Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

Entradas etiquetadas como “evangelio del día

La Buena Noticia del Día – Jueves 17 de marzo de 2016


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Génesis 17, 3-9
Salmo 104
Del santo Evangelio según san Juan 8, 51-59

Hoy es jueves 17 de Marzo de la quinta semana de Cuaresma. Nos quedan unos pocos días para vivir nuestra experiencia pascual de este año. Con toda la Iglesia venimos viviendo el capítulo 8 de San Juan, se nota en la perícopa de hoy que la discusión va creciendo cada vez más, llega a su punto más álgido por las afirmaciones que hace Jesús y que a los judíos les resultan blasfemas y escandalosas, quiero hacer 3 énfasis en lo que dice Jesús:

1.    Jesús afirma: “antes que Abraham existiera, Yo Soy”: no se trata de calcular cuántos años tiene Jesús como los judíos que no entendieron, lo que está afirmando Jesús es que Él es la vida para siempre. Su Palabra produce la vida de Dios, la vida para siempre; Jesús lo que quiere afirmar es que con su Palabra nos trae la vida eterna, quien acepte su Palabra no morirá jamás, no verá la muerte jamás.

Jesús nos trae la vida de Dios y realmente es una muy buena noticia para nosotros que nos ha tocado experimentar y vivir a lo largo de nuestros años unas vidas tan horribles, tan sin sentido, luchas sin esperanza, vidas marcadas por la muerte en todas sus formas, la marginalidad, la exclusión, la pobreza, no poder acceder al estudio, a la salud, a un buen trabajo que lo dignifique, esto hace que la vida pierda mucho sentido; además de esto el pecado personal, la infidelidad, el abandono, la violencia interior y exterior, el no poder construir una familia en la paz y armonía, no tener unas relaciones con el otro que permitan que seamos felices, no poder construir una vida en relación con las cosas que permita la felicidad de todos, esto ha hecho que no tengamos vida sino muerte; pero Jesús quiere irrumpir en nuestra vida para darle sentido y convertirla en la vida que Dios quiere, Jesús puede hacernos vivir la vida del Padre, por eso dice vengan a mí para que tengan una vida de verdad, acójanme y así será, está es la primera afirmación de Jesús.

2.    La promesa en la que creyó Abraham Soy Yo”: la Palabra en la que creyó Abraham Soy Yo; “yo estaré contigo a donde quiera que vayas y serás bendición para otros”, esa Palabra es Jesús, claro que esto tendría que escandalizar a los judíos, pero Él es la promesa misma, en Él se cumplen todas las promesas de Dios: la de la bendición, la de la presencia de Dios constante en nuestra vida y la de ser bendición para otros. Estos textos son muy profundos, por eso la liturgia nos pone el comienzo de la vida de Abraham que creyó en la Palabra de Dios y en su promesa, por eso ahora Jesús dice que esa Palabra y esa promesa es Él; es Jesús el que nos asegura la presencia constante de Dios en la vida, la bendición de Dios, que seamos bendición y no maldición para los otros: por eso dice Jesús acójanme a mí y conmigo acogerán las promesas del Padre. Nos gustan muchos las promesas, yo le prometo a Dios para que Él a su vez cumpla una promesa en mi vida, vivimos la fe alrededor de la dinámica de las promesas, hay blogs en internet sobre las promesas de Dios, busca uno en Google sobre promesas de Dios y aparecen innumerables, pero realmente la promesa de Dios es Jesús; quieres recibir la gran promesa de Dios? Adhiérete a Jesús y a su estilo de vida.

3.    Los judíos rechazaron a Jesús, quisieron acabarlo y matarlo, no acogieron la Palabra encarnada de Dios que es Jesús, esta Palabra ha sido rechazada, no hay que ser ingenuos para saber esto.

Todos queremos ser felices, buscamos estar bien, prosperar, bendiciones de Dios, todos anhelamos que nuestros seres queridos estén muy bien igual que nosotros, pero rechazamos la Palabra que nos puede producir eso, hemos rechazado a Jesús, no hay que ser ingenuos para saber esto, lo constatamos todos los días en nuestro día a día, la propuesta de bendición ha sido rechazada, la tenemos a nuestro alcance pero le decimos no, creemos que Dios no puede hacer posible la bendición, el bienestar, hemos cerrado los oídos y endurecido el corazón ante la propuesta de Jesús para alcanzar la bendición; nos hemos puesto bendiciones en otras partes, hemos querido arrebatar la propia bendición desde nuestros pareceres y las propuestas que nos hace el mundo, Lady Gaga, los reggaetoneros, los narcotraficantes, todos ellos para nosotros han tenido oídos y hemos querido buscar en ellos la bendición rechazando la verdad de Jesús en nuestra vida.

En Jesús ya se ha hecho un juicio, será condenado, yo he rechazado la Palabra de Jesús en mi vida y escucho otras propuestas, he endurecido mi corazón ante las propuestas de Jesús y la invitación de este día es a que pienses en eso y le devuelvas a Jesús lo que le pertenece, tú le perteneces, tu vida está garantizada en Él, las promesas que Dios tiene para ti están representadas en Él.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Anuncios

La Buena Noticia del Día – Miércoles 16 de marzo de 2016


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Daniel 3, 14-20.91-92.95
Salmo del libro de Daniel 3, 52-56
Del santo Evangelio según san Juan 8, 31-42 

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia de hoy, miércoles 16 de Marzo de la quinta semana del tiempo de Cuaresma. La liturgia de la Iglesia nos ha puesto a hacer lectio divina con el capítulo 8 del Evangelio de San Juan, se vislumbran todas unas afirmaciones de Jesús que tienen que ver con nuestras vidas, continúa además enfrentando a sus rivales, que se creen muy hijos de Abraham, descendientes de sus creencias, muy buenos y muy salvados, tal vez así como nosotros que nos creemos muy cristianos y muy hijos de la Iglesia.

