Jóvenes comprometidos con Jesucristo

Bienvenid@

Participa en la Generación 1230, tu que buscas a Jesucristo.

Más reciente

La buena noticia del día – martes 5 de mayo 2015

Hechos 14, 19-28

En aquellos días, llegaron a Listra, procedentes de Antioquía y de Iconio, unos judíos, que se ganaron a la multitud y apedrearon a Pablo; lo dieron por muerto y lo arrastraron fuera de la ciudad. Cuando lo rodearon los discípulos, Pablo se levantó y regresó a la ciudad. Pero al día siguiente, salió con Bernabé hacia Derbe.

Después de predicar el Evangelio y de hacer muchos discípulos en aquella ciudad, volvieron a Listra, Iconio y Antioquía, y ahí animaban a los discípulos y los exhortaban a perseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar por muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios. En cada comunidad designaban presbíteros, y con oraciones y ayunos los encomendaban al Señor, en quien habían creído.

Atravesaron luego Pisidia y llegaron a Panfilia; predicaron en Perge y llegaron a Atalía. De allí se embarcaron para Antioquía, de donde habían salido, con la gracia de Dios, para la misión que acababan de cumplir. Al llegar, reunieron a la comunidad y les contaron lo que había hecho Dios por medio de ellos y cómo les había abierto a los paganos las puertas de la fe. Ahí se quedaron bastante tiempo con los discípulos.

Sal 144,10-11.12-13ab.21

R/. Que tus fieles, Señor, proclamen la gloria de tu reinado

Que todas tus criaturas te den gracias,
Señor, que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas. R/.

Explicando tus hazañas a los hombres,
la gloria y majestad de tu reinado.
Tu reinado es un reinado perpetuo,
tu gobierno va de edad en edad. R/.

Pronuncie mi boca la alabanza del Señor,
todo viviente bendiga su santo nombre
por siempre jamás. R/.

Juan 14, 27-31

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “La paz les dejo, mi paz les doy. No se la doy como la da el mundo. No pierdan la paz ni se acobarden. Me han oído decir: ‘Me voy, pero volveré a su lado’. Si me amaran, se alegrarían de que me vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Se lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, crean.

Ya no hablaré muchas cosas con ustedes, porque se acerca el príncipe de este mundo; no es que él tenga poder sobre mí, pero es necesario que el mundo sepa que amo al Padre y que cumplo exactamente lo que el Padre me ha mandado”.

Reflexión  

Bienvenidos a recibir la Buena Noticia del día. El texto de los Hechos, que nos trae la liturgia de hoy, nos narra el final del primer viaje misionero de Pablo en compañía de Bernabé, más o menos es el año 48, han pasado unos 20 años después de la muerte de Jesús, además de tener en mi mente que Pablo es apedreado, dejado muerto aparentemente por sus adversarios, dice el texto no sé con qué alcance que los discípulos vinieron y rodearon a Pablo y él se levantó y con Bernabé se fue a seguir predicando. De este texto de hoy quiero resaltar estas 3 cosas:

1. Pablo hace un recorrido inverso, comunidad por comunidad, a fortalecer la fe de la iglesia. La fe es necesaria es necesaria fortalecerla, ya que aparece pero también desaparece, puede consolidarse o debilitarse, por eso hay que fortalecerla, hay que avivar el fuego del Señor para no dejarlo apagar.

2. Me asombra cómo el Evangelio ha permeado culturas, costumbres, un ambiente cultural como el de Grecia enmarcado por muchas filosofías, politeísmo, estilos de vida completamente contrarios al Evangelio nada tiene que competir con el mundo de hoy, penetrar esos sectores griegos era tan imposible como puede parecernos hoy, eran sectores impenetrables, pero el modo de vida de Jesús es tan necesario para el hombre de hoy, que es capaz de penetrar cualquier modo de pensar y de ser.

3. Este texto resumen, Pablo y Bernabé designa presbíteros en cada iglesia, lo que Lucas quiere decir es que las primeras comunidades cristianas eran muy ricas y diversas en el ejercicio de los carismas y por lo tanto de los ministerios, era realmente comunidades carismáticas, no eran estructuras cerradas. También ahora nosotros nos estamos abriendo a situaciones nuevas, y por lo tanto deben surgir nuevos ministerios en nuestras comunidades, es necesario hoy ser muy carismáticos, que se ejerzan muchos ministerios en medio de la comunidad. Para San Pablo cada una es parte del cuerpo, cada miembro tiene una función específica en el cuerpo, por eso que nadie se quede sin servir como decía el Padre Rafael García Herreros.

Juan 14, 27-31
De las cosas más sorprendentes del cristianismo es que surgió con más fuerza, en la ausencia de su líder, el florecimiento del movimiento Cristiano se da cuando ya no está su líder. ¡Qué cosa!
Y esto fue posible porque en el corazón de cada cristiano se experimentaba una certeza: La certeza de la Presencia real de Jesús. En el libro de los Reyes se nos narra una experiencia que vivió el profeta Elías: Él tiene que combatir solo contra los ejércitos de un rey y su reina, que han decidido acabar con la religión de Yahvé; Elías, sintiéndose incapaz ante la magnitud de la empresa encomendada, sólo, su Dios ausente; se va a esconder a una cueva, allí se le aparece el Señor en medio de una brisa suave, imperceptible que sólo le acaricia la piel, diciéndole que, aunque él no lo sienta siempre está con él, además le ratifica su misión: le dice ve la realidad del pueblo de Israel, transforma esta historia, que yo estoy contigo, porque Dios está en lo no perceptible. Y parece que esta realidad se hace vida con la resurrección de Jesús; la experiencia pascual, nos hace sentirnos llenos de la presencia de Dios, esta realidad de Jesús vivo y resucitado, la realidad de Pentecostés nos permite sentirnos y vernos llenos de Dios y su poder dentro de nosotros. Cada cristiano experimentaba esta realidad, esta certeza, esto es lo que nos falta a nosotros para penetrar las “tribus” de hoy, romper los muros de nuestra realidad actual, cada cristiano tenía la certeza de la presencia real de Jesús, y esta certeza les daba 3 cosas que los hacía unos evangelizadores, misioneros completamente eficaces: la paz, la valentía y la perseverancia.

Una paz que es el resultado de la capacidad de entrega, de servicio, de poner al otro en el centro, la paz de Jesús es el resultado de una coherencia de vida, consistencia de la vida, de una fidelidad total al proyecto de Dios, mantenerse firme y fiel a un propósito, a una convicción.

La valentía, es un corazón que no se acobarda, saben que su destino final es el mismo de Jesús crucificado, la glorifica, la victoria. Valentía es luchar con el grito de victoria sostenido; ya pronto vamos a triunfar, eso es la valentía. Se es valiente cuando se hacen las cosas así, nada te turba, nada te espanta, como decía Santa Teresa, un cristiano se sabe inhabitado por Dios, Dios está en Su inconsciente.

En tercera instancia está la perseverancia. Perseverar no es resignación, ni aguante. Es el resultado de tener una claridad: que lo que creo, predico y hago, es lo que tiene que ser. El resultado de una convicción profunda, yo creo en el proyecto del reino, en el proyecto del Padre, no soy cristiano por ganarme el cielo, por una tradición o porque me considero una buena persona, no soy cristiano por una creencia mágica y supersticiosa del mundo que nos rodea, ¿cuándo vamos a superar esto? ¡Somos cristianos porque tenemos una convicción: Hay que transformar el mundo!
Dios está en medio de nosotros, eso no dará paz, alegría y perseverancia.
Alabado sea, Jesucristo.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – lunes 4 de mayo 2015

Hechos de los apóstoles (14,5-18):

En aquellos días, se produjeron en Iconio conatos de parte de los gentiles y de los judíos, a sabiendas de las autoridades, para maltratar y apedrear a Pablo y a Bernabé; ellos se dieron cuenta de la situación y se escaparon a Licaonia, a las ciudades de Listra y Derbe y alrededores, donde predicaron el Evangelio. Había en Listra un hombre lisiado y cojo de nacimiento, que nunca había podido andar.
Escuchaba las palabras de Pablo, y Pablo, viendo que tenía una fe capaz de curarlo, le gritó, mirándolo: «Levántate, ponte derecho.»
El hombre dio un salto y echó a andar. Al ver lo que Pablo había hecho, el gentío exclamó en la lengua de Licaonia: «Dioses en figura de hombres han bajado a visitarnos.» A Bernabé lo llamaban Zeus y a Pablo, Hermes, porque se encargaba de hablar. El sacerdote del templo de Zeus que estaba a la entrada de la ciudad trajo a las puertas toros y guirnaldas y, con la gente, quería ofrecerles un sacrificio.
Al darse cuenta los apóstoles Bernabé y Pablo, se rasgaron el manto e irrumpieron por medio del gentío, gritando: «Hombres, ¿qué hacéis? Nosotros somos mortales igual que vosotros; os predicamos el Evangelio, para que dejéis los dioses falsos y os convirtáis al Dios vivo que hizo el cielo, la tierra y el mar y todo lo que contienen. En el pasado, dejó que cada pueblo siguiera su camino; aunque siempre se dio a conocer por sus beneficios, mandándoos desde el cielo la lluvia y las cosechas a sus tiempos, dándoos comida y alegría en abundancia.»
Con estas palabras disuadieron al gentío, aunque a duras penas, de que les ofrecieran sacrificio.

