Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – 4 de Noviembre 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Carta de San Pablo a los Romanos 13,8-10
Salmo 111
Del Santo Evangelios según San Lucas 14, 25-33

Continuamos nuestra lectura del Evangelio San Lucas en el capítulo 14, 25-33. Los capítulos 13 nos hablaban de cómo un discípulo de Jesús se relaciona con las cosas, consigo mismo y con el Padre, es muy importante esta relación. Jesús va de subida a Jerusalén y tiene que recalcare a los discípulos de la importancia y la conciencia de algo: al Padre llegan sólo los necesitados, los que tienen sed de Dios, por tanto si usted no se experimenta necesitado no puede ser discípulos de Jesús, sólo los que se ponen en condición de hijos, los que consideran la relación con su Padre se pueden considerar hijos. En el tiempo de Jesús tener una familia era algo realmente importante y valioso, ahora no es así, pero antes implicaba tener tierras, tener bienes, posesiones, conocer personas que te apoyen, tener relaciones. Por eso exige también un desapego de la familia. En esta parte del texto podemos revisar 2 puntos:

1. Un discípulo no necesita de posesiones para vivir.
2. Al reino se entra por la puerta estrecha: los hinchados no entran, por eso es necesario deshincarse, dejar de tener posesiones y despojarse de tierras, familias, muchas cosas que se poseen y te hacen hinchar, así no podrás entrar al Reino, pues por la puerta estrecha solo entran los que no se creen grandes señores con todo lo que poseen, si tienes un ego muy inflado entonces no cabes, si tu ego es igual del grande al de un faraón, te aprovechas de los otros para hacerte más rico y poderoso, esclavizando a los demás, como un faraoncito hinchado no podrás entrar al Reino de los Cielos, no cabes por la puerta estrecha y no podrás ser discípulo de Jesús.

Jesús, va camino a Jerusalén, donde está el templo, donde está Dios. Pregunta entonces quién puede subir al monte, Jerusalén es el lugar de la gloria, del encuentro con nuestro Dios, el lugar de la victoria, quién puede subir al monte? Sólo el que tenga a Dios como Padre, quien tenga en el Padre su más grande riqueza, por eso el quién puede subir al lugar de la gloria, que es Jerusalén, sólo podrá subir aquel que tenga como absoluto al Padre y pueda decir no a las cosas pasajeras, quien tenga en su más grande aspiración la riqueza de Dios mismo, pero si eres un hinchado y quieres poseer y poseer, no entras, si tu gran aspiración es el Señor subirás a la gloria, echa cuentas, necesitas subir a la gloria, debes entonces hacer una negación a ti mismo, para negar aquello que te hace rico sometiendo a los otros, pero tienes la fuerza para hacer esto? Para negarte a ti mismo? Estos son los que son capaces de subir a la montaña, echa cuentas.

San pablo resume todo esto de una manera más concreta, tal como Jesús una vez lo pidió como un imperativo: Amarás! Quiénes pueden ser discípulos de Jesús? Los que aman, amarás a tu Dios con toda tu alma, mente y cuerpo y a tu prójimo como a ti mismo, puedes subir a la gloria si te encargas del otro, si puedes dar lo mejor de ti a los otros. Cuidarás del otro, lo amarás como a ti mismo y amarás a tu Dios con todo tu corazón, habrá dos absolutos en tu vida, Dios y el otro, debes hacerte cercano al otro, encargarte del otro, entonces podrás subir al lugar de la gloria, al lugar de la victoria, a Jerusalén.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s