Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

Entradas etiquetadas como “Emisora Minuto de Dios

La buena noticia del día – 5 de Noviembre 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Carta de San Pablo a los Romanos 14,7-12
Salmo 26
Del Santo Evangelios según Lucas 15, 1-10

El capítulo 15 es una parábola única en tres escenas. Revela el centro del Evangelio: El amor de Dios Padre por nosotros. El Padre que se estremece cuando el hijo que huyó por miedo, regresa a la casa e invita a toso a celebrar Fiesta.

Las dos parábolas que hemos leído se concentran en el drama de la búsqueda del hijo del Padre cuya vida está perdida.

Esta única parábola de la Misericordia del Padre está dirigida a los publicanos y pecadores. Es una parábola para animarlos a acoger la vida del Padre que los puede llevar a ser felices. Dios Padre quiere que todos nos salvemos de la injusticia y la marginación.

Es una parábola que muestra la lógica del Padre, tan diferente a la nuestra, por eso Él es EL OTRO. ¿Cómo así que lo lógico para El Padre es que si uno tiene cien ovejas, deje a las 99 y vaya en busca de la que se perdió? Eso no tiene nuestra lógica; ¡el que se perdió se perdió, quien lo manda a tirarse la vida, decimos nosotros!

Estas parábolas nos hablan de lo valiosos que somos para nuestro Dios. Somos un tesoro inestimable para EL. Somos la riqueza del Padre, Su pertenencia más preciada. Si mi vida anda perdida, El padece un drama. El Padre solo puede estar tranquilo si Todos estamos bien, si todos gozamos de plenitud. No puede haber fiesta, tranquilidad si hay uno perdido.

Estas parábolas son un llamado a ser misericordiosos como el Padre. ¿Cómo puede ser que vivamos tan tranquilos, habiendo que tanta vida se pierde, que entre los nuestros muchos viven en la amargura, el dolor, la discriminación?

Romanos 14,7-12

Con el Evangelio entendemos a San Pablo: Si vivimos para Jesús, si le pertenecemos a Jesús, entonces valoro como un tesoro la vida de los otros y procuro por que la vivan a plenitud.

¡Gloria a Dios Padre!

Anuncios

La buena noticia del día – 4 de Noviembre 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Carta de San Pablo a los Romanos 13,8-10
Salmo 111
Del Santo Evangelios según San Lucas 14, 25-33

Continuamos nuestra lectura del Evangelio San Lucas en el capítulo 14, 25-33. Los capítulos 13 nos hablaban de cómo un discípulo de Jesús se relaciona con las cosas, consigo mismo y con el Padre, es muy importante esta relación. Jesús va de subida a Jerusalén y tiene que recalcare a los discípulos de la importancia y la conciencia de algo: al Padre llegan sólo los necesitados, los que tienen sed de Dios, por tanto si usted no se experimenta necesitado no puede ser discípulos de Jesús, sólo los que se ponen en condición de hijos, los que consideran la relación con su Padre se pueden considerar hijos. En el tiempo de Jesús tener una familia era algo realmente importante y valioso, ahora no es así, pero antes implicaba tener tierras, tener bienes, posesiones, conocer personas que te apoyen, tener relaciones. Por eso exige también un desapego de la familia. En esta parte del texto podemos revisar 2 puntos:

1. Un discípulo no necesita de posesiones para vivir.
2. Al reino se entra por la puerta estrecha: los hinchados no entran, por eso es necesario deshincarse, dejar de tener posesiones y despojarse de tierras, familias, muchas cosas que se poseen y te hacen hinchar, así no podrás entrar al Reino, pues por la puerta estrecha solo entran los que no se creen grandes señores con todo lo que poseen, si tienes un ego muy inflado entonces no cabes, si tu ego es igual del grande al de un faraón, te aprovechas de los otros para hacerte más rico y poderoso, esclavizando a los demás, como un faraoncito hinchado no podrás entrar al Reino de los Cielos, no cabes por la puerta estrecha y no podrás ser discípulo de Jesús.

Jesús, va camino a Jerusalén, donde está el templo, donde está Dios. Pregunta entonces quién puede subir al monte, Jerusalén es el lugar de la gloria, del encuentro con nuestro Dios, el lugar de la victoria, quién puede subir al monte? Sólo el que tenga a Dios como Padre, quien tenga en el Padre su más grande riqueza, por eso el quién puede subir al lugar de la gloria, que es Jerusalén, sólo podrá subir aquel que tenga como absoluto al Padre y pueda decir no a las cosas pasajeras, quien tenga en su más grande aspiración la riqueza de Dios mismo, pero si eres un hinchado y quieres poseer y poseer, no entras, si tu gran aspiración es el Señor subirás a la gloria, echa cuentas, necesitas subir a la gloria, debes entonces hacer una negación a ti mismo, para negar aquello que te hace rico sometiendo a los otros, pero tienes la fuerza para hacer esto? Para negarte a ti mismo? Estos son los que son capaces de subir a la montaña, echa cuentas.

San pablo resume todo esto de una manera más concreta, tal como Jesús una vez lo pidió como un imperativo: Amarás! Quiénes pueden ser discípulos de Jesús? Los que aman, amarás a tu Dios con toda tu alma, mente y cuerpo y a tu prójimo como a ti mismo, puedes subir a la gloria si te encargas del otro, si puedes dar lo mejor de ti a los otros. Cuidarás del otro, lo amarás como a ti mismo y amarás a tu Dios con todo tu corazón, habrá dos absolutos en tu vida, Dios y el otro, debes hacerte cercano al otro, encargarte del otro, entonces podrás subir al lugar de la gloria, al lugar de la victoria, a Jerusalén.

Alabado sea, Jesucristo!!!