Sal 113B,1-2.3-4.15-16

R/.
No a nosotros, Señor, no a nosotros,
sino a tu nombre da la gloria
No a nosotros, Señor, no a nosotros,
sino a tu nombre da la gloria,
por tu bondad, por tu lealtad.
¿Por qué han de decir las naciones:
«Dónde está su Dios»? R/.Nuestro Dios está en el cielo,
lo que quiere lo hace.
Sus ídolos, en cambio, son plata y oro,
hechura de manos humanas. R/.Benditos seáis del Señor,
que hizo el cielo y la tierra.
El cielo pertenece al Señor,
la tierra se la ha dado a los hombres. R/.

Juan (14,21-26):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él.»
Le dijo Judas, no el Iscariote: «Señor, ¿qué ha sucedido para que te reveles a nosotros y no al mundo?»
Respondió Jesús y le dijo: «El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía sino del Padre que me envió. Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.»

Reflexión  

El día de hoy las lecturas nos trae en Hechos para la quinta semana de Pascua,  el primer viaje misionero de Pablo con Bernabé, ya está por terminarse pero hoy se nos dan 3 ideas con este texto:
  1. No Retroceder. Presenta la lectura a unos discípulos y una Iglesia que no retrocede, siempre encuentran, en las persecuciones y en los obstáculos, una oportunidad para ir a otros lados, para ir más allá. La realidad es que nosotros retrocedemos muy fácilmente, la misma apatía de la gente es una disculpa para nosotros no evangelizar. Pablo y Bernabé no retroceden ante ningún obstáculo, encuentran siempre una ocasión para ir más al fondo del corazón de los hombres.
  1. Pablo realiza los mismos prodigios de Pedro, Pedro realizaba los mismos prodigios de Jesús. Lucas comparaba a Esteban con Jesús, le gustan los binomios, las dobles visiones, es una estructura literaria interesante, esto significa que cuando el evangelista Lucas muestra a Pablo igual que Pedro, cuando se repiten las consecuencias de La Palabra revolucionaria de Jesús, ¡levántate!, la realidad de Jesús vivo y Su presencia salvadora en medio de nosotros es una realidad actual, de hoy, no sólo del tiempo de Jesús, hoy ÉL está como estuvo con Pedro y luego con Pablo. La presencia salvadora de Jesús será una realidad hoy, actual, el plan salvífico de Dios se realizará hoy también, Él sigue diciéndonos, levántate, de tu postración y situación de indignidad, la Iglesia sigue agregándonos a los apóstoles y a la realidad del Hoy de Jesús.
  1. A Pablo y Bernabé los toman por dioses griegos, era un pueblo muy religioso, politeístas. Si, nuestro Dios está con nosotros, se siente fuerte Su presencia en medio de nosotros. Hoy también suceden las mismas realidades maravillosas y salvíficas que se produjeron en Jesús, Su presencia es clara en medio de nosotros, son claras sus manifestaciones de poder en medio de Nosotros. Pero de ahí a nosotros pensar a hacernos dioses, eso ni pensarlo. Jesús no hizo alardes de su condición divina, mucho menos nosotros podemos hacerlo ojo con los que se creen hacedores de milagros que van por ahí creando centrales de milagros, no jugamos a ser dioses. Quisiéramos inflar nuestro Ego, haciendo despliegues infantiles de poder. Lo que sí hay es una manifestación de Dios en medio de nosotros porque Dios sigue presente Hoy, esto está claramente dicho en el Evangelio de Juan.

Juan 14, 21 -26

Juan nos habla de la autorevelación de Jesús y la revelación del Padre en Jesús, Jesús dice dos certezas:

  1. El mesianismo que plantea Jesús es totalmente diferente a lo que esperaba el pueblo, sometiendo, haciendo actos portentosos y milagrosos de su mesías, pero Jesús se revela mostrando al Padre, Yo Soy un reflejo de lo que El Padre Es, reflejo del Padre. Así es como Él salva, en sus conductas y pensamientos haciéndose igual que El Padre: compasivo, tierno, paciente, lo perdona todo, lo entrega todo, esta es la manera como Jesús muestra que es el Mesías, como revelación de Dios.
  1. La presencia de Dios en nuestra vida. Se trata de la más grande certeza de un cristiano: la certeza de la inhabitación de Dios en mí, Dios vive en mí, está dentro de mí por la acción del Espíritu.  Esto es muy profundo, estamos llamados a vivir una vida habitada por Dios: uno puede decidir vivir su vida en el desierto, como  abandonado, limitada por nuestras condiciones y nuestra historia, triste, sin esperanza, marcada por la tragedia, por la indignidad, uno decide, o vive marcado por la realidad de que Dios habita en uno, o vivir como condenado por los acontecimientos.
  • Quien ama con un amor ágape, que perdona sin medida y da sin límites.
  • Quien guarda la Palabra de Dios como el contenido de su propia vida.
  • Quien se adhiere a Jesús y lo hace su propia realidad.
  • Quien se abre decididamente a la acción del Espíritu.

En esa persona habita la presencia viva y real del Padre y de Jesús.

 ¡Dios inhabita en Ti y en Tu corazón, déjate marcar por Su presencia!

Alabado sea Jesucristo!!!

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – 30 de abril 2015

Comentarios escrito por Fabio Espinosa a las lecturas de:

Hechos 13, 13-25

En aquellos días, Pablo y sus compañeros se hicieron a la mar en Pafos; llegaron a Perge de Panfilia, y allí Juan Marcos los dejó y volvió a Jerusalén. Desde Perge siguieron hasta Antioquía de Pisidia, y el sábado entraron en la sinagoga y tomaron asiento. Acabada la lectura de la ley y los profetas, los jefes de la sinagoga les mandaron decir: “Hermanos, si tienen alguna exhortación que hacer al pueblo, hablen”. Entonces se levantó Pablo, y haciendo señal de silencio con la mano, les dijo:

“Israelitas y cuantos temen a Dios, escúchenme: El Dios del pueblo de Israel eligió a nuestros padres, engrandeció al pueblo cuando éste vivía como forastero en Egipto, lo sacó de allí con todo su poder, lo alimentó en el desierto durante cuarenta años, aniquiló siete tribus del país de Canaán y dio el territorio de ellas en posesión a Israel por cuatrocientos cincuenta años. Posteriormente les dio jueces, hasta el tiempo del profeta Samuel.

Pidieron luego un rey, y Dios les dio a Saúl, hijo de Quis, de la tribu de Benjamín que reinó cuarenta años. Después destituyó a Saúl y les dio por rey a David, de quien hizo esta alabanza: He hallado a David, hijo de Jesé, hombre según mi corazón, quien realizará todos mis designios.

Del linaje de David, conforme a la promesa, Dios hizo nacer para Israel un salvador, Jesús. Juan preparó su venida, predicando a todo el pueblo de Israel un bautismo de penitencia, y hacia el final de su vida, Juan decía: ‘Yo no soy el que ustedes piensan. Después de mí viene uno a quien no merezco desatarle las sandalias‘ “.

