Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – 25 de Agosto 2015


1 Tesalonicenses 2, 1-8

Hermanos: Bien saben que nuestra estancia entre ustedes no fue inútil, pues a pesar de los sufrimientos e injurias que padecimos en Filipos y que ya conocen, tuvimos el valor, apoyados en nuestro Dios, de predicarles su Evangelio en medio de una fuerte oposición.

Es que nuestra predicación no nace del error ni de intereses mezquinos ni del deseo de engañarlos, sino que predicamos el Evangelio de acuerdo con el encargo que Dios, considerándonos aptos, nos ha hecho, y no para agradar a los hombres, sino a Dios, que es el que conoce nuestros corazones.

Nunca nos hemos presentado, bien los saben ustedes y Dios es testigo de ello, con palabras aduladoras ni con disimulada codicia, ni hemos buscado las alabanzas de ustedes ni las de nadie. Aunque hubiéramos podido imponerles nuestra autoridad, como apóstoles de Cristo, sin embargo los tratamos con la misma ternura con la que una madre estrecha en su regazo a sus pequeños. Tan grande es nuestro afecto por ustedes, que hubiéramos querido entregarles no solamente el Evangelio de Dios, sino también nuestra propia vida, porque han llegado ustedes a sernos sumamente queridos.

Sal 138,1-3.4-6

R/. Señor, tú me sondeas y me conoces

Señor, tú me sondeas y me conoces;
me conoces cuando me siento o me levanto,
de lejos penetras mis pensamientos;
distingues mi camino y mi descanso,
todas mis sendas te son familiares. R/.

No ha llegado la palabra a mi lengua,
y ya, Señor, te la sabes toda.
Me estrechas detrás y delante,
me cubres con tu palma.
Tanto saber me sobrepasa,
es sublime, y no lo abarco. R/.

Mateo 23, 23-26

En aquel tiempo, Jesús dijo a los escribas y fariseos: “¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, porque pagan el diezmo de la menta, del anís y del comino, pero descuidan lo más importante de la ley, que son la justicia, la misericordia y la fidelidad! Esto es lo que tenían que practicar, sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos, que cuelan el mosquito, pero se tragan el camello!

¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que limpian por fuera los vasos y los platos, mientras que por dentro siguen sucios con su rapacidad y codicia! ¡Fariseo ciego!, limpia primero por dentro el vaso y así quedará también limpio por fuera”.

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas:

Buenos días hermanos a esta Buena noticia de hoy

Nos trae la liturgia en este día, la carta De San Pablo a los Tesalonicenses, dicen los biblistas que es uno de los primeros escritos que se tienen de las primeras comunidades cristianas. Pablo escribe a esta comunidad recordando el tema sobre los falsos profetas, las falsas enseñanzas de unos que se presentan con apariencia de ser muy santos y religiosos pero tiene la intención oculta de manipular el Evangelio y la doctrina para alcanzar beneficios particulares y personales, esto se sigue  viendo mucho en la actualidad de nuestra vida religiosa, debemos estar muy atentos para que esto no ocurra en nuestras comunidades.

Por otro lado, seguimos leyendo la lectura del Evangelio de San Mateo, donde se presenta un enfrentamiento entre Jesús y los directivos de la religión judía, sacerdotes y maestros de la ley, no sabemos lo que realmente está ocurriendo aquí, al parecer el problema fue tan fuerte que terminó en la muerte del Señor, pero ahora la persecución se traslada y es desatada también sobre las primeras comunidades cristianas, en el momento en que se escribe el Evangelio de Mateo ya se ha hecho el sigma y las persecuciones se hacen más ácidas y frecuentes para los cristianos por lo que escribe San Mateo. Podemos dividir el tema central de este Evangelio de hoy en dos puntos:

  1. El pueblo de Israel se presenta con mucho celo y detalle en el tema de la fe, aunque para Jesús habían otras cosas mucho más importantes, como garantizar la vida, la justicia, el derecho de los pobres, esto que era lo más importante se había olvidado para los judíos y sus dirigentes religiosos. A nosotros a veces nos pasa lo mismo, dejamos a un lado el servicio, el amor fraterno, ser pan partido y sangre derramada por los otros, no es que dejemos de hacer lo otro, pero no por hacer lo accesorio se olvida lo fundamental. Darle el debido lugar a la fe y a lo importante, no hay que dejar de hacer ciertas expresiones y ritos, pero hay que tener claro el servicio, el perdón, Jesús como centro, el amor que se entrega.
  1. EL texto habla del mal disfrazado de bondad: el mal muchas veces se disfraza de justificaciones, intenciones malévolas que las justificamos religiosamente, lo revestimos de bondad y esto es un error grave. Esta es realmente la hipocresía, alguien que hace el bien pero que está movido por un interés personal y no por el amor. Esto es lo que Jesús quiere llevarnos a profundizar: Cuál es la intención que tienes en tu corazón cuando haces algo por el otro? Es el amor? Este trozo de Evangelio hace un inventario de hipocresía religiosa, ritos, costumbres cotidianas, practicadas con intereses secundarios que no eran precisamente el amor, la hipocresía lo pone a uno a hacer un papel, como los actores, deja de ser uno mismo y nos ponemos máscaras, hay una negación de uno mismo. En nuestros comportamientos religiosos hay mucho fariseísmo, hacemos muchas cosas no inspiradas en el amor.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s