Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – martes 7 de julio 2015


Génesis 32, 22-32

En aquel tiempo, se levantó Jacob, tomó a sus dos mujeres con sus dos siervas y sus once hijos y cruzó el arroyo de Yaboc. Los hizo cruzar el torrente junto con todo lo que poseía.

Jacob se quedó solo y un hombre estuvo luchando con él hasta el amanecer. Pero, viendo que no podía vencerlo, el hombre hirió a Jacob en la articulación femoral y le dislocó el fémur, mientras luchaban. El hombre le dijo: “Suéltame, pues ya está amaneciendo”. Jacob le respondió: “No te soltaré hasta que me bendigas”. El otro le preguntó: “¿Cómo te llamas?” Él le dijo: “Jacob”. El otro prosiguió: “En adelante ya no te llamarás Jacob sino Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres y has salido victorioso”. Jacob le dijo: “Dime cómo te llamas”. El otro le respondió: “¿Por qué me preguntas mi nombre?” Y ahí mismo bendijo a Jacob.

Jacob llamó a aquel lugar Penuel, pues se dijo: “He visto a Dios cara a cara y he quedado con vida”. El sol salió después de que Jacob y los suyos pasaron Penuel, y Jacob iba cojeando, por haber sido herido en el nervio del muslo. Por eso los israelitas no comen, hasta el día de hoy, el nervio del muslo.

Mateo 9, 32-38

En aquel tiempo, llevaron ante Jesús a un hombre mudo, que estaba poseído por el demonio. Jesús expulsó al demonio y el mudo habló. La multitud, maravillada, decía: “Nunca se había visto nada semejante en Israel”. Pero los fariseos decían: “Expulsa a los demonios por autoridad del príncipe de los demonios”.

Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, predicando el Evangelio del Reino y curando toda enfermedad y dolencia. Al ver a las multitudes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y desamparadas, como ovejas sin pastor. Entonces dijo a sus discípulos: “La cosecha es mucha y los trabajadores, pocos. Rueguen, por tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos”.

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa, a las lecturas de:

Hoy seguimos con el libro del Génesis con los textos clásicos con tradiciones antiquísimas que nos hablan de fundaciones, templos, cultura, pero para nosotros esto es bonito pero no lo más importante.

Jacob, el tramposo, que ha logrado hacer grandes fortunas pero que como siempre ha hecho harinas a los demás para poder obtenerlas, como en el mundo actual, aunque aparentemente ha tenido éxito vive huyendo, lo único que ha logrado conseguir es la persecución de sus enemigos, va ahora detrás de él su propio suegro, sólo tiene una única salida, volver a la tierra de su padre, la tierra prometida, pero allá tiene un pendiente, su hermano Esaú a quien estafó, esa deuda no ha sido saldada y en su corazón lo único que tiene es miedo, la vida lo acorrala. Así es cuando uno construye la vida sin Dios, termina la vida acorralado sin saber qué hacer.  En esta situación que nos narra el texto Yavista se le presenta un hombre que le cierra el paso y lo incita a pelear contra él, este tal hombre o ángel es Dios mismo, no le queda más remedio a Jacob que enfrentarse a Dios mismo para poder avanzar en su vida, este texto es muy profundo y es bellísimo, Jacob está en una situación de no futuro, de encrucijada, como la que está viviendo nuestra comunidad, Dios nos sale al encuentro y tendremos que entablar una lucha con Él, al principio pareciera que venciera Jacob, pero al final Dios lo vence, han luchado la noche más oscura, ya está amaneciendo, el ángel ya está cansado y ante este hombre que parece un titán, tan fuerte, al fin lo vence, pero en el suelo, Jacob le toma el tobillo y no lo deja ir sin que lo bendiga, le pregunta a Dios su nombre pero Dios no se revela con su nombre sino bendiciéndolo. Ahí se revela nuestro Dios, como bendición para todos, esta bendición le garantiza avanzar, continuar, le dará la certeza de la victoria, un texto hermosísimo que debemos releer y reflexionar desde nuestra propia vida, esto de Jacob es lo de nuestras comunidades, lo de nuestra iglesia, así es, Jacob entiende que debe enfrentar sin miedo a Esaú, asumiendo sus responsabilidades, con la certeza de que Dios está con él, por eso le cambia el nombre: Israel, el que es fuerte con Dios.

