Comprometidos con Jesucristo

Bienvenid@

Entérate de las actividades del Centro Carismático Minuto de Dios

Más reciente

La buena noticia del día – 3 de septiembre

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Colosenses 1,9-14

Salmo 97,2-3ab.3cd-4.5-6

Del Santo Evangelio San Lucas 5,1-11

Buenos días hermanos, seguimos leyendo la carta a los Colosenses, Pablo hace una oración por la comunidad de Colosas, esto es muy común en Pablo, les pide que consigan un conocimiento de la voluntad de Dios, un conocimiento perfecto. En la comunidad de Colosas hay gran problema de sincretismo, le están mezclando al cristianismo tesis gnósticas, que tienen en su fundamento la búsqueda del conocimiento. Pablo les dice, que cuentos de conocimientos, yo les voy a hablar del súper conocimiento, el conocimiento que da el Espíritu, la sabiduría que nos permite vivir el estilo de vida de Jesús, conforme a su propia experiencia, el cual nos saca  de las tiranías de las tinieblas, de la manipulación de las tinieblas y nos lleva a la verdad.

También dice Pablo que este estilo de vida debe ir acompañado de las obras de Jesús, que afirmen una vida conforme a la voluntad de Dios, esto completa el conocimiento del Espíritu; Pablo les habla de las obras para que vivan conforme a la voluntad de Dios: amados, sagrados y salvados. Hacer continuación de las obras de Jesús para llegar al conocimiento y a la verdad, a la vida vivida como Dios quiere.

En Lucas hoy dice que Jesús en primer lugar se monta en la barca de Pedro y desde allí le enseña a las otras barcas, resalta la figura de Jesús enseñando, aquí  la Iglesia ya está conformada, lo que Jesús nos va a decir es sobre las características propias de los discípulos de Jesús. Démonos cuenta que en Marcos el llamado es lo primero, pero en Lucas Jesús hace el llamado con una Iglesia que ya está funcionando, así se enfatiza con este milagro que Él hace tres características propias del ser cristianos, del ser seguidor de Jesús:

1.      Conocen a Jesús: entran en intimidad con ÉL, hace una vida conforme a su voluntad, la figura es hermosa, se presupone la figura de la Iglesia, desde la barca de  Pedro empezamos a conocer a Jesús.

2.      La Iglesia está conforma por los oyentes de la Palabra de Jesús: los cristianos, esos son los oyentes, los que escuchamos la Palabra de Jesús, quienes las pones en práctica. La comunidad de los discípulos de Jesús son los que escuchan las Palabras de Jesús, escuchar es dejarse determinar por esa Palabra, la vida misma está determinada por lo que Jesús dice, los puntos de interés, las opciones, la libertad es determinada por esa Palabra, esto es lo que nos hace discípulos. La Palabra de Jesús es la que hace abundancia de frutos, es como la lluvia, produce la salvación de Dios, si quiero conseguir esta salvación debo dejarme determinar por la Palabra de Jesús, la fatiga de un discípulo termina cuando obedece la Palabra de Jesús, echen las redes y será posible.

3.   La identidad nuestra: Pedro le dice Señor, no hemos pescado nada pero en tu nombre las lanzamos de nuevo. Para un pescador esta situación es tenaz, se pone en duda la identidad, un pescador es el que pesca o sino es fracaso total. Lo mismo para nosotros: el ser humano será un fracaso en su intento de ser humano si no obedece la Palabra de Jesús, es ella la que evita la pérdida de la identidad de un ser humano, aquí se juega todo, para nosotros todo está jugado aquí, la prosperidad, el éxito, la abundancia, si nos dejamos determinar por la Palabra de no seremos plenamente humanos. Es la Palabra la que nos hará hijos y hermanos.

 #YoSigoFirme

Alabado sea, Jesucristo!!!

La buena noticia – 2 de septiembre 2015

Colosenses 1, 1-8

Yo, Pablo, apóstol de Jesucristo por voluntad de Dios, y Timoteo, nuestro hermano, les deseamos la gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, a ustedes, los hermanos santos y fieles en Cristo, que viven en Colosas.

En todo momento damos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, y oramos por ustedes, pues hemos tenido noticia de su fe en Jesucristo y del amor que tienen a todos los hermanos. A esto los anima la esperanza de lo que Dios les tiene reservado en el cielo. De esta esperanza oyeron hablar cuando se les predicó el Evangelio de la verdad, que está dando fruto creciente en todo el mundo, igual que entre ustedes, desde el día en que lo escucharon y tuvieron conocimiento verdadero del don gratuito de Dios. Así lo aprendieron de Epafras, que ha trabajado con ustedes y que es un fiel servidor de Jesucristo; él fue quien nos informó acerca del amor que el Espíritu Santo ha encendido en ustedes.

Salmo 51,10.11: Confío en tu misericordia, Señor, por siempre jamás.

Pero yo, como verde olivo,
en la casa de Dios,
confío en la misericordia de Dios,
por siempre jamás.

Te daré siempre gracias
porque has actuado;
proclamaré delante de tus fieles:
«Tu nombre es bueno».

Lucas 4, 38-44

En aquel tiempo, Jesús salió de la sinagoga y entró en la casa de Simón. La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le pidieron a Jesús que hiciera algo por ella. Jesús, de pie junto a ella, mandó con energía a la fiebre, y la fiebre desapareció. Ella se levantó enseguida y se puso a servirles.

Al meterse el sol, todos los que tenían enfermos se los llevaron a Jesús y él, imponiendo las manos sobre cada uno, los fue curando de sus enfermedades. De muchos de ellos salían también demonios que gritaban: “¡Tú eres el Hijo de Dios!” Pero él les ordenaba enérgicamente que se callaran, porque sabían que él era el Mesías.

Al día siguiente se fue a un lugar solitario y la gente lo andaba buscando. Cuando lo encontraron, quisieron retenerlo, para que no se alejara de ellos; pero él les dijo: “También tengo que anunciarles el Reino de Dios a las otras ciudades, pues para eso he sido enviado”. Y se fue a predicar en las sinagogas de Judea.

Comentarios del Teólogo Fabio Espinosa a las lecturas:

Bienvenidos hermanos a esta Buena Noticia, hoy Miércoles de la semana XXII del tiempo ordinario. Estamos leyendo el Evangelio de Lucas. Es hermosa y admirable esta secuencia, Jesús tiene un proyecto, vino a hacer realidad el año de gracia del Señor, está haciendo unas obras para poder llevar a cabo esto, nos liberó del mal primero y ahora hace un milagro completamente irrelevante para nosotros pero lleno de profundo significado, dispone a una mujer, a una comunidad, a un pueblo a servir. En el Éxodo esto tiene mucho significado, Dios lo que quieres es sacar al hombre de la esclavitud para que sirva, adorar y servir es la misma palabra, sólo los hombres libres pueden servir. Hay pues, una secuencia muy clara, primero Jesús libera al hombre del mal y ahora lo dispone, lo levanta, Jesús se agacha, Él como Dios se agacha, toma la mujer y la pone a servir, pone al ser humano a servir.