Sal 88,2-3.21-22.25.27

R/. Cantaré eternamente tus misericordias, Señor

Cantaré eternamente las misericordias del Señor,
anunciaré tu fidelidad por todas las edades.
Porque dije: «Tu misericordia es un edificio eterno,
más que el cielo has afianzado tu fidelidad.» R/.

Encontré a David, mi siervo,
y lo he ungido con óleo sagrado;
para que mi mano esté siempre con él
y mi brazo lo haga valeroso. R/.

Mi fidelidad y misericordia lo acompañarán,
por mi nombre crecerá su poder.
Él me invocará: «Tú eres mi padre,
mi Dios, mi Roca salvadora.» R/.

Juan 13, 16-20

En aquel tiempo, después de lavarles los pies a sus discípulos, Jesús les dijo:

“Yo les aseguro: el sirviente no es más importante que su amo, ni el enviado es mayor que quien lo envía. Si entienden esto y lo ponen en práctica, serán dichosos.

No lo digo por todos ustedes, porque yo sé a quiénes he escogido. Pero esto es para que se cumpla el pasaje de la Escritura, que dice: El que comparte mi pan me ha traicionado. Les digo esto ahora, antes de que suceda, para que, cuando suceda, crean que Yo Soy.

Yo les aseguro: el que recibe al que yo envío, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me ha enviado”.

Reflexión  

Continuamos la lectura con el libro de los Hechos, en su segunda parte ya. Se nos está narrando el primer viaje de Pablo a lo que antes era Asia Menor, lo que hoy conocemos como Turquía.

Recuerdan un texto del Evangelio de Lucas donde Jesús va a la sinagoga un sábado y tomó el rollo y leyó el libro de Isaías? Ese texto tan lindo que dice que Él está ahí para liberar a los cautivos, para sanar y devolverle la vista a los ciegos, ese es el programa de Jesús, su proyecto y propuesta, pero aún más Él dijo: “hoy se cumple en mí esta profecía de Isaías”.

Ahora, releamos esta expresión de Jesús en el Evangelio de Juan, “el criado no es más que su amo”. Pablo está haciendo que se cumpla esta Palabra: va a la sinagoga a predicar pero no para predicarse él mismo, sino para decir, hoy se cumple esta palabra en Jesús. Pablo viene a hablar de Jesús, es un suceso calcado en el que habla, no de sí mismo sino que presenta a Jesús, “el criado no es más que su amo, no nos presentamos a nosotros mismos sino a Jesús”, para que en Él, se muestre al Padre. Pablo entendió muy claramente esto. Esta afirmación de Jesús, tiene muchas implicaciones en la vida de alguien que pretenda hacerse discípulo de Jesús, si Este fue incomprendido, maltratado, crucificado, resucitado, no esperen menos que esto, correremos el mismo destino de Jesús. Ahora bien, Jesús también fue ensalzado, puesto a la derecha del Padre, si el criado no es más que su amo, pues tenemos nosotros la esperanza de ser glorificados con Él.

El Señor dice: ¡dichoso el que endiente esto!

La realidad es que no entendemos esto, la gente no entiende esto. Somos como la mamá de los Zebedeos pidiendo puestos a la derecha o a la izquierda para cuando Jesucristo este reinando. Esa pobre no entendía nada. Estamos llamados a construir el proyecto del Padre, estamos para eso, esa es nuestra razón de ser como cristianos. Pero nosotros creemos que nos hacemos cristianos para conseguir los privilegios de Dios, para que Dios me resuelva mágicamente todos los problemas y eso sí, para que me haga próspero. Estamos tan perdidos, no tenemos claridad ninguna de lo que significa anunciar a Jesús, proclamar el Evangelio, difundir el Reino. Fuimos enviados a anunciar la vida del Padre, a engomar a todo el mundo con una opción de vida, a gritar con convencimiento que lo realmente alternativo es la vida del Padre.

¡Dichosos si entendemos esto!, así El Espíritu Santo puede llenar de fuerza y vigor a quienes han entendido bien. Será más diáfana, más auténtica, la Predicación del Evangelio. Nuestro testimonio será más impactante. No convertiremos las comunidades cristianas en centrales de milagros, ni la fe en promoción de actividades piadosas. Podremos, por fuerza del Espíritu, parecernos más a Jesús.

Alabado sea Jesucristo.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – miércoles 29 de abril 2015

Comentarios hechos por el teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Hechos 12, 24-13, 5

En aquel tiempo, la palabra del Señor cundía y se propagaba. Cumplida su misión en Jerusalén, Saulo y Bernabé regresaron a Antioquía, llevando consigo a Juan Marcos.

Había en la comunidad cristiana de Antioquía algunos profetas y maestros, como Bernabé, Simón (apodado el “Negro”), Lucio el de Cirene, Manahén (que se crió junto con el tetrarca Herodes) y Saulo.

Un día estaban ellos ayunando y dando culto al Señor, y el Espíritu Santo les dijo. “Resérvenme a Saulo y a Bernabé para la misión que les tengo destinada”. Todos volvieron a ayunar y a orar; después les impusieron las manos y los despidieron. Así, enviados por el Espíritu Santo, Saulo y Bernabé fueron a Seleucia y zarparon para Chipre. Al llegar a Salamina, anunciaron la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos.

Juan 12, 44-50

En aquel tiempo, exclamó Jesús con fuerte voz: “El que cree en mí, no cree en mí, sino en aquel que me ha enviado; el que me ve a mí ve a aquel que me ha enviado. Yo he venido al mundo como luz, para que el que crea en mí no siga en tinieblas.

Si alguno oye mis palabras y no las pone en práctica, yo no lo voy a condenar; porque no he venido al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo.

El que me rechaza y no acepta mis palabras, tiene ya quien lo condene: las palabras que yo he hablado lo condenarán en el último día. Porque yo no he hablado por mi cuenta, sino que mi Padre, que me envió, me ha mandado lo que tengo que decir y hablar. Y yo sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que hablo, lo digo como el Padre me lo ha dicho”.

Reflexión  

Se nos comienza a narrar lo que conocemos como el primer viaje misionero de Pablo. Algunos aspectos que destacar:

  1. El fervor Misionero, sin duda. La pasión por difundir el mensaje sobre Jesús. Se les nota como una necesidad profunda hablar de la persona de Jesús.
  2. La Apertura al Espíritu Santo. Me llama la atención que el ayuno y la oración son como el ambiente propiciar que el Espíritu se manifieste sobre todo la Profecía y la sabiduría para enseñar. Todo se da como fruto de la obediencia al Espíritu santo.
  3. Los carismas que se propician, son los necesarios para divulgar y difundir el Evangelio. Se piden y ejercitan los carismas que tienen que ver con la predicación del Mensaje, tales como la profecía (que no es adivinar nada), y la enseñanza. Todo lo que tenga que ver con difundir el mensaje.
  4. Y un detallito a manera de curiosidad. Esta misión del primer viaje la componían Bernabé, Pablo y un joven, Juan Marcos, de él sabemos que su familia tenía una comunidad en Jerusalén, que era sobrino de Bernabé, que se devolvió a la mitad de esta primera misión y que más tarde lo vamos a encontrar en Roma como traductor de Pedro. El será el autor del genero Evangelio y por ende, del primer evangelio.

Juan 12, 44 -50

Estamos ya en la respuesta clara y tajante que da Jesús a al a pregunta si es el Mesías o no. Jesús afirma Yo Soy el Mesías. Y da varias razones:

  • Sus obras son las del Padre.
  • Él nos lleva al Padre.
  • Él es uno con el Padre.

La lectura de hoy amplia la idea de la identificación plena de Jesús con el Padre, que es lo que le da su carácter salvador. La vida de Jesús fue comunión con el Padre. Por eso creer en Jesús es creer en el Padre, amar a Jesús es amar al Padre, ver a Jesús es ver al Padre, escuchar a Jesús es escuchar al Padre. El que rechaza a Jesús rechaza al Padre.

