Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día 11 de Diciembre 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Isaías 48, 7-19
Salmo 1
Evangelio según San Mateo 11, 16-19

Hoy es viernes 11 de diciembre y la liturgia nos trae dos textos muy bellos que nos van a ayudar a terminar la reflexión en esta semana de Adviento, el primero del segundo Isaías que nos habla en primer lugar del protagonista de nuestra historia de salvación, nuestro Dios, quien está interesado en llevar a cabo a buen término el final de nuestra historia, Él está muy interesado en ello, en sacarnos de cualquier lugar de desierto, opresión, cualquier situación que nos impida vivir plenamente. Hay dos figuras que hemos resaltado todos estos días de nuestro Dios, Adviento es un tiempo muy propicio para asombrarnos, admirarnos y fascinarnos de nuestro Dios, aprender a hablar de Él, no sabemos hablar de nuestro Dios, a veces pido a alguien que me hable de Dios y no tenemos una palabra para Él. Isaías nos habla de las experiencias que deberíamos tener de nuestro Dios, bajo dos figuras fundamentales que hemos venido repitiendo y pronunciando:

 1. La mano poderosa de Dios. El Señor nos lleva de su mano,  que nos empuja hacia la historia, que hace obras grandes en nuestra vida, que derrumba opresores en nuestra vida, que derrumba montañas que nos oprimen, que abre caminos nuevos para nosotros, nos lleva a situaciones nuevas.

2.  Goel: Dios es el Goel, el redentor, Dios es mi redentor, esta palabra gozaba de un significado muy especial, se refiere a una persona que pagaba el rescate por otra persona, en el levítico y Deuteronomio esta figura es muy clara, se trata del pariente redentor, si una mujer se quedaba sin nada ella buscaba un pariente que le ayudara, que la llenara de sentido de vida y la sacara de la situación en la que cayó. El Goel es uno que paga la deuda de otro, yo tengo una deuda con un banco y un pariente mío, un hermano viene y me paga esa deuda, yo quedo libre de esa deuda, de esa opresión, ese es el Goel, quien me salva de esa situación. En el libro de Ruth cuentan cómo Nohemí vive algo terrible, queda sola con una situación completamente desastrosa, entonces se le aparece un Goel. Esto es lo que nos quiere decir Isaías, Dios pagará por nosotros el precio necesario para rescatarnos, y el mayor precio es su hijo Jesucristo y su entrega en la cruz. Esto significa lo valiosos que somos para Dios, el extremo de amor que significo para Él, me tengo que sentir amado, apreciado, valioso, grande, nuestro Dios ha hecho que nosotros seamos grandes, Él nos recata y paga por nosotros un precio de sangre.

También la lectura habla del exilio, como imagen de las consecuencias que tiene el pueblo por su pecado, el desierto es la imagen de las consecuencias de un pueblo que no se fía en el Señor, que no pone su seguridad en su Dios sino en personas, cosas, situaciones que realmente no salvan. Un pueblo que se priva de la bendición de Dios porque se aleja de Él. Con la imagen de desierto y exilio se quiere representar a un pueblo que que no ha considerado la propuesta de Dios.  Porque el problema para los profetas no era que pecaran o desobedecieran a Dios, sino que hemos considerado inútil las acciones de Dios, inútil su proyecto de vida, su propuesta, porque hemos decidido hacer nuestro propio camino en la vida y regirnos por nuestra propia verdad, no es que nuestro Dios esté eternamente enojado, no son expresiones de la Palabra y de la  Biblia, sino que el problema es que hemos decidido elegir nuestro propio camino y hemos desechado su propuesta, pero así y todo Él vuelve a salvarnos. Nosotros llevamos la vida a estas situaciones de muerte con nuestros pareceres y caprichos, pero así y todo Dios nos quiere rescatar y nos quiere salvar.

Por eso Jesús en el Evangelio de Mateo nos habla de una actitud fundamental para recibir la salvación de Dios, esto lo hemos venido recordando durante esta semana, estas actitudes son:

·  Que nosotros estemos interesados en recibir la salvación de Dios: somos como los niños que están el parque y se les propone todo para que jueguen pero ellos no están interesados en jugar y nada los hace jugar. Así nos pasa, nosotros a veces no estamos interesados en la salvación de Dios y entonces, no hay nada por hacer, aunque Dios quiera hacer cosas poderosas y maravillosas en la vida… realmente estás interesado en la salvación que Jesús te quiere dar? Realmente estás interesado en esto o estás acomodado en tu desierto, en tus vicios, en tu confort, estás ahí acomodado. ¿la salvación de Dios no se te presenta interesante? Dios ahí no tiene nada que hacer, Jesús nos pregunta en esta Parábola si estás interesado en nuevas cosas, nuevas situaciones, estás interesado en perseverar y salir de tu zona de confort, tú decides ante la salvación que Dios te propone, estás ante la más grande libertad, tú tomas la decisión ante la salvación de Dios.

 En las lecturas de hoy, Dios te quiere rescatar, Él es tu Goel, pero si tú no quieres ni modo, tienes que poner un poquito de interés en esto, cuánto interés tengas mayor será la intervención de Dios en tu vida, Dios quiere hacer grandes cosas en tu vida, la pregunta es tú quieres que las hagas? Ponemos muchos obstáculos, murallas, para que la mano poderosa de Dios realice grandes obras en nosotros, decirle sí Señor, yo quiero que me liberes, levantes y estoy dispuesto a todo por ello.

 Alabado sea Jesucristo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s