Jóvenes comprometidos con Jesucristo

Bienvenid@

Participa en la Generación 1230, tu que buscas a Jesucristo.

Más reciente

La buena noticia del día – viernes 27 de febrero 2015

Ezequiel 18, 21-28

Esto dice el Señor: “Si el pecador se arrepiente de los pecados cometidos, guarda mis preceptos y practica la rectitud y la justicia, ciertamente vivirá y no morirá; no me acordaré de los delitos que cometió: vivirá a causa de la justicia que practicó. ¿Acaso quiero yo la muerte del pecador, dice el Señor, y no más bien que enmiende su conducta y viva?

Si el justo se aparta de su justicia y comete maldad, no se recordará la justicia que hizo. Por la iniquidad que perpetró, por el pecado que cometió, morirá. Y si dice: ‘No es justo el proceder del Señor‘, escucha, casa de Israel: ¿Conque es injusto mi proceder? ¿No es más bien el proceder de ustedes el injusto?

Cuando el justo se aparta de su justicia, comete la maldad y muere, muere por la maldad que cometió. Cuando el pecador se arrepiente del mal que hizo y practica la rectitud y la justicia, él mismo salva su vida. Si recapacita y se aparta de los delitos cometidos, ciertamente vivirá y no morirá”.

Mateo 5, 20-26.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Les aseguro que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrarán ustedes en el Reino de los cielos.

Han oído ustedes que se dijo a los antiguos: No matarás y el que mate será llevado ante el tribunal. Pero yo les digo: Todo el que se enoje con su hermano, será llevado también ante el tribunal; el que insulte a su hermano, será llevado ante el tribunal supremo, y el que lo desprecie, será llevado al fuego del lugar de castigo.

Por lo tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve luego a presentar tu ofrenda.

Arréglate pronto con tu adversario, mientras vas con él por el camino; no sea que te entregue al juez, el juez al policía y te metan a la cárcel. Te aseguro que no saldrás de ahí hasta que hayas pagado el último centavo”.

Comentario
Uno de los temas de la cuaresma es la conversión. Las lecturas de hoy nos traen una invitación especial: Revisemos nuestros modelos de conversión. ¿A qué llamamos conversión? ¿Qué es una acción de conversión y qué implica? Nos han propuesto muchos ideales de conversión y frente a ella nos han formado ciertos hábitos y eso es necesario revisarlo. Esta evaluación debe tocar lo personal y lo comunitario. Revisemos nuestros modelos de conversión. Pienso en tres modelos de conversión.
  1. Ojo con esas conversiones que son pura justificación de pecados. Ezequiel predica en el destierro, donde se pierde absolutamente todo. Ellos se preguntan qué pasó aquí y empiezan a culpar a sus antepasados. Entonces Ezequiel hace una reflexión donde dice que cada uno tiene su propia responsabilidad personal porque nos acostumbramos a justificar pecados, hábitos, costumbres, maneras de ser. Eso no es culpa mía, eso es un problema generacional, me viene por herencia y se lavan las manos. El pueblo de Israel no quiere asumir las consecuencias de su pecado personal. No afrontamos el pecado y cada uno paga por las consecuencias. El mal que vivimos en la sociedad no es el mal de la sociedad, nosotros hacemos parte de ella y nosotros tenemos una responsabilidad frente a ella. Justificamos el mal de muchas formas. Ojo con ese modelo de conversión que es justificación del mal, nos conformamos con situaciones de pecado. Ojo con eso, dice el Señor en su palabra.
  2. Esas conversiones centradas en uno mismo sin la justicia y el derecho, es decir, donde uno se afirma a sí mismo, que no tiene ningún compromiso con los otros, completamente individualista, solo pensada para mí, para mi paz, para mi bienestar, para mi alma, para mi gozo. Ojo con esas conversiones, las que no tienen ningún compromiso con el otro, un proceso de conversión centrado en mi mismo, sentirme bien y los demás no me importan nada.
  3. El que nos habla Jesús hoy una conversión que no busca una justicia superior, entonces Jesús nos hace unas afirmaciones muy concretas, por ejemplo, usted y yo decimos “no mato”, pero para odiar, para abusar del otro, para insultar al otro. Jesús da en el clavo en cómo somos nosotros. Nos confesamos de unos pecados “no robo “pero como juzgo al otro, le robo su hora y su dignidad, decimos que somos muy buenos, pero ¿y el perdón? Hay cosas que son necesarias evaluar. No es una conversión de ritos externos, que no van a la raíz del mal de uno sino que es superficial, no arranca la raíz del mal de uno y lo examina porque realmente somos muy malvados, los pensamientos que tenemos, los sentimientos que tenemos frente a los otros son a veces realmente malvados. Nos creemos muy buenos, hacemos una conversión de ritos externos y creemos que es suficiente. Muy fuerte la palabra porque la pregunta es esta: ¿hasta dónde ha llegado mi conversión?

La conversión es tratar de reflejar al Padre, la conversión es la configuración con la vida y con la obra de Jesús. El Padre y Jesús nos enseñaron a darlo todo: a ser compasivos, pacientes fieles. Hay que arrancar el mal de raíz y esto es posible por el Espíritu, hay que desterrar el mal que hay en nuestro corazón. Hay que cambiar nuestra idea de fe, la que no lleva a compromisos comunitarios en la vida. Tenemos una idea de Dios que tiene que ser cambiada. Tenemos una idea de religión que tiene que ser transformada. Esa manera de religarnos al Señor hay que revisarla eso lo hará solo la fuerza y el poder del Espíritu Santo.

¿Es nuestra comunidad convertida? ¿Hay un trabajo por la justicia y el derecho? ¿Se están transformando realidades?

A revisar los modelos de conversión personales y comunitarios y su alcance.

Oremos para que tengamos conversiones radicales y coherentes con el ser de Dios, pues él es misericordia, y quiere que nuestras realidades sean transformadas, que sean la vida de Dios mismo. Para eso está la fuerza y el poder del Espíritu Santo.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – jueves 26 de febrero 2015

Ester 4, 17n. p-r. aa-bb. gg-hh

En aquellos días, la reina Ester, ante el mortal peligro que amenazaba a su pueblo, buscó refugio en el Señor y se postró en tierra con sus esclavas, desde la mañana hasta el atardecer. Entonces suplicó al Señor, diciendo:
“Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob, ¡bendito seas! Protégeme, porque estoy sola y no tengo más defensor que tú, Señor, y voy a jugarme la vida.

