Proclamando tu amor, Alcanzando tu vida.

Entradas etiquetadas como “Viva en el Espíritu

Clave para vivir en el Espíritu


(Notas tomadas por Julia Barguil Diaz de la enseñanza de Pacho Bermeo, días 26 y 27 de Enero 2017)

Textos bíblicos:
Hechos de los Apóstoles 16, 22-34
Evangelio de Marcos 5, 25-34

* Hch 16, 22-34

La conflictividad, es algo cotidiano, vivir en el Espíritu es entender que estamos atravesados por el conflicto, por la dificultad y las vicisitudes de la vida.

Entonces ¿cómo vivir en medio de las dificultades con Dios?

¿Cómo es que vivimos en el “colmo” de las situaciones?

Miremos la situación de estos hombres, Pablo y Silas, están en la inmunda y estando en ese drama, desnudos: Sinónimo de la destrucción de la dignidad, estando en el calabozo más profundo como lo describe el autor, de aquí resulta la primera clave para vivir en el Espíritu:

  1. NO PASE LA CRISIS ESTANDO SOLO (estar con el otro en medio de nuestra desnudez)

Para vivir la vida en el Espíritu viva la vida en comunidad, no pase la crisis solo, cuidado con su soberbia.

Esto no se trata de ser piadoso, sino de ser más humano, seré mejor ser humano cuando reconozca que yo necesito del otro pero al tiempo comprender que yo soy respuesta de la necesidad del otro.

En medio de la desnudez existencial, podemos decir; aquí estoy. Eso hicieron Pablo y Silas, estaban desnudos, azotados, asumiendo su desnudez, se acompañaron y la invitación para nosotros es dejemos las máscaras, asumamos nuestra debilidad o desnudez y compartámosla con el otro, aunque me sea difícil compartirla con ese otro.

Entendamos que Dios no produce amnesia, pero sí que es Capaz de sanar y ¿qué es sanar un recuerdo? La sanación de un recuerdo no es que se me olvide, sanar es recordar en paz la crisis, el problema, la ofensa, el daño que me pasó , que me hicieron y precisamente que eso que me pasó me ayude a ayudar a otros que estén pasando por lo mismo.

  1. LA ALABANZA como una manera de ver la vida

Continuando con el texto vemos que era de noche, estaban desnudos y golpeados con varas, ellos no se parecían a nosotros los católicos que cuántas veces no profesamos estando en misa “En verdad es justo y necesario darte gracias SIEMPRE Y en todo LUGAR”, nosotros a veces si nos va bien alabamos pero cuando estamos en la inmunda, ¿qué hacemos?

Estos dos hombres en bola, cayéndole de todo en ese calabozo, con sus pies en un cepo y cantando alabanzas!!! Y, ¿por qué alabar? Porque ellos tenían la experiencia de Jesús, y Dios no cambia circunstancias, Dios cambia personas y cambia la manera de ver las circunstancias. Cuando estas lleno de Jesús, como lo estaban Pablo y Silas, alabas en medio de todo.

Fijémonos en el ejemplo de María, ella estaba llena de Jesús, literal, y ¿dónde lo tuvo?, en un sitio no apto para dar a luz, en un pesebre pero ese lugar fue el primer lugar de adoración y alabanza.

Quien tiene una experiencia de Jesús no puede cambiar las circunstancias pero  cuando alaba, desata el poder de Dios y usted empieza a ver como Dios ve. El cambiará mi manera de ver y esa es una oportunidad de salvación y para romper las cadenas.

  1. ENTENDER QUE SOY RESPUESTA PARA LOS OTROS PRESOS (mi responsabilidad con el otro)

Somos una respuesta para los presos de nuestra casa que escuchan. Volviendo al texto vemos que Pablo y Silas estaban cantando himnos y los presos “escuchaban”, ellos escuchaban las alabanzas.

La alabanza no es una oración, la alabanza es la manera de ver la vida con la perspectiva de Dios, es el estilo de vida de un hijo de Dios, siendo optimistas y todo eso luego se traduce en oración.

Puedes estar triste, porque eres humano pero derrotado, no!

Más que ser testimonio como tal, deberíamos ser responsables con el otro, ¿de qué manera?, siendo genuinos en nuestros procesos para que los demás vean que en medio de la adversidad, Dios actúa.

