Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

La buena noticia del día 29 de Diciembre 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Primera Carta de San Juan 2, 3-11
Salmo 95
Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 2, 22-35

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia de hoy, martes 29 de Diciembre del quinto dia de la octava de Navidad. La octava de navidad es como la celebración de un solo Domingo, por una semana y un dia mas; ya que la salvacion de Dios es por siempre, fuera del tiempo y del espacio. Todo nuestro ser esta inmerso en la slvacion de Dos- Padre.

El texto de Hoy en el Evangelio de Lucas tiene como centro a Jerusalén (la ciudad, más que el templo), porque la profecia afirma que allì, va a resplandecer la salvación de Dios y se dara el cumplimiento de sus promesas; como lo decía el profeta Iasias III, de Jerusalén saldrá un resplandor, allí confluirán caravanas de gente para verla, allí confluye la gran dispersión de la salvación de Dios en Jesús; y hasta hoy siguen yendo caravanas y caravanas para presenciar el lugar.

Lucas hace confluir a Zacarias e Isabel, María y José, Simeón y Ana, todos tienen estas características comunes: están llenos del Espíritu Santo, reconocen las obras salvadoras de Dios, reconocen la salvación de Dios y lo alaban, así como también todos anuncian a Jesús, esto es lo que también los hace profetas, reconociendo la obra salvadora de Jesús la experimentan en sus vidas, alaban a Dios por la salvación que les ha dado en Jesucristo y la anuncian, todos hacen un cántico, todos están llenos de alabanzas en sus labios, cantando la salvación.

Este es el caso de Simeón, de quien se dice es un hombre justo y piadoso, osea que lucha por los derechos humanos de los otros y quien tiene como absoluto únicamente a nuestro Dios; estas son características propias dadas por el Espíritu, trabaja por la justicia, y adherido a la persona de Dios, en comunión con su Dios, esto es lo que le ha propiciado su experiencia y su cántico.

El canta: “ahora”. “Ahora” Señor he visto tu salvación. Todos tenemos que ver la salvación de Dios en Jesús. Pero para verla es necesario acoger su Palabra, practicarla, proclamarla, anunciarla, ahora Señor nos has dejado ver tu salvación en Jesús, esa es la causa de la fiesta en esta octava de Navidad, ahora podemos hacer vida su Palabra, nos determina su Palabra y su luz, es Jesús quien ahora determina nuestras vidas.

En la primera carta de Juan se enfatiza una manera de entender y concretar esta experiencia gozosa de la salvación, por eso lo trae la liturgia. ¿Cómo viven los salvados? Pues en la luz, porque realmente ser cristiano es algo muy concreto, entonces la lectura nos explica en qué consiste vivir en la luz, toma 4 puntos de los que ya hemos visto dos, continuando la lectura pronto nos meteremos en los siguientes 2. Pero, ¿cómo es que viven los salvados que han aceptado la salvación de Dios?:

1. Viven como vivió Él: conociendo a Jesús, que no significa gnosis; es vivir como Él vivió, permanecer en Jesús es tener su estilo de vida, su manera de relacionarse con los otros se nota en su misericordia, entrega, la forma de darse por los otros, la forma de darse a los hermanos, su relación como hijo del Padre. Caminar en la luz es tener su estilo de vida.

2. Amando al otro: entonces viven en la luz, son cristianos, viven como salvados los que aman a sus hermanos, así como vivió Jesús, permanece en Jesús, es uno con Jesús y hace comunión con el Padre pero igual de importante, es uno que ama al otro, me gusta porque lo dice en negativo, “si alguno aborrece al otro, odia al otro”, vive en tinieblas. Y la verdad es que nos pasa mucho incluso con los más cercanos. Vivir en la luz es decir como salvados) es no odiar al otro, no aborrecerlo, ahí está el examen de hoy:¿Aborreces a alguien? Puede que hagas muchos actos de religiosidad, pero si aborreces al otro, y no estás en comunión con los otros, no eres cristiano, hay que amar al otro, al que está cerca de mí, a mi familiar, al que es de los míos, no aborrecerlo, no odiarlo, dar la vida por ese; amarlo, abrazarlo, tener ese deseo, hacerlo sentir bien como hijo de Dios y hermano nuestrbien como hijo de Dios y hermano nuestro, no ignorarlo, levantarlo cuando se caiga, acompañarlo, valorarlo, de eso se trata la salvación de Jesús, un salvado ama al que convive con él, sin odiarlo, esto es andar en la luz, pertenecer a la salvación de Dios, disfrutarla y anunciarla.

Dile al Señor: yo quiero ser como tú, quiero tener tus mismas opciones, la manera en la que te relacionas con el Padre es la religión que yo quiero para mí, quiero vivir como tú, tener tus principios. Señor danos amor por el otro, danos sed de servirle, de que sea importante en mi vida, especialmente con aquellos más cercanos, que sea luz para ellos.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s