Señor, yo sé, por los libros que nos dejaron nuestros padres, que tú siempre salvas a los que te son fieles. Ayúdame ahora a mí, porque no tengo a nadie más que a ti, Señor y Dios mío.

Ayúdame, Señor, pues estoy desamparada. Pon en mis labios palabras acertadas, cuando esté en presencia del león y haz que yo le agrade, para que su corazón se vuelva en contra de nuestro enemigo, para ruina de éste y de sus cómplices.

Con tu poder, Señor, líbranos de nuestros enemigos. Convierte nuestro llanto en alegría y haz que nuestros sufrimientos nos obtengan la vida”.

Mateo 7, 7-12

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; toquen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que toca, se le abre.

¿Hay acaso entre ustedes alguno que le dé una piedra a su hijo, si éste le pide pan? Y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Si ustedes, a pesar de ser malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, con cuanto mayor razón el Padre, que está en los cielos, dará cosas buenas a quienes se las pidan.

Traten a los demás como ustedes quieren que ellos los traten. En esto se resumen la ley y los profetas”.

Comentario
Que nos sugieren las lecturas de Ester en el A.T y la de Jesús, los textos nos inducen al tema de la oración.  La oración es para la Iglesia en tiempo de Cuaresma uno de los ejercicios, una de las experiencias en la que tenemos que ahondar, en la que tenemos que crecer y fortalecer.

Veamos algunas características desde la hermosísima oración de Ester y desde lo que nos dice Jesús

  1. La oración es el reconocimiento a Dios como rey, como Señor de la vida.Para Jesús es el reconocimiento de Dios como Padre, es el reconocimiento que de él solo viene la salvación.  Oro y me dirijo a mi Dios que es mi Padre porque él me puede salvar.  Ese es el presupuesto.  Qué lo hace a uno atrevido en la oración: a Ester ora porque ella se siente pertenencia de Dios, que es elegida de Dios.  Dios hizo un pacto sobre sí mismo era que no iba a abandonar al pueblo de Israel, que eran pertenencia suya y eso le da la condición de orante, con certeza y con seguridad.  En cambio para Jesús hay un condicionamiento, oro porque soy hijo, porque él es mi Padre, porque él es el que vela por mí.  Eso significa que asumir mi propia condición de creatura, de necesitado, de dependiente, la condición de que mi vida está en las manos del Padre, me debo abrir a él, estoy en sus manos, no me basto a mí mismo. Ora quien se considera creatura, el que no es autosuficiente, el que cree que todo está en sus manos, el que se siente limitado.
  1. Que se pide en la oración.  En la oración no se pide sino a Dios mismo, es la búsqueda de Dios. Llenarnos de la fuerza y sabiduría de Dios mismo.  Qué pide Ester, pide sabiduría de Dios, La oración nos da a Dios mismo, la oración no da cosas.  La oración es atrevernos a tener a Dios mismo, Uno no ora para que Dios sea Dios, uno ora para que yo pueda dejar ser Dios en mi, para que Dios sea Dios en mi.  Yo no oro para que Dios me ame como hijo, el me ama, yo oro para creer y aceptarme como hijo, yo no oro para que él sea el padre, yo oro para que yo crea que soy hijo y que estoy en sus manos, ese es el fruto de la oración, me ayuda a vivir mi propia realidad. Cuando yo oro me abro a Dios hago que la vida mía esté  en manos de Dios.  Orar es una experiencia de Dios, es lograr experimentar la santidad, el amor, la misericordia, la grandeza, la ternura de nuestro Dios.  Orar es lo que nos permite contemplar su santidad.  Orar es experimentar a Dios en su ser, en lo que él es.  Eso es lo que conlleva la oración.

Cuaresma es un tiempo de oración, nosotros tenemos que crecer en la oración.

Santa Teresa decía.  “Denme una persona que ora 5 minutos y devolveré un santo”. Cinco minutos de comunión directa con el Padre, no repitiendo palabrerías como dice el Señor, una oración que me comunique con el Padre.

Tenemos que acrecentar la oración, para tener la fuerza y la valentía de Dios para llevar sus misiones. Necesitamos orar para que Dios sea Dios en nosotros.

Hoy oremos; y todos como hermanos digamos como Jesús nos enseñó:

Padre nuestro,
que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros  tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – miércoles 25 de febrero 2015

¡Lee en el Espíritu!

Jonás (3,1-10):

Vino la palabra del Señor sobre Jonás: «Levántate y vete a Nínive, la gran ciudad, y predícale el mensaje que te digo.»
Se levantó Jonás y fue a Nínive, como mandó el Señor. Nínive era una gran ciudad, tres días hacían falta para recorrerla. Comenzó Jonás a entrar por la ciudad y caminó durante un día, proclamando: «¡Dentro de cuarenta días Nínive será destruida!»
Creyeron en Dios los ninivitas; proclamaron el ayuno y se vistieron de saco, grandes y pequeños.
Llegó el mensaje al rey de Nínive; se levantó del trono, dejó el manto, se cubrió de saco, se sentó en el polvo y mandó al heraldo a proclamar en su nombre a Nínive: «Hombres y animales, vacas y ovejas, no prueben bocado, que no pasten ni beban; vístanse de saco hombres y animales; invoquen fervientemente a Dios, que se convierta cada cual de su mala vida y de la violencia de sus manos; quizá se arrepienta, se compadezca Dios, quizá cese el incendio de su ira, y no pereceremos.»
Y vio Dios sus obras, su conversión de la mala vida; se compadeció y se arrepintió Dios de la catástrofe con que había amenazado a Nínive, y no la ejecutó.

Salmo 50,3-4.12-13.18-19

R/. Un corazón quebrantado y humillado,
tú, Dios mío, no lo desprecias

Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado. R/.

Oh Dios, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme;
no me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu. R/.

Los sacrificios no te satisfacen:
si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.
Mi sacrificio es un espíritu quebrantado;
un corazón quebrantado y humillado,
tú no lo desprecias. R/.
Evangelio de hoy

Lucas (11,29-32):

En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a decirles: «Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás. Como Jonás fue un signo para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para esta generación. Cuando sean juzgados los hombres de esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que los condenen; porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón. Cuando sea juzgada esta generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que los condenen; porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás.»