La buena noticia del día – 28 de Septiembre 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Zacarías 8; 1-8
Salmo 101
Del Santo Evangelio según San Lucas 9, 46-50

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia de hoy. Leemos un texto de Zacarías que está dividido  como en 5 segmentos u oráculos, donde se revela lo que Dios es y el juicio de Dios sobre su pueblo Israel.

En primera instancia los oráculos revelan que Dios es fiel en su amor a Israel y se mantendrá fiel en su amor, hay como una afirmación de Dios sobre su fidelidad a su pueblo pase lo que pase, haga lo que haga este pueblo, este es el juico de Dios con su pueblo.

En segundo lugar, ese amor que hace experimentar el pueblo, lo llevará a que sea fiel, sea santo, de carácter de sagrado,  es este amor lo que lo hace santo.

Israel estará marcado por el principio “esperanza”, no como mero optimismo, no es una cuestión de programación neurolingüística, es tener la certeza de que Dios está obrando poderosamente, con acciones salvadoras en favor de Israel. Qué significa que Israel tenga una esperanza, pues será próspero, tendrá un futuro maravilloso.

Israel somos tú y yo, este amor nos transformará y nos hará santos, estaremos marcados por este principio, Dios hará cosas que para nosotros son imposibles pero para Él no lo son. Dios en su amor hará que nosotros vivamos cosas que nos parecen imposibles de realizar, Dios hará los imposibles que necesita nuestra vida, esto sí es una buena noticia, por lo tanto hay que vivir estas experiencias, esto es lo que nos debe hacer distintos, sentirnos amados y su amor nos hace distintos, es la única cosa que nos hace distintos.

En el Evangelio se presenta una discusión que tiene Jesús con sus discípulos, al parecer estos no logran captar el misterio que Jesús les plantea, el misterio de la cruz: la misericordia de Dios, la fidelidad en el amor. Los discípulos no entienden qué los hace diferentes, quizá como muchos de nosotros actúan los discípulos.

Tratando de autoafirmarnos, queremos poseer el mundo entero, pasando por encima de quienes tengamos que pasar.  Queriendo sobresalir y ser los “más grandes”; esta autoafirmación es lo que nos lleva a dominar y controlar a todos y a todo.

Hay dos caminos en la vida del hombre, experimentarte amado y salvado por Dios, o experimentarse abandonado, esto hará que te autoafirmes y pases por encima de los otros, el miedo causado por el desconocimiento del amor de Dios nos vuelve completamente egoístas, autosuficientes, excluyentes, buscando siempre poder, vanagloria y grandezas.

Ocurre también en nuestras comunidades, Tenemos en nuestras vidas comunitarias o eclesiales, estas tentaciones, convertirnos en un  “nosotros” con delirios de grandeza y excluyendo a los que no se parezcan a lo que queremos. El orgullo nos lleva a excluir a muchos, con esto también excluimos al Señor. No podemos ponernos otro cimento que no haya sido puesto por Jesucristo, Él es el que acoge a todos, ese es su Espíritu, Jesús comienza a hablar de su Espíritu, que es la certeza de que Dios me ama y hace acciones a favor de mi vida, me pastorea, cuida de mí y me protege.

Hagamos una “lectio” profunda con estos textos,  pregúntate qué dice el texto, qué dice Jesús, qué me dice a mí, orémoslo y miremos qué le dice a nuestras vidas esta Palabra.

Alabado sea, Jesucristo!!!


La buena noticia del día – 25 de Septiembre 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Ageo 2, 1-9
Salmo 42, 1.2.3.4
Del Santo Evangelio según San Lucas 9, 18-22

Estamos leyendo el libro del profeta Ageo, el segundo oráculo del Señor; los ancianos siguen añorando el pasado, lo que antes tuvieron en el templo, diciendo “nada como el templo que teníamos antes”, pensando que el tiempo antiguo era mucho mejor, hoy seguimos pensando que el pasado fue mejor, esta cultura de la añoranza hace que ninguno de los frutos madure, este anclarnos en el pasado hace que todos los esfuerzos sean en vano, seguir pensando en que nada es mejor como todo lo pasado, es una cultura absurda que niega la vida nueva, niega la novedad de las acciones de Dios en la historia, el profeta Ageo les predica sobre una relación con nuestro Dios figurada en un nuevo templo. Ageo anima al pueblo a vivir la esperanza de tiempos nuevos, llenos de gloria y esplendor, vendrán tiempos nuevos para todos, Dios está actuando, basa su certeza de esta esperanza que no defrauda en la promesa de Dios, quien prometió que estaría con nosotros hasta donde quiera que fuéramos. Nuestro Dios hará que a su tiempo todo sea más hermoso.

Esto es lo que predica Ageo, en contra de la añoranza, anticipando cosas mejores porque Dios es siempre nuevo, siempre mejor, el profeta los anima a tener esperanza en esa misteriosa e imperceptible presencia de Dios que lo va renovando todo, que abre nuestro corazón a cosas inusitadas para nosotros, dice el profeta “vamos a vivir tiempos nuevos, mejores de lo que hemos vivido”, esta es la certeza de todo creyente, lo que viene será mejor, más sorprendente y maravilloso, porque Dios está ahí en medio de nosotros. Tenemos que dejar el lamento de que todo pasado fue mejor, usted no puede pertenecer a esa cultura si está en el Espíritu de Dios, debemos tener la certeza de que Dios hará nuevas todas las cosas, las mejores escenas de tu vida están por llegar, Dios está haciendo una irrupción para que esto sea una realidad.

