Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

LA BUENA NOTICIA DEL DÍA – Jueves 28 de enero de 2016


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Lectura del segundo libro de Samuel 7, 18-19.24-29
Salmo 131
Del Santo Evangelio según San Marcos 4, 21-25

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia de hoy, jueves 28 de Enero, en su emisora Minuto de Dios, la señal del cielo. Hoy la liturgia con el evangelista nos trae dos hermosas parábolas de Jesús, dos frases que llenan de sentido toda nuestra vida y el mensaje mismo de la Palabra, estas dos frases son:

“nadie trae una lámpara para esconderla”   El evangelista san Marcos le ha dado un sentido grandioso a estas dos frases de Jesús, con estas parábolas Jesús hablaba de Él  mismo. Jesús nos está invitando a que lo acojamos y no lo despreciemos, ÉL es la lámpara que vino y se trajo, vino la luz del mundo, unos la recibieron, otros no, quienes la recibieron obtuvieron el poder de ser hijos de Dios, nos dice san Juan. Jesús nos dice que Él ha venido a iluminar tu vida y cómo es que nosotros no lo vamos a aceptar, como vamos a  arrinconar esta luz. Con  estas palabras Jesús expresa la necesidad de ser acogido, viene a pedirnos que aprovechemos este regalo de Dios para iluminar nuestras vidas, entonces cómo no lo aprovechamos y acogemos, como tú vas a despreciar a Jesús que es la luz sobre tu vida, cómo vas a arrinconar y no dejarás que esa luz arda en tu vida, Él quiere que lo percibas, que lo acojas y lo aceptes, no se rendirá en este propósito, llegará hasta la muerte por el propósito de llegar hasta ti, lo que te está gritando Jesús es acógeme, acéptame, lo que necesitas es una luz en tu vida, Jesús quiere implicarse y meterse en nuestra historia, por eso nos dice “deja que mi luz te penetre”. Entonces porque tú no te metes en su Palabra, Jesús te dice ábreme rincones más amplios, genera en tu vida espacios para conocerme, comprenderme, déjame estar cerca de ti, Yo puedo traer mucha bendición y fruto a tu vida es lo que nos dice Jesús, es como un ruego para que nosotros lo aceptemos.

“con la medida que mides serás medido”

Jesús dice acrecienta la medida que tengo en ti, vacíate, estás lleno de tantas cosas que no hay espacio para mí, Yo te llenaré de mí, de buenos frutos, de vida, de consciencia, déjame que yo te llene. Hermanos, esta es la invitación de la Palabra, ábrete al misterio de Jesús, aumenta tus deseos de escucharle, aumenta tus espacios de encuentro y reflexión, ve a la escuela Didajé, ve a la Eucaristía todos los días, ve a los retiros, encuentros, conciertos que abrimos para esto, no ahorres esfuerzos o tiempos para que te llenes más de Dios, entre más abras tu corazón a tu Dios más se te dará, por eso trata de reconocer el alcance de sus Palabras, trata de comprender y reconocer en tu vida el don de Dios para ti, no despreciemos a Jesús, eso es lo que nos está diciendo en estas dos Palabras tan sencillas, no se trae una lámpara para apagarla, con la medida que midas se medirá, si usted se abre  con espacios grandes para tu Dios tu vida será una vida de bendiciones, no te cierres a la presencia de Dios en tu vida.

De esto nos habló también el segundo libro de Samuel, 7, 18-29, esta oración la trae David, una oración muy sencilla donde David manifiesta su alegría, se manifiesta estupefacto por lo que Dios ha hecho por él, y le dice al Señor, ¿Quién soy yo? ¿Quién es mi familia? ¿De dónde salí? ¿Yo qué hice por ti? Nada! Me has engrandecido a mí y al pueblo de Israel, porque me has hecho con el pueblo tu pertenencia más preciada, te has hecho Dios para nosotros, mi vida está llena de conmoción por ello, por la iniciativa propia que has tenido en mi vida, dice David en su oración. Está conmovido porque no es nadie para que Dios lo haya tomado como su pertenencia más preciada, así mismo con Jesús usted y yo podemos orar de la misma manera.

Ora conmigo, dile al Señor: reconozco en este momento que yo poco me he abierto a ti, te doy sobras de tiempo, de interés, de amor, de predilección, tú no ocupas el primer lugar en mi vida, mi interés mayor no eres tú, no lo puedo negar, no brillas con más fuerza y ardor en mí porque yo te cierro espacios, porque no me he abierto lo suficientemente a ti; reconozco tu deseo de estar cerca de mí, por poner tu luz dentro de mí, por hacerme brillar con tu luz y resplandecer con ella. Hoy tomo consciencia de ello escuchando la oración de David, estoy asombrado, mi corazón se quebranta, cómo te he negado de espacios, de momentos, cómo no te he puesto en el primer lugar, y tú lleno de deseos y de intención de llenar mi vida con tu presencia, Señor te bendigo y te alabo por eso, quién soy yo, quién es mi comunidad y mi Iglesia para que tú quieras brillar con tanta fuerza, para que quieras habitar en medio de nosotros de una manera tan maravillosa, me quebranto ante ti y reconozco que no te rendirás  hasta que yo no me rinda, te ofrezco este espacio para ahondar en tu Palabra, haz lo que te gusta hacer, lléname con tu luz y lléname del resplandor de tu vida, entonces yo viviré en la felicidad, en el amor y la confianza, gracias por tu gloria y tu bondad, hoy te acoge mi vida y te reconoce, canto alabanzas a ti y te doy gracias porque no hay nadie como tú, a ti Señor la gloria por siempre. Amén.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s