Comentario
Yo me pregunto una cosa: ¿Cuál es el signo de Jonás? El texto del Evangelio nos trae una afirmación de Jesús. “No se les dará más signos que el de Jonás” ¿Cuál es el signo de Jonás? Pues tenemos que ir al texto de Jonás. El profeta Jonás no es un personaje histórico, este libro es una reflexión teológica en forma de humor negro: Dios tenía una misión imposible, tratar de llevar el mensaje de conversión al pueblo más pagano, al pueblo más descreído, al pueblo de Nínive. Esa misión tan difícil se la encomienda al peor de los profetas, a un anti-profeta, pues Dios lo llamó y él no quería ir. El mayor orgullo de un hombre es ser llamado por el Señor, así le pasó a Isaías, a Jeremías, a Ezequiel, su orgullo era servirle al Señor en una misión, cueste lo que cueste. Y Jonás no se sentía orgulloso de eso, quería huir. A él le parecía que predicar un castigo del Señor cuando él sabe que Dios no castiga sino que es todo amor y ternura, era una ridiculez, Él prefiere huir pero al final Dios lo lleva hasta donde tiene que ir. Nínive no tiene mar, eso es parte del relato, que tiene un sentido muy profundo, que nos va a ayudar a entender el signo de Jonás. ¿Se imaginan qué predicación hizo Jonás en Nínive? y ante una predicación tan mala, ocurrió lo más inesperado: Nínive se convirtió, hasta las vacas se convirtieron, es como un chiste de humor negro. Pero el chiste es que Israel que ha tenido los profetas más extraordinarios, a los más grandes predicadores, no se ha convertido al Señor; en cambio un pueblo que ve la necesidad de cambio si se convierte al Señor. Esa es la señal de Jonás, que es solamente una: para convertirse solo se necesita la necesidad de conversión.

¿Por qué mucha gente no se convierte? Pues porque no siente la necesidad que su vida sea cambiada y transformada. El problema de Jesús con usted y conmigo es que decimos: “¿convertirme yo?” Yo que voy a misa, que no mato una mosca, ¿Convertirme de qué? ¡Eso es cosa de pecadores!

Nosotros pensamos que no necesitamos de conversión y esta es una situación trágica: Creerme muy bueno, que no necesito que no se hagan transformaciones en mi vida; esta es la más crítica de las situaciones, pensar que en mi vida todo está muy bien. Ese es el problema de muchos. ¿Por qué Dios no puede hacer nada en nuestra vida? porque no estamos abiertos a una acción transformante del Espíritu en nosotros, porque decimos. “Yo no necesito conversión”.

Entonces que está haciendo la Palabra de hoy, hablarnos a Usted y a mí, que nos creemos tan santos, decirnos que necesitamos un presupuesto en nuestra vida: Necesito más conversión de lo que creo. Hay pensamientos que necesitan ser transformados, actitudes, motivaciones, criterios de juicio, formas de ver la vida, maneras de ver a los otros que necesitan ser transformadas; ese es el primer paso de la conversión y eso logrará que haya una transformación en mi mente, en mis pensamientos, en mis acciones, en mi corazón. Necesitas, en esta Cuaresma poner un presupuesto en tu vida necesito conversión.

La invitación de la palabra de hoy es a que creas eso, hay muchas cosas en mi vida que tengo que cambiar. Hay cosas a las que me tengo que desapegar, hay hábitos que debo desarraigar. Esa cultura del colombiano feliz, con la vida que vivimos, con las situaciones que nos toca vivir, nos hemos acomodado en la miseria, en la pobreza, en los vicios, a las situaciones inhumanas y decimos que así estamos bien, que somos muy felices. Cuando Jesús está hablando de la señal, es de un pueblo necesitado de conversión.

Cuál es la señal de conversión: Necesito conversión más de lo que creo.

El señor Jesús decía: “muchos quisieran oír lo que ustedes oyen y ver lo que ustedes ven”. Es verdad, muchos quisieran tener la oportunidad de escuchar la Palabra de Dios que nosotros escuchamos; muchos quisieran tener esta oportunidad de cambio y poder escuchar las palabras de Jesús llenas de fe y esperanza, muchos quisieran experimentar la fuerza del Espíritu que nosotros podemos experimentar; muchos quisieran poder caminar este estilo de vida que nos propone Jesús, y nosotros lo desaprovechamos. Este es momento de conversión, pero estos cambios necesitan un principio: Que tú te sientas necesitado de cambio. El Señor Jesús nos dice: Necesitas cambios en tu vida. No desaproveches esta oportunidad de renovación.

Señor, no permitas que nos quedemos callados, no permitas que seamos tan egoístas de guardarnos lo que tú nos has dado, la vida que tu nos has regalado. En este día queremos pedirte la capacidad de hablar de ti, de darle a otros de esa vida nueva que solo tú sabes dar.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – martes 24 de febrero 2015

¡Lee en el Espíritu!

Isaías 55, 10-11

Esto dice el Señor:
“Como bajan del cielo la lluvia y la nieve
y no vuelven allá, sino después de empapar la tierra,
de fecundarla y hacerla germinar,
a fin de que dé semilla para sembrar y pan para comer,
así será la palabra que sale de mi boca:
no volverá a mí sin resultado,
sino que hará mi voluntad y cumplirá su misión”.

Mateo 6, 7-15

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando ustedes hagan oración no hablen mucho, como los paganos, que se imaginan que a fuerza de mucho hablar, serán escuchados. No los imiten, porque el Padre sabe lo que les hace falta, antes de que se lo pidan. Ustedes, pues, oren así:

Padre nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre,
venga tu Reino,
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día,
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en tentación
y líbranos del mal.

Si ustedes perdonan las faltas a los hombres, también a ustedes los perdonará el Padre celestial. Pero si ustedes no perdonan a los hombres, tampoco el Padre les perdonará a ustedes sus faltas”.

Comentario

Tenemos un Padre. El vela por ti, el me tiene en sus planes yo estoy en su mente. Pienso que esta es la realidad revelada en los textos que nos trae la liturgia de Hoy. Más allá del la invitación a la escucha de la Palabra y a la oración, pienso que estas lecturas unidas nos hablan de la confianza en la acción eficaz de nuestro Dios.