En esto consiste la salvación que nos da Jesús, en una identificación con el ser del Padre. Entonces, ¿de qué se trata la vida Espiritual? En esforzarnos, trabajar por parecernos al Padre en la persona de Jesús, adquirir sus gestos, sus comportamientos y sus conductas, Sin duda esta es también la forma más concreta de hacer misión durante el transcurso de un día. Es así como remitimos a todos con los que nos relacionamos, al Padre.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – martes 28 de abril 2015

Comentarios hechos por el teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Hechos 11, 19-26

En aquellos días, algunos de los que se habían dispersado, huyendo de la persecución desatada después de la muerte de Esteban, llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía; pero predicaban el Evangelio solamente a los judíos. Sin embargo, hubo entre ellos algunos chipriotas y cirenenses, que al llegar a Antioquía, comenzaron a dirigirse también a los griegos y a predicarles el Evangelio del Señor Jesús. Y como la mano del Señor estaba con ellos, muchos se convirtieron y abrazaron la fe.

Cuando llegaron estas noticias a la comunidad cristiana de Jerusalén, Bernabé fue enviado a Antioquía. Llegó Bernabé, y viendo la acción de la gracia de Dios, se alegró mucho; y como era hombre bueno, lleno del Espíritu Santo y de fe, exhortó a todos a que, firmes en su propósito, permanecieran fieles al Señor. Así se ganó para el Señor una gran muchedumbre.

Entonces Bernabé partió hacia Tarso, en busca de Saulo; y cuando lo encontró, lo llevó consigo a Antioquía. Ambos vivieron durante todo un año en esa comunidad y enseñaron a mucha gente. Allí, en Antioquía, fue donde por primera vez los discípulos recibieron el nombre de “cristianos”.

Juan 10, 22-30

Por aquellos días se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación del Templo. Era invierno. Jesús se paseaba por el templo, bajo el pórtico de Salomón. Entonces le rodearon los judíos y le preguntaron: “¿Hasta cuándo nos vas a tener en suspenso? Si tú eres el Mesías, dínoslo claramente”.

Jesús les respondió: “Ya se los he dicho, y no me creen. Las obras que yo hago en nombre de mi Padre dan testimonio de mí, pero ustedes no creen, porque no son de mis ovejas. Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco, y ellas me siguen. Yo les doy la vida eterna, y no perecerán jamás, nadie las arrebatará de mi mano. Me las ha dado mi Padre, y él es superior a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. El Padre y yo somos uno”.

Reflexión  

Bienvenidos a esta Buena Noticia del día.

El libro de Hechos nos presenta hoy un texto resumen de todo lo que ha pasado en la actividad de los primeros cristianos, Pablo termina siendo expulsado de muchas partes, de Arabia, de Jerusalén, ahora se presenta la fundación de la iglesia de Antioquia, fuera de los territorios de Israel, se encuentran Bernabé y Pablo y se juntan según el plan de Dios.

Se funda pues la Iglesia de Antioquia como un centro de irradiación del Evangelio. Y es que eso debe ser cada comunidad particular, eso es la iglesia, una comunidad con un ardor y una pasión por evangelizar. Yo siempre me pregunto cómo fue la experiencia que ellos tuvieron que vivir de Jesús vivo y resucitado de tal  manera, que nada menguó sus deseos de estar anunciando el Evangelio, yo me quiero imaginar esto porque nosotros hoy no tenemos este fuego y este mismo ardor. Una comunidad que centra todo su ser en irradiar el Evangelio.

Y en segundo lugar en  ser como Jesucristo, esta es la segunda cosa que nos revela el texto, dice que en este lugar por primera vez los llamaron Cristianos, vivían al modo de Jesucristo, hombre, muerto y resucitado, Él era para ellos su Señor, anunciaban la buena noticia de Jesús, el humano pero también el Señor, vibraban con Jesús resucitado y vivo, eran cristianos. Estas dos características son las que podemos sacar de este resumen que hoy nos trae el  libro de Hechos.

Pero es el Jesús en el Evangelio de Juan quien nos dirá claramente quiénes son cristianos, en qué consiste cristianizarse, dice Jesús en el Evangelio de Juan que son aquellos que tienen estas 3 características:

  1. Escuchan la voz de Jesús: se identifican por ella, se dejan determinar por la Palabra y la Voz de Jesús, por lo que plantea y propone, por lo que Él mismo manifiesta, la ponen en práctica, hacen de la Palabra lo que determina sus vidas, hacen de su propia identidad el contenido de la Palabra de Jesús.
  1. Los que Lo siguen: se deja dirigir por Jesús, no toma sus propias decisiones, discierne y deja al Espíritu actuar, los puntos de interés propios, son los de Jesús, sus valores, son los de Jesús, en todos los aspectos de su vida, en la manera cómo se relaciona, lo que hace, como trata a sus amigos, a su pareja, en su desempeño laboral, cómo actúa, en todo su ser se deja dirigir por Jesús, deja que ÉL controle su existencia en plena libertad.
  1. Los que viven la vida del Padre: por lo tanto no perecen, no son vidas que se pierden o malogran, no son vidas que se destruyen ni tampoco le destruyen la vida a nadie, viven la vida de Dios, la esperanza y la libertad y la confianza, la certeza de que Dios está con ellos, se experimenta el hijo amado de Dios, Su pertenencia más sagrada. Se experimenta perdonado y amado, tiene la certeza de la continua presencia del Padre, de Su Dios.

Este texto también nos habla claramente qué significa el mesianismo de Jesús: “dinos de una vez, eres o no el Mesías?” dice Jesús, sí, yo soy el Mesías, “Yo los llevo al Padre”. En esto, pues, consiste la acción salvadora de Jesús, me hace uno con el Padre, hace que el Padre inhabite en mí, en esto consiste el mesianismo de Jesús y su salvación, en adentrarnos en una comunión  con el Padre. Su profunda unidad y comunión con El Padre es el más grande desafío y reto que tiene un cristiano, ser uno completamente con Él. Hoy estamos muy lejos de vivir a realidad, por poner nuestros intereses en otras cosas que no tienen nada que ver con esto, con ser unos con el Padre, nuestras metas como cristianos no están acordes con Jesús. Se trata de esto solamente, experimente cuánto nos ama el Padre, ser uno con el Padre, identificarnos con Jesús y con El Padre.

Estamos en Pascua, ALELUYA, tenemos un Dios que verdaderamente está vivo!!!

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – lunes 27 de abril 2015

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (11,1-18):

En aquellos días, los apóstoles y los hermanos de Judea se enteraron de que también los gentiles habían recibido la palabra de Dios.
Cuando Pedro subió a Jerusalén, los partidarios de la circuncisión le reprocharon: «Has entrado en casa de incircuncisos y has comido con ellos.»
Pedro entonces se puso a exponerles los hechos por su orden: «Estaba yo orando en la ciudad de Jafa, cuando tuve en éxtasis una visión: Algo que bajaba, una especie de toldo grande, cogido de los cuatro picos, que se descolgaba del cielo hasta donde yo estaba. Miré dentro y vi cuadrúpedos, fieras, reptiles y pájaros. Luego oí una voz que me decía: “Anda, Pedro, mata y come.” Yo respondí: “Ni pensarlo, Señor; jamás ha entrado en mi boca nada profano o impuro.” La voz del cielo habló de nuevo: “Lo que Dios ha declarado puro, no lo llames tú profano.” Esto se repitió tres veces, y de un tirón lo subieron todo al cielo. En aquel preciso momento se presentaron, en la casa donde estábamos, tres hombres que venían de Cesarea con un recado para mí. El Espíritu me dijo que me fuera con ellos sin más. Me acompañaron estos seis hermanos, y entramos en casa de aquel hombre. Él nos contó que había visto en su casa al ángel que, en pie, le decía: “Manda recado a Jafa e invita a Simón Pedro a que venga; lo que te diga te traerá la salvación a ti y a tu familia.” En cuanto empecé a hablar, bajó sobre ellos el Espíritu Santo, igual que había bajado sobre nosotros al principio; me acordé de lo que había dicho el Señor: “Juan bautizó con agua, Pero vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo.” Pues, si Dios les ha dado a ellos el mismo don que a nosotros, por haber creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo para oponerme a Dios?»
Con esto se calmaron y alabaron a Dios diciendo: «También a los gentiles les ha otorgado Dios la conversión que lleva a la vida.»