Ahora, estamos ante el cierre de la primera parte de la actividad de Jesús en Galilea en el Evangelio de Lucas, recordemos que tiene varias partes: la promesa con los relatos de la infancia y otros donde nos insisten en el cumplimiento de la promesa de salvación  con el nacimiento de Jesús, ahora estamos en la predicación de Galilea donde empieza el cierre para la siguiente parte. En la pericopa de hoy, hay que dar una respuesta frente a la identidad de Jesús ¿Quién es este? todos tendremos que responder esta pregunta. La respuesta la daremos en la misma línea que respondieron los discípulos y la Iglesia en cabeza de Pedro, bajo las siguientes características:

  1. La respuesta surge en la experiencia de la oración: Jesús está orando a solas pero sus discípulos también están en la oración, no es otra cosa que entrar por Jesús al Padre, orando se responde quién es Jesús, los que se meten en la intimidad del Padre por Jesús mismo, así podemos responder a esta pregunta.
  2. La respuesta la pueden dar sólo los discípulos: los que están con Jesús, tienen una intimidad por Él, se dejan cuestionar por Él, la respuesta la puede dar quienes los siguen y escuchan su Palabra. Hay muchos que no se han metido en los Evangelios y hablan de Jesús… pero qué puedes decir? qué puedes opinar? tonterías, cosas superficiales y sin importancia o profundidad.
  3. La respuesta que se da de Jesús, debe permanecer abierta: no puede encerrarse en una sola respuesta, quien reconoce a Jesús como novedad absoluta: Jesús es siempre nuevo como nuevo es Dios. No puedo correr la tentación de dar una respuesta y ser la misma que di hace 10 años, acaso no hemos crecido en la fe, la espiritualidad y la intimidad con Dios? lo que ahora digo de Jesús tiene que ser muy diferente año tras años, un respuesta desde la novedad del Espíritu, la novedad que todos los días nos alcanza y nos maravilla, todos los días aprendemos de Él algo que nos maravilla. Jesús es siempre nuevo, es la novedad absoluta.
  4. Para hablar de Jesús es necesario conocer, experimentar, tener una vivencia: la de la muerte y la resurrección de Jesús. Sólo responden a la pregunta de quién es Jesús los que hayan tenido una experiencia pascual, del Espíritu y de Pentecostés en su vida, sólo quien experimenta la muerte y al resurrección de Jesús en su vida puede decir quién es Él. Esta respuesta tiene sus raíces en esta realidad. Con esto podemos dar una respuesta acertada de quién es Jesús… cómo vas a dar tú esta respuesta? el Señor mismo te pregunta: ¿Quién es Jesús para tí?

#YoSigoFirme
Alabado sea, Jesucristo!!!


La buena noticia del día – 24 de Septiembre 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Ageo 1,1-8
Salmo 149,1-2.3-4.5-6a.9b
Del Santo Evangelio según San Lucas 9,7-9

Hoy vamos a leer unos apartes del profeta Ageo, quien actuó en el tiempo de la reconstrucción de Israel; pero ¿cuál es el mensaje central de este profeta? La necesidad de reconstruir el templo antes que cualquier cosa, pero dice el profeta: cómo pretende ustedes reconstruir lo físico sin primero reconstruir el interior? si no hay un compromiso claro para permitir que Dios señoree en la vida esto no es posible, tenemos muchas disculpas para impedir esto, mi bienestar, mi prosperidad personal, los intereses propios antes que las cosas de Dios. Dice el profeta que estamos muy equivocados si pensamos así. Lo primero que debemos hacer es abrirnos a una experiencia del Espíritu, de lo contrario siempre viviremos una vida llena de insatisfacciones, como alguien que tiene mucha sed y por mucha agua que tome no es capaz de saciarla. Si falta Dios en nuestras vidas todo lo nuestro será una continua insatisfacción, buscando una y otra pareja, uno y otro viaje, pero nada nos satisface, nada nos sacia, esa es la vida de una persona que no le ha abierto paso a Dios en su corazón, vivir siempre insatisfechos e improductivos, tendrá muchas cosas pero al final no tendrá nada. Siempre estará pobre aunque su salario sea muy alto. Se está preguntando, por qué no logro ser feliz? Por qué nada me llena? Porque nada me satisface? Porque no has metido a Dios en tu vida, no puedes reconstruir tu vida sin ponerlo a Él como centro. Quieres vivir satisfecho y pleno en tu vida? Ábrele espacio al Señor en tu corazón.

En el Evangelio de Lucas, Herodes pretende ver a Jesús, tremenda ambición, para ver a Jesús se necesitan ciertas cosas, decías esta semana que para Lucas quien escribió el Evangelio para una comunidad primitiva, les decía que abrieran su corazón para poder verlo porque no lograron vivir con Jesús, pero tuvieron la experiencia apostólica. Ahora viene Herodes quien pretende ver a Jesús, pero sólo lo lograrán aquellos que abran su corazón a la conversión (significado por Juan BAUTISTA a quien Herodes decapitó), quienes estén dispuestos a acoger la Palabra y abiertos a su escucha. pero Herodes es quien amordaza la Palabra, la sofoca, apaga la luz que le hace ver su situación de egoísmo, maldad y codicia, que lo mantiene en su propia oscuridad, pone obstáculos a que su mal sea denunciado, a que la injusticia y la maldad que hay en él sea puesta en evidencia. Si usted y yo no nos disponemos a salir de las tinieblas y reconocer lo que nos somete, a hacer rupturas de paradigmas y  ponemos a primar nuestros intereses sobre la apertura a Dios, no podremos ver a Jesús.

Lo segundo que debemos considerar para ver a Jesús es escuchar su Palabra, Herodes quiere acabar con una Palabra que le parece incómoda, es imposible ver a Jesús si no obedecemos la Palabra de Dios, si la callamos y la opacamos.  Quieres ver la gloria de Dios sobre tu vida para que todo florezca, produzca? Tienes que escuchar la Palabra de Jesús y abrir el corazón a su experiencia de fe. Pregúntate, por qué no te sacia hoy la Palabra tu corazón.

#YoSigoFirme
Alabado sea, Jesucristo!!!


