Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

Día 10


VIERNES PRIMERA SEMANA (DÍA 10)

Hoy es el día número 10 de tu caminar por el desierto cuaresmal

Viernes cuaresmal día de ayuno y abstinencia de lo que más te gusta, de lo que más te cuesta. Hoy logramos ayunar de tinto, cigarrillo, Coca Cola, un mecato, internet, ver t.v. En fin… logra que tu ayuno agrade realmente al Señor.

Oración. Señor, haz que tu pueblo vaya penetrando debidamente el sentido de la Cuaresma y se prepare así a las fiestas pascuales, para que la penitencia corporal, propia de este tiempo, sirva para la renovación espiritual de todos tus fieles. Por Jesucristo Nuestro Señor, Amén.

Una vida con propósito, Resumen del capítulo 10.

El corazón de la adoración (Rm 6:13)

La palabra rendición es poco popular, porque su significado es negativo. Pero la rendición es el fundamento más importante de la adoración. La verdadera adoración ocurre, cuando nos entregamos verdaderamente a Dios. Los tres obstáculos de la adoración son: el temor a Dios, el orgullo y el malinterpretar lo que significa la rendición.

El temor a Dios, que ocurre por qué no sabemos cuánto nos ama. En cuánto lo conozcamos mejor, será más fácil entregarle nuestra vida. Sabemos que Dios nos ama, por muchos detalles que Él revela en su Palabra, pero la mayor muestra de su amor, la encontramos con enviar a Jesús a nuestra vida.

El orgullo, que consiste en querer controlar todas las circunstancias de nuestra propia vida. El estrés es una manera sutil de desconfianza en Dios, pues éste surge, por el deseo de control.

La confusión, ya que malinterpretamos lo que significa la entrega. Rendirse, es entregarle a Dios la vida, para que el cambie lo que quiera, así sea doloroso y lo ponga a su servicio. Debemos asumir la entrega con confianza, sabiendo que Dios hará lo mejor por nosotros.

Sabemos que nos entregamos a Dios, cuando dependemos totalmente de Él sin buscar justificaciones ante los demás y sin buscar controlar todas las situaciones.

Mi victoria viene de mi rendición; sino nos consagramos a Dios, nos consagraremos a otras cosas. Por eso, la mejor elección será consagrarnos a Él. Un instante de consagración es el momento donde explícitamente decidí seguir
a Jesús.  La práctica de consagración es el hábito constante de estarme entregando a Dios.

Las bendiciones de la rendición son: La paz – La libertad – Experimentar el poder de Dios.

PREGUNTA DEL DÍA:  ¿Hay alguna parte de mi vida que no le haya entregado a Dios?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s