Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – Septiembre 29 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Daniel 7, 9-10.13-14
Salmo 137
Del Santo Evangelio según San Juan 1, 47-51

Bienvenidos hermanos a recibir esta buena noticia de hoy martes de la semana XXVI del tiempo ordinario, celebramos hoy la memoria de los arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, una fiesta con raíces muy antiguas, cuando hacemos una fiesta litúrgica a los arcángeles estamos haciendo una fiesta a Dios mismo, la mención en la Biblia a los arcángeles es una mención a Dios mismo.

Cuando se hace mención a los arcángeles se refiere a Dios mismo pero por respeto no se menciona el nombre de Dios, al hablar de ellos estamos hablando de la misma presencia de Dios aconteciendo en la historia, interviniéndola, un Dios que se comunica con nosotros, nos habla, nos da su Palabra, un Dios que vence al mal y que lucha para llevarnos a la conquista, nos ayuda a levantarnos y restituirnos, va delante de nosotros. Utilizamos en la Biblia la figura de los arcángeles para expresar la referencia a Dios mismo, luego viene la figura apocalíptica que da otro sentido a estos personajes. Lo que más nos impacta de esto es la lucha contra el mal, la lucha del arcángel Miguel, la victoria de Dios sobre el mal.

Algunos viven las devociones a los arcángeles de una manera muy mágica, lástima que la creencia en el arcángel Miguel nos haya llevado a tener una pseudoreligión, supersticiosa, mágica y equivocada.  Ante la realidad del mal hemos querido hacer una pseudo espiritualidad, utilizando un lenguaje de brujas, con palabras como “sellamiento”, “cubrirse con”, este lenguaje es de de brujería y superstición, eso ocurre también cuando en nuestros grupos decimos que “nos sellamos con la sangre de Cristo”, convertimos el misterio de la Muerte y la resurrección de Cristo en ritos y oraciones con carácter de magia; este es un camino fácil pero muy equivocado para vivir la victoria de Jesús frente al mal.  Los cristianos vencemos el mal  a punta de bien, no de magia.

Frente al mal:

  • Los cristianos hacemos lo que Dios hace frente al mal: amamos, nunca nos vengamos, tenemos misericordia, perdonamos, hacemos el bien, así el mal nunca nos alcanzará y nunca nos tocará, por eso no utilizamos oraciones mágicas o supersticiosas, hacemos lo que Jesús hace porque Él es la fuerza salvadora dada por Dios-Padre para vencer el mal.
  • Los cristianos  somos como El Padre, bueno, misericordioso, paciente, grande en amor, grande en fidelidad.
  • Los cristianos ante el mal, nos llenamos del poder del Espíritu por Jesucristo; hay un poder dentro de nosotros, el del Espíritu de Jesús, así podemos vencer el mal que está por fuera y que no es tan fuerte como el poder del Espíritu que está dentro de nosotros, el Espíritu de Dios es una fuerza más poderosa que el mal y están dentro de nosotros. Vencemos el mal cuando amamos, cuando respondemos un mal con el bien, cuando perdonamos y nos entregamos.

La primera lectura donde nos narran la visión de Daniel hace referencia a una situación muy difícil, está gobernando el imperio griego, han pasado ya varios imperios antes, el asirio, el egipcio, los caldeos los persas, pero ahora llegan los griegos que impusieron su cultura y no permiten a los judíos ser como son, pero finalmente la victoria la obtiene el pueblo judío; aquí surgió un mensaje maravilloso de esperanza con el profeta Daniel, su profecía lo primero que hace es ayudar a desmitologizar los imperios que querían acabar con el pueblo de Dios, estos tienen cabeza de oro, pecho de bronce y plata, manos de hierro, pero tienen pies de barro. Dios ha decidido intervenir la historia, dice Daniel y envía, empuja una roca contra los pies de barro de este imperio, una piedra angular, esa piedra angular es Jesús, la esperanza para que surja un cielo nuevo y una tierra nueva, obvio que habrá hecatombes pero serán necesarias para que surjan criaturas nuevas, para que sea Jesús por la acción del Espíritu, se acabarán los males del mundo con la llegada de Jesucristo, usted y yo seremos invitamos a vivir la experiencia de Jesucristo en nuestras mentes y corazones y el mal será completamente vencido, este es el proyecto de nuestra comunidad, cielos nuevos y tierras nuevas, hombres nuevos que se abrirán de una manera decisiva a la acción de Jesús para que en ellos sean formados pensamientos como los de Jesús, corazones como los de Jesús, vidas como las de Jesús.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s