La buena noticia del día – 18 de Septiembre 2015


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Carta de San Pablo a Timoteo 6, 2-12
Salmo 48
Del Santo Evangelio según San Lucas 8, 1-3

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia. Con toda la Iglesia seguimos leyendo la carta a Timoteo, Pablo continúa haciéndoles unas recomendaciones sobre la manera de dirigir la comunidad y también se refiere a su ser, les dice 2 cosas:

  1. Con respecto a “la enseñanza” en la comunidad: es muy dura e irónica la forma en cómo califica Pablo a las personas que predican cosas distintas al Evangelio y a la persona de Jesús, en muchos lugares y grupos ocurre esto, los llama “falsos maestros… orgullosos e ignorantes”, diciendo que eso de estar enseñando cosas distintas a la persona de Jesús es como tener una enfermedad, la enfermedad de plantear cuestiones inútiles, ángeles, apariciones, apariciones de la virgen, a quien amamos mucho pero sobre la cual no tergiversamos su imagen, el centro de la enseñanza de nuestras comunidades debe ser Jesucristo. Atentos entonces a lo que enseñemos en nuestras comunidades, dice Pablo que más grave aún es hacerlo por lucrarse económicamente. En nuestras comunidades católicas no se ve mucho, pero se ve, nuestras comunidades a veces están llenas de servidores enseñando pseudo-doctrinas que parecen muy dogmáticas y espirituales pero no dejan de ser basura como dice Pablo, que nos impiden llegar a tener la estatura de hombres perfectos, no nos sirven para configurarnos con la persona de Jesús.
  1. La justicia y la equidad: lo que pasa es que en las comunidades cristianas estaban compuestas de hombres libres y esclavos, en ese entonces muchas personas eran esclavos en el imperio romano, por eso habla Pablo de la justicia y la equidad que se debe tener con ellos, nada de exclusión o diferenciación entre libertos y esclavos, en la comunidad todos somos iguales, hijos de Dios, por lo tanto con los mismos derechos y la misma dignidad, este tema lo deberíamos profundizar mucho en nuestras enseñanzas. A veces no aparece tan claro para nosotros pero en la identificación de las primeras comunidades sí es muy claro este tema.

Con San Lucas tenemos un sumario de la actividad misionera de Jesús, Lucas tiene varios sumarios para separar las grandes secciones de las pequeñas, iniciará la gran sección de la subida a Jerusalén en el capítulo 9, 54. Lucas tiene la pedagogía de hacer resúmenes para guiarnos y conducirnos por las enseñanzas que nos deja de Jesús. Con esta lectura de hoy emergen 3 temas fundamentales:

  1. La actividad itinerante de Jesús: va por pueblos y ciudades anunciando la buena noticia de Dios. Jesús nos es un mochilero, esto tiene una intención muy específica, Jesús vive un drama que le ha impuesto el Padre: debe llenar la casa de salvados, esta casa está vacía. Por eso Jesús va por pueblos y ciudades buscando gente que quiera aceptar la salvación de Dios para llenar la casa de salvados, que quieran ser hijos y comportarse como hermanos, poder instaurar el Reino de los hijos y los hermanos.
  2. Lo acompañaban los Doce: quiere penetrar en el corazón de los doce, el mismo drama de Jesús, tienen que llenar la casa de salvados, este es el discípulo, no descansamos si no llenamos la casa de hijos, tenemos que vivir el mismo drama de Jesús si queremos ser sus discípulos, hay que hacer vivir a otros el Evangelio del amor del Padre.
  3. Se subraya que unas mujeres lo seguían: algunas de las mujeres que Jesús había liberado de malos espíritus y enfermedades son nombradas, este detalle tan importante dice que inicialmente el Evangelio del Reino de Dios viene para los pobres, los más pequeños, las mujeres representan aquí los más débiles, las mujeres representaban un objeto de pertenencia hasta hace muy poco, pero a quién privilegia Dios en su opción fundamental, pues los pobres, los débiles, los que sufren, esos son los privilegiados de Dios y esta imagen la representa la mujeres en los tiempos de Jesús, por eso está rodeado de mujeres, porque el Evangelio que Él proclama es para los más pequeños, los débiles, los que no contaban, las mujeres eran el signo de la exclusión. el Evangelio es para estos, el Padre ama en su opción de una manera preferencial a los excluidos, por eso se le anunció a los pastores el nacimiento de Jesús, por eso se anuncia a María el nacimiento de Jesús en Lucas porque ella es una excluida, es una mujer, además es una gran mujer y vale la pena decirlo. En Mateo por ejemplo el anuncio se hace a José como definía la tradición, pero Lucas quiere resaltar la opción de Jesús y del Padre por los más débiles, excluidos y desprotegidos. Nosotros debemos vivir en nuestras conductas cotidianas tanto personales como comunitarias la opción preferencial de Dios por los excluidos.

#YoSigoFirme
Alabado sea, Jesucristo!!!


Minientrada

La buena noticia del día – 26 de Agosto 2015


Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (2,9-13):

Recordad, hermanos, nuestros esfuerzos y fatigas; trabajando día y noche para no serle gravoso a nadie, proclamamos entre vosotros el Evangelio de Dios. Vosotros sois testigos, y Dios también, de lo leal, recto e irreprochable que fue nuestro proceder con vosotros, los creyentes; sabéis perfectamente que tratamos con cada uno de vosotros personalmente, como un padre con sus hijos, animándoos con tono suave y enérgico a vivir como se merece Dios, que os ha llamado a su reino y gloria. Ésa es la razón por la que no cesarnos de dar gracias a Dios, porque al recibir la palabra de Dios, que os predicamos, la acogisteis no como palabra de hombre, sino, cual es en verdad, como palabra de Dios, que permanece operante en vosotros, los creyentes.

Sal 138,7-8.9-10.11-12ab

R/. Señor, tú me sondeas y me conoces

¿Adónde iré lejos de tu aliento,
adónde escaparé de tu mirada?
Si escalo el cielo, allí estás tú;
si me acuesto en el abismo, allí te encuentro. R/.