Sal 41,2-3;42,3.4

R/. Mi alma tiene sed de ti, Dios vivo

Como busca la cierva corrientes de agua,
así mi alma te busca a ti, Dios mío;
tiene sed de Dios, del Dios vivo:
¿cuándo entraré a ver el rostro de Dios? R/.

Envía tu luz y tu verdad:
que ellas me guíen
y me conduzcan hasta tu monte santo,
hasta tu morada. R/.

Que yo me acerque al altar de Dios,
al Dios de mi alegría;
que te dé gracias al son de la cítara,
Dios, Dios mío. R/.

Lectura del santo evangelio según san Juan (10,1-10):

En aquel tiempo, dijo Jesús: «Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido, pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por su nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.»
Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús: «Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos: pero las ovejas no los escuchaorn. Yo soy la puerta: quien entra por mí, se salvará, y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago: yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante.»

Reflexión  

Hermanos, nuevamente la Palabra nos convoca.

Hechos nos narra una situación de un acontecimiento importante, la primera gran coyuntura que tuvieron que romper los cristianos  nacidos todos en el judaísmo, la pregunta era: ¿los que no son judíos pueden ser cristianos, o al menos pueden serlo sin tener que pasar por el judaísmo? según Lucas, unos hombres como Felipe y Esteban entendieron rápidamente esto: pues sí, aunque seguimos creciendo con el AT como la continuidad de la historia de la salvación, Jesús se nos presenta como la plenitud del AT, no habrá necesidad para los cristianos de vivir toda esa estructura judía. Esto no fue fácil de entender, fue difícil de romper y de quebrar, por esto San Lucas utiliza un recurso literario que no es gratuito o sin sentido, el recurso de la doble visión, donde Papá Dios le dice a Pedro que supere y no llame a nadie impuro, El Padre también le dice a unos hermanos que son no judíos que vayan donde Pedro que él no los va a rechazar, este recurso literario es muy propio de Lucas.

Queda muy claro que romper este paradigma fue una iniciativa del Espíritu Santo, impulsado por ÉL, a propósito de romper paradigmas en medio de nosotros, hay muchos que aún podríamos romper y que no han sido rotos, necesitamos un movimiento del Espíritu que los rompa: que Dios es castigador, que me debo ganar el amor de Dios para poderlo merecer, que no soy digno del favor de Dios, que las dificultades son castigos por mis actos, que la felicidad será luego de morir, que el sufrimiento le da valor a mi existencia y paga mi eternidad, que nuestra religión es la única y absoluta verdad, que para ser santo y llevar una vida como la de Jesús uno no puede ser humano, que si no tengo el conocimiento que tienen otros que estudiaron teología entonces no puedo predicar o hacer una misión anunciando el Evangelio, obvio que se debe formar en esto y mucho; que yo no obtengo la eternidad por cumplir un rito o un acto religioso, a veces tenemos una mentalidad tan errada, unos esquemas tan rígidos, El Espíritu puede hoy hacer un movimiento tan maravilloso como lo hizo en las primeras comunidades cristianas. Toca abrirnos a Él.

Juan 10, 1-10

En el Evangelio de Juan, corresponde al discurso que Jesús dio sobre el Buen Pastor.  Es lastimoso que este discurso nos evoca solo imágenes pintorescas, sensibleras y que no veamos el alcance de este discurso, que le costó a Jesús la vida, dice el Evangelio de Juan que después de este pronunciamiento le montaron un bloque de búsqueda a Jesús, lo que nos evoca una figurita muy bonita, le costó a Jesús la vida, y ¿por qué se radicalizaron tanto contra Jesús cuando hizo este discurso?. Pues porque está hablando de sí mismo como Mesías, el pueblo perece por sus líderes, por los mesías que se consigue, que sólo velan por sus propios intereses, ladrones y bandidos que han robado los sueños de sus pueblos, la vida, sus pertenencias y sus tierras, les han robado la paz. Ezequiel en el tiempo del fracaso de Israel dijo que iba a surgir un líder que iba a venir en la figura de un Buen Pastor, ante el fracaso total que sufrió el pueblo de Israel por culpa de sus líderes el profeta se levanta haciendo la profecía la del Buen Pastor que comienza a prometerse, para venir a guiar y sanar a su pueblo, a curarlo de sus heridas y llevarlo a condiciones dignas de vida.

Jesús aclara: YO SOY LA PUERTA de la vida y la felicidad, hoy en día también se han globalizado las propuestas de ser alguien en la vida, de ser feliz, tantas propuestas y puertas que se nos presentan ante nuestros ojos que hacen que nuestras vidas perezcan y se pierdan, cayendo en el vicio, la adicción, pero Jesús dice YO SOY LA PUERTA, si entras asumiéndome a mí, tendrás vida en abundancia, elígeme a Mí, entra por mi puerta a una vida vivida con dignidad, vivida en la esperanza y certeza de que Dios está contigo, una vida en la confianza porque a Dios tú le interesas y para Él vales mucho, no busques otras puertas llenando vacíos, vive en plenitud con Jesús. Él es la puerta a una vida en abundancia. ¿Lo crees? ¡Crúzala!

Comentarios hechos por el teólogo Fabio Espinosa.

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – martes 7 de abril 2015

Lecturas del día

Hechos de los Apóstoles 9; 1-20

En aquellos días, Saulo seguía echando amenazas de muerte contra los discípulos del Señor. Fue a ver al sumo sacerdote y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, autorizándolo a traerse presos a Jerusalén a todos los que seguían el nuevo camino, hombres y mujeres. En el viaje, cerca ya de Damasco, de repente, una luz celeste lo envolvió con su resplandor.
Cayó a tierra y oyó una voz que le decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?»
Preguntó él: «¿Quién eres, Señor?»
Respondió la voz: «Soy Jesús, a quien tú persigues. Levántate, entra en la ciudad, y allí te dirán lo que tienes que hacer.»
Sus compañeros de viaje se quedaron mudos de estupor, porque oían la voz, pero no veían a nadie. Saulo se levantó del suelo y, aunque tenía los ojos abiertos, no veía. Lo llevaron de la mano hasta Damasco. Allí estuvo tres días ciego, sin comer ni beber. Había en Damasco un discípulo, que se llamaba Ananías.
El Señor lo llamó en una visión: «Ananías.»
Respondió él: «Aquí estoy, Señor.»
El Señor le dijo: «Ve a la calle Mayor, a casa de Judas, y pregunta por un tal Saulo de Tarso. Está orando, y ha visto a un cierto Ananías que entra y le impone las manos para que recobre la vista.»
Ananías contestó: «Señor, he oído a muchos hablar de ese individuo y del daño que ha hecho a tus santos en Jerusalén. Además, trae autorización de los sumos sacerdotes para llevarse presos a todos los que invocan tu nombre.»
El Señor le dijo: «Anda, ve; que ese hombre es un instrumento elegido por mí para dar a conocer mi nombre a pueblos y reyes, y a los israelitas. Yo le enseñaré lo que tiene que sufrir por mi nombre.»
Salió Ananías, entró en la casa, le impuso las manos y dijo: «Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció cuando venías por el camino, me ha enviado para que recobres la vista y te llenes de Espíritu Santo.»
Inmediatamente se le cayeron de los ojos una especie de escamas, y recobró la vista. Se levantó, y lo bautizaron. Comió, y le volvieron las fuerzas. Se quedó unos días con los discípulos de Damasco, y luego se puso a predicar en las sinagogas, afirmando que Jesús es el Hijo de Dios.

Salmo 116; 1-2

R/. Ir al mundo entero y proclamad el Evangelio

Alabad al Señor, todas las naciones,
aclamadlo, todos los pueblos. R/.

Firme es su misericordia con nosotros,
su fidelidad dura por siempre. R/.

Evangelio según San Juan 6, 52-59

En aquel tiempo, disputaban los judíos entre sí: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?»
Entonces Jesús les dijo: «Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre.»
Esto lo dijo Jesús en la sinagoga, cuando enseñaba en Cafarnaún.