El servicio parece un milagro muy tonto, tenemos muchos predicadores y nadie habla de este milagro, pero el gran suceso es este: Jesús nos dispone al servicio; el servicio guarda un misterio, el mismo de la cruz, parece absurdo pero lleva una fuerza transformadora y arrasadora por dentro, como el misterio de la cruz. Tiene una capacidad de transformación del ser humano, de la sociedad, de la familia increíble, el servicio guarda todo el misterio de la cruz, que parece absurdo pero que lo contiene todo, el servicio revela la cruz, servir es la manera concreta de amar. Cómo vive un hombre el año de gracia? liberado para servir, sirviendo es la manera como se adora a Dios, la forma concreta del amor es el servicio.

Esto sucede en la casa de Pedro, podríamos decir que esta es la Iglesia, la fuente de servidores y del servicio es la Iglesia, allí nos debemos educar todos para el servicio, es allí donde se da este gran milagro.

Dice el relato en un segundo momento, un resumen, que Jesús va de pueblo en pueblo anunciando la salvación, es la necesidad de llevar La Salvación del Padre a todos. En estas correrías de Jesús de turismo; de pueblo en pueblo, no, no, no. Aquí  se  revela  un drama entre Jesús y el Padre: la casa está vacía, “necesito Hijo que llenes mi casa de de hijos”, por eso Jesús va de pueblo en pueblo para llevarlos a vivir el año de gracia, no porque vaya de turismo religioso.

En la Carta a los Colosenses el texto nos dice que cada uno se encargaba de esparcir el Evangelio, esta buena noticia de que somos salvados tiene que ir a muchos. La comunidad de Colosas está en medio de puertos y de una ruta comercial, allí hay mucho movimiento, tiene en sus miembros gente venida del paganismo y del judaísmo. Esta comunidad tiene una tentación especial: tener actitudes sincréticas, el sincretismo revuelve al cristianismo otras creencias propias de la cultura, estas personas le meten al Evangelio el tema del gnosticismo, las realidades cósmicas, las dominaciones y los principados, creencias en los elementos, esta fue una gran tentación en las primeras comunidades cristianas, por tanto había una gran necesidad en Colosas, la autenticidad del Evangelio, por eso el llamado a estar muy pegados a la experiencia apostólica para no desfigurar el Evangelio.


#YoSigoFirme
Alabado sea, Jesucristo!!!!

La buena noticia del día – 1 de Septiembre

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

1 Tesalonicenses 5,1-6.9-11

Salmo 26,1.4.13-14

San Lucas 4,31-37

Buenos días hermanos, bienvenidos a esta Buena Noticia de hoy. Hoy es martes 1ro de Septiembre, celebramos en toda la comunidad durante este mes La Palabra, le pedimos al Señor que nos hable en Jesucristo, en la vida, en la historia y en la comunidad.

Hoy seguimos leyendo el Evangelio de Lucas, este Evangelio nos va a narrar 7 sábados, recordemos en qué consiste el año de gracia del Señor, la gran promesa de Dios para todo el pueblo de Israel, el año de la liberación, el perdón, la repartición de la tierra, es decir, la bendición de Dios. Antes se celebraba cada 7 años, luego se pasó a celebrarse cada 7×7=49 años, eso significa cada 50 años. Ahora Lucas nos presenta 7 sábados, estamos en Cafarnaúm, allí Jesús comienza a hacer las obras que llevan a hombre a vivir el año de gracia, lo que permite que un hombre viva en el sábado, el día del Señor, esta es la obra de Jesús.

La primera obra que hace es la liberación del mal, el año de gracia es el día que se rompe las cadenas, Le tocará enfrentar el mal pero Él es el más fuerte, se enfrenta al mal porque el mal manipula al ser humano, lo presiona, lo enreda, lo domina, lo devasta, lo aprisiona, pero Jesús viene a liberarnos del mal, comienza a hacer su obra para que cada hombre viva el año de gracia del Señor.

Que Jesús nos libere del mal es lo mismo que Jesús nos devuelva a Dios, así mismos y a los otros. El mal se empeña con toda sus fuerzas pero no puede contra La Palabra, porque ella libera del mal. Qué significa vivir en el año de gracia? vivir en la liberación. Cada 7 años se liberaban los esclavos, Jesús viene a liberarnos de la esclavitud del mal.

Jesús enseñaba, porque es necesario experimentarlo, conocerlo, que sea una imagen viva en nosotros, tenemos que llegar a ser un ícono vivo de Jesús, una imagen viva de Jesús, debemos esculpir en nuestro corazón su imagen. El Señor enseña, se da a conocer y obra, liberándonos.

Otra palabra que me llama la atención es que todos quedaban “asombrados”, esta es la actitud más importante ante Jesús, ante su Palabra, esta es la actitud más acertada, porque abre la mente, permite acoger la novedad de Jesús, lo contrario del asombro es un corazón duro y cerrado, pero el asombro nos permite que nosotros lo acojamos y lo vivamos, el asombro dilata el corazón ante Jesús, estas palabras son muy importantes en el Evangelio de Lucas.

Por otro lado seguimos con la carta de Pablo a Tesalónica, llegamos a su final, con este texto se resumen todas las enseñanzas, los tesalonicenses vivían como encandilados, asombrados, en un mundo de falsas ilusiones y resplandores, boquiabiertos antes las cosas del mundo, los asombraba lo que no era, el mundo de hoy lo pintan asombroso y así vivían los tesalonicenses, en un mundo de falsos resplandores, un mundo que les daba una falsa felicidad, una paz equivocada, vivían un estilo de vida aparentemente deslumbrante pero lleno de mentiras. Entonces vino Jesús a esta comunidad y ellos se dejaron asombrar por Jesús… tú por quién te dejas asombrar? por las luces falsas del mundo o por la Palabra de Jesús como los de Tesalónica que vencieron?

En qué se convierten estas personas? en 4 cosas:

  1. Ahora son hombres cristianos: que da luz, que iluminan. Diferente a todos aquellos que vivían encandilados por esplendores falsos, ciegos, tropezándose con todo al buscar una salida a su vida.
  1. Gente que no duerme: no están dormidos ante las cosas del mundo, están realizando la salvación de Dios, están viviendo el tiempo de la gracia.
  1. Son Gente que se sabe salvada, perdonada y amada, ahora son ese tipo de hombres.
  1. Ahora ellos viven en Jesucristo, lo han conocido, lo han experimentado.