  1. LA ACCIÓN DE DIOS ES UN TERREMOTO

Cuando tu empiezas a alabar, hay un terremoto, como lo dice de Pablo y Silas “de pronto se produjo un terremoto, tan fuerte que los mismos cimientos de la cárcel se conmovieron” Hc 16,26.

La acción de Dios es un terremoto que me hace quedar con lo fundamental y soltar lo que no es fundamental en mi vida.

La acción de Dios me describe lo esencial y lo accesorio, hay que desinstalar lo accesorio de lo esencial, hay que aprender y discernir, porque muchos convierten lo accesorio en esencial y eso se llama idolatría, y eso significa convertir lo relativo en absoluto.

Por eso este terremoto que conmueve hasta los cimientos, es mirar mi vida y ver que es esencial y que es idolatría, es saber discernir (ejemplo de las pepas del jugo de maracuyá) hay que dejar de pegarse a lo accesorio.

Este mismo terremoto hace que se rompan las cadenas y se abran las celdas de todos los presos, entonces el carcelero se quería suicidar y Pablo le dice no lo hagas porque todos estamos aquí.

¿Y por qué creen que todos los presos estaban allí, sin moverse? Porque cuando uno es verdaderamente libre no tiene que ir a ninguna parte.

Pablo y Silas contagiaron su mirada sobre su realidad, pasaron de condenados a muerte a vivir como uno libre o un liberto, esto nos da para mencionar la quinta clave.

  1. DEJA DE HUIR

Porque Dios tiene hijos, no esclavos y los hijos se construyen en libertad.

¿Qué es libertad? Es la capacidad que tengo para decir no, ser libre es elegir mi respuesta ante un estímulo.

Pensemos en la familia, ¿qué tan libre somos o actuamos?

Vivir la vida en el Espíritu es vivir en libertad.

  1. OPTAR POR EL OTRO

Preguntémonos ¿quién puso a Pablo y a Silas en todo eso? El carcelero y sin embargo Pablo y Silas optan por ese carcelero.

Optar por el otro es optar también por ese que me pone o me puso en la situación más jodida de mi vida, es ir a reconciliarme con el que me puso en la situación más trágica de mi vida.

Pablo y Silas salvan al Carcelero y usted, ¿tiene esa actitud de Pablo y Silas?

Si usted no hace eso ¿para qué tanto rezo, retiro, ayuno encuentro?

Amen a sus enemigos, reconcíliense con todos, no perdonar al otro es tomarme un veneno yo, dizque para hacerle daño al otro.

Hay que perdonar y reconciliarse, en la lectura dice que el carcelero fue bautizado junto con su familia. Hechos 16,31 “ten fe en el Señor Jesús y te salvaras tú y tú casa”.

*Marcos 5 ,25-34

Existe un camino que hay que hacer para vivir la vida en el Espíritu y a través de esta lectura que está metida en otra lectura (La de Jairo y Jesús) lo vamos a mirar.

Preguntémonos, ¿podría haber algo más íntimo que eso que estaba viviendo esta mujer?

Estamos hablando de lo más íntimo de esta mujer, su menstruación permanente desde hacía doce años.

Pero debemos analizar que esta mujer manejaba bien su enfermedad, porque era judía y sabía que para los judíos, la sangre era signo de contaminación y ella vivía en sociedad, no era repudiada, porque a ella nadie le notaba su enfermedad, ella decide buscar a Jesús porque aunque no se le notaba su enfermedad ella buscaba resolver su situación.

Ella vive una cosa muy íntima y personal, que nadie ve pero quiere resolver, lidia y no quiere cargar más con eso.

  1. DEJE DE HACERSE EL PENDEJO CON LAS VAINAS QUE SE PERMITE EN LA VIDA

Aparentamos mucho, y dejar de hacerse el pendejo es tomar la decisión de no seguir viviendo lo que sabemos debemos cambiar.

  1. REDIRECCIONAR MIS BÚSQUEDAS

Miremos como el texto nos dice que ésta mujer había ido a muchos médicos, muy parecidos a algunos que buscan en la nueva era, que la penca sábila, que el cigarrillo.

Pero hay una gran diferencia entre buscar Salvación y buscar Sanación.

Esta mujer busca sentido para la vida o sea Salvación.

Resolver el sentido de la vida es más difícil que resolver algo físico.

A ella la movía algo más dramático, no tener sentido de vida, no tener salvación.

Y si tienes salvación no hay realidad humana que te tumbe.

Hasta ahora el texto nos cuenta que la mujer sufría, tenía penas y entiende que solo Jesús la puede salvar, así como nosotros tenemos claro que solo Jesús salva, solo Jesús le podía dar y nos da sentido a la existencia.

