Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día – 23 de Diciembre 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Lectura del libro primero de Samuel 1, 24-28
Salmo del libro primero de Samuel 2, 1-8
Del Santo Evangelio según San Lucas 1, 46-56

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia de hoy martes 22 de diciembre, la liturgia de hoy nos ha traído un cántico magnífico, el cántico de los salvados, el cántico del magnífica; si ustedes observan bien hemos leído de salmo el texto de primera de Samuel en el capítulo 2, allí también se puede observar que el cántico que Lucas ha puesto en boca de María, fue extraído de este texto. Nosotros los cristianos, con este cántico nosotros alabamos y celebramos nuestra experiencia de Dios salvándonos de nuestras situaciones y de nuestra propia vida; así que hoy cantamos el cántico de los redimidos por el Padre, los salvados que reconocen las acciones poderosas de Dios Padre sobre nuestras vidas; entonamos este cántico, quienes hemos acogido la salvación de Papá Dios que nos viene por la persona de Jesús así cantamos, celebramos quienes creemos en la salvación de Jesús, quienes la experimentamos día a día en nuestras vidas, este es el cántico de la salvación de ayer, hoy y siempre, de las acciones poderosas de Dios, sus maravillas actuadas en nosotros. Este cántico tiene 2 partes:

  1. Alabanza  a Dios Padre por lo que es: Nuestro Dios muestra lo que es, haciendo en nosotros, en mí, Dios es grande porque se engrandece en mí y yo lo engrandezco como dice la virgen María; es una alabanza al Dios santo, misericordioso, tierno, compasivo, paciente, grande en amor, que todo lo perdona, es una alabanza a Dios por lo que Él es, nos enseña a alabarle, reconocer lo que Dios es en su grandeza, eso es lo que significa este cantico, reconocer la misericordia de Dios, su santidad por lo que hace en cada uno de nosotros.
  1. Hace 7 afirmaciones de las acciones maravillosas de Dios en nosotros, un recuento de 7 acciones poderosas quiero detallar a continuación:

A. Ha puesto sus ojos en mí: escucha mis gritos, escucha mis alabanzas, a Él no le es ajena mi situación, mi vida. Él ha puesto sus ojos en mí; ante Él nosotros valemos mucho, somos preciosos a sus ojos, Él tiene puesto sus ojos en nosotros, no para juzgarnos sino para salvarnos, darnos su ternura, su amor, engrandecernos, esta es la primera y más grande obra maravillosa de Dios en nuestras vidas.

B. Nos ha puesto un nombre, Bienaventurados: es el nombre que se le da a todo aquel que acoge la salvación de Dios, pesa sobre nosotros una gran bendición, la bendición de Dios, no pesa sobre tu vida ninguna maldición, si tu acoges la salvación de Jesús estarás lleno de bendiciones, ese es el nombre que Dios te ha puesto por la acción de Jesús.

C. Ha desplegado la fuerza de su brazo: de eso estamos convencidos, Dios ha puesto por Jesucristo y su Espíritu una fuerza transformadora sobre nosotros, ha desplegado su brazo y nos empuja hacia situaciones nuevas, amaneceres nuevos, nos restaura y nos salva.

D. Dispersa a los soberbios: acaba con el mal, Jesús nos salva de los opresores, de quienes nos hacen violencia, nos oprimen, nos convierten en esclavos, de quienes se aprovechan de nosotros, abusan de nuestros derechos humanos, de quienes nos imponen una manera dura de vivir, de quienes nos imponen la pobreza, esta no viene porque sí, la hace surgir los soberbios que son unos pocos entre nosotros, el Señor nos dice que nos librará de esto, así lo expresamos cuando decimos que el Señor cambiando el corazón de todos nos libra de los malvados.

E. Derriba del trono a los poderosos: para poder enaltecer a los humildes, a los pobres, para que haya justicia y equidad Él tiene que hacer un cambio, en la mente y en los corazones de todos. El hace un mundo al revez.

F. A los hambrientos los llena de bienes y a los ricos los despide con las manos vacías: Él ha puesto sus ojos sobre nuestras realidades de insatisfacción, pobreza, hay tanta sed, tanta hambre, tantas cosas que siguen vacías en nuestro corazón, pues aquí viene nuestro Dios y es una de sus acciones poderosas, nos llena con sus bienes.

G. Cumple su santa alianza y el juramento que juró: en el Sinaí, esa promesa es que nosotros seríamos su más grande propiedad y Él sería nuestro Dios.

Hermanos, relee estas lecturas y di, piedra angular de la Iglesia, ven, ven a salvarnos.

Alabado sea, Jesucristo!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s