Si vuelo hasta el margen de la aurora,
si emigro hasta el confín del mar,
allí me alcanzará tu izquierda,
me agarrará tu derecha. R/.

Si digo: «Que al menos la tiniebla me encubra,
que la luz se haga noche en torno a mí»,
ni la tiniebla es oscura para ti,
la noche es clara como el día. R/.

Lectura del santo evangelio según san Mateo (23,27-32):

En aquel tiempo, habló Jesús diciendo: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que os parecéis a los sepulcros encalados! Por fuera tienen buena apariencia, pero por dentro están llenos de huesos y podredumbre; lo mismo vosotros: por fuera parecéis justos, pero por dentro estáis repletos de hipocresía y crímenes. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que edificáis sepulcros a los profetas y ornamentáis los mausoleos de los justos, diciendo: “Si hubiéramos vivido en tiempo de nuestros padres, no habríamos sido cómplices suyos en el asesinato de los profetas”! Con esto atestiguáis en contra vuestra, que sois hijos de los que asesinaron a los profetas. ¡Colmad también vosotros la medida de vuestros padres!»

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Bienvenidos hermanos a esta Buena Noticia de Hoy

Nos habla la liturgia nuevamente de la carta de San Pablo a sus hermanos de Tesalónica y del Evangelio según San Mateo donde se presentan algunos Ay de Jesús, muy orientados hacia los dirigentes.

Mateo nos dice, nos llama mucho la atención lo que es bello ante los ojos aunque en ello se oculte un pecado grande; tal vez el mayor pecado, a nosotros mismos es que nos presentamos como impecables, bellos, Nos preocupados por nuestra apariencia, que no está mal pero dejamos por fuera lo importante. La apariencia debe tener su fuente dentro de nosotros mismos, dentro del corazón, debe darla nuestras acciones inspiradas en Dios… piensa… con qué intención ayudas a alguien? En esto nos quiere llamar Jesús la atención, somos expertos en disfrazar los pecados, vivimos hablando de los pecados de otros pero no nos aterramos por la manera en como nosotros vivimos, este es el llamado fuerte de Jesús.

A esto se le puede sumar la actitud de Pablo, más suave, nos dice tan hermosamente que solo ha procurado anunciar el ser de Jesús, su estilo de vida, pero con su propio estilo de vida, se ha vuelto Evangelio, este tiene que tener manos y cuerpo, el tuyo y el mío, Ser Evangelios andantes, seamos reflejo del estilo de vida de Jesús, de su conciencia, de su forma de vivir, seamos evangelios vivientes.

Otra cosa que dice Pablo es que esta comunidad aceptó su palabra como Palabra de Dios. Aceptemos el Evangelio como lo que es, lo que da forma y dignidad a cada Ser Humano, una Palabra que direcciona la vida.

Por eso Pablo da gracias, aceptaron su palabra como divina que es capaz de transformar, llenar de luz, sacar de las tinieblas, se hizo vida en ellos, así también debe ser para nosotros la Palabra, transformadora de nuestras propias vidas.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.


La buena noticia del día – jueves 23 de julio 2015


Éxodo 19, 1-2. 9-11. 16-20 

Aquel día, a los tres meses de haber salido de Egipto, los israelitas, que habían partido de Refidim, llegaron al desierto de Sinaí y acamparon frente al monte. Entonces el Señor le dijo a Moisés: “Voy a acercarme a ti en una nube espesa, para que el pueblo pueda escuchar lo que te digo y tenga siempre fe en ti”.

Moisés comunicó al Señor lo que el pueblo le había dicho. Y el Señor le dijo: “Vuelve a donde está el pueblo y ordénales que se purifiquen hoy y mañana; que laven su ropa y estén preparados para pasado mañana, pues el Señor bajará al monte Sinaí a la vista del pueblo”.

Al rayar el alba del tercer día, hubo truenos y relámpagos; una densa nube cubrió el monte y se escuchó un fragoroso resonar de trompetas. Esto hizo temblar al pueblo, que estaba en el campamento. Moisés hizo salir al pueblo para ir al encuentro de Dios; pero la gente se detuvo al pie del monte. Todo el monte Sinaí humeaba, porque el Señor había descendido sobre él en medio del fuego. Salía humo como de un horno y todo el monte retemblaba con violencia. El sonido de las trompetas se hacía cada vez más fuerte. Moisés hablaba y Dios le respondía con truenos. El Señor bajó a la cumbre del monte y le dijo a Moisés que subiera.

Mateo 13, 10-17

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús sus discípulos y le preguntaron: “¿Por qué les hablas en parábolas?” Él les respondió: “A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de los cielos; pero a ellos no. Al que tiene se le dará más y nadará en la abundancia; pero al que tiene poco, aun eso poco se le quitará. Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven y oyendo no oyen ni entienden.

En ellos se cumple aquella profecía de Isaías que dice:Ustedes oirán una y otra vez y no entenderán; mirarán y volverán a mirar, pero no verán; porque este pueblo ha endurecido su corazón, ha cerrado sus ojos y tapado sus oídos, con el fin de no ver con los ojos ni oír con los oídos, ni comprender con el corazón. Porque no quieren convertirse ni que yo los salve

Pero, dichosos ustedes, porque sus ojos ven y sus oídos oyen. Yo les aseguro que muchos profetas y muchos justos desearon ver lo que ustedes ven y no lo vieron y oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron”.