Pero el Señor les hace ver que en su manera de vivir sus relaciones con los otros, consigo mismos, con las cosas y con Dios, hay mucha falsedad, engaños, contradicciones y verdades a medias. Por ejemplo en la imagen que predicamos de Dios,  engaños en la interpretación de las escrituras, también hay falsedad en la imagen que se tiene del hombre, por eso el Señor Jesús les habla de 3 temas que son fundamentales en la vida del discipulado: la verdad, la fe y la libertad.

La Fe: el Señor les dice, que se extraña frente a su comportamiento, porque la fe para Abraham es la confianza total en una Palabra que se convierte en promesa; ese hombre supo vivir y permanecer en la Palabra; uno permanece en el lugar de donde pertenece, en este caso es vivir en la Palabra de Dios y vivir de la Palabra de Dios, creer no es dar crédito a unas palabras, creer es adhesión, hacerla vida, hacer contenido de la vida misma de esa Palabra.

La Verdad: Todos queremos sacar a flote la verdad; la duda genera tantas divisiones, retrocesos, desesperanza. La mentira es tinieblas. Jesús les dice que la verdad es la realidad de Dios como Padre, porque eso revela la verdad de lo que somos nosotros, hijos amados. La verdad es la experiencia de un hombre cuando vive a Dios Padre que lo ama, esta es la verdad que revela al hombre mismo, al ser humano, somos los hijos amados de Dios. Esa es nuestra identidad, revelada por esta verdad: que Dios nos ama, es tierno, compasivo, que nos ve bien, a sus ojos somos preciosos, valemos.

Jesús afirma que la religiosidad ha desvalorado completamente al otro, lo ha disminuido, ha puesto al ser humano en una condición de inferioridad y pobreza; es una denuncia muy fuerte, por tanto esta verdad de Dios me muestra mi identidad: yo soy el amado, el que recibo la ternura de Dios, yo soy el valioso, fidelizado, no soy un abandonado, no soy un despreciado. Esta es la verdad que parte de la verdad de Dios, Jesús es muy contundente con esto; en eso consiste creer.

La Libertad: el hijo del Padre es un hombre libre, con un solo absoluto en su vida, el Padre mismo, la verdadera libertad dice Jesús es la total renuncia a sí mismo para afirmar al Otro, que es Dios, que es el Padre, y es la total renuncia a sí mismo para afirmar a los otros, que son los hermanos. La libertad consiste en poner como absoluto a Dios, y a los otros, a los hermanos. Por eso Jesús cuestiona una religiosidad que no pone en el centro a los demás, que reemplaza al otro por un código moral. Jesús nos dice que somos esclavos del pecado y moriremos por esa esclavitud. Y el pecado no es otra cosa que la afirmación del ego, ponerme yo como protagonista de toda la historia, tengo que ser el primero y si tengo que pasar por encima de los otros, pues pasamos, si hay que matar y comer del muerto pues matamos, lo primero es mi bienestar; ese es el pecado, la afirmación del ego pasando por encima de los otros, esclavos del faraoncito que hemos construido dentro de nosotros. Un ser humano que sólo acapara en detrimento de los otros, haciendo pobres a los otros; dice Jesús muy claramente, nosotros no podemos liberarnos de la tiranía del ego, solamente podemos ser liberados por la acción poderosa del Espíritu que es quien nos libera de nuestro ego, de nuestro pecado.

Oremos… digámosle a Jesús que nos deje ver nuestra realidad, ser los hijos amados del Padre, dile si es tu caso, Señor aún no me reconozco como tu amado, no tomo consciencia de la verdadera imagen del Padre que me ama, que me ve valioso, Señor Jesús regálanos el poder de tu Espíritu para que nos libere de nosotros mismos, de nuestro ego, que dejemos de ser el centro, abandonando a los otros, siendo infieles, no pensamos sino en cómo ser más grandes, cómo conseguir más bienestar, cómo conseguir más placer, si hay que pisotear a los otros pues lo hacemos, pero Señor Jesús haznos libres, para que podamos experimentar que el otro es hermano y debería estar en el centro antes que yo, eso nos hará bienaventurados y felices.

Alabado sea, Jesucristo!!!


La Buena Noticia del Día – Martes 15 de marzo de 2016


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Números 21, 4-9
Salmo 101
Santo Evangelio según san Juan 8, 21-30

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia de hoy, martes 15 de Marzo de la quinta semana del tiempo de Cuaresma. Nos faltan sólo pocos días para celebrar el triduo pascual.