Entendemos mejor el Evangelio con la carta de Pablo.

#YoSigoFirme

Alabado sea, Jesucristo!!!

La buena noticia del día – lunes 31 de agosto 2015

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Jeremías 1,17-19

Salmo 70,1-2.3-4a.5-6ab.15ab.17

Del Santo Evangelio según San Lucas 4,17-29

La liturgia de la Iglesia nos invita a leer desde este momento el Evangelio de San Lucas, así terminará nuestro año litúrgico, en unas 13 semanas. Este texto del capítulo 4 nos señala el proyecto de Jesús, cuál va ser  su proyecto? Inaugurar el año de gracia, el año jubilar, para que todo el mundo y todo ser humano pueda vivir la salvación de Dios, especialmente los pobres; que se puedan realizar en cada hombre, comunidad y persona las promesas de Dios, Jesús inaugura el tiempo de la Gracia, en esto va a consistir la actividad de Jesús: meternos en la vivencia del año de gracia, primero se vivió cada 7 años, luego cada 50 años (7×7=49), lo que quiere Jesús es meternos a todos en el descanso de Dios, en el día séptimo, en 6 días hace la obra salvadora pero en el día 7 nos mete en el descanso, quiere llevarnos a vivir la salvación de Dios como un único día, que tiene como aurora el aparecer de Jesús en nuestras vidas y que con esto vivamos la salvación de Dios por siempre. El año de gracia consideraba 3 aspectos principalmente:

  1. El año de la liberación: romper con lo que nos oprime, nos subyuga, lo que no nos deja tener como único absoluto a Dios, romper nuestras esclavitudes.
  2. El año del perdón: se perdona todo a todos, hoy soy el perdonado por Jesús.
  3. El año de la redistribución de las tierras: todos conquistando las promesas de Dios, viviendo el cielo nuevo y la tierra nueva. Era también el año de la reforma agraria para que todos tuvieran su tierra y lo suficiente para vivir, la bendición de Dios por siempre presente, su creación es para todos sin excepción.

Jesús lo que quiere entonces es meternos a todos en este tiempo de gracia, que es ya!, hoy se cumple este momento. Jesús no es un comentador, ni alguien que esté recordando a Isaías, sino que es Él quien hace posible el cumplimiento de esta promesa, nos capacita con sus grandes obras creadoras, nos va a perdonar y liberar, nos hace tomar conciencia de que ya estamos en el momento de gracia, nos prepara para el servicio que es el trabajo de los hombres libres, nos hará tomar conciencia que el año de  gracia lo estamos viviendo hoy. Esta es una buena noticia para los pobres, los que abren su corazón a Dios, la salvación nos ha llegado ya, Jesús quiere que vivamos hoy como el día de salvación, tendremos que comenzar a tomar conciencia de esto  y tendremos que tener el estilo de vida de la gracia, de ser salvados, liberados, perdonados, tendremos que aprender a perdonar y perdonarnos, a liberarnos, viviendo todos como salvados. Que buena noticia la que nos trae hoy el Evangelio con este programa de Jesús, sin duda disfrutaremos mucho a Jesus desde Lucas, la revelación de Dios desde este evangelista.

Te invito a que ores y te quedes con el  salmo de hoy: el Señor está rigiendo la tierra, tenemos que vitorear, llenemos nuestra boca de alabanza, risa y alegría, el Señor está convirtiendo mi vida en un momento de salvación!!!

#YoSigoFirme.

Alabado sea, Jesucristo!!!

La buena noticia del día – jueves 27 de agosto 2015

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (3,7-13):

En medio de todos nuestros aprietos y luchas, vosotros, con vuestra fe, nos animáis; ahora nos sentimos vivir, sabiendo que os mantenéis fieles al Señor. ¿Cómo podremos agradecérselo bastante a Dios? ¡Tanta alegría como gozamos delante de Dios por causa vuestra, cuando pedimos día y noche veros cara a cara y remediar las deficiencias de vuestra fe! Que Dios, nuestro Padre, y nuestro Señor Jesús nos allanen el camino para ir a veros. Que el Señor os colme y os haga rebosar de amor mutuo y de amor a todos, lo mismo que nosotros os amamos. Y que así os fortalezca internamente, para que, cuando Jesús, nuestro Señor, vuelva acompañado de todos sus santos, os presentéis santos e irreprensibles ante Dios, nuestro Padre.

Sal 89,3-4.12-13.14.17

R/. Sácianos de tu misericordia, Señor,
y estaremos alegres

Tú reduces al hombre a polvo, diciendo:
«Retornad, hijos de Adán.»
Mil años en tu presencia son un ayer, que pasó;
una vela nocturna. R/.

Enséñanos a calcular nuestros años,
para que adquiramos un corazón sensato.
Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo?
Ten compasión de tus siervos. R/.

Por la mañana sácianos de tu misericordia,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo.
Baje a nosotros la bondad del Señor
y haga prósperas las obras de nuestras manos. R/.

Lectura del santo evangelio según san Mateo (24,42-51):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa. Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre. ¿Dónde hay un criado fiel y cuidadoso, a quien el amo encarga de dar a la servidumbre la comida a sus horas? Pues, dichoso ese criado, si el amo, al llegar, lo encuentra portándose así. Os aseguro que le confiará la administración de todos sus bienes. Pero si el criado es un canalla y, pensando que su amo tardará, empieza a pegar a sus compañeros, y a comer y a beber con los borrachos, el día y la hora que menos se lo espera, llegará el amo y lo hará pedazos, mandándolo a donde se manda a los hipócritas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.»

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas:

Bienvenidos hermanos a esta buen noticia del día. La Iglesia en este día nos ha propuesto leer nuevamente la carta de Pablo a los Tesalonicenses y continuar con el discurso de Mateo.

Uno de los problemas que presenta la carta de Pablo a la comunidad de Tesalónica es  sobre el final  y la venida del Señor Jesús. Muchas personas de la comunidad me preguntan comúnmente qué si ya está cerca el final, el apocalipsis, por todas las cosas terribles que el mundo está viviendo, yo les respondo que esto sería más bien el inicio,  porque el final de los tiempos como lo fueron entendiendo las primeras comunidades paulinas, fue muy distinto, fue algo maravilloso. Las realidades de no fraternidad, de abandono, de angustia, de no vida, de violencia que vivimos nosotros o nuestros hermanos, serán transformadas por un orden nuevo, un orden que tiene que surgir, entonces ahí comenzará a darse en evidencia el Reino de Dios, el final será cuando hayamos construido el Reino como un mundo de hijos y de hermanos, un mundo fraterno.