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Bienvenidos hermanos a recibir la buena noticia del día. Hoy es jueves de la semana XVI del tiempo ordinario, estamos leyendo del AT el libro del Éxodo. Nos adentramos a las experiencias del Sinaí, habían sido sacados de la esclavitud de Egipto, comienzan un proceso de sanación en el desierto y ahora son llevados al Sinaí;  allí ocurrieron 3 grandes experiencias para el pueblo de Israel; vamos hoy a hablar de la primera experiencia,:

1ra. Experiencia: La revelación única y grandiosa de Dios, donde Él pronunció su nombre, se reveló, se quitó el velo y se mostró tal y como era. Algunos elementos de esta teofanía son: los tres días de preparación, que hablan de la necesidad de abrir el corazón, de disponerse y desear a Dios, quitar todo obstáculo ante él, anhelar y desear el encuentro con Dios, un encuentro sobrecogedor, la presencia de Dios es distinta, impresionante, debemos establecer distancias, a Dios no se le puede cosificar o utilizar, Él es totalmente El Otro. Dios va a venir a nuestro encuentro revelado en el monte, el lugar Hierofánico, donde se presenta, las imágenes del fuego, el terremoto, las trompetas, son para afirmar que Dios es sencillamente grande, sobrecogedor, fascinante, lo que muestra su realidad que nos supera totalmente, a Dios sólo lo podemos conocer si tenemos una experiencia con Él, Dios no es una teoría o una palabra, hay que experimentarlo, todos estos elementos nos llevan a tener una experiencia dramática en nuestras vidas que las determina en su totalidad; luego de esta no habrán otras, es contundente el impacto de nuestra realidad vivida con Él y con el mundo, a esto obedecen las figuras extraordinarias que presenta el texto, porque habla de lo extraordinario y fascinante. ¡A Dios Hay que experimentarlo!

En la actualidad Dios no impacta, esto mismo sucede con Jesús mostrado en el Evangelio de Mateo, para muchos Jesús es sólo un hombre muy interesante, una propuesta humanista valiosa pero no hay una experiencia de su santidad, grandeza, gloria y numinosidad, esta experiencia no hace que seamos otros.

El capítulo 13 de este evangelio corresponde al centro de todo todos los discursos; habla de la urgencia del Reino. acogido por quienes están abiertos a la conversión, para los que  tienen necesitad de ser transformados, necesitados de una vida nueva; los que piensan que todo está hecho y que es posible vivir en medio de la injusticia y la iniquidad, la guerra como muchos en Colombia, nunca van a construir el Reino ni pertenecerán a la familia de Jesús.

Este Evangelio habla de la urgencia del cambio. Y es un discurso en parábolas. Los discípulos preguntan por qué Jesús habla en parábolas.   Para Jesús es claro que ante El se toman posiciones, por eso distingue dos grupos: Jesús se refiere a “Ustedes”, a los que están dispuestos a seguirle y cumplen la voluntad de Dios, un Reino nuevo donde todos se experimenten hijos del Padre, hermanos y responsable del hermano. Ustedes desean el Reino y en esa medida se les dará. Y se refiere a  “Ellos” que tienen endurecido el corazón, no están preparados para profundizar en la experiencia del Reino. “ellos”, que por más que oigan no entenderán, que por más que miren  no verán.

Por eso se les habla en parábolas, porque la experiencia de Jesús necesita profundidad, búsqueda, sed. Pero sobre todo una revelación de Dios en Jesucristo.

#YoSigoFirme

Alabado sea, Jesucristo!!

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.


La buena noticia del día – miércoles 22 de julio 2015


Cantar de los Cantares (3,1-4a):

Así dice la esposa: «En mi cama, por la noche, buscaba al amor de mi alma: lo busqué y no lo encontré. Me levanté y recorrí la ciudad por las calles y las plazas, buscando al amor de mi alma; lo busqué y no lo encontré. Me han encontrado los guardias que rondan por la ciudad: “¿Visteis al amor de mi alma?” Pero, apenas los pasé, encontré al amor de mi alma.»

Sal 62,2.3-4.5-6.8-9

R/. Mi alma está sedienta de ti, mi Dios

Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma está sedienta de ti;
mi carne tiene ansia de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua. R/.

¡Cómo te contemplaba en el santuario
viendo tu fuerza y tu gloria!
Tu gracia vale más que la vida,
te alabarán mis labios. R/.

Toda mi vida te bendeciré
y alzaré las manos invocándote.
Me saciaré como de enjundia y de manteca,
y mis labios te alabarán jubilosos. R/.

Porque fuiste mi auxilio,
y a la sombra de tus alas canto con júbilo;
mi alma está unida a ti,
y tu diestra me sostiene. R/.

Juan (20,1.11-18):

El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Fuera, junto al sepulcro, estaba María, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús.
Ellos le preguntan: «Mujer, ¿por qué lloras?»
Ella les contesta: «Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto.»
Dicho esto, da media vuelta y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús.
Jesús le dice: «Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?»
Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta: «Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré.»
Jesús le dice: «¡María!»
Ella se vuelve y le dice: «¡Rabboni!», que significa: «¡Maestro!»
Jesús le dice: «Suéltame, que todavía no he subido al Padre. Anda, ve a mis hermanos y diles: “Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro.”»
María Magdalena fue y anunció a los discípulos: «He visto al Señor y ha dicho esto.»

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia. Hoy miércoles de la semana XVI del tiempo ordinario celebramos la fiesta de Santa María Magdalena, una enamorada de nuestro Dios. Hoy es un día de celebración de aquellos que como dice el salmo están sedientos y con ansias de nuestro Dios, esta es la figura de María Magdalena, la amada, la que ama ardientemente a su Dios, que lo busca con gran deseo. Hoy la liturgia de la Iglesia nos combina dos textos hermosos, en el Evangelio María frente al sepulcro y el texto del Cantar de los Cantares. El texto del sepulcro vacío se convierte en el cuarto nupcial donde se encuentran Jesús y su amada, este es el sentido para la Iglesia hoy  y para muchos biblistas. Lo que ocurre en el sepulcro es el encuentro entre los dos amados, la resurrección se da como las fiestas nupciales, la esposa que es la Iglesia con su Señor que es Jesús, ya no es un sepulcro sino un cuarto nupcial.