El texto hace énfasis en algo, el pueblo se queja, murmura contra Dios, este pecado es realmente el pecado y trae la muerte, quejarse en el contexto en que se lee el texto es no tener consciencia del mañana, pensar en que la escena que estamos viviendo será para siempre, que no habrá apertura para nuevas cosas del mañana, cerrar el camino, abrir puertas a la desesperación, miedo que trae muerte en todas sus formas ; es no creer que Dios Padre abre caminos para nosotros y nos lleva a escenas nuevas, no creer que Dios es Goel, que nos rescata y nos libra de situaciones donde peligra la vida, eso es quejarse, pero entonces cómo se cura el pecado? Mirando para arriba.

El Evangelio de hoy pronuncia la frase: morirán en su pecado, no mirar para arriba. Jesús continúa viviendo el enfrentamiento cara a cara con los esbirros de la muerte, pero para Él sólo hay una solución, mirar para arriba, tener un Padre, entonces ¿Por qué nos quejamos? Existe una certeza, tenemos un Padre, dice Jesús, la salvación va a venir cuando yo sea levantado y todos pongan sus ojos en mí. Jesús nos invita a que nos unamos a la propuesta “el Padre ama al hijo”, esta es la consciencia que debemos tomar, esto es lo que derrota a la muerte, no es una campaña publicitaria, es asumir un estilo de vida, el del Yo Soy, experimentarse hijo, amado, hermano.

Hay varias características en la muerte de Jesús, en la cruz:

1. Jesús ingresó en la muerte un modo nuevo: entrega la vida, salva, regresa al Padre y luego Él lo exaltará. Así las cosas todo está como muy fácil, así lo entendieron los primeros cristianos, había una consciencia clara de que tendrían una comunión con el Padre, así es fácil asumir la cruz y entregar la vida, pero ya veo porqué para nosotros es tan difícil asumir la cruz y entregar la vida, porque no tenemos consciencia de hijos, de amados, del Padre, hemos construido una religión sin el Padre, no tenemos una experiencia de comunión con Él, no conocemos su gloria, su grandeza, no hay en nosotros un deseo tal de Dios que entregar la vida sea maravilloso, tal como Pablo lo entendió, no sabía qué hacer, no sabía qué es mejor, si entregar la vida y unirse al Padre, fue muy fácil para los primeros cristianos y para Pablo  eso de entregar la vida si se parte de la experiencia del Padre, imposible le queda entregar la vida a quien no se considere hijo y hermano.

2.En el Evangelio, Jesús no muere, es asesinado en nombre de Dios, esto es muy claro para nosotros, Jesús fue asesinado por haber dado testimonio de un Dios completamente distinto del que nosotros pensamos, nosotros creemos que “Dios está eternamente enojado” como dice la diabólica canción que cantamos en las procesiones de semana santa, un Dios irritado, vengativo, caprichoso, para el que somos impuros, que no nos soporta, Jesús dio testimonio de un Dios completamente diferente y por eso fue asesinado, nos mostró un Dios que es todo servicio, amor, salvación para todo el que esté perdido; el Padre nos ama, para Él no somos impuros, no está irritado con nosotros, nos ama hasta el extremo, no nos rechaza, está dado para nosotros en Jesucristo, eso es lo que revela el texto del Evangelio de hoy, la cruz.

3. Sólo por la cruz podemos conocer realmente el “Yo Soy”, quien es Dios. La cruz es para los ojos del mundo una idolatría, una tontería, pero para nosotros como dice Pablo a los Corintios, es la sabiduría, el poder salvador de Dios, la cruz revela lo que Dios es, servicio, entrega, amor, muestra lo que nosotros debemos ser para los otros, amor incondicional, revela lo que debemos ser para los otros, lo que somos para Dios y lo que Dios es.

Oremos… hermano pon en las manos del Señor todo lo que te ocasiona gritos, lamentos, dolor, desesperación, mira hacia arriba, ese es el gesto, estás en una situación muy difícil, nadie puede sentir la angustia que tú sientes, pero lo que Jesús te dice es mira hacia arriba, tienes un Padre, el Padre ama al hijo, tú eres el hijo, que pasa por una situación difícil, tienes que confiar en que el Padre ama al hijo, tú eres hijo amado por el Padre, no estás solo, no tienes que abrir camino a golpes tratando de salvar tu vida, tú tienes quién te salve, la mano poderosa está sobre ti, el testimonio de eso es Jesús crucificado, estuvo en la cruz por ti, porque te ama, revisa tú situación difícil desde ahí, vendrán situaciones nuevas, el Padre con su mano poderosa está abriendo un camino nuevo para ti, te está llevando a escenas nuevas, sólo tienes que comportarte como el amado, el hijo y el hermano, en la vida que vives encontrarás muchas situaciones en las que podrás comportarte como hermano, mira hacia arriba.

Alabado sea, Jesucristo!!!


La Buena Noticia del Día – Lunes 14 de marzo de 2016


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Daniel 13, 41c-62
Salmo 22
Del santo Evangelio según San Juan 8, 12-20

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia de hoy, lunes de la quinta semana de Cuaresma. Sólo nos faltan unos pocos día para comenzar la celebración del triduo pascual.

Todos los días los noticieros de nuestro país muestran el drama de Susana, muchas veces con connotaciones más horrorosas y con finales terribles. Quién no ha vivido ese cuerpo a cuerpo con el mal y con las tinieblas, de alguna manera, esa lucha dramática con las tinieblas, con los esbirros de la muerte, es una situación cotidiana.

