Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

Día 15


Dios te exige - Día 15

REFLEXIÓN DE HOY. Reflexionaremos sobre la eficacia del Auxilio de Dios. Por extraño que parezca, la eficacia de la ayuda de Dios no se mide con los criterios actuales pues el concepto del tiempo en el Señor es bastante relativo. Nadie puede penetrar ese misterio que se llama “el Tiempo de Dios”.

Sin embargo podemos estar seguros que la ayuda de Dios siempre está presente: “…nunca te faltará mi ayuda” (Salmo 89(88),21). El Señor nos recuerda que por difíciles que sean las circunstancias, nunca nos será negado su Auxilio. Parafraseando el Salmo 19,3 “…nos enviará auxilio y ayuda”. En otras palabras, dentro de nuestro inventario de recursos podemos contar con el respaldo de Dios.

Hablando también de la eficacia de Dios, podemos decir que Su Ayuda es desbordante y supera por amplio margen nuestras expectativas: “Y ahora, gloria sea a Dios, que puede hacer muchísimo más de lo que nosotros pedimos o pensamos, gracias a su poder que actúa en nosotros” (Efesios 3,20)

Por si fuera poco, el Auxilio de Dios puede ser invocado y así, la respuesta de Dios no se hace esperar: “Voy a clamar al Dios altísimo, al Dios que en todo me ayuda” (Salmo 57(56), 2). No es por demás, una respuesta selectiva: Él responde en Todo momento y en Toda situación nos ayudará.

Incluso, no alcanzamos a gritar cuando tropezamos, cuando la Ayuda de Dios se hace presente: “Cuando alguna vez dije: Mis Pies se resbalan, tu amor, Señor, vino en mi ayuda” (Salmo 93(92), 18).

Podemos estar seguros que el Auxilio y la Ayuda de Dios son eficaces porque siempre están presentes, porque son desbordantes y porque llegan también cuando los reclamamos. No temas, sendas Dios hará, abrirá caminos en el desierto.

TAREA PARA HOY: Hoy en varias ocasiones, recordarás tu más grande dificultad y le dirás a Jesús: “Señor no entiendo por qué me ocurre esto, pero me fío de ti”

OREMOS JUNTOS: Señor, Haz que tu pueblo persevere siempre en el camino del bien que tú le has enseñado; protégelo en sus necesidades temporales, para que, sin angustia, pueda tender a los bienes eternos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s