El Final de  los tiempos no es algo como un programa, donde van pasado cosas específicas, no, el final de los tiempos es cuando nosotros demos testimonio de la obra creadora de nuestro Dios. Así conocemos muchos testimonios de las personas que se van adhiriendo a nuestra comunidad, contándonos de las maravillas que Dios está haciendo en sus vidas, cosas realmente grandiosas, personas transformando su realidad para que se parezca a la voluntad de Dios, brotan hombres, familias, comunidades nuevas, el Reino es evidente, estamos inaugurando el Reino. Esto nos llena de máxima alegría, hay un montón de gente que está viviendo las realidades de Dios en su vida diaria, hay gente que se hace responsable del otro y se deja acoger en nombre del Reino, hay gente que perdona una y otra vez, haciéndose más experta en perdón en nombre del Reino, hay gente que conciben la presencia de Dios como lo más importante en sus vidas, como Pablo dicen: nos sentimos en un nuevo orden, sentimos que estamos viviendo el Reino. Hombres y mujeres que dan testimonio, como Pablo dicen “nos sentimos vivir”, “se está viviendo el Reino de Dios”, es una realidad en nosotros.

Qué debemos hacer? Que todos se colmen y que en todos reboce el amor de Dios.  Ese es el final del mundo, cuando  usted  se experimente colmado de amor y reboce de amor para los otros, ahí es el final de los tiempos, comenzó a ser evidente la voluntad de Dios sobre todos nosotros.

Si usted quiere pertenecer al Reino tiene que acogerse a Jesús, deje que el Espíritu lo transforme en la figura de Jesús mismo, comience a ser hermano, servidor, uno que acoge, que se entrega sin medida… Usted quiere hacer y ser algo importante? Hágase partícipe del Reino, constrúyalo en medio del mal y la injusticia, esta será la obra más grande en su vida, la finalidad de su existencia, si quiere hacer algo importante es ayudar a que el Reino brote. La felicidad la produce el hacer parte de la construcción del Reino.

#YoSigoFirme.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Minientrada

La buena noticia del día – 26 de Agosto 2015

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (2,9-13):

Recordad, hermanos, nuestros esfuerzos y fatigas; trabajando día y noche para no serle gravoso a nadie, proclamamos entre vosotros el Evangelio de Dios. Vosotros sois testigos, y Dios también, de lo leal, recto e irreprochable que fue nuestro proceder con vosotros, los creyentes; sabéis perfectamente que tratamos con cada uno de vosotros personalmente, como un padre con sus hijos, animándoos con tono suave y enérgico a vivir como se merece Dios, que os ha llamado a su reino y gloria. Ésa es la razón por la que no cesarnos de dar gracias a Dios, porque al recibir la palabra de Dios, que os predicamos, la acogisteis no como palabra de hombre, sino, cual es en verdad, como palabra de Dios, que permanece operante en vosotros, los creyentes.

Sal 138,7-8.9-10.11-12ab

R/. Señor, tú me sondeas y me conoces

¿Adónde iré lejos de tu aliento,
adónde escaparé de tu mirada?
Si escalo el cielo, allí estás tú;
si me acuesto en el abismo, allí te encuentro. R/.

Si vuelo hasta el margen de la aurora,
si emigro hasta el confín del mar,
allí me alcanzará tu izquierda,
me agarrará tu derecha. R/.

Si digo: «Que al menos la tiniebla me encubra,
que la luz se haga noche en torno a mí»,
ni la tiniebla es oscura para ti,
la noche es clara como el día. R/.

Lectura del santo evangelio según san Mateo (23,27-32):

En aquel tiempo, habló Jesús diciendo: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que os parecéis a los sepulcros encalados! Por fuera tienen buena apariencia, pero por dentro están llenos de huesos y podredumbre; lo mismo vosotros: por fuera parecéis justos, pero por dentro estáis repletos de hipocresía y crímenes. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que edificáis sepulcros a los profetas y ornamentáis los mausoleos de los justos, diciendo: “Si hubiéramos vivido en tiempo de nuestros padres, no habríamos sido cómplices suyos en el asesinato de los profetas”! Con esto atestiguáis en contra vuestra, que sois hijos de los que asesinaron a los profetas. ¡Colmad también vosotros la medida de vuestros padres!»

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Bienvenidos hermanos a esta Buena Noticia de Hoy

Nos habla la liturgia nuevamente de la carta de San Pablo a sus hermanos de Tesalónica y del Evangelio según San Mateo donde se presentan algunos Ay de Jesús, muy orientados hacia los dirigentes.

Mateo nos dice, nos llama mucho la atención lo que es bello ante los ojos aunque en ello se oculte un pecado grande; tal vez el mayor pecado, a nosotros mismos es que nos presentamos como impecables, bellos, Nos preocupados por nuestra apariencia, que no está mal pero dejamos por fuera lo importante. La apariencia debe tener su fuente dentro de nosotros mismos, dentro del corazón, debe darla nuestras acciones inspiradas en Dios… piensa… con qué intención ayudas a alguien? En esto nos quiere llamar Jesús la atención, somos expertos en disfrazar los pecados, vivimos hablando de los pecados de otros pero no nos aterramos por la manera en como nosotros vivimos, este es el llamado fuerte de Jesús.

A esto se le puede sumar la actitud de Pablo, más suave, nos dice tan hermosamente que solo ha procurado anunciar el ser de Jesús, su estilo de vida, pero con su propio estilo de vida, se ha vuelto Evangelio, este tiene que tener manos y cuerpo, el tuyo y el mío, Ser Evangelios andantes, seamos reflejo del estilo de vida de Jesús, de su conciencia, de su forma de vivir, seamos evangelios vivientes.

Otra cosa que dice Pablo es que esta comunidad aceptó su palabra como Palabra de Dios. Aceptemos el Evangelio como lo que es, lo que da forma y dignidad a cada Ser Humano, una Palabra que direcciona la vida.

Por eso Pablo da gracias, aceptaron su palabra como divina que es capaz de transformar, llenar de luz, sacar de las tinieblas, se hizo vida en ellos, así también debe ser para nosotros la Palabra, transformadora de nuestras propias vidas.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – 25 de Agosto 2015

1 Tesalonicenses 2, 1-8

Hermanos: Bien saben que nuestra estancia entre ustedes no fue inútil, pues a pesar de los sufrimientos e injurias que padecimos en Filipos y que ya conocen, tuvimos el valor, apoyados en nuestro Dios, de predicarles su Evangelio en medio de una fuerte oposición.

