Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

Día 27


LUNES CUARTA SEMANA (DÍA 27)

Hoy es el día número 27 de tu caminar por el desierto cuaresmal. ¡Ya llega la Pascua arde nuestro corazón!

Para ser una nueva criatura, los recuerdos que te atormentan déjaselos al Señor en una oración.

Oremos Dios Nuestro, que renuevas el mundo por medio de sacramentos divinos, has que tu Iglesia progrese por la celebración de estos sacramentos de vida eterna y no permitas que le falten nunca los auxilios necesarios para su vida terrena. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén.

Una vida con propósito, Resumen del capítulo 27.

Cómo derrotar la tentación (1º Corintios 10:13)

Dios ha prometido que nunca permitirá que haya más sobre ti que lo que te pone dentro para vencerla. Tu contribuyes vencerla siguiendo estas claves

  • Vuelve a concentrar tu atención en algo diferente. Cada vez que intentas bloquear un pensamiento en tu mente, lo grabas más profundo en tu memoria, dado que la tentación siempre empieza con un pensamiento, la manera más rápida para neutralizar su fascinación es concentrarte en otra cosa. Así que, cuando la tentación te llame por teléfono, no discutas con ella, ¡simplemente cuelga!, en ocasiones la mejor opción es huir y apartarse. Desde el punto de vista espiritual, nuestra mente es el órgano más vulnerable. Para reducir la tentación, mantén tu mente ocupada con la Palabra de Dios y otros pensamientos buenos.
  • Revela tu lucha a un amigo consagrado o a un grupo de apoyo. Si estás perdiendo la batalla contra un persistente y mal hábito, una adicción o una tentación y estás atrapado en un círculo vicioso de buenas intenciones, fracasos y culpa, ¡no te mejorarás por ti mismo! Necesitas ayuda de otras personas. Algunas tentaciones sólo se superan con la ayuda de un compañero que ora por ti, te anima y te ayuda a asumir tu responsabilidad.

Así que quítate la máscara, deja de disimular que eres perfecto y camina hacia la liberación. Satanás quiere que pienses que tu pecado y tentación son únicos y que, por lo tanto, los tienes que guardar en secreto. La verdad es que todos estamos en el mismo barco. Todos luchamos contra las mismas tentaciones y todos hemos pecado. Millones han sentido lo mismo que tú y han enfrentado las mismas luchas que tienes en este momento.

  • Resiste al diablo. No renunciamos pasivamente a sus ataques. Debemos enfrentarlo y luchar.
    1. Aceptar la salvación de Dios. No serás capaz de decirle nada al diablo a menos que le hayas dicho que sí a Cristo. Sin Cristo estamos indefensos contra el diablo, pero Dios protege nuestras mentes con “el casco de la salvación”. Recuerda esto: Si eres creyente, Satanás no puede obligarte a hacer nada; sólo puede darte sugerencias.
    2. Usar la Palabra de Dios como tu arma contra Satanás. Hay poder en la Palabra de Dios, y Satanás le tiene miedo. No puedes engañar a Satanás con la lógica o con tu opinión, pero sí puedes usar el arma que lo hace temblar: la verdad de Dios. Por eso es importante que memorices la palabra, para tenerla disponible cuando te sea necesario.
  • Percátate de tu vulnerabilidad. Eso significa que somos buenos para engañarnos a nosotros mismos. Dadas las circunstancias correctas, cualquiera es capaz de cometer pecado. Nunca debemos bajar la guardia, ni pensar que la tentación no nos puede alcanzar. No te coloques descuidadamente en situaciones tentadoras. Evítalas, recuerda que es más fácil huir de la tentación que salir de ella.

PREGUNTA DEL DÍA: ¿A quién le puedo pedir que sea mi compañero espiritual, para que orando por mí me ayude a derrotar una tentación persistente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s