Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día 19 de Noviembre del 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:
Macabeos 2; 15-29
Salmo 49
Del Santo Evangelio según San Lucas 19; 41-44
Bienvenidos hermanos a esta Buena Noticia de hoy Jueves, de la XXXIII semana del tiempo ordinario, ya cerca a terminar este año litúrgico que hemos vivido. el próximo domingo es la fiesta a Cristo Rey, la tendremos que vivir a todo pulmón, Jesús el que entregó su vida por amor y nos muestra al Padre.
Quiero iniciar con la lectura del Evangelio, Jesús entra a Jerusalén y con él comienza la tercera parte del Evangelio de Lucas, nos narra que a la entrada hay una escena completamente conmovedora: Jesús está llegando a la meta y se deshace en lágrimas. Este llanto revela varios aspectos de Jesús y del Padre:
1. Revela llorando el gran misterio de Dios y su amor por nosotros. Este llanto revela el amor y la fidelidad de Dios por nosotros. Jerusalén es la ciudad endurecida, muchos dicen que Jerusalén es el alma de cada uno, en este caso es un alma y un corazón endurecidos y cerrados ante la posibilidad de la salvación que trae Jesús, la salvación del Padre, Jesús llora porque siente dolor por su desgracia, porque lleva una vida de maldición, de no plenitud, de no amor, tal vez es la vida nuestra, pudiendo vivir una vida diferente nos cerramos a vivir el estilo de vida que nos propone nuestro Dios.
2. En segundo lugar este llanto revela la impotencia de nuestro Dios frente al rechazo que nosotros manifestamos a su amor. Ante este rechazo Jesús lo que hace es conmoverse, soltar unas lágrimas, con esto revela la grandeza de Dios, el Señor se mantiene fiel a su promesa de salvación pero lo hace en el respeto a la libertad. En Jerusalén sólo hay esclavitudes, al ego, a los vicios, a una manera de vivir, pero qué hace nuestro Dios? Donde hay esclavitud, crea libertad, ¿Pero cómo? Respetando el no querer aceptar a Jesús y no querer abrir el corazón a Dios, es increíble Jesús y el Padre siempre tendrán la puerta abierta para cuando nosotros queramos.
3. Este llanto de Jesús no expresa una condena o una amenaza, es sólo una manifestación del amor, esto es claro, Jesús con este llanto no está haciendo un juicio, no nos condena el Señor sino que manifiesta cuánto nos ama y cuánto le cuesta saber que nosotros no queremos llevar una vida plena y llena de felicidad, somos tan incapaces de vivir en paz y eso le duelo mucho.
4. En último lugar es un llanto que invita a discernir lo que estamos viviendo, la vida que estamos llevando, pudiéramos llevar una vida mejor si aceptáramos la salvación de Jesús. Es tiempo de cambiar la manera de vivir, ese llanto expresa el querer de Dios porque tomemos conciencia de que podemos vivir de una manera diferente, su llanto manifiesta que nosotros hemos hecho un juicio, queremos vivir de espaldas al Padre y a su amor, eso es lo que manifiesta ese llanto, realmente somos nosotros los que damos el juicio, o nos salvamos o nos destruimos, está en nuestras manos esta decisión, vivir como condenados y malditos, condenados a la amargura, la tristeza, a una vida llena de violencia, de rencores, completamente absurda, viviendo situaciones de animalidad, nosotros mismos hacemos el juicio, o vivimos una vida de salvados. Eso expresa ese llanto y nuestro Dios no tiene nada por hacer porque respeta nuestra libertad.
Jerusalén somos usted y yo, nuestro corazón, tan lleno de inquietudes y búsquedas, tan llenos de cosas nobles pero también de cosas amargas. Lo que nos da la paz y permitiera ver la vida de una manera diferente está escondido como a nosotros y ese es el drama de Jesús, la salvación se nos escondió, tenemos ojos pero no vemos, pudiéramos vivir diferente pero no vemos la realidad de amargura y desorden de vida que llevamos. La salvación está escondida a nuestros ojos, lo que nos puede proporcionar la paz.
Es necesario hacer una reflexión sobre este llanto de Jesús, una escena tan hermosa, que nos entra al corazón mismo de Jesús, a este es al que vamos a proclamar rey, a este Jesús.
Sobre el texto de Macabeos hay que decir una palabra, tenemos otro protagonista, ya tuvimos a Eleazar, tuvimos también a una madre con sus hijos, con ellos pudimos ver la valentía, la coherencia de vida, la convicción sobre su fe; hoy veremos la fidelidad con Matatías. Recordemos que la historia con el emperador griego que comienza a dominar grandes territorios y regiones en las que está metida el pueblo de Israel, Antíoco IV Epifanes quiere sobornar a los dirigentes para implantar su cultura y sus creencias griegas, Matatías es un dirigente que ahora está siendo sobornado por el rey pero él fue completamente coherente con su fe, continúa fiel porque su Dios es fiel, eso es lo que le da su convicción y coherencia, mi familia y yo hemos vivido la fidelidad a Dios y nos mantendremos en eso. Eso es lo que produce la fe, la fuente de la fe es haber experimentado la fidelidad de Dios, decíamos ayer, somos radicales dependiendo de la imagen de Dios y la experiencia de Dios que tengamos. Él el Señor de la vida, el todopoderoso, el que está con nosotros, pero esta experiencia está como lejos de nosotros y por eso somos tan incoherentes y tan lejos en nuestras convicciones y radicalidad en la fe.
Hay que decir una cosita técnica, el texto termina contándonos que Matatías y todos sus hijos al monto y establecieron una guerra de guerrillas contra el ejército griego, quienes habían sido educados por Alejandro Mago, esos ejércitos tan grandes que traía Antíoco IV Epifanes con sus elefantes, fueron derrotados por el pueblo de Israel. Se forman como dos opciones que van a marcar el judaísmo para los tiempos en los que Jesús viene, pero ahora la hay que entender que nuestra liberación actual con Jesús no tiene nada que ver con esto, pero para el pueblo en ese momento de su historia la salida era tomar las armas, para nosotros ya no pero para ellos fue la opción. Inicia también, la historia de los Esenios que se van a vivir al desierto vida de fe.
Los invito a que disfruten la escena del Evangelio y dispongamos nuestro corazón para que vivamos el domingo de una manera muy especial la fiesta de Cristo Rey y la finalización de nuestro año litúrgico.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s