El texto de Isaías en el capítulo 55, 10-11 (texto escrito en medio de la tragedia y el fracaso del exilio, en tiempo de crisis) les habla de la eficacia del amor de Dios. Los israelitas salieron del exilio, gracias a algo inusitado: un imperio extranjero que les coge cariño y les ayuda a volver a su tierra. Es la acción eficaz de la palabra de Dios, que es una fuerza dinamizadora que transforma situaciones y revierte las consecuencias de algo, que abre caminos nuevos, oportunidades, posibilidades. La acción eficaz de Dios. Y es necesario confiar en esa fuerza que hace que la historia esté a nuestro favor; Claro pues, que no estamos hablando de un Dios que manipula la historia, no es un padrino mágico con una varita que todo lo resuelve, ese no es nuestro Dios. Pero su Palabra, su ser es una forma que revierte las situaciones a nuestro favor. Tenemos que acrecentar nuestra confianza en El. Tenemos un Dios, en Él podemos confiar. Me inspiran estas lecturas estas reflexiones:

  1. Es necesario confiar en el Señor: La certeza de que El sustenta mi vida. Así como el agua genera un montón de procesos de vida, así Dios genera en mí un montón de procesos que me ayudan a crecer, salir adelante, superar obstáculos. Procesos irreversibles. Acrecentar la confianza en El, significa, Dejarnos guiar por Él, dejarnos discipular, dejarnos determinar por el Padre. Eso es tiempo de cuaresma.
  1. La confianza en el Señor, debe inspirar la manera como yo hago las cosas, debe inspirar mis criterios: Mi Padre está conmigo. Este es el criterio fundamental, y por eso las motivaciones más profundas para emprender, para esperar, para alcanzar o para detenerme, Las motivaciones para hacer o no hacer, deben estar enraizadas en esta realidad: La confianza que debo tener en Dios. Tengo un Padre que actúa a mi favor, ese es el presupuesto de mi vida.
  1. Hay tantas cosas que indican la falta de confianza en el Padre, hoy es un día para pensar en eso. Hay tantas prácticas religiosas que indican lo poco que confiamos en el Padre. Dice el texto, “no usen palabrerías”. Tenemos unas expresiones tan absurdas, “Dios está eternamente enojado”, es que ¿no es Dios tu Padre? ¿Es que se requieren de prácticas religiosas absurdas para mover Su corazón? Dios te ama, es tu Padre, no tienes que conmover su corazón. El está conmovido por ti, antes de que a ti se te ocurra emprender alguna cosa ya El está tratando de hacer Su voluntad en ti. Tenemos en nuestras acciones diarias tantas cosas desesperadas, demenciales, apuradas, que solo reflejan una cosa una cosa: No confío en el Padre. Te invito a que en este día revisemos esas acciones.
  1. Tenemos un Padre, echemos raíces en esa realidad. El hace en mi vida y en tu vida sin que sepamos cómo. La ayuda nos viene de él, de la manera más inesperada, él nos bendice de la manera más inimaginable. Echemos raíz en esta realidad. Tenemos un Padre, podemos fiarnos de Él, así no veamos nada, que las realidades no cambian, fíate del Padre.

Hoy decimos, Padre queremos acrecentar nuestra fe en ti, nuestra confianza en ti; danos la certeza de que estás conmigo, que construyes la vida conmigo, que tengo un Padre que responde por mí. En este tiempo de Cuaresma quiero dejarme determinar por ti PADRE MIO Y DIOS MIO.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – lunes 23 de febrero 2015

Levítico 19, 1-2. 11-18

En aquellos días, dijo el Señor a Moisés: “Habla a la asamblea de los hijos de Israel y diles: ‘Sean santos, porque yo, el Señor, soy santo. No hurtarán. No mentirán ni engañarán a su prójimo. No jurarán en falso por mi nombre; eso sería profanar el nombre de su Dios. Yo soy el Señor.

No oprimas ni explotes a tu prójimo. No retengas hasta el día siguiente el salario del que trabaja para ti. No maldigas al sordo, ni pongas tropiezos ante el ciego. Teme a tu Dios. Yo soy el Señor.

No seas injusto en la sentencia, ni por favorecer al pobre ni por respeto al poderoso. Juzga con justicia a tu prójimo. No andes calumniando a los tuyos ni des testimonio contra la vida de tu prójimo. Yo soy el Señor.

No odies a tu hermano ni en lo secreto de tu corazón. Trata de corregirlo, para que no cargues tú con su pecado. No te vengues ni guardes rencor a los hijos de tu pueblo. Ama a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor‘”.

Mateo 25, 31-46
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando venga el Hijo del hombre, rodeado de su gloria, acompañado de todos sus ángeles, se sentará en su trono de gloria. Entonces serán congregadas ante él todas las naciones, y él apartará a los unos de los otros, como aparta el pastor a las ovejas de los cabritos, y pondrá a las ovejas a su derecha y a los cabritos a su izquierda.Entonces dirá el rey a los de su derecha: ‘Vengan, benditos de mi Padre; tomen posesión del Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo; porque estuve hambriento y me dieron de comer, sediento y me dieron de beber, era forastero y me hospedaron, estuve desnudo y me vistieron, enfermo y me visitaron, encarcelado y fueron a verme‘. Los justos le contestarán entonces: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado y te fuimos a ver?‘ Y el Rey les dirá: ‘Yo les aseguro que, cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron‘.Entonces dirá también a los de su izquierda: ‘Apártense de mí, malditos; vayan al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles; porque estuve hambriento y no me dieron de comer, sediento y no me dieron de beber, era forastero y no me hospedaron, estuve desnudo y no me vistieron, enfermo y encarcelado y no me visitaron‘.

Entonces ellos le responderán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de forastero o desnudo, enfermo o encarcelado y no te asistimos?‘ Y él les replicará: ‘Yo les aseguro que, cuando no lo hicieron con uno de aquellos más insignificantes, tampoco lo hicieron conmigo‘. Entonces irán éstos al castigo eterno y los justos a la vida eterna”.