Es que nuestra predicación no nace del error ni de intereses mezquinos ni del deseo de engañarlos, sino que predicamos el Evangelio de acuerdo con el encargo que Dios, considerándonos aptos, nos ha hecho, y no para agradar a los hombres, sino a Dios, que es el que conoce nuestros corazones.

Nunca nos hemos presentado, bien los saben ustedes y Dios es testigo de ello, con palabras aduladoras ni con disimulada codicia, ni hemos buscado las alabanzas de ustedes ni las de nadie. Aunque hubiéramos podido imponerles nuestra autoridad, como apóstoles de Cristo, sin embargo los tratamos con la misma ternura con la que una madre estrecha en su regazo a sus pequeños. Tan grande es nuestro afecto por ustedes, que hubiéramos querido entregarles no solamente el Evangelio de Dios, sino también nuestra propia vida, porque han llegado ustedes a sernos sumamente queridos.

Sal 138,1-3.4-6

R/. Señor, tú me sondeas y me conoces

Señor, tú me sondeas y me conoces;
me conoces cuando me siento o me levanto,
de lejos penetras mis pensamientos;
distingues mi camino y mi descanso,
todas mis sendas te son familiares. R/.

No ha llegado la palabra a mi lengua,
y ya, Señor, te la sabes toda.
Me estrechas detrás y delante,
me cubres con tu palma.
Tanto saber me sobrepasa,
es sublime, y no lo abarco. R/.

Mateo 23, 23-26

En aquel tiempo, Jesús dijo a los escribas y fariseos: “¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, porque pagan el diezmo de la menta, del anís y del comino, pero descuidan lo más importante de la ley, que son la justicia, la misericordia y la fidelidad! Esto es lo que tenían que practicar, sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos, que cuelan el mosquito, pero se tragan el camello!

¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que limpian por fuera los vasos y los platos, mientras que por dentro siguen sucios con su rapacidad y codicia! ¡Fariseo ciego!, limpia primero por dentro el vaso y así quedará también limpio por fuera”.

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas:

Buenos días hermanos a esta Buena noticia de hoy

Nos trae la liturgia en este día, la carta De San Pablo a los Tesalonicenses, dicen los biblistas que es uno de los primeros escritos que se tienen de las primeras comunidades cristianas. Pablo escribe a esta comunidad recordando el tema sobre los falsos profetas, las falsas enseñanzas de unos que se presentan con apariencia de ser muy santos y religiosos pero tiene la intención oculta de manipular el Evangelio y la doctrina para alcanzar beneficios particulares y personales, esto se sigue  viendo mucho en la actualidad de nuestra vida religiosa, debemos estar muy atentos para que esto no ocurra en nuestras comunidades.

Por otro lado, seguimos leyendo la lectura del Evangelio de San Mateo, donde se presenta un enfrentamiento entre Jesús y los directivos de la religión judía, sacerdotes y maestros de la ley, no sabemos lo que realmente está ocurriendo aquí, al parecer el problema fue tan fuerte que terminó en la muerte del Señor, pero ahora la persecución se traslada y es desatada también sobre las primeras comunidades cristianas, en el momento en que se escribe el Evangelio de Mateo ya se ha hecho el sigma y las persecuciones se hacen más ácidas y frecuentes para los cristianos por lo que escribe San Mateo. Podemos dividir el tema central de este Evangelio de hoy en dos puntos:

  1. El pueblo de Israel se presenta con mucho celo y detalle en el tema de la fe, aunque para Jesús habían otras cosas mucho más importantes, como garantizar la vida, la justicia, el derecho de los pobres, esto que era lo más importante se había olvidado para los judíos y sus dirigentes religiosos. A nosotros a veces nos pasa lo mismo, dejamos a un lado el servicio, el amor fraterno, ser pan partido y sangre derramada por los otros, no es que dejemos de hacer lo otro, pero no por hacer lo accesorio se olvida lo fundamental. Darle el debido lugar a la fe y a lo importante, no hay que dejar de hacer ciertas expresiones y ritos, pero hay que tener claro el servicio, el perdón, Jesús como centro, el amor que se entrega.
  1. EL texto habla del mal disfrazado de bondad: el mal muchas veces se disfraza de justificaciones, intenciones malévolas que las justificamos religiosamente, lo revestimos de bondad y esto es un error grave. Esta es realmente la hipocresía, alguien que hace el bien pero que está movido por un interés personal y no por el amor. Esto es lo que Jesús quiere llevarnos a profundizar: Cuál es la intención que tienes en tu corazón cuando haces algo por el otro? Es el amor? Este trozo de Evangelio hace un inventario de hipocresía religiosa, ritos, costumbres cotidianas, practicadas con intereses secundarios que no eran precisamente el amor, la hipocresía lo pone a uno a hacer un papel, como los actores, deja de ser uno mismo y nos ponemos máscaras, hay una negación de uno mismo. En nuestros comportamientos religiosos hay mucho fariseísmo, hacemos muchas cosas no inspiradas en el amor.

Alabado sea, Jesucristo!!!

La buena noticia del día – 21 de Agosto 2015

Comienzo del libro de Rut (1,1.3-6.14b-16.22):

En tiempo de los jueces, hubo hambre en el país, y un hombre emigró, con su mujer Noemí y sus dos hijos, desde Belén de Judá a la campiña de Moab. Elimelec, el marido de Noemí, murió, y quedaron con ella sus dos hijos, que se casaron con dos mujeres moabitas: una se llamaba Orfá y la otra Rut. Pero, al cabo de diez años de residir allí, murieron también los dos hijos, y la mujer se quedó sin marido y sin hijos. Al enterarse de que el Señor había atendido a su pueblo dándole pan, Noemí, con sus dos nueras, emprendió el camino de vuelta desde la campiña de Moab. Orfá se despidió de su suegra y volvió a su pueblo, mientras que Rut se quedó con Noemí.
Noemí le dijo: «Mira, tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a su dios. Vuélvete tú con ella.»
Pero Rut contestó: «No insistas en que te deje y me vuelva. Donde tú vayas, iré yo; donde tú vivas, viviré yo; tu pueblo es el mío, tu Dios es mi Dios.»
Así fue como Noemí, con su nuera Rut, la moabita, volvió de la campiña de Moab. Empezaba la siega de la cebada cuando llegaron a Belén.

Sal 145,5-6ab.6c-7.8-9a.9be-10

R/. Alaba, alma mía, al Señor

Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob,
el que espera en el Señor, su Dios,
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y cuanto hay en él. R/.