Reflexión  

Continuamos leyendo en nuestra liturgia el libro de los Hechos, comienza a mostrarnos quien va a ser el coprotagonista de la segunda parte del libro y quien lleva la buena noticia a muchas ciudades del mundo griego. Esta vocación de San Pablo, que reflexionamos hoy nos indica varias cosas:

  1. A Nuestro Dios nada lo detiene en su afán de que nos llegue la salvación a todos, está en todo el contexto de Lucas tanto en este libro como en su Evangelio. Nada detiene a nuestro Dios, ahora con un perseguidor Dios le sale al paso y lo convierte en uno que lleva el Evangelio a todas partes, pasa a ser un anunciador, un difundidor del Evangelio, de eso se tratan las cosas con nuestro Dios, Él dirige la historia de nuestra salvación y además le abre futuro, si nosotros estamos en el plan salvífico de Dios, nadie lo va a parar, ni Saulo con su fe arraigada en el judaísmo ya fanática incluso, eso a nuestro Dios no le importa, una vez puestos sus ojos sobre nosotros abre futuro y hace que sea una realidad… ¿si el Señor es capaz  de eso que logró con Saulo, qué no podrá lograr con nosotros?
  1. Este relato de vocación se presenta como una Teofanía: con las mismas características de las del AT: las voces, las luces, la gloria de Dios que le deja ciego los 3 días. Esto nos evoca los tres días de preparación que Moisés y Elías tuvieron para prepararse, es una alusión total a las Teofanías del  AT, pero ahora  el que se revela no es Yahveh, nuestro Padre-Dios sino Jesús, afirmando así que, Jesús es El Señor, que es Dios mismo, este es el significado de esta teofanía, se ha revelado no Dios Padre sino Jesús mismo en el lugar de Dios, así lo vive San Pablo que conocía muy bien las teofanías del AT. Algo claro y evidente es que Pablo no tiene que salir del AT sino que se presenta como una continuidad, es la misma historia de salvación y su continuación, esa es la gran enseñanza que Pablo recibe de su vocación, el Cristianismo es la continuación de una historia salvífica que inició con el pueblo de Israel y que se ha hecho plenitud en la persona de Jesús, ahora exaltado y hecho Señor, no se tiene que romper o interrumpir.
  1. Pero además pasa algo muy importante, si Pablo quiere conocer a Jesús tendrá que ir a la “comunidad”, iba de camino a la comunidad que iba a perseguir y en esa misma comunidad el Señor lo pone a vivir la experiencia del resucitado, termina conociendo y experimentando o viviendo la realidad de Dios en esa misma comunidad.
  1. El relato es muy sublime, 3 días de oscuridad, los mismos de la revelación de Jesús en la cruz, al tercer día se le cayeron las escamas de los ojos, pasó de la oscuridad a la luz, es una aparición del resucitado y en ella se está configurando la autoridad y condición apostólica de Pablo, no porque haya visto y vivido con Jesús sino que porque Dios se le ha revelado de manera tal y clara que lo ha experimentado. “Ve donde Ananías”, “vendrá un tal Pablo”, esta doble visión, un recurso literario usado por Lucas,  es utilizado para confirmar que todo esto está en manos del Señor.

Jn 6; 52-59

El Evangelio de Juan nos está trayendo ya la conclusión  del discurso del pan de vida donde Jesús se ha revelado gradualmente como Dios mismo, el “Yo Soy”, el que garantiza la vida, en el AT también Dios era el garante de una vida de plenitud. Acá se nos presenta Jesús como la vida divina, como la vida eterna, la que queremos vivir. Dos  afirmaciones nos ayudan a comprender mucho este texto:

  1.  “Quien come mi carne y bebe mi sangre”

Corresponde esta expresión a una forma lírica muy común en la literatura hebrea llamada paralelismo de sinónimos. Carne y sangre son aquí sinónimas.  Hablan de una misma realidad, hablan de lo mismo, de la totalidad del ser de Jesús, carne y sangre es la totalidad del ser de Jesús, de lo que El Señor es, Su humanidad, “quien coma mi carne y beba mi sangre” está hablando de la humanidad de Jesús, está hablando de su encarnación,  el Yo Soy se reveló en un ser humano de carne y sangre, lo que está afirmando es que Su humanidad es totalmente DIVINA. Es Dios mismo,  reflejada en la total humanidad de Jesús, su grandeza, su gloria y su divinidad está plasmada en la humanidad de Jesús… quien asuma Su humanidad vive la vida de Dios,  vive la vida divinamente. ¡Usted lo cree!

  1. “Habita en mí y yo en él”

En segunda instancia  el que se hace comunión con mi humanidad, entonces habita en mí y yo en el. Hay una inhabitacion, un incorporarse, fusionarse con la humanidad de Jesús, se entra en Jesús, hay una comunión con ÉL, con su destino, con su manera de relacionarse con Dios, con su mente, con su corazón, es una comunión en el amor.   Dicen que Uno es lo que se come, uno es con lo que se hace comunión, si comulgamos con su humanidad, se hace uno en mi, inhabita en mi, se trata de una identificación total con la humanidad y la divinidad de Jesús, porque yo me hago uno con ÉL.

El Señor Resucito, ALELUYA!!!!

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – jueves 23 de abril 2015

Lecturas del día

Hechos 8, 26-40

En aquellos días, un ángel del Señor le dijo a Felipe: “Levántate y toma el camino del sur, que va de Jerusalén a Gaza y que es poco transitado”. Felipe se puso en camino. Y sucedió que un etíope, alto funcionario de Candaces, reina de Etiopía, y administrador de sus tesoros, que había venido a Jerusalén para adorar a Dios, regresaba en su carro, leyendo al profeta Isaías.

Entonces el Espíritu le dijo a Felipe: “Acércate y camina junto a ese carro”. Corrió Felipe, y oyendo que el hombre leía al profeta Isaías, le preguntó: “¿Entiendes lo que estás leyendo?” Él le contestó: “¿Cómo voy a entenderlo, si nadie me lo explica?” Entonces invitó a Felipe a subir y a sentarse junto a él.

El pasaje de la Escritura que estaba leyendo, era éste: Como oveja fue llevado a la muerte; como cordero que no se queja frente al que lo trasquila, así él no abrió la boca. En su humillación no se le hizo justicia. ¿Quién podrá hablar de su descendencia, puesto que su vida ha sido arrancada de la tierra?

El etíope le preguntó a Felipe: “Dime, por favor: ¿De quién dice esto el profeta, de sí mismo o de otro?” Felipe comenzó a hablarle y partiendo de aquel pasaje, le anunció el Evangelio de Jesús. Siguieron adelante, llegaron a un sitio donde había agua y dijo el etíope: “Aquí hay agua. ¿Hay alguna dificultad para que me bautices?” Felipe le contestó: “Ninguna, si crees de todo corazón”. Respondió el etíope: “Creo que Jesús es el Hijo de Dios”. Mandó parar el carro, bajaron los dos al agua y Felipe lo bautizó.

Cuando salieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe. El etíope ya no lo vio más y prosiguió su viaje, lleno de alegría. En cuanto a Felipe, se encontró en la ciudad de Azoto y evangelizaba los poblados que encontraba a su paso, hasta que llegó a Cesarea.

Sal 65,8-9.16-17.20

R/. Aclamad al Señor, tierra entera

Bendecid, pueblos, a nuestro Dios,
haced resonar sus alabanzas,
porque él nos ha devuelto la vida
y no dejó que tropezaran nuestros pies. R/.

Fieles de Dios, venid a escuchar,
os contaré lo que ha hecho conmigo:
a él gritó mi boca
y lo ensalzó mi lengua. R/.

Bendito sea Dios,
que no rechazó mi súplica
ni me retiró su favor. R/.

Juan 6, 44-51

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: “Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre, que me ha enviado; y a ése yo lo resucitaré el último día. Está escrito en los profetas: Todos serán discípulos de Dios.

Todo aquel que escucha al Padre y aprende de él, se acerca a mí. No es que alguien haya visto al Padre, fuera de aquel que procede de Dios. Ése sí ha visto al Padre.

Yo les aseguro: el que cree en mí, tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Sus padres comieron el maná en el desierto y sin embargo, murieron. Este es el pan que ha bajado del cielo, para que, quien lo coma no muera. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre, y el pan que yo les voy a dar es mi carne para que el mundo tenga vida”.