Comentario
Dos hermosas lecturas nos trae la liturgia de hoy.
1.        En el libro del Levítico habla del código de santidad.  Dios hace un llamado a todo su pueblo a que seamos santos.  Que participemos de la santidad en la cotidianidad de la vida.  Cuando Dios habla de santidad habla de conductas y comportamientos que muestran un profundo respeto por el ser humano.  No está hablando de religiosidad; Ser santo es reflejar a Dios en lo que es: tierno, paciente,  misericordioso,  grande en amor, comprometido con el hombre, proveedor, garante de la vida,  fiel, no abandona a nadie, no defrauda, Él es total en el amor por la persona y la dignidad del ser humano.  Dios es santo porque le da al hombre la plenitud en el ser; no son actuaciones místicas, son actos de misericordia sobre la  dignidad del otro.  Nosotros pertenecemos a una comunidad y quiere Dios que seamos santos y quiere además que sea una comunidad marcada por el respeto y la dignidad del otro.  Nadie debe vivir en la pobreza o desarraigado.  Mi comunidad es santa, porque allí los comportamientos frente al otro son santos.
2.       En Mateo hay un relato literario, como una parábola, del discurso inaugural del Reino; en Mateo el Reino se inaugura cuando se entrega la vida.  El relato nos pinta un juicio  con Jesús en una triple condición: de pastor, rey y juez (juez no en el sentido del que envía a la cárcel, sino como el que hace justicia).  El relato descubre el proyecto y la voluntad de Dios, cómo se imagina la humanidad y la historia.  Esta, la historia,  llegará a su plenitud cuando sea plenamente humana, cuando en todos haya sentimientos de solidaridad y de justicia, de cubrir las carencias de los otros. Es decir cuando todos seamos santos, reflejo e imagen del Padre.   La parábola divide en dos a los humanos: Los que practican la misericordia con el otro y los que no.  El amor todo lo da, hace la diferencia entre quien es un santo y quien no, un santo es el que practica el ágape y, ¿Tú quien quieres ser? y, ¿Tú comunidad es Santa? O es solo un grupo religioso, muy devoto.
Nosotros le podemos dar un giro a esta historia y lo que hay que hacer es muy sencillo: ser santos como el Padre: no abandonar, no defraudar, no odiar, juzgar con justicia.  Así le daremos una vuelta a esta historia, ¿cómo? siendo santos, siendo como Dios,  así viviremos el Reino. En cuaresma a trabajarle a la santidad.
Bien nos viene la oración de San Francisco de Asís: “Donde haya odio siembre amor, donde haya ofensa siembre perdón, donde haya discordia siembre unión, donde haya duda fe, donde haya desesperación esperanza”
Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Nuestros grupos de oración en Tierra Nueva

grupos

Esta es la información de nuestras asambleas y grupos de oración.

Grupos de oración: Lunes 3 pm, Miércoles 10 am, Jueves 7 pm y Viernes 7 pm.

Grupo de esposos: Miércoles 7 pm

Fraternidad Juvenil: Sábados 4 pm (Grupo de oración para adolescentes)

Jóvenes Universitarios y Profesionales: Sábado 7 pm

ChiquiAsamblea y Escuela de padres: El tercer sábado de cada mes a las 10 am (Grupo de oración para niños)

Todas las asambleas y grupos de oración se realizan en Centro de Formación Católico Tierra Nueva del Minuto de Dios (Circular 4ª No. 70 – 79 Barrio Laureles, Medellín, Colombia, a media cuadra de Mondongo de la 70).

La entrada es totalmente gratuita.

Mayores informes 448 1230

La buena noticia del día – jueves 19 de febrero 2015

Lectura del libro del Deuteronomio (30,15-20):

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Mira: hoy te pongo delante la vida y el bien, la muerte y el mal. Si obedeces los mandatos del Señor, tu Dios, que yo te promulgo hoy, amando al Señor, tu Dios, siguiendo sus caminos, guardando sus preceptos, mandatos y decretos, vivirás y crecerás; el Señor, tu Dios, te bendecirá en la tierra donde vas a entrar para conquistarla. Pero, si tu corazón se aparta y no obedeces, si te dejas arrastrar y te prosternas dando culto a dioses extranjeros, yo te anuncio hoy que morirás sin remedio, que, después de pasar el Jordán y de entrar en la tierra para tomarla en posesión, no vivirás muchos años en ella. Hoy cito como testigos contra vosotros al cielo y a la tierra; te pongo delante vida y muerte, bendición y maldición. Elige la vida, y viviréis tú y tu descendencia, amando al Señor, tu Dios, escuchando su voz, pegándote a él, pues él es tu vida y tus muchos años en la tierra que había prometido dar a tus padres Abrahán, Isaac y Jacob.»

Sal 1

R/.Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos,
ni entra por la senda de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los cínicos;
sino que su gozo es la ley del Señor,
y medita su ley día y noche. R/.

Será como un árbol
plantado al borde de la acequia:
da fruto en su sazón
y no se marchitan sus hojas;
y cuanto emprende tiene buen fin. R/.

No así los impíos, no así;
serán paja que arrebata el viento.
Porque el Señor protege el camino de los justos,
pero el camino de los impíos acaba mal. R/.

Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,22-25):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.»
Y, dirigiéndose a todos, dijo: «El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde o se perjudica a sí mismo?»

Comentario
Continuamos en la preparación de la fiesta de la Pascua en este tiempo de Cuaresma.

Las lecturas hablan claramente de la revelación de Dios para nosotros como una alternativa de vida. Todos queremos vivir bien y todos los días nos levantamos con ese ánimo. Otros se levantarán ante la alternativa de la muerte.

Nuestro Dios es claro, él sabe que es un punto vital para nosotros. Nos pinta una alternativa: Vida y prosperidad o muerte y fracaso. Yo soy lo alternativo en la vida, lo otro es fracaso, dice el Señor. En el A.T tenemos un símbolo, el árbol de la vida, que crece a orillas del río del Espíritu, un árbol frondoso cuyas ramas sirven de medicina, da su fruto cada mes y que acoge a muchos. Eso debemos ser nosotros. Este signo a nosotros que tenemos esos paisajes cotidianamente se nos vuelven paisaje, pero esa imagen en un desierto donde no hay vida, solo escasez es una imagen maravillosa. Debemos ser centros de vida adheridos a papá Dios, es la alternativa que Dios nos da.

En el Evangelio, la alternativa de Jesús es si ustedes quieren estar bien, ganarse la vida, tener prosperidad y hacer que su vida crezca y sea productiva tres acciones:

1. Síganme, conviértanse en mis discípulos, tengan una comunión conmigo. ¿Quieres ser feliz hoy? Convive conmigo, con mi manera de ser.

2. Niégate a ti mismo. ¿Quieres ser feliz? Pon al otro como centro, no pienses más en ti. ¡Una locura! Pero no hay más alternativa. No te levantes hoy pensando cómo ser feliz sino cómo hacer feliz al otro, no te levantes pensando cómo amarte sino cómo amar al otro.

3. Tomen su cruz cada día. La cruz no es un dolor, ni una enfermedad; es el estilo de vida de Jesús, es la alternativa de progreso y prosperidad. El estilo de vida de la cruz nos hace crecer, nos fortalece, nos permite sentirnos amados, importantes y valiosos para otros, el estilo de vida de la cruz plenifica, engrandece. La cruz nos configura con Cristo, es el estilo de vida del perdón y el servicio, dando sin límite cada día.