Que mantiene su fidelidad perpetuamente,
que hace justicia a los oprimidos,
que da pan a los hambrientos.
El Señor liberta a los cautivos. R/.

El Señor abre los ojos al ciego,
el Señor endereza a los que ya se doblan,
el Señor ama a los justos.
El Señor guarda a los peregrinos. R/.

Sustenta al huérfano y a la viuda
y trastorna el camino de los malvados.
El Señor reina eternamente,
tu Dios, Sión, de edad en edad. R/.

Lectura del santo evangelio según san Mateo (22,34-40):

En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, formaron grupo, y uno de ellos, que era experto en la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?»
Él le dijo: «”Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser.” Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los profetas.»

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas:

En este día nos trae la liturgia el texto de San Mateo donde Jesús está en Jerusalén, donde  inaugura el Reino pero también donde enfrenta la oposición, la persecución, no es fácil el camino del Señor, allí tiene un encuentro con las autoridades judías, como los ha hecho callar estos lo quieren confrontar de alguna forma, por lo tanto le hacen una pregunta para ponerlo a prueba haciendo alusión al libro del Deuteronomio y el Señor Jesús responde con la misma Palabra, hay que amar a Dios con todas las fuerzas desde lo más profundo y entrañable, como el único absoluto, pero también hay que amar al prójimo como a sí mismo.

El amor surge como experiencia del amor de Dios, el rito surge como fruto de esta experiencia y debe expresar este mismo amor. Esto es Dios, amor.  Donde está el amor está Dios mismo, Dios nos envía a amar para que la vida llegue a ser una vida en Dios, cuando amamos Dios se hace presente, se revela en sí mismo. Cuando amamos, somos como nuestro Dios. Cuando amamos, tenemos a Dios en nuestras manos, dentro de nuestro corazón. Cuando amamos nos ponemos en las manos del Padre pero también en las manos del otro. Uno no ama lo que no conoce, cuando uno se acerca al otro es para conocerlo y comprenderlo. Solo el amor comprende.

¿Qué tiene que ver con esto la historia de Ruth? Mucho. Se trata de una historia de amor, dice el texto que dos israelitas se casaron con dos moabitas, cuando se es moabita se carga en sí mismo con una maldición, se murieron los dos hijos y quedaron las viudas juntas, una de ellas se fue pero la otra tenía un amor sencillo por su suegra. Sobre Ruth la moabita cargaba una maldición, hay que tener esto muy claro; hay un montón de prescripciones sobre estas personas (los Moabitas) en el culto israelita, siempre fueron los enemigos, fueron los opresores. Esta mujer cargaba con esta maldición pero ella lo rompe con un simple gesto de amor, le tomó un gran cariño a su suegra; por un simple gesto de amor humano la siguió, Dios está en los simples gestos de amor humano, se revierte la carga de maldición y desencadena una lluvia de bendiciones, abre los cielos para los suyos. Ella comienza a ser la portadora de la más grande bendición para la humanidad, ella es la abuela de Jesús, nada más y nada menos que eso. Esta mujer con un simple gesto de amor abre a los otros a las bendiciones de Dios.

Evaluemos cuáles son nuestras actitudes de maldición en nuestra vida y juguémosle a las actitudes de amor, ama para que se abran las puertas de Dios, el amor convierte la más terrible de las maldiciones en la más rica de las bendiciones, aprendamos hoy de este gesto sencillo de Ruth: un acto simple de amor que transformó la historia de todos.

#YoSigoFirme

Alabado sea, Jesucristo!!!

La buena noticia del día – 20 de Agosto 2015

Lectura del libro de los Jueces (11,29-39a):

En aquellos días, el espíritu del Señor vino sobre Jefté, que atravesó Galaad y Manasés, pasó a Atalaya de Galaad, de allí marchó contra los amonitas, e hizo un voto al Señor: «Si entregas a los amonitas en mi poder, el primero que salga a recibirme a la puerta de mi casa, cuando vuelva victorioso de la campaña contra los amonitas, será para el Señor, y lo ofreceré en holocausto.»
Luego marchó a la guerra contra los amonitas. El Señor se los entregó; los derrotó desde Aroer hasta la entrada de Minit (veinte pueblos) y hasta Pradoviñas. Fue una gran derrota, y los amonitas quedaron sujetos a Israel. Jefté volvió a su casa de Atalaya. Y fue precisamente su hija quien salió a recibirlo, con panderos y danzas; su hija única, pues Jefté no tenía más hijos o hijas.
En cuanto la vio, se rasgó la túnica, gritando: «¡Ay, hija mía, qué desdichado soy! Tú eres mi desdicha, porque hice una promesa al Señor y no puedo volverme atrás.»
Ella le dijo: «Padre, si hiciste una promesa al Señor, cumple lo que prometiste, ya que el Señor te ha permitido vengarte de tus enemigos.»
Y le pidió a su padre: «Dame este permiso: déjame andar dos meses por los montes, llorando con mis amigas, porque quedaré virgen.»
Su padre le dijo: «Vete.»
Y la dejó marchar dos meses, y anduvo con sus amigas por los montes, llorando porque iba a quedar virgen. Acabado el plazo de los dos meses, volvió a casa, y su padre cumplió con ella el voto que había hecho.

Sal 39,5.7-8a.8b-9.10

R/. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad

Dichoso el hombre que ha puesto
su confianza en el Señor,
y no acude a los idólatras,
que se extravían con engaños. R/.

Tú no quieres sacrificios ni ofrendas,
y, en cambio, me abriste el oído;
no pides sacrificio expiatorio,
entonces yo digo: «Aquí estoy.» R/.

–Como está escrito en mi libro–
«para hacer tu voluntad».
Dios mío, lo quiero,
y llevo tu ley en las entrañas. R/.

He proclamado tu salvación
ante la gran asamblea;
no he cerrado los labios:
Señor, tú lo sabes. R/.

Lectura del santo evangelio según san Mateo (22,1-14):

En aquel tiempo, de nuevo tomó Jesús la palabra y habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: «El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo. Mandó criados para que avisaran a los convidados a la boda, pero no quisieron ir. Volvió a mandar criados, encargándoles que les dijeran: “Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas, y todo está a punto. Venid a la boda.” Los convidados no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos. El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados: “La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda.” Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?” El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los camareros: “Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.” Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.»

