Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – martes 30 de junio 2015


Génesis 19, 15-29

Aquel día, al rayar el alba, los ángeles apresuraban a Lot diciéndole: “Vamos; toma a tu esposa y a tus dos hijas, para que no perezcas a causa de los pecados de Sodoma.

Como Lot no se decidía, los tomaron de la mano a él, a su mujer y a sus dos hijas, los sacaron de su casa y los condujeron fuera de la ciudad, porque el Señor los perdonaba. Cuando estaban fuera, uno de los ángeles le dijo: “Ponte a salvo, no mires hacia atrás, no te detengas en el valle; ponte a salvo en los montes para que no perezcas”.

Lot le respondió: “No, te lo ruego”. Tú me has favorecido a mí, tratándome con gran misericordia al salvarme la vida: pero yo no podré sobrevivir en los montes, pues la desgracia me alcanzaría ahí y moriría. Mira; aquí cerca hay una ciudad pequeña, en donde puedo refugiarme y salvar la vida. ¿Verdad que es pequeña y puedo vivir en ella?

El ángel le contestó: “Accedo a lo que me pides, no arrasaré esa ciudad que dices. Aprisa, ponte a salvo, pues no puedo hacer nada hasta que llegues allá”. Por eso la ciudad se llamó Soar. El sol salía cuando Lot llegó a Soar.

El Señor hizo llover desde el cielo azufre y fuego sobre Sodoma y Gomorra. Arrasó aquellas ciudades y todo el valle, con los habitantes de las ciudades y la hierba del campo. La mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en estatua de sal.

Abraham se levantó de mañana y se dirigió al sitio donde había estado con el Señor. Miró en dirección de Sodoma y Gomorra toda la extensión del valle, y vio una gran humareda que salía del suelo, como el humo de un horno.

Así, cuando el Señor destruyó las ciudades del valle y arrasó las ciudades en las que Lot había vivido, se acordó de Abraham y libró a Lot de la catástrofe.

Mateo 8, 23-27

En aquel tiempo, Jesús subió a una barca junto con sus discípulos. De pronto se levantó en el mar una tempestad tan fuerte, que las olas cubrían la barca; pero él estaba dormido. Los discípulos lo despertaron, diciéndole: “Señor, ¡sálvanos, que perecemos!”

Él les respondió: “¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?” Entonces se levantó, dio una orden terminante a los vientos y al mar, y sobrevino una gran calma. Y aquellos hombres, maravillados, decían: “¿Quién es éste, a quien hasta los vientos y el mar obedecen?”

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa, a las lecturas de:

Hoy comenzamos a vivir el segundo semestre del año. La lectura hoy nos trae un nuevo comenzar, es uno de mis textos preferidos del AT, me toca el corazón, así mismo le pido al Señor que te toque el corazón con este texto.

El telón de fondo de este texto es “un nuevo amanecer se deja venir”, Dios ha escogido a Lot con su familia a iniciar de nuevo, una nueva escena de sus vidas, no se garantiza la vida, ni el futuro, por tanto Dios se ve forzado a hacer algo nuevo, como otros no se deciden, Dios lo hace. Para la vida de fe, quienes creemos en el Señor, siempre saldrá el sol y habrá un nuevo amanecer, nuestra comunidad siempre tendrá un nuevo amanecer y siempre sale el sol para nosotros, nuestra vida no es tan terrible, hay que salir, con lo del Señor siempre es destrucción total y reiniciar de nuevo, no hay tintes medios, se acaba todo y se reinventa todo.

Dios toma a la familia de Lot de su mano y los lleva a una nueva situación, hoy a nosotros Dios nos toma de la mano, te toma a ti de la mano y te empuja a nuevos amaneceres, así que ánimo, no estemos desanimados o tristes, ánimo en el Señor que te toma de la mano y si es necesario te empuja para que sigas el camino.