En el texto es claro que hay dos elementos que se entrelazan para conseguir triunfar:

  1. La iniciativa de Dios: que se empeña en que nos vaya bien, que nos da su protección y la certeza de que siempre está con nosotros, para avanzar y tener nuevos éxitos cada día Dios está con nosotros, porque me ama y está empeñado en que reciba sus bendiciones y seamos bendecidos.
  1. El titanismo de Jacob: su empeño, su fuerza, su perseverancia, entendió que Dios nos hace fuertes, quería hacerse fuerte pasando por encima de todos pero al fin entendió que Dios es nuestra fortaleza y de Él viene toda nuestra fuerza, si eres débil pues sólo Dios te hace fuerte, decide avanzar. Si estás en una encrucijada, confía en Dios y Él te llenará de una fuerza nueva para poder avanzar y obtener los triunfos que necesitas, Dios es el Dios de las promesas, está conmigo y me bendice.

En el Evangelio de Mateo hay un resumen muy lindo de la actividad de Jesús… tres reflexiones les traigo hoy con esta Palabra:

  1. La sanación del mudo antecedida por la narración de los dos ciegos: lo que nos quiere decir el texto es que en Jesús se realiza el Reino de Dios, porque ÉL hace ver a los ciegos y hablar a los mudos, esto decían los profetas: los ciegos verán, los mudos hablarán y cantarán, entonces sabremos que ha llegado el Reino de Dios. Jesús está en medio de nuestra historia, se nos hace URGENTE aceptar a Jesús, creer en Jesús, esto produce visión y palabra. La fe en Jesús nos hace ver la realidad como la de un hijo del Padre, además nos hace poder comunicarnos, tener palabra con los otros, podernos entender; si te adhieres a la persona de Jesús tienes visión, en tí hay metas, futuro, ves hacia adelante, nos sentimos y vivimos como hijos del Padre, me doy cuenta del otro porque ahora soy hermano, tengo capacidad de relacionarme con el otro, la palabra me genera esto, tengo además palabras para alabar y para anunciar. La fe nos hace luz en medio de las tinieblas: los miedos, la falta de sentido, el egoísmo, la incapacidad de relacionarnos con los otros, el fastidio por los otros, esas son las tinieblas.
  1. La reacción de la gente: ante Jesús uno puede tomar la reacción de quedar fascinados y estupefactos o como los fariseos reaccionamos de manera indiferente, tienes que tomar una posición ante Jesús, la de la gente es la de quedarse anonadados por Jesús, que Él te fascine, esta es la verdadera elección.
  1. Jesús compadecido de las gentes: dice que Jesús recorría todas las aldeas, no por divagación turística, sino que es la búsqueda de cada hermano, donde haya un hombre por pequeño y débil que sea, nadie es insignificante para Jesús, por eso va de aldea en aldea, no sólo va a las grandes ciudades sino a las pequeñas aldeas, hasta allá va porque no hay hombres insignificantes para Él, todos lo deben conocer, a todos quiere presentarse como la alternativa de sus vidas, va de la sinagoga a todas partes, con una visión algo religiosa pero con un sentido profundo: mostrar la compasión del Padre, el amor materno de nuestro Dios, su amor entrañable, Él siente por nosotros un amor entrañable, se le conmueven las entrañas por nuestra situación. a Dios le importamos, puede que a ninguno le importemos, ni a nuestros jefes, senadores, empresarios, autoridades, incluso a nuestros familiares, pero a nuestro Dios sí le importamos, viene Jesús a mostrarnos esto, de aldea en aldea haciendo una logoterapia, hablando de lo que Dios puede hacer en nuestras vidas, iba a todos los hombres que estaban cansados y abatidos, divididos en sí mismos, lacerados, separados de todos y de todo, oprimido y aplastado hasta el suelo, incapaces de levantarse, que se ve así mismo rendido, para ellos es esta noticia, ve a Jesús, Él tiene una palabra de sanación para tu vida, ve a Jesús en este momento en que te sientes reprimido de tus derechos, Él tiene una palabra para liberarte, salvarte; ve y experimenta el amor de Dios en tu vida.

#YoSigoFirme

Alabado sea, Jesucristo!!!

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s