María llora por la ausencia de su amado y comienza a buscarlo, pregunta a los dos guardias en el sepulcro y les dice ¿han visto al amor de mi alma? igual que el texto de Cantares, pero una vez los pasó encuentra al amado. María aquí es la figura de la Iglesia que es la esposa y tiene el encuentro con su amado que es Jesús. El texto ya había dicho que había pasado un duro invierno, en esta época nada crece, no hay como vida, pero luego de esto sucede el encuentro entre los dos amados, ocurre algo maravilloso y hermoso, cuando ella se encuentra con Él, quedan tan estrechamente unidos que no debe existir entonces ninguna nostalgia ni ningún dolor al separarse, ella lo llevará tatuado en el corazón cuando se tengan que separar, no hay tristeza por eso, María toma a Jesús y Él le dice: no me retengas. No necesitamos abrazar al Señor para poseerlo, ya somos uno solo con ÉL, ya nosotros creemos que la Iglesia y Jesús son uno solo, queremos como retenerlo y poseerlo, no creyendo que estamos impregnados de Él, pero vive en nosotros, habita en nosotros con su Espíritu. Vendrán las dificultades, las situaciones adversas, una enfermedad, una pérdida, los fracasos sentimentales y económicos, cualquier invierno duro, pero ya somos uno solo, la Iglesia y la comunidad con el Señor Jesús ya somos uno solo, nos pertenecemos el uno al otro.

La fe de la comunidad se debe acrecentar por el testimonio de quien deja tatuar su vida con el amor del resucitado, dando testimonio de esto, siendo una con el resucitado, ha visto al amor de su vida y da testimonio de esto, a esto está llamada la comunidad, a ser una con el resucitado, a amarse, a ser una con su amado Jesús.
Hoy es día de Espiritualidad como elevada, un día para hablar de amores, tan sabia y claramente como la Iglesia quiero hoy recordarlo y aclararlo. A pesar de los inviernos, los amados viven en un solo Espíritu.

A todos los que están sedientos en sus vidas, en su carne, como tierra reseca, están invitados a que reaviven sus vidas y levanten sus manos para saciarse de su Dios, levantando las manos a su amor, saciando la vida con su presencia, elevando su corazón en adoración a su Dios. Hoy hicimos un paréntesis en las lecturas del Éxodo para vivir esta fiesta, para quienes no han encontrado el amor de sus vidas a que se hagan uno con Jesús, estamos invitamos a hacer algo para acrecentar su amor por Jesús… pregunta el amado, qué buscas? a ti te busco, mi alma te desea, cual tierra sedienta, sin agua. Esta es la respuesta, desear estar en unión con ÉL de una manera mayor, en esto consiste la oración de este día, bendito sea El Señor que nos propone esto hoy.

#YoSigoFirme
Alabado sea, Jesucristo!!!

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.


La buena noticia del día – martes 21 de julio 2015


Éxodo 14, 21-15, 1

En aquellos días, Moisés extendió su mano sobre el mar, y el Señor hizo soplar durante toda la noche un fuerte viento del este, que secó el mar, y dividió las aguas. Los israelitas entraron en el mar y no se mojaban, mientras las aguas formaban una muralla a su derecha y a su izquierda. Los egipcios se lanzaron en su persecución y toda la caballería del faraón, sus carros y jinetes, entraron tras ellos en el mar.

Hacia el amanecer, el Señor miró desde la columna de fuego y humo al ejército de los egipcios y sembró entre ellos el pánico. Trabó las ruedas de sus carros, de suerte que no avanzaban sino pesadamente. Dijeron entonces los egipcios: “Huyamos de Israel, porque el Señor lucha en su favor contra Egipto”.

Entonces el Señor le dijo a Moisés: “Extiende tu mano sobre el mar, para que vuelvan las aguas sobre los egipcios, sus carros y sus jinetes”. Y extendió Moisés su mano sobre el mar, y al amanecer, las aguas volvieron a su sitio, de suerte que al huir los egipcios se encontraron con ellas, y el Señor los derribó en medio del mar. Volvieron las aguas y cubrieron los carros, a los jinetes y a todo el ejército del faraón, que se había metido en el mar para perseguir a Israel. Ni uno solo se salvó.

Pero los hijos de Israel caminaban por lo seco en medio del mar. Las aguas les hacían muralla a derecha e izquierda. Aquel día salvó el Señor a Israel de las manos de Egipto. Israel vio a los egipcios muertos en la orilla del mar. Israel vio la mano fuerte del Señor sobre los egipcios, y el pueblo temió al Señor y creyó en el Señor y en Moisés, su siervo. Entonces Moisés y los hijos de Israel cantaron este cántico al Señor.

Ex 15,8-9.10.12.17

R/. Cantaré al Señor, sublime es su victoria

Al soplo de tu nariz, se amontonaron las aguas,
las corrientes se alzaron como un dique,
las olas se cuajaron en el mar.
Decía el enemigo: «Los perseguiré y alcanzaré,
repartiré el botín, se saciará mi codicia,
empuñaré la espada, los agarrará mi mano.» R/.

Pero sopló tu aliento, y los cubrió el mar,
se hundieron como plomo en las aguas formidables.
Extendiste tu diestra: se los tragó la tierra. R/.

Introduces a tu pueblo
y lo plantas en el monte de tu heredad,
lugar del que hiciste tu trono, Señor;
santuario, Señor, que fundaron tus manos. R/.

Mateo 12, 46-50

En aquel tiempo, Jesús estaba hablando a la muchedumbre, cuando su madre y sus parientes se acercaron y trataban de hablar con él. Alguien le dijo entonces a Jesús: “Oye, ahí fuera están tu madre y tus hermanos, y quieren hablar contigo”.