Lot le dice al Señor, llevamos a algo pequeño (Soar), desde ahí permite que iniciemos algo nuevo, a esta petición Dios dice: Arranca, porque si no decides avanzar yo no puedo hacer nada en tu vida, te propongo un nuevo amanecer pero si no te pones en marcha no podré hacer nada para que esto suceda, inicia con algo nuevo, deja lo pasado atrás, decídete comenzar una nueva historia, debes dar un paso hacia adelante dice El Señor, si sigues postrado en tu zona de confort, en tu pobreza, en tu pecado, en tu sinsentido de la vida, si le crees a los nuevos amaneceres Dios iniciará una nueva historia en tu vida.

Con este texto Dios la saca del estadio! sólo hay una condición que nos pone: no mires atrás, no te quedes anclado en el pasado, ya no verás más la situación que ocurrió en tu vida, lo que vas a ver es la gloria de Dios que te sucederá a partir de hoy, no te quedes bebiéndote tus recuerdos como nos propone nuestra cultura paisa, anclados en el pasado, poniendo delante al dios alcohol, esto es asqueroso, todo lo opuesto a lo que nos propone Dios, la cultura te dice que te quedes en lo que te hicieron, claro, fue humillante, terrible, lo peor, pero no puedes quedarte ahí, anclado, detenido. El que mira hacia atrás se quedó como una estatua, paralizado en su vida, no se mueve, no avanzan, ahí están, sus frutos nunca maduran dice el texto de la sabiduría, son como un desierto humeante, no producen nada, pegados a los recuerdos y las glorias pasadas, a lo que antes les ocurrió, pensando en que el pasado fue mejor, nunca vivirán cosas grandes, los que creen en los nuevos amaneceres son los cristianos que creemos esto: lo mejor está por suceder!!! Nos enfilamos con Dios a los nuevos soles, tendremos los mejores éxitos, vamos para adelante!!!

En Mateo el texto complementa maravillosamente esto que acabamos de declarar. Jesús ha decidido hacer un camino con sus discípulos, el evangelio de Mateo tiene 2 ejes: Jesús y la comunidad de discípulos, el lugar donde Jesús vive y señorea, donde está presente con la gloria de Dios, la comunidad.

Jesús va en esa barca donde va la comunidad. Sorpresivamente se levanta una tempestad, pareciera que la barca fuera a desaparecer, no parecían nada frente al tamaño de las olas y Jesús está durmiendo, a los discípulos los abruma un sentimiento: el miedo, que los paraliza, pero también hay otro sentimiento que transforma totalmente esta situación: la confianza, la esperanza que nos hace cruzar las tempestades más estruendosas, cuando una sube el otro se disminuye y se disipa. El miedo nos detiene, pero la confianza nos sostiene.

El gigante que pueda haber detrás de este segundo semestre será derrotado por la conciencia que tomamos de la presencia de Dios en medio de nosotros, por la confianza que tenemos en Jesús, como señor de nuestra vida, familia, nosotros mismos, creemos en su poder, de eso se trata la vida.  Esta travesía de Jesús con los discípulos es la imagen de la existencia, de un hombre, una mujer, un niño, una comunidad, aquí se juega todo, en la fe está unida la crisis, siempre viven juntos, crisis siempre habrá pero mantenemos la fe, la fe se mide en las crisis, nosotros tenemos a Jesús, la toma de conciencia de que ÉL está con nosotros, nuestro guardián no duerme, no está dormido el Dios de nuestra comunidad, las tormentas por poderosas que sean y oscuro origen que tengan, no harán sucumbir nuestra comunidad, tu vida, tu familia no desaparecerá, Jesús es el Señor que salva, su palabra es creadora, liberadora, Él es el Señor de nuestra historia.  Estamos en el sueño de Jesús, Él está soñando con tu vida, con tu proyecto, ahí en la barca, con tu familia, con nuestra comunidad, queremos creer en esto.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s