En el Evangelio de esta semana leeremos el capítulo octavo de San Juan, veremos la lucha cuerpo a cuerpo entre Jesús que es la luz, contra las tinieblas del mal. Pero ¿Dónde está la buena noticia? Es que el Evangelio nos va a contar con toda la Palabra de Dios, cómo Jesús venció a las tinieblas en una lucha completamente desigual, una lucha entre el poder de las tinieblas y Jesús como tan inofensivo, sin ningún poder aparentemente. El Evangelio de hoy nos va a decir porqué Jesús ganó esa lucha contra el poder del mal y cómo obtuvo la victoria. Se trata, sin duda,  de cómo salvar vidas inocentes; todos los días pierde la vida, ese es el drama que vivimos continuamente, la vida cede terreno ante las tinieblas y el mal, pero Jesús nos va a enseñar cómo Él salió vencedor.

1. Vas a vencer la lucha que tienes que efectuar contra el mal si tienes la certeza de ser el hijo del Padre: hay detrás de esta afirmación todo un estilo de vida, una forma de obrar, en la certeza de ser el hijo del Padre; Jesús da un testimonio como hijo, así vence las tinieblas, así como Susana tiene confianza en su Dios y sale victoriosa, Jesús se comporta como hijo, no como unigénito, pues también es hermano, pero sí es el primogénito, vela por sus hermanos, tiene la luz de Dios y la da a sus hermanos, da al otro lo que tiene de sí mismo, da su entrega, su esperanza, su capacidad de donarse, Jesús vence las tinieblas comportándose como hijo del Padre y siendo hermano.

2. Tiene una confianza total en Dios Padre: que salva nuestra vida, eso va a producir personas llenas del Espíritu Santo, llenas de fuerza que vencen las tinieblas, hemos escuchado en el salmo un momento dramático donde entregamos la confianza y la vida misma en nuestro Dios.

3. Tenemos la necesidad de aceptar a Jesús: porque es la luz que vencerán las tinieblas, adheridos a Él, siendo sus discípulos, entrando en comunión con Él, escuchando sus Palabras, en nosotros también se generará un principio de vida, seremos luz; entremos en comunión con ÉL para que nos comunique su luz, es necesario escuchar su Palabra que disipa las tinieblas en nosotros y nos hace portadores de Su Luz.

Esta lucha se planteó en la casa del tesoro, esta afirmación no está de más, no es por rellenar la narración del Evangelio, no; el dios dinero, el dios mamón, de monetario, ha invadido la casa de Dios, ha invadido la humanidad, por dinero hemos armado las guerras más grandes, se asesina  y se quita la vida; se cambió al Dios de la vida por el dios dinero, toda inteligencia puesta a los pies del dios dinero sólo nos ha llevado a la muerte.

Por eso oremos: pongamos todos los enfrentamientos que debemos vivir diariamente con la muerte, las vidas que están viviendo la lucha contra los esbirros de la muerte, pienso en usted, no sé cuál sea su situación y su caso, pero con el salmo digámosle al Señor: dependemos de ti, creemos en tu fidelidad con nosotros, tú nos darás esa fuerza salvadora que se llama Jesús, te pedimos que ilumines nuestras tinieblas, nuestra vida se confía en ti para poder ganar nuestras batallas, no nos angustiamos, para no ceder al poder de las tinieblas, nuestras vidas confían en ti, ven Jesús a mi vida, ayúdame  a salir vencedor, en mis luchas contra los esbirros del mal.

Alabado sea, Jesucristo!!!


LA BUENA NOTICIA DEL DÍA – Miércoles 09 de marzo de 2016  


Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Isaías 49, 8-15
Salmo 144
Del santo Evangelio según san Juan 5, 17-30

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia de hoy, miércoles de la cuarta semana del tiempo de Cuaresma.

La liturgia de la Iglesia nos ha traído una hermosa profecía de Isaías, pero más que eso es una profunda declaración de amor para nosotros. El texto del Evangelio de San Juan nos hace una tremenda Declaración: el Padre ama al Hijo, así contesta Jesús a quien lo quiere matar porque habla del Padre con una pasión inimaginable.

Esta aclaración que nos puede parecer tan obvia, de que el Padre ama al Hijo, probablemente a veces tan insignificante, es la gran revelación de Jesús, una gran verdad que nosotros hemos olvidado, despreciado e ignorado, Jesús quiere que tomemos consciencia de algo realmente vital en nuestra existencia, Dios es tu Padre, Él es el Hijo.  Lo que el Padre es, el Hijo lo es, lo mismo que el Padre hace, es lo mismo que hace Jesús, el Hijo es total transparencia del Padre en su ser y hacer, una relación de amor correspondida, el hijo también ama al Padre. En este discurso tan sencillo y a la vez tan sublime, en esta verdad se revela algo grandioso, la identidad de nuestro Dios: el Padre que nos ama, esa es la gran revelación, nosotros somos los hijos amados en el hijo Jesucristo, a eso nos está invitando la Iglesia hoy, no olvidemos esto, no lo ignoremos,  comprendámoslo,  experimentémoslo y dejémonos  determinar por esta verdad.

