Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

Día 37


JUEVES QUINTA SEMANA (DÍA 37)

Hoy es el día número 37 de tu caminar por el desierto cuaresmal. ¡Sólo faltan 7 días para la pascua, palpita fuerte nuestro corazón!

Delante de una cruz, dile al señor: me pongo en tus manos, haz de mí lo que tu quieras.

Oremos Señor, atiende a nuestras súplicas y concédenos tu protección, ya que hemos puesto toda nuestra esperanza en tu misericordia; purifícanos de toda mancha de pecado y haz que nos mantengamos en una vida santa, para que lleguemos a recibir la herencia que nos tienes prometida. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén.

Una vida con propósito, Resumen del capítulo 37.

Comparte el mensaje de tu vida (1º Pedro 3:15b-16)

Dios te ha dado un mensaje de vida para compartir.

Cuando te conviertes en creyente, también llegas a ser un mensajero de Dios. Él quiere hablarle al mundo por medio de ti.

Puedes pensar que no tienes nada que compartir pero tienes un sinnúmero de experiencias que Dios quiere que uses para traer a otros a su familia. La Biblia dice: “Quienes creen en el Hijo de Dios tienen el testimonio de Dios en ellos”. Tu mensaje de vida consta de cuatro partes:

Tu testimonio: la historia de cómo comenzaste una relación con Jesús. cómo Cristo marcó una diferencia en tu vida. Las historias personales también son más fáciles de relatar que los principios, y a las personas les gusta oírlas. Captan nuestra atención y las recordamos por más tiempo. Los no creyentes quizás pierdan el interés si citas a los teólogos más reconocidos o la Biblia, pero sienten una curiosidad natural acerca de las experiencias que ellos nunca han tenido. Compartir historias construye un puente relacional que Jesús puede cruzar, de tu corazón al de otros. Al compartir tu testimonio, piensa en 4 puntos clave:

  1. Cómo era mi vida antes de conocer a Jesús.
  2. Cómo supe que necesitaba a Jesús.
  3. Cómo rendí mi vida a Jesús.
  4. La diferencia que Jesús ha hecho en mi vida.

Tus lecciones de vida: las enseñanzas más importantes que Dios te ha dado. Algunas lecciones que pueden serte útiles al momento de compartir tu experiencia:

  • ¿Qué me ha enseñado Dios acerca del fracaso?
  • ¿Qué me ha enseñado Dios respecto a la carencia de dinero?
  • ¿Qué me ha enseñado Dios en cuanto al dolor, el pesar y la depresión?
  • ¿Qué me ha enseñado Dios a través de la espera?
  • ¿Qué me ha enseñado Dios con la enfermedad?
  • ¿Qué me ha enseñado Dios respecto a la desilusión?
  • ¿Qué he aprendido de mi familia, mi iglesia, mis relaciones, mi grupo pequeño y mis críticos?

Tus pasiones divinas: Las obras para las cuales Dios te ha moldeado y que más te importan. Dios les da a algunas personas una pasión divina para defender alguna causa, ésta puede estar relacionada con una experiencia propia o con el deseo de ayudar a los indefensos.

Las buenas nuevas: El mensaje de salvación. Las buenas nuevas significan que cuando confiamos en la gracia de Dios para salvarnos por medio de lo que Jesús hizo, nuestros pecados son perdonados; tenemos un propósito para vivir y nos es prometido un hogar futuro en el cielo. Lo más importante es que debes aprender a amar a las personas extraviadas como Dios lo hace. La salvación eterna de un alma es más importante que cualquier otra cosa que logres en la vida. Sólo las personas durarán para siempre.

PREGUNTA DEL DÍA: Reflexionando en mis historia personal, ¿a quién quiere Dios que se la cuente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s