Y esta mujer ¿qué hace? Va se mete entre la multitud para acceder a Jesús. Toco el manto de Jesús y quedo sana y no se va, precisamente porque ella estaba buscando salvación y la salvación no está en tocar cosas sagradas. El texto nos muestra que la salvación está en el encuentro con Jesús, el manto no es Jesús, es sólo una mediación.

  1. LA SALVACION ESTA EN EL ENCUENTRO CON JESÚS

Hay diferencia entre el que busca a Jesús por curiosidad y el que lo busca para jugarse la vida.

¿Quién me tocó? Ante esta pregunta los discípulos no pueden responderle pero Jesús sabía que quien lo tocaba no era por una simple curiosidad sino alguien que se jugaba la vida.

Jesús empieza entonces a buscar a quien viene a jugarse la vida.

El versículo 33 (“entonces la mujer, viendo lo que le había sucedido, se acercó atemorizada y temblorosa, se postró ante él y le contó toda la verdad”) tiene 4 pasos para vivir.

Viendo en su interior lo que le había sucedido, siendo consciente, nos dice.

  1. VIVA SU VIDA HOY TOMANDO CONSCIENCIA

La mujer es consciente de lo que le estaba pasando, tomando su capacidad de asombro, usted deje de ser un administrador de la inercia. Esta mujer después de que toma consciencia, se acerca atemorizada y temblorosa.

  1. ACERQUESE A JESÚS COMO ESTÉ

Para acercarse a Jesús lo que se necesita es estar lejos y ser pecador, si tiene una de esas condiciones, venga, usted aplica, acérquese a Jesús como esté, triste, feliz, pecador angustiado.

Jesús te está buscando y la respuesta es tuya, acercándote como estés.

Después de esto la mujer se postró ante Él; ¿qué significa esto y qué implica?:

  • Reconocer que Él es el que Salva
  • Renunciar a postrarse a ninguna otra cosa
  • Hacer la opción de tener a Jesús por encima de todo

La mujer seguido esto le contó toda la verdad, se imaginan cuanto tiempo se llevó contando toda la verdad, las mujeres suelen hablar mucho y recordemos que este texto está dentro de otro contexto, recordemos que Jairo fue a buscar a Jesús para que sanará a su hija, esa es la situación y la multitud va con Jesús, entonces en esta ida es que se le atraviesa la mujer y ella le estaba contando TOOOOODA la verdad a Jesús, alcanzan a imaginar ¿cómo estaría Jairo? Estaría padeciendo, su hija estaba agonizando y Jesús iba a resolver la angustia de Jairo y cómo es que se le atraviesa esta mujer.

Es como si Jesús le pusiera pausa a Jairo y le demostrara a la mujer que no hay nada más importante que ella.

Eso mismo pasa cuando nos acercamos a Jesús, no hay nada más importante para Él que cada uno de nosotros. Es como si Él nos dijera, es que cuando me encuentro contigo no tengo afán de nada más, tú eres muy importante para mí.

Y, ¿qué pasa con Jairo?, Él tenía que aprender que Jesús no llega tarde a ninguna parte.

Cuando uno decide contar toda la verdad, eso se convierte en la cuota inicial del milagro, Jesús está esperando que tú le cuentes toda la verdad. Si no eres capaz de decir toda la verdad no esperes milagros.

En el versículo 34 dice Jesús: “Hija tu fe te ha salvado, vete en paz y queda curada de tu enfermedad”

Tú fe y ¿qué es tener fe? Siguiendo este contexto es hacer el itinerario de esta mujer, es hacer el itinerario de búsqueda de Salvación, el cual me la da Jesús, hay que hacer camino, hay personas que van es por la sanación y no por la Salvación.

“Hijita tu fe te ha salvado queda sana” vete en paz, es decirle vete a tu cotidianidad para abrazarla desde la perspectiva de Jesús.

  1. REGRESEN A SU COTIDIANIDAD

No se queden en la casa de oración, salgan.

  1. SEAN CREIBLES

Vivir en el Espíritu es ser creíbles y dejar de ser in-creíbles, hay que volver a lo fundamental.

Vayan y amen, hagan acciones y miren a los ojos, digan a sus seres queridos que los aman.

El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo. Romanos 5, 5

Aprendamos a amar como Dios, el amor mío no salva pero el Amor del Señor en mí, Sí!