Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia – 2 de septiembre 2015


Colosenses 1, 1-8

Yo, Pablo, apóstol de Jesucristo por voluntad de Dios, y Timoteo, nuestro hermano, les deseamos la gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, a ustedes, los hermanos santos y fieles en Cristo, que viven en Colosas.

En todo momento damos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, y oramos por ustedes, pues hemos tenido noticia de su fe en Jesucristo y del amor que tienen a todos los hermanos. A esto los anima la esperanza de lo que Dios les tiene reservado en el cielo. De esta esperanza oyeron hablar cuando se les predicó el Evangelio de la verdad, que está dando fruto creciente en todo el mundo, igual que entre ustedes, desde el día en que lo escucharon y tuvieron conocimiento verdadero del don gratuito de Dios. Así lo aprendieron de Epafras, que ha trabajado con ustedes y que es un fiel servidor de Jesucristo; él fue quien nos informó acerca del amor que el Espíritu Santo ha encendido en ustedes.

Salmo 51,10.11: Confío en tu misericordia, Señor, por siempre jamás.

Pero yo, como verde olivo,
en la casa de Dios,
confío en la misericordia de Dios,
por siempre jamás.

Te daré siempre gracias
porque has actuado;
proclamaré delante de tus fieles:
«Tu nombre es bueno».

Lucas 4, 38-44

En aquel tiempo, Jesús salió de la sinagoga y entró en la casa de Simón. La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le pidieron a Jesús que hiciera algo por ella. Jesús, de pie junto a ella, mandó con energía a la fiebre, y la fiebre desapareció. Ella se levantó enseguida y se puso a servirles.

Al meterse el sol, todos los que tenían enfermos se los llevaron a Jesús y él, imponiendo las manos sobre cada uno, los fue curando de sus enfermedades. De muchos de ellos salían también demonios que gritaban: “¡Tú eres el Hijo de Dios!” Pero él les ordenaba enérgicamente que se callaran, porque sabían que él era el Mesías.

Al día siguiente se fue a un lugar solitario y la gente lo andaba buscando. Cuando lo encontraron, quisieron retenerlo, para que no se alejara de ellos; pero él les dijo: “También tengo que anunciarles el Reino de Dios a las otras ciudades, pues para eso he sido enviado”. Y se fue a predicar en las sinagogas de Judea.

Comentarios del Teólogo Fabio Espinosa a las lecturas:

Bienvenidos hermanos a esta Buena Noticia, hoy Miércoles de la semana XXII del tiempo ordinario. Estamos leyendo el Evangelio de Lucas. Es hermosa y admirable esta secuencia, Jesús tiene un proyecto, vino a hacer realidad el año de gracia del Señor, está haciendo unas obras para poder llevar a cabo esto, nos liberó del mal primero y ahora hace un milagro completamente irrelevante para nosotros pero lleno de profundo significado, dispone a una mujer, a una comunidad, a un pueblo a servir. En el Éxodo esto tiene mucho significado, Dios lo que quieres es sacar al hombre de la esclavitud para que sirva, adorar y servir es la misma palabra, sólo los hombres libres pueden servir. Hay pues, una secuencia muy clara, primero Jesús libera al hombre del mal y ahora lo dispone, lo levanta, Jesús se agacha, Él como Dios se agacha, toma la mujer y la pone a servir, pone al ser humano a servir.

El servicio parece un milagro muy tonto, tenemos muchos predicadores y nadie habla de este milagro, pero el gran suceso es este: Jesús nos dispone al servicio; el servicio guarda un misterio, el mismo de la cruz, parece absurdo pero lleva una fuerza transformadora y arrasadora por dentro, como el misterio de la cruz. Tiene una capacidad de transformación del ser humano, de la sociedad, de la familia increíble, el servicio guarda todo el misterio de la cruz, que parece absurdo pero que lo contiene todo, el servicio revela la cruz, servir es la manera concreta de amar. Cómo vive un hombre el año de gracia? liberado para servir, sirviendo es la manera como se adora a Dios, la forma concreta del amor es el servicio.

Esto sucede en la casa de Pedro, podríamos decir que esta es la Iglesia, la fuente de servidores y del servicio es la Iglesia, allí nos debemos educar todos para el servicio, es allí donde se da este gran milagro.

Dice el relato en un segundo momento, un resumen, que Jesús va de pueblo en pueblo anunciando la salvación, es la necesidad de llevar La Salvación del Padre a todos. En estas correrías de Jesús de turismo; de pueblo en pueblo, no, no, no. Aquí  se  revela  un drama entre Jesús y el Padre: la casa está vacía, “necesito Hijo que llenes mi casa de de hijos”, por eso Jesús va de pueblo en pueblo para llevarlos a vivir el año de gracia, no porque vaya de turismo religioso.

En la Carta a los Colosenses el texto nos dice que cada uno se encargaba de esparcir el Evangelio, esta buena noticia de que somos salvados tiene que ir a muchos. La comunidad de Colosas está en medio de puertos y de una ruta comercial, allí hay mucho movimiento, tiene en sus miembros gente venida del paganismo y del judaísmo. Esta comunidad tiene una tentación especial: tener actitudes sincréticas, el sincretismo revuelve al cristianismo otras creencias propias de la cultura, estas personas le meten al Evangelio el tema del gnosticismo, las realidades cósmicas, las dominaciones y los principados, creencias en los elementos, esta fue una gran tentación en las primeras comunidades cristianas, por tanto había una gran necesidad en Colosas, la autenticidad del Evangelio, por eso el llamado a estar muy pegados a la experiencia apostólica para no desfigurar el Evangelio.


#YoSigoFirme
Alabado sea, Jesucristo!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s