Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

Día 34


LUNES QUINTA SEMANA (DÍA 34)

Hoy es el día número 34 de tu caminar por el desierto cuaresmal. ¡Sólo faltan 10 días para la pascua!

Hoy te proponemos evaluar tu itinerario cuaresmal desde la oración, el ayuno y la limosna…cómo vas?

Oremos Señor, Dios nuestro, que por el amor innegable que nos tienes nos enriqueces con toda clase de bendiciones, concédenos pasar de nuestras antiguas faltas a una vida nueva, para prepararnos convenientemente a la gloria del retiro celestial. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén.

Una vida con propósito, Resumen del capítulo 34.

Mentalidad de siervo (Filipenses 2:5)

El servicio comienza en tu mente.

Dios está más interesado en por qué hacemos las cosas que en lo que hacemos.

Los siervos de Dios se diferencian por estas cinco actitudes:

Piensan más en otros que en sí mismos: Se enfocan en los demás, no en ellos mismos. Esto es verdadera humildad, no pensar menos de, sino menos en, nosotros mismos. Los verdaderos siervos no tratan de usar a Dios para sus propósitos. Dejan que Él los use para el suyo. Podemos medir nuestro corazón de siervos por la manera en que respondemos cuando otros nos tratan como siervos. ¿Cómo reaccionas cuando eres mandado por alguien o tratado como un inferior?

Piensan como mayordomos, no como dueños: Recuerdan que todo le pertenece a Dios. Si eres un siervo de Dios no puedes trabajar para ti mismo. Todo tu tiempo le pertenece a Dios. Él insiste en una lealtad exclusiva, no fidelidad a medias. El dinero tiene un gran potencial para reemplazar a Dios en tu vida y para que quieras posponer tu servicio, la riqueza no es un pecado siempre y cuando la usemos para la gloria de Dios. Los siervos del Señor siempre están más conscientes del ministerio que del dinero. Hay personas que usan su habilidad para ganar dinero para edificar la iglesia y hacerla crecer, así el dinero sirve a los propósitos de Dios.

Piensan en su trabajo, no en lo que otros hacen: No comparan, critican, ni compiten con otros siervos o ministerios. Están muy ocupados haciendo el trabajo que Dios les asignó. No es nuestro trabajo evaluar a otros siervos del Señor. Si sirves como Jesús, puedes esperar ser criticado. El mundo, aun las iglesias, no entienden lo que Dios valora en el servicio. Tampoco gastan tiempo en defenderse de la crítica, siguen prestando su servicio.

Basan su identidad en Cristo: Dado que ellos recuerdan que fueron amados y aceptados por gracia, los siervos no tienen que probar su mérito. Sólo las personas seguras pueden servir; las inseguras siempre se preocupan de cómo pueden ser vistos por los demás. Siguen el ejemplo de Jesús en el lavatorio de los pies.

Piensan en el ministerio como una oportunidad, no como obligación: Disfrutan ayudando a la gente, supliendo sus necesidades y realizando su ministerio. “Sirven al Señor con regocijo” Porque aman al Señor y están agradecidos por su favor; saben que servir es el mejor uso que pueden darle a su vida y que Dios ha prometido recompensarlos.

PREGUNTA DEL DÍA: ¿Me preocupo más por ser servido que por servir a otros?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s