Dios nos ama como dice la profecía de Isaías, Dios no abandona, sí una madre es capaz abandonar a sus hijos, El Padre, no. Dios es el Padre que te consuela, pero no son palmaditas, Él transforma tu realidad, cambia tu lamento en cántico, te toma  de la mano y te saca del hueco en que te has metido y te lleva a escenarios nuevos, Él hace tomar consciencia de que te ama y te abre caminos, allana situaciones, rompe obstáculos, el Padre no te abandona, te consuela, se compadece de ti, se conmueve ante tu situación.

Al Jesús decir el Padre ama al hijo está asegurando que el Padre se conmueve con mi situación, con mi ser, se conmueve con mi vida, Dios me ama y soy hijo en Jesucristo. Desconocer esto es ignorar lo que somos, esto es lo que nos ha causado tanto sufrimiento y angustia. Mi identidad es que yo soy el hijo amado del Padre, en Jesucristo. Es una realidad latente en mi vida, es una cuestión de vida o muerte, tú puedes hacer todos los esfuerzos por tratar de ser feliz, conseguirás un trabajo, dinero, ahorrarás, tendrás un esposo, una esposa, una familia, una profesión, pero si tú no tomas consciencia de tu identidad y lo que realmente eres: el amado, el hijo, el Padre te ama, no podrás ser feliz. Lo que Jesús nos está diciendo hoy es que debemos aprender a ser hijos y amados, soy el amado, es una tarea que debo aprender, soy hijo del Padre, es una misión con la que tengo que comprometerme, que debo realizar, soy el hijo amado de Dios en Jesucristo, esta es la verdad sobre nosotros, lo único que nos puede hacer libres, dichosos, felices, bienaventurados, soy el hijo amado del Padre, tengo que aprender a vivir con respecto a esta verdad, sin ignorarlo; vivir esta verdad en mi vida.

El hijo hace lo que hace el Padre, Jesús ve y hace lo mismo que el Padre, Jesús hace vivir y da la vida como lo hace el Padre, Jesús lo que  hace es transparentar el Padre, lo refleja en sus comportamientos, con su quehacer, en sus conductas. Jesús revela el amor del Padre amando a los otros, así muestra su ternura, siendo compasivo o misericordioso, perdonando sin medida, dándose así mismo, sirviendo a los otros, consolando, no abandonando, compadeciéndose de los otros, dejándose conmover por los otros, que la vida de otros nos conmueva, a Jesús lo conmovía el centurión, las mujeres, los pobres y enfermos, Jesús hacía suceder al Padre en la vida como un acontecimiento diario y cotidiano en la vida, es la única manera en la que se puede transparentar al Padre.

Acepta a Jesús, el hijo amado del Padre, permite que adherido a Él tú seas el hijo amado del Padre, Jesús te enseña a ser estas cosas, en el ser y en el hacer, aprenderás con Él a ser el amado, únete a Jesús, haz comunión con Jesús para que tengas una comunión con el Padre, la meta de Jesús es llevarnos a la comunión con el Padre, que seamos uno solo con Él, nuestra única meta como cristianos es ser uno con el Padre, estar en comunión con el Padre, ser como el Padre, amar y dar vida, esto es lo que nos propone Jesús, esta es la dinámica que nos propone la Iglesia en este día.

 Alabado sea, Jesucristo!!!


La Buena Noticia del Día – Jueves 03 de marzo de 2016


La Buena Noticia del día ha abierto su propio blog, puedes seguirlos en http://labuenanoticiadeldia.wordpress.com

Comentario del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Jeremías 7, 23-28
Salmo 94
San Lucas 11, 14-23

Bienvenidos a recibir la BN del hoy jueves 03 de marzo de la tercera semana de Cuaresma

Desde estos dos textos “tan fuertes” la Iglesia nos está invitando a la conversión a la Palabra de Dios,   a permitir que Ella sea la norma de la vida.

“Esta es la gente que no escuchó la voz del Señor, su Dios y  no quiso escarmentar”.

En los profetas hay una certeza que ellos constatan diariamente, nosotros hemos despreciado, ignorado la Palabra de Dios. La Palabra de Dios es una fuerza, una dinamis, un poder transformador;  la Palabra es capaz de, sanar, liberar y recrear. Pero nosotros la ignoramos, la despreciamos.

¿Cuál es la razón de este desprecio? según nuestro Dios una es la razón: Un corazón endurecido, que le ha dicho No a la experiencia de la Alianza: Dios quiere ser Dios para mí y yo soy su pertenencia más preciada; pero nosotros no queremos vivir conforme a esa experiencia. Un corazón endurecido porque es dominado por el mal que habita en él (el propio ego), tiene poder, lo domina, lo paraliza.

Ahora, Papa Dios en su amor por nosotros nos ha  dado a Jesús, que es “el más fuerte”.  El puede librarnos del ego que nos habita y que es hacedor del mal. Jesús puede salvarte de tu vida, de tu historia, la que se ha tejido por los acontecimientos. Pero debes aceptarlo, debes hacer comunión con Él, debes seguir su estilo de vida. Jesús es la Palabra y debes hacerlo el contenido de tu propia historia.

Alabado sea Jesucristo.

El próximo 12 y 13 de marzo, nos vamos de retiro de cuaresma. En el convento de las lauritas, vamos a reflexionar en ¡Cómo ser misericordiosos como el Padre! Mayores informes  448-1230 extensiones 501  y 502.


