Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

Día 25


SÁBADO TERCERA SEMANA (DÍA 25)

Hoy es el día número 25 de tu caminar por el desierto cuaresmal.

Nuestra propuesta para este día consiste en que te unas con otra persona y compartas con ella la palabra de Dios y un momento de oración.

Oremos Señor, danos la gracia de celebrar esta Cuaresma con alegría, y de penetrar a fondo el verdadero sentido del misterio pascual, para que podamos alcanzar plenamente su eficacia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén.

Una vida con propósito, Resumen del capítulo 25.

Transformados por los problemas (Romanos 8:28)

Dios tiene un propósito detrás de cada problema.

Él se vale de las circunstancias para desarrollar nuestro carácter. En efecto, Él depende más de las circunstancias para hacernos más como Jesús que de nuestra lectura de la Biblia.

Durante el sufrimiento oramos auténticamente, no tenemos energía para oraciones superfluas.

Los problemas nos obligan a mirar a Dios y a depender de Él más que de nosotros mismos. Nunca sabrás que Dios es todo lo que necesitas hasta que Él sea todo lo que tengas.

Cómo entender Rom 8,28-29?  “Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. Porque a los que Dios conoció de antemano también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo.”

Nuestra esperanza en los tiempos difíciles se basa en que Dios tiene el control completo de nuestro universo y que nos ama. El plan de Dios para tu vida involucra todo lo que te pasa, incluyendo tus errores, pecados y heridas. La enfermedad, las deudas, los desastres, el divorcio y la muerte de los seres queridos. Dios puede producir algo bueno del peor mal. Ya lo hizo en el Calvario. El propósito de Dios está por encima de nuestros problemas, de nuestro dolor o incluso de nuestro pecado. Esta promesa es sólo para los hijos de Dios, aquellos que cumplen el propósito de Dios, que seamos a Imagen de su Hijo. Todo lo que sucede en nuestras vidas se dirige a ese propósito.

CÓMO FORJAR UN CARÁCTER SEMEJANTE AL DE CRISTO

Lo que pasa fuera de tu vida no es tan importante como lo que sucede dentro. Las circunstancias son temporales, pero tu carácter durará para siempre.   Ya que la intención de Dios es hacerte como Jesús, te llevará a través de las mismas experiencias que atravesó su Hijo, incluidas la soledad, la tentación, el estrés, la crítica, el rechazo y muchos otros problemas. Estas circunstancias fortalecerán tu fe y tu obediencia.

CÓMO ENFRENTAR LOS PROBLEMAS COMO CRISTO

Recuerda que el plan de Dios es bueno: Es vital que te concentres en el plan de Dios, no en tu dolor o en tu problema. El secreto de la paciencia es recordar que tu dolor es temporal, pero tu recompensa eterna.

Regocíjate y da gracias: Dios no espera que le agradezcas por el mal, el pecado, el sufrimiento o por sus consecuencias dolorosas en el mundo. En cambio, quiere que le agradezcas porque usará tus problemas para cumplir sus propósitos. También podemos alegrarnos al saber que Dios está con nosotros en medio del dolor, regocijarnos en su amor.

Niégate a darte por vencido: Se paciente y persistente. Sabrás que estás en proceso de maduración cuando empieces a ver la mano de Dios en las circunstancias más variadas, confusas y aparentemente vanas de la vida. Pregunta en cada ocasión ¿qué quieres que aprenda? después confía en Dios y continúa haciendo lo correcto.

PREGUNTA DEL DÍA: ¿Qué problema en mi vida me ha permitido crecer más?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s