Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

Día 28


MARTES CUARTA SEMANA (DÍA 28)

Hoy es el día número 28 de tu caminar por el desierto cuaresmal.

Para hoy te proponemos este reto. Reconcíliate con una persona, con la cual, por una u otra razón dejaste de hablar o relacionarte..

Oremos Señor, que las saludables prácticas de la Cuaresma dispongan los corazones de tus hijos, para que celebren dignamente el misterio pascual y extiendan por todas partes el anuncio de tu salvación. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén.

Una vida con propósito, Resumen del capítulo 28.

Requiere tiempo (Filipenses 1:6)

No hay atajos en el camino hacia la madurez.

Mientras nosotros nos preocupamos en qué tan rápido crecemos. Dios se interesa en qué tan fuertes crecemos. Dios ve nuestras vidas desde y para la eternidad, por eso nunca tiene prisa. El discipulado es el proceso de conformarse a Cristo.

Este viaje de crecimiento involucra creer (mediante la adoración), pertenecer (en la comunión), y llegar a ser (mediante el discipulado).

¿POR QUÉ TOMA TANTO TIEMPO?

  • Somos de lento aprendizaje: Dios nos enseña y cuán pronto regresamos a nuestros viejos modelos de conducta. Necesitamos repetidas exposiciones de la lección.
  • Tenemos mucho que desaprender: No hay ninguna píldora, oración o principio que deshaga al instante el daño provocado en el transcurso de muchos años. Requiere arduo trabajo de eliminación y sustitución.
  • Tememos enfrentar con humildad la verdad acerca de nosotros mismos: Sólo en la medida que permitamos que Dios, con la luz de su verdad, ilumine nuestros defectos, fracasos y complejos, podremos empezar a trabajar en ellos. Hay que se humildes para permitírselo.
  • A menudo el crecimiento es doloroso y nos asusta: La preocupación inconsciente es que si abandono mi hábito, mi herida o mi complejo, ¿quién seré? Este temor definitivamente puede frenar tu crecimiento.
  • Desarrollar hábitos nuevos lleva tiempo: Si practicas algo durante un tiempo, te perfeccionas en eso. La práctica hace al maestro. Estos hábitos que edifican el carácter se llaman a menudo “disciplinas espirituales”

NO TE APRESURES

  • Cree que Dios está trabajando en tu vida aun cuando no lo sientas: ¿Qué hay de esos problemas, hábitos y heridas que te gustaría que desaparecieran? Está muy bien orar por un milagro, pero a veces la respuesta llega mediante un cambio gradual.
  • Ten un cuaderno o diario para anotar las lecciones aprendidas: Un registro de lo que estás aprendiendo. Apunta los descubrimientos y lecciones que Dios te enseña acerca de Él, de ti, de la vida, de las relaciones y de todo lo demás. Repasarlo te evita sufrimiento y dolor innecesarios, porque ya lo viviste antes.
  • Sé paciente con Dios y contigo mismo: Recuerda que Dios nunca anda deprisa, pero siempre llega a tiempo. Él usará toda tu vida preparándote para tu papel en la eternidad

No te desanimes: Un retraso no significa negación de parte de Dios. Recuerda cuánto has progresado, no únicamente cuánto te falta. No estás donde quieres, pero tampoco donde estabas.

PREGUNTA DEL DÍA: ¿En qué aspecto de mi crecimiento espiritual necesito ser más paciente y perseverante?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s