Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticias del día 25 de Noviembre 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa Alzate a las lecturas de:

Daniel 5,1-6.13-14.16-17.23-28
Salmo del libro de Daniel 3,62.63.64.65.66.67
Del santo Evangelio según San Lucas 21, 12-19

Este texto de hoy es como una película de terror, lo digo por eso de unos dedos de mano humana escribiendo en una pared, y esas 3 palabras tan enigmática: contado, pesadodividido.

Esto fue lo que le pasó a Antíoco IV Epifanes, quien profanó de una manera tremenda el templo de nuestro Dios, el templo de Yahvé, robando las copas, los tazones y demás y ahora los utiliza en una fiesta suya, la fiesta es el símbolo del paganismo pero también es el símbolo del poder, hacer súper banquetes y orgías, ese es un símbolo claro del poder; si alguien quiere mostrar que tiene poder pues hace una gran fiesta e invita a los principales medios de farándula para que estén presentes y la cuenten a todo el mundo, las fiestas son el símbolo claro de una persona que se cree con mucho poder, aquí se está describiendo la figura del emperador, ya les he contado muchas veces que en el AT y en el NT (en el apocalipsis) se les desmitologiza y se les desprecia. Eso es lo que está ocurriendo aquí, es un relato que quita el mito del poder del poderoso y a la persona del poderoso, se le está reduciendo a lo que son desde la fe, desde la perspectiva de Dios.  Estos hombres, los poderosos, se quieren mostrar como muy libres de todo lo religioso y del tabú religioso, por eso se burlan de nuestro Dios para mostrarse muy libres y grandes, no creen en esas cosas de ignorantes y tontos; conocemos muy bien este estilito, hay literatos, periodistas, poderosos que se muestran muy grandes y se creen muy libres de todo el tabú religioso, consideran a quienes sí creemos, gente ignorante y de poco sentido común.  Ahí está pintada la figura de este hombre grande, cuya grandeza construyo sobre la muerte de muchos inocentes, pisoteando a los otros, y cree que ese imperio, construido de esa manera le va a durar mucho. Ahí está ese emperador tan prepotente y orgulloso pero con tan poco sentido común, que se olvida que no es dios, sólo es un hombre efímero, débil, limitado, que puede tener un cáncer, un accidente o cualquier desgracia en su vida. Daniel el profeta le hace tomar conciencia de eso a este hombre, interpretándole las 3 palabras que aparecieron escritas en una pared de una manera tan misteriosa: contado, pesado, dividido. Daniel le dice  que tiene que tomar conciencia de esas palabras, te crees muy importante pero Dios te manda a decir algo: 

·  Te crees inmortal pero no lo eres, eres caduco, tus días están contados, hoy mismo se puede acabar tu vida.

·  Te falta peso, te crees muy grande pero sólo eres un inmaduro. No tienes consistencia. No tienes autoridad, solo lo que te da el alcance de tus armas.

·  Estás dividido por dentro,  tu reino ya está repartido.

A nosotros también nos dice el Señor,  no sé si usted y yo caigamos también en esta categoría de personas, con nuestro faraoncito por dentro. Mira, tú, olvidas que no eres tan grande, no eres tan consistente, eres inmaduro, eres incoherente, sin convicciones, te falta peso. Te crees tan grande pero tan dividido, no hay paz en ti, lleno de complejos y de traumas, quisiera ser uno pero no lo eres, eres tan complejo y hay tantas cosas que no entiendes, un día tienes un carácter y otro día tienes otro. Esta palabra de Dios le va tocando mucho a uno el corazón, lo pone  en líos con uno mismo, en el fondo nos esculca y nos revela.

En el Evangelio de Lucas, continuamos describiendo los hechos ocurridos a los primeros cristianos antes de la destrucción del templo de Israel.

·  A nosotros también nos sirve para que no perdamos la fidelidad, no demos pasos atrás, demos pasos coherentes, mantengamos nuestros principios en el cristianismo y perseveremos en la fe en tiempos difíciles.

·  Estas palabras animan a todas las generaciones de cristianos a que den la vida, a que vivan con valentía el martirio, en ese tiempo dar testimonio era vivir el martirio, nosotros confundimos mucho los testimonios que damos hoy, no tenemos que pasar ya por el martirio, pero en ellos contamos que hemos muerto a nosotros mismos, poniendo al otro como centro de nuestra vida, de esa manera podemos dar un real testimonio hoy; estas palabras del Evangelio nos invita a eso, ser testigos, es decir, entregar la vida, esta es la única forma de dar final a este mundo viejo, lleno de guerras, de inequidad, hambre, con unos pocos poderosos que nos someten a todos; la única forma de cambiarlo es dando la vida, muriendo así mismos, haciendo una negación de nosotros mismos, para poner a los otros en primer lugar, así abrimos paso a los cielos nuevos y la tierra nueva.

·  Finalmente Jesús nos da una certeza, la presencia del Espíritu Santo, Jesús nos quiere convencer de esto, tenemos al Espíritu que nos da la fuerza y la sabiduría capaz de vencer el mal, el Espíritu es la misma valentía de Jesús, Su misma coherencia, Su libertad, Su radicalidad puesta en nosotros; la convicción de Jesús por el Reino y el amor del Padre, esa convicción la tenemos nosotros por el Espíritu, que nos da la capacidad de hacer las cosas en el nombre del Señor, hacer las cosas como Jesús las concibió, surgidas del mismo corazón de Jesús, eso es lo que hace el Espíritu, que hagamos o no hagamos cosas en su nombre.

Alabado sea, Jesucristo!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s