Cuaresma es pensar en qué estamos: rechazamos la alternativa de la vida o hemos optado sin querer en la alternativa de la muerte.

Jesús en este tiempo de cuaresma tú nos haces una invitación muy clara: adhiérete a mí, a mi propuesta, a mi vida; esta es la Palabra que hoy resuena en nuestra mente, en nuestro corazón adhesión a tu propuesta de vida, de felicidad, de libertad, de plenitud y nos haces una pregunta ¿Quieres ser feliz? Y hoy nosotros te queremos responder si quiero ser feliz y te acepto. Amén

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – miércoles 18 de febrero 2015

Joel (2,12-18):

«Ahora, oráculo del Señor, convertíos a mí de todo corazón con ayuno, con llanto, con luto. Rasgad los corazones y no las vestiduras; convertíos al Señor, Dios vuestro, porque es compasivo y misericordioso, lento a la cólera, rico en piedad; y se arrepiente de las amenazas.» Quizá se arrepienta y nos deje todavía su bendición, la ofrenda, la libación para el Señor, vuestro Dios. Tocad la trompeta en Sión, proclamad el ayuno, convocad la reunión. Congregad al pueblo, santificad la asamblea, reunid a los ancianos. Congregad a muchachos y niños de pecho. Salga el esposo de la alcoba, la esposa del tálamo. Entre el atrio y el altar lloren los sacerdotes, ministros del Señor, y digan: «Perdona, Señor, a tu pueblo; no entregues tu heredad al oprobio, no la dominen los gentiles; no se diga entre las naciones: ¿Dónde está su Dios? El Señor tenga celos por su tierra, y perdone a su pueblo.»

Sal 50,3-4.5-6a.12-13.14.17

R/. Misericordia, Señor: hemos pecado

Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito, limpia mi pecado. R/.

Pues yo reconozco mi culpa,
tengo siempre presente mi pecado:
contra ti, contra ti sólo pequé,
cometí la maldad que aborreces. R/.

Oh Dios, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme;
no me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu. R/.

Devuélveme la alegría de tu salvación,
afiánzame con espíritu generoso. Señor,
me abrirás los labios,
y mi boca proclamará tu alabanza. R/.

Corintios (5,20–6,2):
Nosotros actuamos como enviados de Cristo, y es como si Dios mismo os exhortara por nuestro medio. En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios. Al que no había pecado Dios lo hizo expiación por nuestro pecado, para que nosotros, unidos a él, recibamos la justificación de Dios. Secundando su obra, os exhortamos a no echar en saco roto la gracia de Dios, porque él dice: «En tiempo favorable te escuché, en día de salvación vine en tu ayuda»; pues mirad, ahora es tiempo favorable, ahora es día de salvación.
Mateo (6,1-6.16-18):
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará. Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, cuando vayas a rezar, entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará. Cuando ayunéis, no andéis cabizbajos, como los hipócritas que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensara.»

Comentario

Joel 2, 12- 18

Este texto de Joel tiene un contexto muy particular. Una plaga ha atacado al país, que apenas está reconstruyéndose (mejor dicho al caído caerle) entonces Joel lidera una gran campaña de súplica al Señor para que los libre de esta peste que los destruye.  Y Joel fundamenta esta campaña de súplica en tres aspectos que serán fundamentales para salir de la crisis:
1.       “Rasguen los corazones, no las vestiduras”: Joel convoca al pueblo a una conversión total de cada persona. Una conversión de cara al Espíritu que transforma vida y corazones. Una trasformación conseguida por una apertura total a la acción del Espíritu Santo de Dios que llevará a la transformación de las mentes, de los sentimientos y de las actitudes. Es esta misma la actitud a la que nos llama Jesús en El Evangelio: librarnos de las pestes que nos atacan no se logran con ritos externos, de carácter mágico y sin sentido, que no llevan a una transformación de los corazones y de las mentes. Es necesario un esfuerzo supremo por dejar situaciones que nos esclavizan, por enfrentar los faraones que nos subyuga, por hacer las rupturas necesarias. Es necesario llenarnos de valentía para enfrentar, abandonar, romper, desarraigarse, desinstalarse.
2.       “Porque nuestro Dios es tierno, misericordioso paciente, grande en amor y fidelidad”: La segunda razón por la que Joel ha decido liderar esta campaña contra la peste que los ataca es la certeza del amor de Dios por nosotros. El Padre nos ama, desea que estemos bien, quiere que el mal que hemos avocado con nuestras acciones sea eliminado. Su amor para con nosotros es grande, por eso ningún esfuerzo de conversión, de lucha contra el mal que nos rodea será en vano. Dios todopoderoso está con nosotros. Es una campaña de conversión pero fundamentada no en el arrepentimiento sino en la experiencia del amor eterno de Dios por nosotros. Será necesario echar raíz en esta experiencia. Será necesario dejarnos determinar, marcar por la realidad de ser los amados del Padre. Porque solo un hombre que se experimenta amado puede transformar realidades, puede ser libre, puede romper yugos, puede someter el mal que lo domina, puede tener la fuerza necesario para comenzar etapas nuevas. Nada esta definitivamente perdido porque Dios nos ama. Vale la pena intentarlo de nuevo.
3.       “el Señor tenga celos por su tierra”: El pueblo de Israel utilizó en el A.T. un recurso para persuadir al Señor que los salvará, este recurso consistió en poner en juego el honor del Señor ante todos los pueblos. Sin duda para el pueblo será una desastre total, horroroso y los que no creen dirán dónde está su Dios que no los salvó. Pero nosotros ya tenemos la respuesta de salvación de Dios. Él ya nos ha salvado de las pestes que amenazan la destrucción total. Dios nos ha dado la persona de Jesucristo. Ya ha llegado la ayuda del Señor nuestro Dios, se llama Jesús. Por lo tanto el tercer y más importante aspecto de este camino de conversión que comenzamos hoy con miras a evitar el desastre total al que el señorío del mal nos evoca es la adhesión total a la persona de Jesús, a Su vida a su comunión, a Su estilo de vida a su servicio, amor, entrega. La salvación de todas las plagas que nos consumen: la violencia, la corrupción, el egoísmo;  ya ha llegado en Jesús.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – martes 17 de febrero 2015

Génesis 6, 5-8; 7, 1-5. 10

En aquel tiempo, viendo el Señor que en la tierra la maldad del hombre era muy grande y que sus actitudes eran siempre perversas, se arrepintió de haber creado al hombre, y lleno de profundo pesar, dijo: “Borraré de la superficie de la tierra al hombre que he creado, y con el hombre, también a los cuadrúpedos, reptiles y aves, pues estoy arrepentido de haberlos creado”.

