosotros. ¿Qué de esto hemos hecho nosotros ya? Esta es la vida de un cristiano, y tal vez hemos llegado aún a muy pocas cosas de este inventario por el anuncio del Evangelio. Es necesario hacer que se logren reales comportamientos de solidaridad y entrega por el otro, pequeñas maquetas de las comunidades que tenemos, con el poder transformador del Evangelio, construimos comunidades modelos de la ciudad que queremos vivir. La pregunta ahora es: cómo nos deja esta lectura de Pablo? nos invita a salir de nuestras propias mediocridades espirituales, la vida conforme a nuestros placeres y pequeñeces, como dice el papa Francisco: es muy fácil que la gallina le diga al cerdito, hagamos huevos con jamón, la gallina fácilmente pone el huevo, pero el cerdito tiene que dar la vida para hacer su aporte real.

En el Evangelio de Mateo, se nos ayuda a entender el inventario de la vida de Pablo y sus opciones por el Evangelio en la construcción de pequeñas comunidades. En el fondo de todo está Jesús preguntándonos: ¿qué está en el centro del corazón, qué o quién ocupa el centro de tu vida, quién o qué es el absoluto para ti? Está el dinero o Dios? si Dios es el que llena tu vida y Él lo es todo en tu corazón, podemos hacer un inventario más grande que el del mismo Pablo. Pero el problema es que nuestro corazón está lleno de amor a las cosas, al dinero, hemos absolutizado el dinero y lo hemos hecho el señor de la vida, “por la plata, lo que sea”, hemos convertido al dinero  en el centro de la existencia, lo hacemos dios, para conseguir y poseer cosas sacrificamos otros y derramamos su sangre, incluso le damos lo mejor de nosotros mismos… por eso dice Jesús: quién llena tu vida? quién es tu absoluto? poseer riquezas para tener cosas, dice Jesús, en el corazón de este tipo de hombres pasan 3 cosas:

  1. Negación de sí mismo: por el dinero una persona se puede corromper, destruir, prostituirse, hacerse un asesino, se puede llegar a ser un ladrón, hay una negación a la dignidad, a ser señor de la historia.
  2. Negación del otro: como dice el profeta Amos. Por dinero pasamos por encima del otro, lo asesinamos por unos tenis, por un celular, sacrificamos al que haya que sacrificar, por quien haya que pasar por encima pues se pasa, el otro no es más persona ni ser humano, es algo que hay que quitar del camino para obtener lo que se quiere. Cuando lo que llena el corazón son las ganas de conseguir dinero, siempre hay una negación del otro.
  3. Negación de Dios en la vida: esta es la afirmación de Jesús, nadie puede servir a dos señores, el señor de tu vida es el dinero o es Jesús, dando la vida por Él. Si decides que el Señor sea tu vida, habrá que hacer otra afirmación: el otro es tu hermano y tu responsabilidad, tienes un compromiso salvador con él. Además, tu único absoluto será Jesús. Y por ellos harás un inventario más grande que el de Pablo, Él te enseñará a darte.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s