Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticias del día 16 Octubre 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Romanos 4, 1-8
Salmo 31,1-2.5.11
Del Santo Evangelio según San Lucas 12,1-7

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia de hoy, viernes de la semana XXVIII del tiempo ordinario. Continuamos leyendo en toda la iglesia la carta de San Pablo a los Romanos, recordemos que San Pablo está hablando de un tema muy profundo, el tema de lo que nos salva y justifica ante Dios, qué es lo que nos libra de nuestro mal y nuestro pecado, San Pablo ya lo ha dicho de varias maneras: es el amor. Mi abuela tenía una frase que decía “líbranos Dios de una muerte repentina”, para mí fue casi imposible hacerle entender que ella se iba al cielo, su obsesión era que al morir tenía que venir un sacerdote, cada semana la visitaba un sacerdote porque temía el momento en que muriera y creía que al morir no iría al cielo si no era por su arrepentimiento, el rito era el que la salvaba, el que la iba a llevar al cielo, murió casi en medio de una tortura por no tener un sacerdote al lado, pensó que no tenía oportunidad para arrepentirse, porque es el arrepentimiento el que nos salva, este lo seguimos pensando todos a pesar de que la Iglesia lleva más de 50 años insistiendo en que no nos salva el arrepentimiento, no nos salvan unas obras o unos hechos, lo que nos salva es el amor de Dios, Él nos lo ha perdonado todo… la pregunta sigue siendo la misma: ¿entonces para qué dejamos de pecar? pues porque el pecado destruye, destroza, no entendemos eso y olvidamos el amor infinito de Dios, no nos salvan nuestros esfuerzos morales por hacer o dejar de hacer algo, esto no es lo que nos salva, la salvación me viene porque Dios me ama y me perdona totalmente, mi esfuerzo será procurar la vida y el amor en Jesucristo, viviré siendo bendición para los otros en mi libertad.

Con el Evangelio de Lucas capítulo 12, el Señor Jesús nos enseñará algo sobre nuestra relación con las cosas: cómo se relacionan los hijos de Dios con las cosas, hoy nos trae 2 reflexiones hermosas que dan cierre a las discusiones con los fariseos, discusiones fuertes que tuvo Jesús. El texto dice que se pisaban entre ellos mismos: si los discípulos están en esta situación, el Señor quiere decir 2 cosas:

1. Guárdense de la levadura de los fariseos que es la hipocresía. Esta es la razón de esta palabra precisamente por pisarse unos con otros, por querer ser protagonista, como el actor que hace un papel de la persona que no es, esto es hipocresía. Esta es la raíz de muchos de los males dice Jesús, es un principio de corrupción porque lo llama levadura, consiste en esconderse detrás de una máscara, como Adán que se escondió para tapar su desnudez por no aceptarse como es, y cómo es? pues es un hijo de Dios. El Reino va a venir cuando lo exterior de una persona sea igual a su interior, tal vez usted y yo también juguemos unos papeles en el mundo y nuestro interior no concuerde con nuestro exterior, Jesús vendrá a quitarnos nuestras máscaras, el discípulo está llamado a ser transparencia y sencillez, el discípulo de Jesús es una coherencia entre lo que es y lo que dice, lo que manifiesta exteriormente y lo que piensa, no oculta lo que es, vence la hipocresía y la disonancia entre lo que está en nuestro interior y lo que mostramos a nuestro exterior.

2. No temas, porque tú vales mas que muchos pajaritos: no trates de ser lo que no eres, poniéndote una máscara para poder dominar, aparecer, sobrevivir pisoteando al otro; si Dios cuida de unos pajaritos que lloran pidiendo su comida, ahora no va a cuidar de ti que eres tan valioso, que eres su hijo. Quita los miedos que no te dejan ser lo que eres, un hijo amado, saca los miedos que hay en ti: a no ser querido, a no progresar, a no ser feliz, eso te lleva a ponerte máscaras. Dios sabe de qué estás hecho, no te avergüences ante Él; Papa-Dios tiene contados tus cabellos en su pensamiento, Dios te conoce, ¡le interesas tanto a nuestro Dios!, si te convencieras hoy de eso, si esa Palabra te penetrara, no tendrías que hacer papelitos en la vida, podrías protagonizar tu propia vida sin ponerte máscaras. Vales para Dios que te conoce profundamente.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s