LA BUENA NOTICIA DEL DÍA – Miércoles 24 de febrero de 2016


La Buena Noticia del día ha abierto su propio blog, puedes seguirlos en http://labuenanoticiadeldia.wordpress.com

 Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Jeremías 18, 18-20
Salmo 30
Del santo Evangelio según san Mateo 20, 17-28

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia de hoy miércoles 24 de Febrero, de la segunda semana del tiempo de cuaresma. La Palabra de Dios a través de los textos de hoy, bastante dramáticos, pues la situación de Jeremías y Jesús es muy fuerte, aparentemente de fracaso.

Pero Jesús nos quiere invitar a hacer una conversión en nuestra vida, ayer hablábamos de la religión a la que el Señor quiere que nos convirtamos, hoy se nos hace otra invitación. Todos soñamos con ser gloriosos, con conseguir éxito, nos imaginamos en nuestro minuto de gloria, por tanto Jesús nos hace una propuesta, nos pone sobre el tapete dos formas de ser gloriosos:

1. La forma de ser gloriosos en la gloria de los hombres: el deseo de reconocimiento, esto es lo que más nos gusta, cultivar el culto a la propia imagen, además hemos construido unos perfiles tremendos. Nos gusta la gloria que surge del poseer, un vehículo grande, un súper apartamento en el lugar más alto de la ciudad, tener a muchos sometidos trabajando para mí, esas glorias del hombre de hoy son cuestionadas por Jesús, quien nos dice ¿Por qué no te cambias a mi estilo de vida?.  Esta gloria dice Jesús es vana-gloria pues solo lleva  al desprecio, el dolor, a la muerte, a la infelicidad. Esta es la invitación a una conversión que hoy nos hace Jesús, quien nos dice desea mi gloria, no la del mundo.

2. Olvídate hermano de las glorias que proponen los hombres, desea más la gloria de Dios, Jesús nos aclara que no será una vanagloria, pues la gloria de los hombres termina en fracaso, en cambio nos propone su propio estilo de vida y nos invita a meternos en el propósito del Padre, hay que decirle no al egoísmo, que pierde con la propia victoria, cuando nos afianzamos en la gloria del ego y queremos conseguir la victoria del ego ahí es donde perdemos. Hay que decirle sí al amor, que es el servicio, la capacidad de perdonar, de acoger al otro y extenderle la mano, de incluir al otro en la propia vida, el amor que vence con la propia derrota, esa es la propuesta de Jesús para ser gloriosos.

Es decir, Jesús nos propone meternos en la dinámica de la cruz, sencillamente es eso, por eso los textos de hoy eran textos de cruz, de la cultura de la cruz, el papa Francisco habla mucho de la cultura del desencarte, lo que nos dice Jesús es que acojamos la cultura de la cruz, el que sirve ese es el más grande, el que se humilla, ese es el enaltecido, el que se desacomoda para que otro esté acomodado , esa es la dinámica de la vida, de servir, de experimentarse amado por el Padre, esa es la conversión que nos propone hoy el camino de cuaresma, cambia tu deseo de ser glorioso por los hombres y quédate con el deseo de gloria de Jesús.

Oremos… pongamos en manos del Señor nuestros deseos de ser gloriosos, si queremos y soñamos con ser gloriosos y grandes, por qué no infundes en mí tu camino? Examíname Señor y ve cómo es posible que yo venza el egoísmo que es Señor en mi vida, examina mi corazón, destruye toda manifestación egoísta en mí que destruye a los otros, siembra en mi toda disposición del amor, del servicio, de acoger al otro, toda disposición de ser para los otros. Jesús, haz una revolución en mi vida, permite que yo logre alcanzar la gloria a través de tu camino, de la dinámica y la cultura de la cruz, que yo crea en esa gloria propuesta por ti. Bendito seas Señor, te alabo y te bendigo porque tu inteligencia es tremenda, enorme, yo no comprendía esto pero la fuerza de tu Espíritu ilumina y me permite entender la Palabra que me das.

Alabado sea, Jesucristo!!!


LA BUENA NOTICIA DEL DÍA Martes 16 de febrero de 2016


La Buena Noticia del día ha abierto su propio blog, puedes seguirlos en http://labuenanoticiadeldia.wordpress.com

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Isaías 55, 10-11
Salmo 33
Del santo Evangelio según san Mateo 6, 7- 15

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia de hoy, martes 16 de febrero de la primera semana de cuaresma.

Nos dice Jesús en el Evangelio de una manera tan natural y tan obvia, “cuando ores”. Como si orar no fuera opcional. Claro, es que orar es el acto más humano;  los animales no se arrodillan a orar, no pueden ser ellos mismos, reconociendo la plenitud de Dios, reconociendo su vulnerabilidad; orar es un acto tan absolutamente humano que también se puede disfrazar, por eso Jesús nos dice, atentos con la palabrería, con disfrazarla de lo que no es.

Orar no es un encerrarse en sí mismo como un repollo, es todo lo contrario, se trata de salir de mí mismo, de mi cascarón y dejar que Dios Padre me realice, que llegue a hacer en mi vida, hacer lo que Dios quiere hacer, lo que Dios quiere ser para mí, acoger lo que Él me quiere dar, y lo que me quiere dar es El Espíritu, o sea a Él mismo; dejar que Él nos invada, nos asuma, nos complete. Por eso la oración nos puede transformar, se trata de vivir su propia vida, la oración no es hacer algo, no es hacer cosas, la oración es dejarnos hacer por Dios, dejarnos recrear y construir por Dios.