Reflexión  

Bienvenidos a recibir la Buena Noticia de hoy. Continuamos con el libro de los Hechos donde se nos narra un momento decisivo en la historia de nuestra Iglesia, el momento de la explosión en Jerusalén, todo a causa de la persecución que se hizo a unos judíos cristianos, los que llamamos los 7 diáconos que vinieron con una fuerza y un vigor nuevos, el Espíritu Santo les dio una claridad y se dieron cuenta que tenían que salir del molde de Moisés, el templo, la ley. Y salen.

Ahora el Espíritu toma a Felipe, sale de Jerusalén impulsado por el Espíritu, dará la vida esparciendo la Buena Noticia como un virus y el Espíritu Santo envía a Felipe a predicar al “desierto”, no se le ocurre sino al Espíritu Santo, el lugar de la aridez, esto parece una misión inútil, da como risa, son las cosas del Señor. La Palabra allí si que no va a pegar, pensaría Felipe y también uno, pero ¿de qué se trata esto? La obra de llevar a Jesús al corazón de muchos no es la acción de Felipe, es la acción del Padre por el Espíritu, Él es el que lleva este plan y lo dirige, se trata otra vez de su plan salvífico. En el desierto se encuentra con un eunuco (o sea impuro), extranjero, pertenecía al gobierno de un reino abajo en África, tenía que dar la vuelta por toda la media luna fértil,  iba en una peregrinación a Jerusalén, se devolvía de allí luego de la peregrinación, sin nada, solo le quedaban las Escrituras (Un tesoro, una riqueza; a propósito se tenía que ser muy rico para tener un rollo de las escrituras), pero no las  entendía y el Espíritu empuja a Felipe hacia él.

El Espíritu Santo envía, lleva, trae, impide, obstaculiza, pero sobre todo hace leer la Palabra en clave de Jesús, se describe entonces otro de los grandes desafíos, la interpretación nueva de las Escrituras,  entonces el Espíritu hará otras de sus grandes maravillas: abrir la mente y la inteligencia plena a la Escritura, para descubrir en ella la persona de Jesús.

Nosotros no somos adoradores de un libro, las Escrituras nos llevan y hablan de Jesús y son inspiradas como un movimiento dirigido por el Espíritu hacia la persona de Jesús, y así entramos en una comunión de vida con el Padre.  La verdad que hay en la Palabra y su misterio, es la verdad y el misterio de la persona y la vida de Jesús, es la vida de Dios, es la vida del Padre, una vida que significa coherencia, fidelidad, consistencia, crítica, esperanza, alegría, una vida consciente y que vale la pena realmente ser vivida. De aldea en aldea Felipe difundió el Evangelio con poder y gozo.

Esto es lo que hace el Espíritu Santo llevarnos  a los desiertos urbanos a lugares donde pensemos que el Evangelio no va a ser recibido, para nosotros puede ser un intento inútil, pero hay que ser dóciles al Espíritu y Él actuará como quiere.

En el Evangelio de Juan estamos leyendo el discurso del pan de vida, la revelación de Jesús como  el “Yo Soy”, el pan que da la vida de Dios. A los contemporáneos de Jesús lo que más les chocaba de Él era su origen, porque Él decía que su origen era el Padre del cielo, y lo decía para darle veracidad a su Palabra y a su enseñanza, completamente paradigmática porque rompía todos los esquemas sobre El Padre, pero sus contemporáneos tenían clarito de dónde venían, conocían a sus papás y familiares, eso para ellos era la gran blasfemia, pero para nosotros el problema no era ese, hoy si Jesús predicara lo haría completamente distinto, y nuestro problema ante El sería diferente y es que nosotros no le creemos, su Palabra no nos fascina, ÉL no nos atrae, en nuestras listas no está Jesús presente, cuando pide solicitud por facebook pues se le niega, ¿o será que nosotros lo predicamos muy mezquinamente?.  Bueno, en esta lectura hay 4 condiciones para aceptar a Jesús:

  1. Déjese atraer por el Padre: el que vayamos a Jesús es porque el Padre con cuerdas de amor nos atrae hacia sí mismo, El Padre nos atrae a Jesús, nos tenemos que dejar atraer por esta acción o movimiento del Padre, aceptarlo es una acción del Padre para nosotros que quiere vernos plenos.
  2. Ser dóciles al Padre: dejar que Dios sea Dios en mí, no cerrarme, abrirme, no amurallarme, dejarme seducir por el Padre.
  3. Escuchar la Palabra de Jesús: la Palabra de Jesús es la Palabra del Padre, dejarme fascinar por su Palabra. Y permitir que mi vida sea determinada por Ella.
  4. Tener una intimidad: una comunión con el Padre que se tiene a través de una intimidad con Jesús, el objetivo más importante de nuestra vida cristiana debe ser, hacerme uno con el Padre y esto sólo es posible a través de Jesús.

Recuerde, estamos en Pascua, Resucitó El Señor!!!

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – miércoles 22 de abril 2015

Lecturas del día

Hechos 8, 1-8

El mismo día de la muerte de Esteban, se desató una violenta persecución contra la comunidad cristiana de Jerusalén, y todos, menos los apóstoles, se dispersaron por Judea y por Samaría.

Unos hombres piadosos sepultaron a Esteban e hicieron gran duelo por él. Entre tanto, Saulo hacía estragos en la Iglesia: entraba en las casas para llevarse a hombres y mujeres y meterlos en la cárcel. Los que se habían dispersado, al pasar de un lugar a otro, iban difundiendo el Evangelio. Felipe bajó a la ciudad de Samaría y predicaba ahí a Cristo. La multitud escuchaba con atención lo que decía Felipe, porque habían oído hablar de los milagros que hacía y los estaban viendo: de muchos poseídos salían los espíritus inmundos, lanzando gritos, y muchos paralíticos y lisiados quedaban curados. Esto despertó gran alegría en aquella ciudad.

Sal 65,1-3a.4-5.6-7a

R/. Aclamad al Señor, tierra entera

Aclamad al Señor, tierra entera;
tocad en honor de su nombre,
cantad himnos a su gloria.
Decid a Dios: «¡Qué terribles son tus obras!» R/.

Que se postre ante ti la tierra entera,
que toquen en tu honor,
que toquen para tu nombre.
Venid a ver las obras de Dios,
sus temibles proezas en favor de los hombres. R/.

Transformó el mar en tierra firme,
a pie atravesaron el río.
Alegrémonos con Dios,
que con su poder gobierna enteramente. R/.

Juan 6, 35-40

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed. Pero como ya les he dicho: me han visto y no creen. Todo aquel que me da el Padre viene hacia mí; y al que viene a mí yo no lo echaré fuera, porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.

Y la voluntad del que me envió es que yo no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite en el último día. La voluntad de mi Padre consiste en que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y yo lo resucite en el último día”.

Reflexión  

Este texto es un texto clave en la obra del Evangelista Lucas, narra en unos renglones el acontecimiento más importante de la Iglesia primitiva. “La Gran explosión”.

Este gran acontecimiento el evangelista lo relata con cuatro frases, muy dicientes:

  • Se desató una gran persecución
  • Felipe bajo a la ciudad de Samaria
  • Muchos paralíticos se levantaban, los espíritus inmundos salían.
  • La ciudad se llenó de alegría.

La persecución provocó una gran dispersión y esto no generó una derrota, al contrario fue la oportunidad para que el Evangelio fuera anunciado por todas partes. Adonde llegaba un cristiano allí se implantaba la semilla del Reino, la buena noticia del Evangelio se expandía como un virus. Comenzó así a realizarse la gran difusión del cristianismo.  Por Cada cristiano que anunciaba el Evangelio a donde llegaba huyendo, Jesús provocaba una efusión del Espíritu, los mismos acontecimientos de Pentecostés se sucedían en Samaria y en todas partes. El plan salvífico de Dios no lo podía parar una persecución por macabra que fuera.

Dos frases son contrastantes: la terrible persecución versus la ciudad se llenó de alegría.

Oiga, y usted y yo, cuándo vamos a llenar de a alegría esta ciudad?  Dele una alegría a esta ciudad, sea de los propagadores del modo de vida de Jesús, pida a Jesús que provoque en quien usted evangelice un nuevo Pentecostés. Con nosotros o con otros El Padre llevará a cabo su plan de salvación irremediablemente.

