Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – 21 de Agosto 2015


Comienzo del libro de Rut (1,1.3-6.14b-16.22):

En tiempo de los jueces, hubo hambre en el país, y un hombre emigró, con su mujer Noemí y sus dos hijos, desde Belén de Judá a la campiña de Moab. Elimelec, el marido de Noemí, murió, y quedaron con ella sus dos hijos, que se casaron con dos mujeres moabitas: una se llamaba Orfá y la otra Rut. Pero, al cabo de diez años de residir allí, murieron también los dos hijos, y la mujer se quedó sin marido y sin hijos. Al enterarse de que el Señor había atendido a su pueblo dándole pan, Noemí, con sus dos nueras, emprendió el camino de vuelta desde la campiña de Moab. Orfá se despidió de su suegra y volvió a su pueblo, mientras que Rut se quedó con Noemí.
Noemí le dijo: «Mira, tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a su dios. Vuélvete tú con ella.»
Pero Rut contestó: «No insistas en que te deje y me vuelva. Donde tú vayas, iré yo; donde tú vivas, viviré yo; tu pueblo es el mío, tu Dios es mi Dios.»
Así fue como Noemí, con su nuera Rut, la moabita, volvió de la campiña de Moab. Empezaba la siega de la cebada cuando llegaron a Belén.

Sal 145,5-6ab.6c-7.8-9a.9be-10

R/. Alaba, alma mía, al Señor

Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob,
el que espera en el Señor, su Dios,
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y cuanto hay en él. R/.

Que mantiene su fidelidad perpetuamente,
que hace justicia a los oprimidos,
que da pan a los hambrientos.
El Señor liberta a los cautivos. R/.

El Señor abre los ojos al ciego,
el Señor endereza a los que ya se doblan,
el Señor ama a los justos.
El Señor guarda a los peregrinos. R/.

Sustenta al huérfano y a la viuda
y trastorna el camino de los malvados.
El Señor reina eternamente,
tu Dios, Sión, de edad en edad. R/.

Lectura del santo evangelio según san Mateo (22,34-40):

En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, formaron grupo, y uno de ellos, que era experto en la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?»
Él le dijo: «”Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser.” Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los profetas.»

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas:

En este día nos trae la liturgia el texto de San Mateo donde Jesús está en Jerusalén, donde  inaugura el Reino pero también donde enfrenta la oposición, la persecución, no es fácil el camino del Señor, allí tiene un encuentro con las autoridades judías, como los ha hecho callar estos lo quieren confrontar de alguna forma, por lo tanto le hacen una pregunta para ponerlo a prueba haciendo alusión al libro del Deuteronomio y el Señor Jesús responde con la misma Palabra, hay que amar a Dios con todas las fuerzas desde lo más profundo y entrañable, como el único absoluto, pero también hay que amar al prójimo como a sí mismo.

El amor surge como experiencia del amor de Dios, el rito surge como fruto de esta experiencia y debe expresar este mismo amor. Esto es Dios, amor.  Donde está el amor está Dios mismo, Dios nos envía a amar para que la vida llegue a ser una vida en Dios, cuando amamos Dios se hace presente, se revela en sí mismo. Cuando amamos, somos como nuestro Dios. Cuando amamos, tenemos a Dios en nuestras manos, dentro de nuestro corazón. Cuando amamos nos ponemos en las manos del Padre pero también en las manos del otro. Uno no ama lo que no conoce, cuando uno se acerca al otro es para conocerlo y comprenderlo. Solo el amor comprende.

¿Qué tiene que ver con esto la historia de Ruth? Mucho. Se trata de una historia de amor, dice el texto que dos israelitas se casaron con dos moabitas, cuando se es moabita se carga en sí mismo con una maldición, se murieron los dos hijos y quedaron las viudas juntas, una de ellas se fue pero la otra tenía un amor sencillo por su suegra. Sobre Ruth la moabita cargaba una maldición, hay que tener esto muy claro; hay un montón de prescripciones sobre estas personas (los Moabitas) en el culto israelita, siempre fueron los enemigos, fueron los opresores. Esta mujer cargaba con esta maldición pero ella lo rompe con un simple gesto de amor, le tomó un gran cariño a su suegra; por un simple gesto de amor humano la siguió, Dios está en los simples gestos de amor humano, se revierte la carga de maldición y desencadena una lluvia de bendiciones, abre los cielos para los suyos. Ella comienza a ser la portadora de la más grande bendición para la humanidad, ella es la abuela de Jesús, nada más y nada menos que eso. Esta mujer con un simple gesto de amor abre a los otros a las bendiciones de Dios.

Evaluemos cuáles son nuestras actitudes de maldición en nuestra vida y juguémosle a las actitudes de amor, ama para que se abran las puertas de Dios, el amor convierte la más terrible de las maldiciones en la más rica de las bendiciones, aprendamos hoy de este gesto sencillo de Ruth: un acto simple de amor que transformó la historia de todos.

#YoSigoFirme

Alabado sea, Jesucristo!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s