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Bienvenidos hermanos a esta semana XX del tiempo ordinario, la liturgia de la Iglesia nos tiene leyendo la historia deuteronomista, han sido hoy como unas lecturas desconcertantes, ayer hablaba la lectura también del pensamiento de Israel sobre sus políticos y sus líderes. Hoy nos hablan de Jefté, algo también desconcertante, el pueblo de Israel ha pecado, abandonó a Dios y se fue con dioses cananeos que son siempre su gran tentación, la magia, la superstición, el camino de lo fácil; por esta actitud de pecado la consecuencia es terrible, 18 años de esclavitud, así que claman a su Dios y El Señor elige a un líder para su liberación, siempre elige lo más humano posible, este hombre es hijo de una prostituta, un bandido, pero Dios lo llenó de su Santo Espíritu. Dios no elige angelitos, elige a aquellos incluso más débiles y diferentes al estándar. Jefté toma una decisión porque todavía está marcado por su pecado, no ha aprendido a revelar a Dios mismo en su persona, tiene el Espíritu pero todavía le falta, sufrirá las consecuencias de este pecado bárbaro en su vida, se comporta como uno de los cananeos, le ofrece sacrificios humanos a su Dios imitando la cultura cananea como si a su Dios le hiciera falta esto, como si la muerte fuera necesaria para la complacencia de nuestro Dios, este hombre estuvo totalmente equivocado, a Dios no se le manipula ofreciéndole sacrificios humanos, el Dios de Israel no es como el de las demás culturas, no acabamos hoy incluso de aprender esta lección. La tragedia de Yafté parece una tragedia griega, el autor sagrado nos quiere dar esta lección, queremos trabajar para Dios, ser sus servidores, estar en su plan de salvación, pero tenemos que pulir nuestras costumbres y cultura que entorpece el plan de Dios que quiere mostrarlo como lo vemos y no como realmente Él es, por esto pagaremos las consecuencias como Yefté que sacrifica a su propia hija quitándole la vida.

En Mateo, nos corresponde la parábola sobre la inauguración del Reino, estas parábolas están en el discurso de Jesús sobre el Reino, se da en un marco geográfico como Jerusalén; Marcos cuenta que Jesús tuvo grandes discusiones con los jefes judíos, enfrentado con los fariseos, saduceos y demás, pero Mateo muestra a Jesús en Jerusalén hablando sobre la inauguración del Reino y las discusiones con las autoridades, las refleja a través de parábolas, la viña es la propiedad que Dios más quiere, el pueblo de Dios, su más grande tesoro, la boda es la figura del día final, como un matrimonio donde el amor abunda, al final está el rey, su hijo amado el príncipe que va a desposar a su pueblo, su comunidad querida, la esposa. Esta figura la conocen muy bien en el AT, aquí se entrelazan dos grandes verdades:

  1. El rechazo: El rey prepara la gran boda, invita a todos gratuitamente a que vengan al banquete, muchos rechazan esta invitación por sus ocupaciones, negocios, es decir, por otros dioses, ante la invitación de construir el Reino unos dicen “no me interesa”, tienen otras prioridades. Uno decide si desgasta su vida por el Reino o por otros placeres.
  1. El vestido inadecuado: La invitación es extendida ahora a todo el mundo, salgan a las orillas de los caminos y llenen la casa para que se inaugure el Reino, pero ocurre algo, algún invitado entra a formar parte del Reino sin el traje adecuado, habrán dos actitudes: rechazar o aceptar pero ir con el traje inadecuado, no basta sólo decir sí, voy, acepto el Reino, no basta sólo la partida de bautismo, confirmación, matrimonio y demás, se exige un vestido especial, no se puede ir de cualquier manera, no se puede pretender pertenecer al Reino y mantener conductas o categorías que contradicen al Reino y se ponen a él, no es posible ser en el Reino opresor, esclavo o esclavista, el Reino exige comportamientos realmente coherentes, esto no permite que el Reino se inaugure y sea una realidad.

Jesús nos ha enseñado cómo pertenecer al Reino, no sigamos ya en la incoherencia total con comportamientos contradictores, tal vez usted y yo seamos Yefté, nos dominan un montón de costumbres arraigadas que no pertenecen a Dios, hacen inoperante la acción de Dios en medio de nosotros.

Un detalle más que llama la atención, los servidores del Reino que salen a las encrucijadas, a las calles y sitios públicos, lugares donde la gente está reunida, allí contagian a todos de Jesús, anuncian el Reino, esta tarea usted y yo la tenemos que asumir sin decirle que no, la adhesión de Jesús se hace por contagio, yo me uní a Él, lo experimenté y ahora salgo a anunciarlo por Twiter, Facebook, por la cotidianidad de mi vida actual, invito a todos a que sean parte del Reino; muy importante estas parábolas y las lecturas en las que la Iglesia nos pone a reflexionar en estos días. Hermano, toma parte del texto haz tu propia lectio divina.

#YoSigoFirme.

Alabado sea, Jesucristo!!!

La buena noticia del día – 18 de Agosto 2015

Jueces 6, 11-24

En aquellos días, vino el ángel del Señor y se sentó bajo la encina de Ofrá, que pertenecía a Joás, de la familia de Abiezer. Su hijo Gedeón estaba limpiando trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas, cuando el ángel del Señor se le apareció y le dijo: “El Señor está contigo, valiente guerrero”.

Le contestó Gedeón: “Perdón, Señor mío. Si el Señor está con nosotros, ¿por qué han caído sobre nosotros tantas desgracias? ¿Dónde están todos aquellos prodigios de los que nos hablaban nuestros padres cuando nos decían: ‘El Señor nos sacó de Egipto‘? Ahora, en cambio, el Señor nos ha abandonado y nos ha entregado a los madianitas”.

Entonces el Señor se volvió hacia Gedeón y le dijo: “Usa la fuerza que tienes, para ir a salvar a Israel del poder de los madianitas. Yo soy el que te envía”. Le respondió Gedeón: “Perdón, Señor mío; pero, ¿cómo voy a salvar yo a Israel? Mi familia es la más pobre de la tribu de Manasés y yo, el más pequeño de la casa de mi padre”. El Señor le respondió: “Yo estaré contigo y tú derrotarás a todos los madianitas como si fueran un solo hombre”.

Gedeón le dijo: “Si he alcanzado tu favor, dame una señal de que eres tú el que me habla. No te vayas de aquí, por favor, hasta que vuelva con una ofrenda y te la presente”. Él respondió: “Aquí me quedaré hasta que vuelvas”.

Gedeón entró en su casa, preparó un cabrito, y con una medida de harina, hizo unos panes sin levadura; puso la carne en una canastilla y el caldo en una olla, lo llevó bajo la encina y se lo ofreció al ángel. Pero éste le dijo: “Toma la carne y los panes sin levadura, ponlos sobre esa roca y derrama encima el caldo”. Gedeón lo hizo así.