San Juan 6

En la  primera parte del Evangelio de Juan se desarrolla la revelación de Jesús como El Yo Soy, para los Judíos esta expresión es clara, conduce directamente a Dios, es por lo tanto la revelación de Jesús como Dios, por eso les resulta tan escandalosa a los Hebreos. Jesús nos dice pues, “YO SOY el Pan de la vida el que viene a mi no pasará hambre”. Para los hebreos el pan es sinónimo de algo acabado, terminado, que ha sufrido un proceso, algo ya maduro. El pan es el resultado final de haber sembrado una semilla, labrado una era, acondicionado un surco, cuidar una planta, recoger su fruto, secar, moler, amasar y hornear. Y así dar sustento. Servir a la vida. Jesús es el pan de la vida, el fruto terminado del Padre para que nuestra vida sea sustentada. Jesús hace posible que nuestra vida llegue a su fin, no se pierda, porque esa es la voluntad del Padre: que ninguna vida se pierda. Que todos se realicen plenamente. Para ello debes venir a Jesús, y para venir a Jesús Él tiene que venir primero a ti con Su espíritu.

¿Cuáles son tus hambres, tus anhelos no satisfechos? Quieres ser un fruto acabado, quieres que tu vida no se pierda, acepta el regalo de Dios para que tu vida sea plena: La persona de Jesús.

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

La buena noticia del día – martes 21 de abril 2015

Lecturas del Día

Hechos 7, 51-8, 1

En aquellos días, habló Esteban ante el sanedrín, diciendo: “Hombres de cabeza dura, cerrados de corazón y de oídos. Ustedes resisten siempre al Espíritu Santo; ustedes son iguales a sus padres. ¿A qué profeta no persiguieron sus padres? Ellos mataron a los que anunciaban la venida del justo, al que ahora ustedes han traicionado y dado muerte. Recibieron la ley por medio de los ángeles y no la han observado”.

Al oír estas cosas, los miembros del sanedrín se enfurecieron y rechinaban los dientes de rabia contra él. Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, miró al cielo, vio la gloria de Dios y a Jesús, que estaba de pie a la derecha de Dios; y dijo: “Estoy viendo los cielos abiertos y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios”.

Entonces los miembros del sanedrín gritaron con fuerza, se taparon los oídos y todos a una se precipitaron sobre él. Lo sacaron fuera de la ciudad y empezaron a apedrearlo. Los falsos testigos depositaron sus mantos a los pies de un joven, llamado Saulo.

Mientras lo apedreaban, Esteban repetía esta oración: “Señor Jesús, recibe mi espíritu”. Después se puso de rodillas y dijo con fuerte voz: “Señor, no les tomes en cuenta este pecado”. Diciendo esto, se durmió en el Señor. Y Saulo estuvo de acuerdo en que mataran a Esteban.

Sal 30,3cd-4.6ab.7b.8a.17.21ab

R/. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu

Sé la roca de mi refugio,
un baluarte donde me salve,
tú que eres mi roca y mi baluarte;
por tu nombre dirígeme y guíame. R/.

A tus manos encomiendo mi espíritu:
tú, el Dios leal, me librarás;
yo confío en el Señor.
Tu misericordia sea mi gozo y mi alegría. R/.

Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
sálvame por tu misericordia.
En el asilo de tu presencia los escondes
de las conjuras humanas. R/.

Juan 6, 30-35

En aquel tiempo, la gente le preguntó a Jesús: “¿Qué señal vas a realizar tú, para que la veamos y podamos creerte? ¿Cuáles son tus obras? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Les dio a comer pan del cielo”.

Jesús les respondió: “Yo les aseguro: No fue Moisés quien les dio pan del cielo; es mi Padre quien les da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que baja del cielo y da la vida al mundo”.

Entonces le dijeron: “Señor, danos siempre de ese pan”. Jesús les contestó: “Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed”.

Reflexión  

Estamos ya en la sección de los testigos de Jesucristo, testigos que con su vida animan la vida de las comunidades cristianas.

En Juan, inicia el discurso del pan de vida. Comencemos por el discurso del pan de vida.

  1. ¿Qué milagro nos ofreces para que creamos en ti?

Ante estas palabras de las multitudes entendemos bien lo que Esteban afirma que somos muy duros de corazón y nos cerramos a la acción poderosa del Espíritu. La muchedumbre lo que quiere son milagros, como los del maná en el desierto, que Dios nos de mágicamente una vida apacible, cómoda, que sobrevivamos, sin nosotros crear un proyecto de vida, sin lograr darle un sentido a la existencia, sin proponernos metas, sin visualizar o construir nuestro futuro, hacemos de Dios un mago, un genio de la lámpara maravillosa. Le decimos al Señor ¿qué milagro me ofreces?

El Padre Dios responde una manera: Yo les ofrezco a Jesús. Estos discursos son  un diálogo donde el Padre ofrece el don de su vida en Jesús, Jesús ofreciéndose así mismo, pero el pueblo deseando sólo satisfacer necesidades, no tener de que preocuparse, que nuestra vida esté “pasada por mertiolate”, no es comprender siquiera lo que se pide, lo que debiéramos pedir es sólo a Jesús mismo.

Jesús hace entonces su gran revelación y declaración: Yo soy, el pan que da vida. Durante la primera parte del Evangelio de Juan, Jesús resuelve esta afirmación el Yo Soy: Yo Soy la puerta, el camino, la verdad, el agua viva, se va descubriendo que Él es el que te puede sostener y lo tienes que creer, Él es el que te puede ayudar a vivir una vida en plenitud, nunca podrás esto sin Jesús, pasarás momentos, construirás situaciones, pero vivir la vida, sólo podrás lograrlo con Jesús. Él dice, yo soy lo que sostiene y le da solidez a tu vida, se nos presenta como el modo fundamental de vivir, el modo fundante y básico de vivir, como la manera real de vivir y de ser, que da sentido sublime a la vida misma.

  1. El martirio de ESTEBAN.

Ante esto hay que creer o desechar, Esteban creyó, construyó un hombre lleno del Espíritu Santo. Porque adherirnos a Jesús y verlo como el modo fundamental de vivir, esto nos hace hombres fuertes, valientes, intrépidos, que vivimos con lucidez nuestra propia fe y nuestra propia vida, seres humanos que no nos dejamos apresar por costumbres y tradiciones, por dominios culturales, religiosos, sociales de otros. Esteban es un hombre que es capaz de romper con su pasado, animando a la comunidad cristiana que está viviendo una tentación para que no sean simplemente una secta del judaísmo, esto le costó la vida y por eso hubo tanto escarnio contra él, sacó  a la comunidad cristiana naciente de los moldes judíos. Este hombre vive a plenitud el modo de Jesús, con completa coherencia, persistencia, él es libre y es capaz de darse, este es el tipo de hombre que produce vivir al modo fundamental de Jesucristo, este es uno que ha dicho: Jesús es mi modo de vivir.

¿Qué te anima entonces en tu vida el martirio de Esteban? ¿Qué luz te da esto? tal vez hay algo que atenta contra la dignidad de tu persona, qué te hace presa de la oscuridad? no caigas en tentación, Esteban te anima hoy a eso, a que no caigas en tentación de evadir, de ser uno más, de no ser capaz de mostrar en ti lo que el Evangelio ha hecho en tu vida, tenemos unos principios que nos sostienen y le dan coherencia y cohesión a nuestras vidas, Esteban nos anima a seguir adelante con esto. A veces somos tan mediocres, pero Esteban nos anima a decir que Cristo y su modo de vivir vale la pena, nos ayuda a llenarnos de Jesús y ponerlo como lo fundamental en nuestras vidas, adhiriéndonos a Él, a ser seres humanos llenos del Espíritu Santo. A vivir “en modo Jesús”

Alabado sea, Jesucristo!!!

Escrito por: Fabio Espinosa Alzate

Reflexiones diarias de las lecturas del día, realizadas por el teólogo Fabio Espinosa, en su programa radial “La Buena Noticia del día”, que se emite todos los días a las 6:00 am y a las 6:30 pm por la Emisora Minuto de Dios Medellín 1230AM.

Escuche la emisora por internet en http://www.minutodediosmed.org o desde su celular por medio de la aplicación Tunein.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.314 seguidores