Dice Jesús una segunda cosa, además de que la oración es obvia y natural, es que nosotros oramos porque somos sus hijos, la oración es el resultado de la experiencia de ser hijos, nos ponemos delante del Padre, me dejo llenar de su presencia, lo acojo como Padre, permito que Dios sea Padre para mí, permito ser hij@ para Dios, Él quiere ser papá para nosotros, por eso Jesús dice cuando oren digan Abbá, eso es el balbuceo de un bebé, es decirle pá, apacito, papi, eso es lo que Dios quiere ser para nosotros, quiere ser todo en nosotros, por eso oran los que se experimentan hijos, que se dejan acoger por el Padre, cuidar de Él, dirigir por el Padre, los que quieren ser niños y vivir de la mano del Padre.

Oramos al Padre para que Él sea todo en nosotros, para que se santifique su nombre en nosotros, para que reine en nosotros, para que haga su voluntad en nosotros, nos dé el pan de cada día, nos libre del mal, dejar que Dios sea Padre en mi.

Orar es un diálogo, no un monólogo, es escuchar a Dios, acoger su Palabra, hacerla norma en mi vida, obedecerla, Dios no se nos aparece, no esperemos esas revelaciones, a Dios se le puede escuchar. Escuchar su Palabra es permitir que sea normativa para mi vida, dejarme determinar por su Palabra, así la acción de Dios es eficaz en nosotros, la salvación es eficaz en nosotros, su acción creadora nos puede recrear, su acción poderosa nos puede hacer de nuevo, Su Palabra puede hacer grandes transformaciones en nosotros, su Palabra que es una gran luz puede sacarnos de las tinieblas, la Palabra produce la vida de los hijos de Dios, nos da la vida eterna, nos hace vivir como Dios quiere que vivamos, si la obedecemos hacemos que la Palabra de Dios nos determine la vida tendremos la salvación.

Ora conmigo,… Papá Dios, padre, deseo llenarme de ti, padre te necesito, soy muy vulnerable, padre yo seré pleno contigo, colma mi vida, padre dame más de tu Espíritu, que fluya tu presencia en mi, déjame escucharte y que tu Palabra me asombre, lleno de admiración por ti acoja tu Palabra, santifica tu nombre en nosotros, levántate y muéstranos tu gloria, padre hágase tu voluntad en nosotros, que seamos una extensión de lo que tú quieres, padre perdónanos, danos tu perdón y permite que nosotros lo demos a otros, padre danos el pan, sé nuestro sustento, sé lo que nos llena la vida, lo fundamental en nuestra vida, padre líbranos del poder del mal, amén.

Alabado sea, Jesucristo!!!


La Buena Noticia del Día – Jueves 11 de febrero de 2016


La Buena Noticia del día ha abierto su propio blog, puedes seguirlos en http://labuenanoticiadeldia.wordpress.com

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Deuteronomio 30, 15-20
Salmo 1
Del santo Evangelio según san Lucas 9, 22-25

Bienvenidos hermanos a la buena noticia de hoy jueves 11 de febrero después de ceniza. Las lecturas que hemos leído nos invitan a que señalemos y le pongamos metas a esta cuaresma, para dónde voy y a dónde debo llegar, cuál es el objetivo final, pero es la misma Palabra de Dios la que nos pone la meta, que es una.

En la primera lectura nos señalan la primera meta: una decisión frente a la vida o la muerte, la cuaresma es algo vital, elaborar una decisión frente a vivir plenamente o vivir mediocremente; vivir en la comunión con Dios y los hermanos o vivir solos, aislados y amargados; vivir alegres, libres, solidarios o vivir tristes, enrollados, alienados, en la inconsciencia y des valoración de sí mismos. Al final se nos invita a tomar una decisión por la vida, la entrega, el servicio, por ser felices, esta es la primera meta.

La meta planteada por el Salmo 1, describe a partir de una imagen muy profunda el objetivo final de un hombre que se ha decidido por Jesús, la construcción  del hombre nuevo, esta figura es la misma con la que se concluye el apocalipsis, así será un hombre nuevo, como un árbol plantado a la orilla del río del Espíritu, regado por la corriente de agua viva del Espíritu, alimentado, sostenido por esta corriente de vida que es el Espíritu, lleno de frutos de vida, que producen alimento y salud, es decir, la vida misma, que acoge a muchos bajo su sombra, que construye cielos nuevos y tierra nueva.

En el Evangelio es Jesús quien  con estos tres dichos, nos deja bien claro cuál debe ser la meta de esta cuaresma, hacia dónde apuntar nuestros esfuerzos:

1. El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y me siga.

2. Quien quiera salvar su vida la perderá, pero el que pierda por mi causa la vida, la salvará.

3. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde o acaba consigo mismo?

Se trata de conformar la vida propia a la vida de Jesús, esa es la meta, imprimir en nosotros los rasgos de Jesús, de su personalidad, de su corazón, de su mente; asociarnos al escándalo de la cruz.

La meta es una negación a sí mismos, cuando Jesús nos propone esto no significa que acabemos con la vida, sino que Jesús propone es matar la muerte que hay en nosotros mismos; hay una situación muy dramática: pensamos que no valemos nada y pretendemos valer haciéndonos unas afirmaciones a nosotros mismos, colocándonos como centro de todo y pasando por encima de todo el mundo, esto no hace más que mostrar nuestra propia vulnerabilidad y debilidad, al ponernos a nosotros mismos como centro y matarnos. Negarse a sí mismo, es el dominio del Ego.