Pero Noé encontró gracia ante el Señor. Así pues, el Señor le dijo a Noé: “Entra en el arca con toda tu familia, pues tú eres el único hombre justo que he encontrado en esta generación. De todos los animales puros toma siete parejas, macho y hembra; de los no puros, una pareja, macho y hembra; y lo mismo de las aves, siete parejas, macho y hembra, para que se conserve su especie en la tierra. Pasados siete días, haré llover sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches, y borraré de la superficie de la tierra a todos los vivientes que he creado”.

Noé hizo todo lo que le mandó el Señor, y siete días después, cayó el diluvio sobre la tierra.

Marcos 8, 14-21

En aquel tiempo, cuando los discípulos iban con Jesús en la barca, se dieron cuenta de que se les había olvidado llevar pan; sólo tenían uno. Jesús les hizo esta advertencia: “Fíjense bien y cuídense de la levadura de los fariseos y de la de Herodes”. Entonces ellos comentaban entre sí: “Es que no tenemos panes”.

Dándose cuenta de ello, Jesús les dijo: “¿Por qué están comentando que no trajeron panes? ¿Todavía no entienden ni acaban de comprender? ¿Tan embotada está su mente? ¿Para qué tienen ustedes ojos, si no ven, y oídos, si no oyen? ¿No recuerdan cuántos canastos de sobras recogieron, cuando repartí cinco panes entre cinco mil hombres?” Ellos le contestaron: “Doce”. Y añadió: “¿Y cuántos canastos de sobras recogieron cuando repartí siete panes entre cuatro mil?” Le respondieron: “Siete”. Entonces él dijo: “¿Y todavía no acaban de comprender?”.

Comentario
Comenzábamos a leer hoy, digo comenzábamos, porque mañana es “miércoles de ceniza”, otro de los relatos llamados sacerdotales, que forman junto con el primer relato de la creación redactado en la época del destierro (allá en Babilonia conocieron el mito del diluvio) un conjunto espectacular. La principal característica de estos relatos, es la esperanza de salvación que nos siembra. Nuestro Dios todo lo ha creado con su Palabra, de ahí el esquema que siempre desarrolla de orden- y cumplimiento. Pero la principal creación de Dios es la Historia, El determina el progreso de los acontecimientos, fíjense que en estos relatos la acción de los hombres es casi nula, los personajes humanos juegan un papel secundario, el hombre solo debe obedecer a la Palabra. La Palabra de Dios se despliega pues a través de toda la historia humana. Y Dios con su Palabra destruye y vuelve a construir, deshace y vuelve a crear, comienza una y otra vez cuantas veces sea necesario, interviene en el desarrollo de lo que nosotros hemos evocado en ella, pues nuestro Dios… “se siente profundamente afligido ante las consecuencias destrozas de nuestra maldad”. Para que esta sea salvífica, el hombre debe acogerla y obedecerla.  Con la iniciativa soberana de Dios de hacer alianza con nosotros y con la única alternativa del Hombre de decir sí, a esa Alianza, se desarrolla la historia de la salvación, de lo contrario será el caos y la no vida.
 
Marcos 8, 14-22.
Leemos hoy un grandioso texto del Evangelio de San Marcos donde se despliega una profunda narrativa. El texto está construido como una hamburguesa: comienza con un relato en la que la intervención del narrador es muy clara. Llevaban un pan en la barca pero los discípulos discutían porque se les había olvidado llevar pan. Que dice el narrador, que en la barca había un pan y que discutían los discípulos que no tenían pan. La cosa queda así,  en suspenso, entonces, se abre otra escena: Jesús les dice, hablando de pan: Ojo con la levadura de Herodes y con la levadura de los fariseos. La levadura es lo que hincha al pan y lo hace ver exteriormente grande bonito apetecible. ¿qué es lo que a Herodes lo hace aparentemente grande bonito apetecible? ¿Cuál es su levadura? Pues el poder, su dinero. Y, ¿cuál es la levadura de los Fariseos? ¿Lo que los hace ver tan santos, tan puros, tan grandes, tan salvados? Pues su religiosidad, Cierto? Pues ¡cuídense de eso! dice Jesús. Ahí termina esto.
 Luego la escena del comienzo es retomada: Jesús les hace seis preguntas.
El centro del texto es el reclamo de Jesús a sus discípulos y hoy a nosotros, por su estupidez mental, porque bien aprisionados en medio de preocupaciones banales, mezquinas, que resuelven solo una necesidad inmediata. Y No ven la oferta de vida y de felicidad que se les presenta en sus narices con la persona de Jesús.
Con Jesús podríamos construir una vida de plenitud, de satisfacción, de dignidad y no nos damos cuenta. La realidad es que somos muy básicos…encerrados en pequeñas cosas…tratando de suplir necesidades básicas…pero no le apuntamos al amor, a la fidelidad al Padre…
Hoy Padre, queremos decir simplemente PADRE HAZ UNA NUEVA CREACIÓN DE MÍ, quiero que me hagas de nuevo, quiero que hagamos una nueva Alianza.
Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.
Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – lunes 16 de febrero 2015

Génesis 4, 1-15. 25

En aquel tiempo, Adán se unió con Eva, su mujer; ella concibió y dio a luz a Caín, pues decía: “Con el favor de Dios he engendrado un hijo”. Después de algún tiempo dio a luz al hermano de Caín, Abel. Abel fue pastor de ovejas, y Caín labrador.

Sucedió en una ocasión, que Caín presentó como ofrenda al Señor los productos de la tierra. También Abel le hizo una ofrenda: sacrificó las primeras crías de sus ovejas y quemó su grasa. Al Señor le agradaron las ofrendas de Abel, pero no le agradaron las de Caín; por lo cual, Caín se enfureció y andaba resentido. El Señor le dijo entonces a Caín: “¿Por qué te enfureces tanto y andas resentido? Si hicieras el bien, te sentirías feliz; pero si haces el mal, el pecado estará a tu puerta, acechándote como fiera; pero tú debes dominarlo”.

