Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

LA BUENA NOTICIA DEL DÍA – Viernes 22 de enero de 2016


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Samuel 24, 3-21
Salmo 56
Del Santo Evangelio según San Marcos 3, 13-19

Hoy es viernes 22 de enero de 2016, segunda semana del tiempo ordinario. Nos corresponden nuevamente el libro de Samuel, desde este texto uno nota que se nos plantean  dos estilos de vida, dos maneras de ser humano, el de Saúl y el de David, más que dos protagonistas están enfrentados dos maneras de vivir la vida, miren el estilo de ser de David, su manera de pensar, su conducta y decisiones, con ellas muestra quién es Dios para él y quién es él para Dios; sin duda estas actitudes muestran que cree profundamente en la acción providencial de Dios, él cree que Dios interviene a tiempo su vida para defenderlo de alguna manera, se cree amado; por lo tanto David no es una persona de estas que se abre camino destruyendo a los otros, aprovechando “un papayazo” que le den, no se abre camino pasando sobre la ruina de los otros. En cambio Saúl abre caminos con respecto a sus conveniencias, si hay que destruir una vida pues la destruye, si hay que hacer lo que sea pues se hace con tal de conseguir lo que se desea. Pero así no actúan los que confían en Dios, así no es David quien sabe que Dios abre las puertas sin forzarlas, él está en las manos de Dios, por eso no hay que forzar los acontecimientos, este es el estilo de vida de David… cuál es tu estilo de vida y proceder en el mundo? ¿Cómo Saúl o como David? Esto es lo que da cuenta realmente de nuestra fe. Dios es providente, Él me abre caminos, no soy yo quien los abre pasando por encima de los otros, piensa en esto cuando tengas que tomar decisiones vitales, nos expresamos con la certeza de que Dios está con  nosotros y va delante abriendo caminos?

 En la lectura de Marcos, hay muchos puntos para reflexionar:

  1. En primer lugar nos referimos a unas frases claves, lugares geográficos que no son más bien lugares teológicos, subió “al monte” y eligió “doce”, antes ya el Evangelista había pasado por otros lugares, “el mar”, “el desierto”, estos lugares hacen referencia a las experiencias del AT, fue en el monte Sinaí donde Dios hizo el pacto de la alianza con su pueblo, fue desde allí donde Israel comenzó a ser el pueblo de Dios, allí el Señor se comprometió a que Él sería Dios para ellos y ellos serían su pertenencia más sagrada; Jesús al subirse al monte y elegir a 12 de los que quiso llamar nos hace alusión a que Jesús comienza un nuevo pueblo de Dios, con Él se configura una nueva alianza para siempre. Somos comunidad, somos el pueblo de Dios, somos la Iglesia. Aunque el texto de Marcos no lo diga directamente, nosotros nos consideramos nuevo pueblo de Dios, llamó a 12, nos llamó a ser comunidad, habría que estudiar bien el AT para entender a profundidad esta característica.
  1. La elección de los 12 está unido como continuación del texto con el que terminó la primera sección, cuando se decidió matar a Jesús, es decir, este pueblo surge desde la cruz, desde la perspectiva de la entrega de la vida, desde la óptica de poner al otro por encima de mí, somos comunidad, nuevo pueblo de Dios pero con la perspectiva de la cruz, el servicio y la entrega por la vida del otro, no es esta cualquier comunidad, los que la conformamos tenemos esto muy claro y presente, estamos allí sirviendo y entregando la vida por el otro.
  1. La expresión: “y llamó a los que le pareció bien”. Esto se clava en el corazón. A nuestro Dios le pareció bien llamarme a mí, dilo para tus adentros, tal vez yo tenga una falsa imagen de mí, pobre imagen, pero Jesús no la tiene, también me eligió, me llamó, no soy apóstol pero también fui elegido, en su libertad Él me llamó a mí, le pareció bien que yo fuera parte de los suyos, realmente esto me engrandece.
  1. Para qué nos llama? tres finalidades muy claras del llamado que presenta el Evangelio:

A. Primero para estar con Él: Implica ante todo intimidad con Jesús, escucha, oración. Implica adheridos a su estilo de vida, proyecto, manera de pensar, vivir, ser. Estar adheridos al mensaje, al Evangelio. Implica participar de su mismo destino, el destino de la cruz, esto es inevitable, creo que la Iglesia tendría muchos menos problemas si antes de incorporarnos a ella somos conscientes de esto.

B. Para ir a la misión. Quiero contarles una anécdota, yo tengo varias clases de amigas en mi barrio, los domingos cuando voy bajando a la Eucaristía me encuentro con el primer grupo de vecinas que me distinguen, ellas van de puerta en puerta con valentía anunciando la Palabra y el Evangelio, sea como sea, y luego llego a la Iglesia y me encuentro con el segundo grupo de personas que me conocen, orando y haciendo el rosario… cuando veo estas dos escenas pienso en esto, quién estará haciendo lo que se debe hacer, las que están rezando solitas en la Iglesia o las que están de puerta en puerta anunciando el Evangelio?

C. Para hacer frente al mal: combatirlo, enfrentar el mal que genera tanta injusticia, pobreza, condicionesde indignidad, esto hay que atacarlo, aquello que genera la violencia, las guerras, los odios, las venganzas y los desprecios, el mal que está afuera y el que está dentro, para esto nos llamó Jesús, para ir a la misión, anunciar constantemente el Evangelio, para estar continuamente tocando corazones, dando testimonio del Evangelio y combatir al mal que hay dentro y fuera de nosotros, nuestro corazón genera mucha guerra, violencia intrafamiliar, pobreza, abandono, esto hay que atacarlo.

Oremos hermanos:  con referencia al texto de David y Saúl el Señor me pone en la mente alguna persona que tenga un enemigo muy grande, alguien que se sienta amenazado por alguna enfermedad o situación,  una enfermedad, el desamor por ejemplo, ore conmigo hermano, y dígale: levántate oh Dios sobre mi situación, déjame ver tu gloria, déjame experimentar tu amor para conmigo, déjame experimentarte cercano, que estás a mi favor, confunde las mentes de los que me hacen el mal, confunde toda fuente de mal y disipa todo enemigo que quiere atentar contra mí. Preséntale al Señor el nombre de tus enemigos y dile al Señor no está en mis manos mi propia vida, está en tus manos, tú la vas a salvar, abrirás caminos de futuro para mí, has que pase esta calamidad que estoy viviendo, díselo con fe, yo me fío de Ti, te entrego mi vida, me entrego a Ti, espero en Ti, muéstrame tu amor y tu bondad, déjame ver tu gloria y haz que pase esta desgracia que estoy viviendo, por eso levántame en victoria, estoy seguro y confiado de que tú Señor diriges mi vida, la llevas de la mano, por eso te presento mi amenaza y mi problema, te alabaré por siempre, mi vida está en tus manos.

¡Alabado sea Jesucristo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s