Pero él respondió al que se lo decía: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?” Y señalando con la mano a sus discípulos, dijo: “Estos son mi madre y mis hermanos. Pues todo el que cumple la voluntad de mi Padre, que está en los cielos, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre”.

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Hoy tenemos el texto del Éxodo nuevamente, un texto que nos narra la noche más grandiosa en el AT. Dos noches marcan nuestra historia de salvación, esta, que marca el pueblo de Israel y la noche de la resurrección del Señor Jesús. Estas noches nos muestran todo el poder y la grandeza de nuestro Dios.

El texto del Éxodo narrado con un estilo épico, nuestro Dios es un héroe que ha vencido a Faraón, el imperio que cercena la vida; ha sido derrotado en esta noche santa; derrota infringida por nuestro Dios contra los que manipulan y oprimen su pueblo. En este relato hay dos relatos mezclados, dos escritos, sobre esta misma noche, en tiempos diferentes:

  1. Escrito entre los años 1000 y 950 que es el relato antiguo, llamado el Yahvista – Elohista.
    2. Escrito en el año 550, llamado el relato sacerdotal, dirigido y escrito tal vez por Ezequiel.Ambos relatos sirven para recordar a Israel que Dios algún día lo liberó de las manos de Faraón; si algún día lo hizo pues lo volverá a hacer cada vez que sea necesario. El sacerdote Esdras los compiló con el Pentateuco así como los tenemos hoy, con este texto el pueblo celebrará la pascua y cuando necesite enfrentarse a una situación difícil volverán a leer este texto y tomarán el valor que necesitan porque su Dios volverá a obrar en sus vidas cada vez que sea necesario. Así mismo hacemos los cristianos con la resurrección de Dios, no unimos dos textos sino que unimos dos acontecimientos, el del Éxodo y el de Jesús para alabar la gloria de nuestro Dios.

En el Relato Antiguo el pueblo de Israel ve que Faraón se viene encima de ellos y los va a destrozar, se llenan de miedo por esto y Moisés les dice: No tengan miedo, Dios está en medio de nosotros, está puesto entre nosotros y el Faraón; porque Dios siempre hace eso: se pone entre su pueblo y la maldad para no dejar que llegue hasta ellos, y se nos narra con el verbo “ver” la maldad y el mal a “ver” la gloria de Dios, cambian la expresión “temer” de tener miedo a “temer” de tener confianza absoluta en Dios, un texto absolutamente bello.

El relato sacerdotal hace que Dios libere con su Palabra, dice el Señor que se separen las aguas y todo se va produciendo por la Palabra de nuestro Dios que es la fuente de la liberación, lo más impactante de esto es que Dios abre un camino en el mar, en el relato antiguo el prodigio es otro, el mal retrocede y ellos pueden pasar, pero en el relato sacerdotal Dios abre un camino entre el mar, que era el mal para los israelitas, por allí llegaban a oprimirlos, era como la fuente del mal, entonces que Dios abra un camino por en medio del mal para que su pueblo pase es una cosa realmente grandiosa y poderosa, tú debes entender esto así como se presenta, dejarás de tener temor y empezarás a tener confianza en tu Dios; Él abrirá un camino en el mal que ahora ves en tu vida, por donde tú creas que no hay forma de abrirlo, por ahí lo abrirá. Dios nos ha librado y nos seguirá liberando a lo largo de nuestras vidas, el mal arremete contra nosotros pero nosotros seguiremos teniendo el respaldo de Dios en nuestras vidas porque ÉL sigue actuando a nuestro favor para someter a Faraón y cualquier mal que se presente en nuestras vidas.

En el Evangelio de Mateo, que sigue teniendo dos ejes transversales: Jesús, el que hace la voluntad de Dios, el hijo amado que se tomó muy seriamente esto con mucha radicalidad el hecho de ser hijo y hermano, vela porque nosotros estemos bien; y  la comunidad, el segundo eje,  que viven la experiencia de ser los hijos del Padre y de ser hermano para los otros; están alrededor de Jesús cumpliendo la voluntad del Padre: que nos portemos como hijos del Padre y hermanos de los otros, que nos comportemos como Jesús, así se construye el Reino de Dios, conformando la comunidad de discípulos.

Se presenta un texto con respecto a la familia natural de Jesús, de sangre, quienes están fuera, porque les fue más difícil aceptar a Jesús como el Mesías, como el Señor, porque vivían con Él, tenían unas relaciones de parentesco y consanguinidad muy claras. Jesús aprovecha esto y les pregunta: ustedes quieren tener un parentesco conmigo? el parentesco que yo quiero no es el que viene por la sangre, sino que el parentesco que los hace familiares míos es que hagan la voluntad del Padre, que eso sea lo que les haga de mi sangre: sean hijos del Padre, compórtense y reflejen al Padre, vivan en la comunidad para que sean de mi familia.  Mira a ver cómo estás:  si estarás dentro o fuera de la familia de Jesús, si te comportas como hijo del Padre y lo reflejas en tus conductas y tus comportamientos y además te haces parte de una comunidad, los hermanos que tienen a Jesús como centro, donde te experimentes hijo y hermano comprometido, responsable de los otros. Mateos más adelante dirá cosas más profundas sobre la vida comunitaria pero ahora el tema es que debes decidir si estás fuera o dentro de la familia y la comunidad de Jesús, está muy claro lo que significa ser hijos y lo que significa ser hermanos, tenemos a veces muchas cosas obvias sobre Jesús, tenemos una partida de bautismo, voy y comulgo los domingos, esto es está bien, pero a veces tenemos unas certezas sobre Jesús que no nos abren a la familia de Jesús, a la verdad de ser cristianos y estar con Él como sus discípulos, teniendo el mismo y gran amor que ÉL tiene por sus hermanos y por su Padre.

#YoSigoFirme
Alabado sea, Jesucristo!!!

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.