La meta es la cruz, entregar la vida, entregue lo mejor de usted a los otros; darse, servir como la manera más concreta y clara de darse; así es la única forma como uno logra realizarse a sí mismo, afirmarse frente al mundo sin que uno se pierda, esta es la propuesta de Jesús, te invito a que repitas estos tres dichos de Jesús y los ponga en un lugar permanente, donde puedas verlos todos los días en tu cuarto y los tengas como meta de esta cuaresma.

Señor, que este camino sea de realizaciones, de conseguir metas, objetivos claros, me interesa los objetivos que me propones, lograr salvar mi propia vida que está llena de interrogantes, conflictos internos, no logro ser feliz, ni decidir ser feliz, hay un problema conmigo mismo, hay unas negaciones y des valoraciones que no me dejan, inconsciencias y oscuridades dentro de mí, quiero lograr en esta cuaresma un encuentro contigo y conmigo mismo, así poder lograr que tus rasgos sean los que estén palpados en mi propio rostro y mi vida, quiero hacer la opción por la cruz, quiero creer que así voy a ser feliz, así se decide por la felicidad y por la vida, con sentido, con consciencia, quiero asumir esta meta de un hombre nuevo que confirme en su vida tus propios rasgos, dame la fuerza del Espíritu, la claridad y sobriedad, la inteligencia que sólo viene del Espíritu para poder hacerlo, bendito seas por siempre. Amen.

Alabado sea, Jesucristo!!!


LA BUENA NOTICIA DEL DÍA Martes 09 de febrero de 2016


La Buena Noticia del día ha abierto su propio blog, puedes seguirlos en http://labuenanoticiadeldia.wordpress.com

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

I Reyes 8, 22-30
Salmo 83
Del santo Evangelio según san Marcos 7, 1-13

Bienvenidos hermanos a esta buena noticia del día, Hoy martes 9 de febrero de la 5ta semana del tiempo ordinario. Hemos leído del texto de Reyes un relato donde Salomón tomó consciencia de algo, Dios se manifiesta en la creación, los espacios, el tiempo, por tanto Salomón maravillado le expresa a Dios la gratitud por su grandeza en el templo, que no es otra cosa que querer estar cercano a nosotros, de estar próximo a nuestras vidas, Salomón aprovechando la gracia de que Dios quiera estar cerca de nosotros y de nuestra vida, le dice “escucha la oración de todos aquellos que han querido estar aquí, responde a sus necesidades”, una grandiosa oración.

Pero el Evangelio muestra a Jesús en medio de los escribas y nos pregunta qué creen ustedes es lo que más nos acerca a la realidad salvadora de Dios? Los judíos tenían la ley que garantizaba la vida eterna, una vida feliz, con dignidad, por ejemplo el año de gracia o del jubileo era una ley que garantizaba que no hubieran pobres entre ellos, distribuyendo las tierras, las riquezas, perdonando las deudas y liberando a los esclavos, esta ley del año de gracia permitiría que cada uno de los pertenecientes al reino viviesen una vida con dignidad y bendición. Jesús toma como ejemplo el mandato de honrar padre y madre, una ley que garantiza la unidad familiar, así de ninguna manera ningún niño sería abandonado, ningún anciano viviría indignamente, una ley garantiza la bendición de Dios, su amor entre nosotros, pero pregunta Jesús ¿qué hemos hecho nosotros? Y la respuesta es vivimos una religiosidad que no necesariamente es voluntad de Dios, nuestros intentos religiosos responden a puras conveniencias personales e individuales, hemos olvidado qué en la religión de Dios, acercarnos a Él tiene como centralidad la vida y dignidad de las personas y los seres humanos.

Es como si Jesús nos gritara: por eso la salvación de Dios no es operante, su presencia no es eficaz en nuestras realidades, porque nos hemos inventado una religiosidad paralela a la voluntad de Dios. Es real que la salvación de Dios ya se dio en la persona de Jesús, pero no vemos sus bendiciones, no parecemos amados, vivimos como condenados, sencillamente porque no nos adherimos a Él, no somos sus discípulos, no construimos el reino; solo construimos pseudo-espritualidades, que no se parecen en nada a la idea de Jesús.

Oremos… Señor este día reconozco ante ti, que he construido una vida muy cómoda, sin muchos compromisos, sin que implique la vida misma, por eso tal vez alrededor de la familia no podemos experimentar que tú nos amas, que tú nos bendices continuamente, yo quiero hoy reconocer mi responsabilidad en esto, parte de mi culpa, quiero abrirme libremente al cuestionamiento que tú me haces, por qué no vive mi familia, comunidad, parroquia una vida de bendición, ha sido echada al desastre la gracia que me das, no he tomado en cuenta vivir el estilo de vida que tú me propones, te pido Señor que me des consciencia de lo que puede hacer el Evangelio, que transforma realidades, que si me adhiero a ti, a tu forma de pensar, experimentaré lo cercano que Dios está en medio de nosotros, te alabo y te bendigo Señor porque estás en medio de nosotros.

Alabado sea, Jesucristo!!!