Un día Caín le dijo a su hermano Abel: “Vamos al campo”. Y cuando estaban en el campo, Caín se lanzó contra su hermano y lo mató. Entonces el Señor le preguntó a Caín: “¿Dónde está Abel, tu hermano?” Caín le respondió: “No lo sé. ¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?” El Señor le dijo: “¿Qué es lo que has hecho? ¿No oyes cómo la sangre de tu hermano está clamando a mí desde la tierra?

Por eso serás maldito y tendrás que vivir lejos de la tierra que recibió de ti la sangre de tu hermano; y aunque cultives la tierra, ella no volverá a darte frutos abundantes. Tú andarás por el mundo errante y fugitivo”.

Caín le contestó al Señor: “Mi castigo es demasiado grande para soportarlo. Puesto que tú me arrojas de esta tierra fértil, tendré que ocultarme de ti y andar errante y fugitivo por el mundo, y cualquiera que me encuentre, me matará”. El Señor le dijo: “De ninguna manera. El que te mate a ti será castigado siete veces”. Y el Señor le puso una señal a Caín para que, si alguien lo encontraba, no lo matara.

Adán se unió otra vez a su mujer, y ella dio a luz un hijo, a quien llamó Set, pues decía: “El Señor me ha dado otro hijo en lugar de Abel, asesinado por Caín”.

Marcos 8, 11-13
En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los fariseos y se pusieron a discutir con él, y para ponerlo a prueba, le pedían una señal del cielo. Jesús suspiró profundamente y dijo: “¿Por qué esta gente busca una señal? Les aseguro que a esta gente no se le dará ninguna señal”.Entonces los dejó, se embarcó de nuevo y se fue a la otra orilla.
Comentario

Este texto pertenece al mismo autor del relato del paraíso, es como su continuación. El autor constata otro de los grandes males de la sociedad, el homicidio, la venganza, la guerra. El autor construye el relato con la misma estructura del relato del paraíso:

  • El mandato de Dios (no comerás – si levantaras la cabeza)
  • Desobediencia del Hombre (comió – mato a su hermano)
  • Castigo de Dios (expulsado del paraíso – Maldito serás, andarás errante)
  • Un signo de Esperanza de salvación (vistió al hombre- puso una señal en Caín).

El pueblo de Israel era testigo de las sangrientas luchas por el poder que mantenían los hermanos debido a la sucesión de los tronos; eran testigos también del odio entre las tribus, de las desigualdades económicas entre ellos, tal vez el relato de Caín y Abel se inspiró aquí, en esta realidad. Por eso el autor construye este relato con la misma estructura de la desobediencia en el paraíso. Queda así claro que para nuestro Dios el crimen contra el hermano es tan grave como el crimen contra El mismo. Nuestro Dios siempre nos hará dos preguntas: ¿Dónde estás? (una  pregunta con respecto a Dios, ¿te dejas determinar por Tu Dios?) y  ¿dónde está  tu hermano? En la voluntad de Dios está muy clara la responsabilidad con los de mi sangre. Cómo es posible que en una nación, dizque tan creyente como la nuestra, pueda haber tal indiferencia ante la realidad del crimen generalizado y organizado, tanta indiferencia ante la muerte de cientos de miles de asesinados, en los últimos treinta años. Y todos como si nada, pretendiendo que ante tal indiferencia podamos ser tan religiosos. “la sangre de tu hermano clama a mi” esta es la Palabra de Dios para Colombia. Me impacta también la extensión que al acto de asesinar le da nuestro en Dios el salmo que hemos leído Hoy: “¿te sientas a hablar contra tu hermano, deshonras al hijo de tu madre, esto haces y me voy a callar?. Crees que soy como tú?”

Marcos 8, 11-13

“Dando un profundo suspiro desde lo intimo de su ser, dice: por qué esta generación pide una señal, no se dará ninguna señal.”

Desde este texto quiero resaltar dos aspectos al que nos puede llevar a profundizar la Palabra.

  1. Recuerden que estamos en “la sección del pan”, Jesús ha realizado un signo (el de la multiplicación de los panes) para mostrarnos en que consiste la acción mesiánica de Jesús y como se produce la transformación de la humanidad, la instauración del reino, que no es otra cosa que entrega, servicio, repartir, dar, salir de sí mismo, no al egoísmo, si al compromiso con los otros. Esto implica seguimiento coherente y radical de Jesús en medio de nuestra realidad cotidiana. Pero nadie entiende, ni los discípulos, ni los fariseos, ni nosotros. Si, nosotros los católicos de hoy somos los fariseos del tiempo de Jesús. Todos esperamos de Jesús signos de poder, estamos hambrientos de prodigios, cosas grandes, manifestaciones asombrosas y espectaculares, “Señales del cielo”, shows sensacionalistas.
  2. Por otro lado la respuesta de Jesús: Él se rehúsa a caer en la tentación de los jueguitos de poder. Aquí se muestra a Jesús en su drama más profundo, que nadie crea que Él es el hijo de Dios, que nadie lo acepte solo porque SU propuesta de salvación es solo vivir la vida de una manera simplemente humana, determinado por Su Padre y por los otros. el Mesianismo de Jesús consiste en vivir la vida con todas sus vicisitudes, situaciones, en la confianza total en Dios, en la confianza en la Palabra de Jesús, en su seguimiento, en Su comunión. Así nos salva Dios.

Y miren a Jesús, a pesar de la oposición no se echa atrás, avanza. “toma la barca y va a la otra orilla”, alguien acogerá la propuesta salvífica de Dios, y se aventurara a vivir al estilo de Jesús.

¡Alabado sea Jesucristo!  ¡Conocer a Jesús cambia tu vida!

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Señor, tu propuesta está hecha solo nos queda aceptarla y vivirla; hoy queremos pedirte que nos regales la unción de tu Espíritu para tener la capacidad de vivir la vida según tus principios, según tu Palabra.

Hoy nos dices en tu Palabra “Si obraras bien, estarías animado; pero, si no obras bien, el pecado acecha a la puerta; y, aunque viene por ti, tú puedes dominarlo”. Queremos obrar bien, enséñanos a obrar bien, para que el pecado sea alejado de nuestras vidas porque tu nos afirmas hoy que por tu acción, que por aceptar tu propuesta, la propuesta de tu Reino, de tu vida podemos dominar el pecado; esto sí que es una Buena Noticia para este día y damos Gloria a Dios por tu entrega Jesús.

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.314 seguidores