Luego el ángel del Señor acercó la punta del bastón que tenía en la mano y tocó la carne y los panes sin levadura. Salió fuego de la roca, consumió la carne y los panes, y el ángel del Señor desapareció.

Entonces se dio cuenta Gedeón de que era el ángel del Señor y exclamó: “¡Ay, Dios mío, he visto al ángel del Señor cara a cara!” Pero el Señor le dijo: “Que la paz sea contigo. No temas; no morirás”. Gedeón levantó un altar al Señor en aquel lugar y lo llamó “La paz del Señor”.

Mateo 19, 23-30

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Yo les aseguro que un rico difícilmente entrará en el Reino de los cielos. Se lo repito: es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los cielos”.

Al oír esto, los discípulos se quedaron asombrados y exclamaron: “Entonces ¿quién podrá salvarse?” Pero Jesús, mirándolos fijamente, les respondió: “Para los hombres eso es imposible, mas para Dios todo es posible”.

Entonces Pedro, tomando la palabra, le dijo a Jesús: “Señor, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido, ¿qué nos va a tocar?” Jesús les dijo: “Yo les aseguro que en la vida nueva, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, ustedes, los que me han seguido, se sentarán también en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.

Y todo aquel que por mí haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o padre o madre, o esposa o hijos, o propiedades, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna. Y muchos primeros serán últimos y muchos últimos, primeros”.

Comentarios del teólogo Fabio Espinosa sobre las lecturas de:

Ahora estamos metidos en el libro de los jueces, nos encontramos en el tiempo de la conquista, todos unos valientes como Gedeón, esta estructura utiliza una forma muy propia de los profetas, si la comparemos con la lectura de ayer lunes la estructura es: el pueblo peca, el pecado es un acto de abandono de nuestro Dios por otro dios, implica toda la persona, o se está con Dios o se está con otro, fíjense ustedes que Gedeón creció en una familia que había abandonado a Dios, adoraban a los Baales, crece como árbol en medio de los Baales, su pueblo entonces vive en la indignidad y el miedo, cuando otros dioses determinan la vida se vive en la indignidad, el miedo y la opresión, pero cuando claman al Dios de la vida, el Señor interviene enviando un hombre valiente, lleno del Espíritu, este traerá 40 años de paz.

Las características de este hombre valiente es referencia para que todo el pueblo de Israel sea un pueblo valiente, capaces de enfrentar el mal, cortándolo de cabeza. El más pequeño en la tribu de Manasés es quien hace esto, porque Dios siempre se fija en el pequeño, el humilde, como lo recuerda la experiencia de María cuando llega el ángel a saludarla. Dios invita a Gedeón a tumbar ese árbol sobre el cual su familia ha estado y a construirle un nuevo altar al Señor su Dios. Es el mismo Dios quien le dice: Yo te envío a que transformes esta realidad de miedo y opresión, estaré contigo a donde quiera que vayas, se valiente, no te acobardes, Yo te envío a transformar la realidad de los oprimidos. Como resultado de esta promesa vienen 40 años de paz para su pueblo, la experiencia de Gedeón es un llamado que Dios nos hace a todos, tumbemos los altares y árboles sagrados que hemos hecho a los narcos, políticos corruptos, poderosos que buscan acabar con la vida, para esto tienes que ser valiente y debes enfrentar a los generadores de inequidad y de injusticia, el Señor nos pide que saquemos el miedo de nuestros corazones, este llamado es para la Iglesia entera, hoy Gedeón tienes que ser tú y tengo que ser yo, nuestras comunidades tienen que ser Gedeón, sentirnos enviados y tener la certeza de que Dios está con nosotros para transformar estas realidades de inequidad, para que surja la paz verdaderamente, no como pacto de unos poquitos, los 40 años de paz que necesitamos se dará cuando tomemos el estilo de vida que Dios nos invita a vivir.

En el Evangelio pasó el discurso sobre cómo construir el Reino a través de  una comunidad, al final el evangelista Mateo tiene un estilo especial donde pone a Jesús a afirmar a través de unas actitudes que se puede construir el Reino.  Jesús nos dice ahora que volvamos al origen, si vivimos una vida como al principio (original) viviremos una vida auténtica, así viviremos el Reino en medio de nosotros. El viernes pasado hablaba del matrimonio, invitando a que volvieran al origen, como reflejos del Padre, nadie le será infiel a nadie porque Dios no es infiel con nadie, ni se abandonará a nadie porque Dios nunca nos abandona, así es volver al origen y así es como el Padre nos quiere. Así mismo habla sobre las riquezas, de quién son las riquezas? Como al principio, las riquezas son del Padre, y a quién le toca la herencia? Pues a los hijos, esta es la herencia del Padre para todos, deben ser distribuidas equitativamente, este es el origen. Viene esta perícopa maravillosa donde Jesús nos da una condición para construir el Reino del Padre, dando a todos sin medida y todos perdonando sin medida. Los bienes son del Padre para sus hijos, distribuidos equitativamente, por eso Jesús dice que el apego a las riquezas y la codicia son el principio fundamental de todos los males.  Quién dijo que el petróleo, el oro, el platino, las esmeraldas de Colombia son sólo de uno o unos cuantos? Cuando uno da y comparte es lo que une, hacemos de todos lo que es de todos, cuando uno se apropia de algo común entra la injusticia también, ahí comienzan todos los males y la construcción del anti-reino, donde nos negamos como hermanos y como hijos. Pregunta el texto ¿es posible vivir como hijos y como hermanos? A nosotros nos parece imposible, dice Jesús, pero esto es realmente posible, eso sí, debemos ser totalmente libres para poderlo lograr, se necesita la libertad que viene de Dios para vivir su Reino, el desapego a los bienes, la no absolutización de los bienes sólo puede vencerse con la fuerza de Dios, el vicio de  acumular bienes y someter a otros en esto sólo puede vencerse desde Dios y por Dios.

La otra pregunta de los discípulos es: y ¿qué ganamos con esto? Responde Jesús: todo y nada, todo es el Reino, todos viviendo como hijos, sin miedo, en libertad, sin opresores ni oprimidos, como hermanos disfrutando todos de todos los bienes.  Se gana la alegría de hacer un mundo posible como Dios lo quiere, de hijos y de hermanos, un mundo donde vivamos todos con dignidad, un mundo donde se construya el Reino, esto es lo que ganamos, ser constructores del Reino y pertenecer a él, ser los reyes del Reino. Jesús por eso les dice a los discípulo “Ánimo!”, no se desanimen. Se requiere nuestra adhesión a ÉL para poderlo lograr.

Alabado sea, Jesucristo!!!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.317 seguidores